Uno de los derechos fundamentales y consagrados en la constitución para todos sus ciudadanos, indistintamente de la edad, sexo o el toldo político, es el acceso a la alimentación y a los fármacos para gozar de una buena salud. Sin embargo, cada día se hace cuesta arriba para el venezolano común lograr al menos las tres comidas diarias y básicas para evitar enfermedades y desnutrición.

Para hablar sobre esta complicada situación que cada día crece y afecta a más personas nos acompañó en A Tu Salud la Revista, la nutricionista Susana Rafalli, especialista en gestión de la seguridad alimentaria en emergencia humanitaria y en riesgo de desastre, quien afirmó que de esta crisis, los más afectados son los más vulnerables como lo son: ancianos, niños y pacientes recluidos en centros hospitalarios.

Desnutrición

Foto Referencial

Lea también: Desnutrición infantil se apodera de los hogares en Venezuela

Los pocos alimentos son incomparables

Rafalli indicó que en la actualidad, la oferta de alimentos que el estado puede brindarle a la nación es escasa. Aseveró que ya ni siquiera se produce el 30% de los alimentos que pueden abastecer al país y que el otro 70% importado no llega ni a la mitad.

Los altos costos de los pocos insumos que se pueden apreciar en los anaqueles golpea duramente el bolsillo del venezolano, teniendo como única opción y solo para algunos de la población los famosos Comités Locales de Abastecimiento y Producción, conocidos como los CLAP. No obstante, la cantidad de productos que llegan en esas cajas, muchas veces son deficientes y solo podrían alcanzar para “satisfacer” las necesidades de una familia por unos cinco días, aseguró la nutricionista.

Desnutrición

Foto Referencial

Por otra parte, la desnutrición es cada vez más severa, sobre todo en los niños menores de cinco años y ancianos, debido a la disminución de alimentos dada a la inseguridad alimentaria. La especialista comentó incluso que tal crisis humanitaria afecta al 10% de los menores en situación de pobreza extrema conllevando incluso a su muerte.

¿Qué hacer?

La nutricionista Susana Rafalli, precisó que lo primero que debe hacer el estado es reconocer que sí existe una crisis humanitaria y sanitaria y que sí está afectado la salud de millones de ciudadanos. Asimismo, indicó lo importante de permitir un canal humanitario real que permita el ingreso de alimentos exportados.

Otra de las medidas que considera la experta es de liberar el dólar o sincerizar el preferencial para la llegada de productos y fórmulas infantiles. De igual forma realizar un convenio de importación con países vecinos para que ayuden a surtir al país de materia prima para fármacos y poder ofrecerlos en los anaqueles en tan solo semanas.

Desnutrición

Foto Referencial

En el caso de los ganaderos explicó Rafalli, lo fundamental que es garantizarles seguridad en el campo. Indicó que constantemente son sometidos a robos y extorción. Tampoco cuenta con seguridad jurídica, ni pueden ofrecerle un cuidado adecuado a sus animales, consecuencia también de la falta de insumos que afecta la crisis.

La experta en salud, hizo un llamado a la población para prestar más apoyo a los más necesitados. De igual forma comentó que pronto saldrá una nueva medición por parte de Caritas de Venezuela, en el que se mostrarán las crecientes cifras de desnutrición infantil en el país.

Lea también: Claves de la crisis sanitaria en Venezuela