Con información del Dr. Jason Sluzevich, Dermatología de Mayo Clinic en Jacksonville, Florida.

La morfea es un trastorno raro de la piel que causa endurecimiento indoloro y decoloración en la piel. En muchos casos, afecta solo a pocas áreas del cuerpo.

La afección suele pasar sola con el transcurso de varios años y durante ese tiempo, el tratamiento generalmente mantiene a raya los síntomas.

La primera vez que se desarrolla morfea, la mayoría de las personas tiene solo una o dos lesiones, generalmente en el abdomen, el pecho o la espalda.

Esas lesiones tienden a ser círculos de piel decolorada y endurecida, a veces rodeados por un borde con tinte lila.

Las lesiones desaparecen con el tiempo, pero pueden dejar manchas de piel decolorada u oscurecida.

Lea también: Remedio casero para eliminar verrugas y cadillos de la piel

Según dónde se ubique la lesión, la morfea puede afectar la movilidad, especialmente cuando se forma en los brazos o las piernas. En algunos casos, puede producir atrofia en la piel afectada, lo que lleva al hundimiento de la piel.

piel morfea

Foto cortesía Mayo Clinic

Causas

No se sabe la causa específica de la morfea, pero se cree que es un tipo de trastorno autoinmune en el que el sistema inmunitario del cuerpo erróneamente ataca al tejido sano y provoca una inflación que deriva en los síntomas.

Los posibles desencadenantes de esta afección pueden incluir exposición a la radiación, un traumatismo en la piel o una infección reciente.

La morfea, en sí misma, no es una enfermedad infecciosa, de manera que no es contagiosa.

Afecta solamente a la piel y no implica a otros órganos. Cuando el proveedor de atención médica sospecha que existe, hace un examen de sangre para descartar esclerodermia; que es un trastorno relacionado más grave. La esclerodermia ocasiona el endurecimiento de la piel y del tejido conectivo del cuerpo, además de ser capaz de dañar órganos internos.

menopausia-a-tu-salud

Foto. Cortesía de Mayo Clinic

Lea también: Varios factores aumentan el riesgo de desarrollar Esclerosis Múltiple

Tratamiento

A pesar de que la morfea termina desapareciendo por sí sola con el tiempo, generalmente se recomienda tratarla para reducir los síntomas. El tratamiento funciona mejor cuando la afección se encuentra en las primeras etapas: mientras antes se trata, mejor es.

El primer paso en el tratamiento, cuando la afección está confinada a una zona, normalmente implica aplicar una crema tópica en la piel afectada. La crema puede incluir medicamentos como corticoides, inhibidores de la calcineurina o calcipotriol para reducir la inflamación que produce los síntomas.

Cuando la morfea es extensa, no responde al tratamiento tópico o abarca tejido más profundo, entonces el tratamiento sistémico, como el metotrexato, puede ser el siguiente paso.

El metotrexato es un fármaco que suprime al sistema inmunitario. Generalmente se receta en pastilla y logra reducir con éxito los síntomas.

En dermatología, este medicamento normalmente se usa en dosis bajas; debido a ello, los efectos secundarios más fuertes, tales como la extensa pérdida del cabello que puede relacionarse con el metotrexato.

Aparte del metotrexato, también existen otras alternativas de tratamiento. Por ejemplo, la fototerapia, que emplea luz ultravioleta, puede mejorar la apariencia de la piel afectada por la morfea. Un tipo de medicamentos, llamados tetraciclinas, también pueden ayudar.

Si le interesa una opción al metotrexato, consulte al médico acerca de estas y otras alternativas.