El hambre y la desnutrición son objetivos de preocupación en todo el mundo. Cada dos años, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) evalúa los progresos de cada país con respecto al objetivo de acabar con la desnutrición.

Sin embargo, distintas variables socioeconómicas han incidido en un crecimiento importante de este mal en la población venezolana, en especial en los niños más pequeños, los cuales constituyen el grupo más vulnerable con respecto a la desnutrición.

Por ello, la doctora Dalmacia Noguera, nutricionista especializada en nutrición infantil, conversó en exclusiva para A tu salud sobre este flagelo en Venezuela y compartió sus recomendaciones para sortear la crisis nutricional en niños.

Lea también: ¿Cómo saber si mi hijo tiene anemia?

¿Cuáles son las características de un niño desnutrido?

Lo primero que hay que entender es que la desnutrición tiene distintos grados de intensidad. Dependiendo de la intensidad, si es leve, moderada o grave, vamos a tener distintas manifestaciones.

En los casos de los niños con desnutrición leve vamos a ver que está bajo de peso pero nada más allá de eso.

Un niño con desnutrición moderada ya tiene otra alteración más avanzada, presenta la piel áspera, el cabello escaso y desprendible, las uñas delgadas; también presentan algo de palidez.

En estos casos el niño también comienza a presentar algo de hinchazón en su cuerpo y, por supuesto, presentan sus defensas bajas, lo cual implica que tiene más probabilidades de enfermarse.

Ahora, también existen otros factores como la talla y el peso, los cuales se van a ver afectados, en mayor o menor medida, dependiendo del grado de desnutrición que presente el niño. Mientras mayor sea la gravedad de la desnutrición, mayor será la pérdida de talla en el niño, y eso es una consecuencia que puede quedar a largo plazo.

desnutricion-infantil-

Foto referencial

¿Cuáles son los valores que más pierde un niño desnutrido?

Aquí estamos hablando de un tema paraclínico, todo lo que tiene que ver con los exámenes médicos. Pero lo primero que presentan es un cuadro de anemia y una disminución en la hemoglobina que viene dada por la pérdida de hierro, el ácido fólico y la vitamina B12, básicamente.

También suelen presentar el calcio bajo, podemos encontrar también algunos electrolitos, como sodio o potasio bajo hacia la disminución, aunque esto no ocurre siempre porque muchas veces los exámenes de laboratorios se alteran cuando la desnutrición está muy avanzada o cuando se presentan complicaciones que muchas veces requieren de hospitalización.

Lea también: ¡Debemos cargarnos de esperanza!

¿Cómo ha visto el comportamiento de la desnutrición en los últimos meses?

Al agudizarse la crisis alimentaria se incrementaron los casos, sobre todo en los grupos vulnerables que son los niños, las mujeres embarazadas y los bebés menores de dos años. Este último grupo es uno de los más vulnerables, porque son los que están en plena etapa de desarrollo.

¿Cuáles son los alimentos sustitutos ideales para frenar la desnutrición en los bebés?

Lo primero que se debe hacer es promover la lactancia materna, porque los beneficios que aporta la lactancia son infinitos. Es ecológica, no tiene ningún costo y va a proteger al niño tanto de enfermedades infecciosas como de problemas nutricionales.

lactancia

Foto referencial

Pero un niño más grande, que probablemente ya esté consumiendo la leche completa y se haya introducido la alimentación complementaria después del sexto mes, ofrecerle la lactancia materna junto con la alimentación complementaria hasta el año y medio de edad.

Después de ahí la mamá puede continuar dándole la lactancia materna, hasta que ella lo desee. Pero, en dado caso, si por alguna razón no se puede continuar con la lactancia materna, lo ideal es iniciar la alimentación con la leche completa y con la dosis adecuada.

Digo esto porque muchas veces los padres la suministran de forma inadecuada y utilizan también parte del dinero para comprar cereales, como maicena, harinas para hacer atol y espesarla. Eso no debe ser. Lo ideal es no comprar ninguno de esos agregados y preparar la leche con la porción adecuada.

Al final, se trata de manejar el presupuesto familiar y de saber en dónde vamos a invertir el dinero para la compra de los alimentos.

Lea también: Inteligencia emocional para una vida sana y exitosa

La desnutrición es un problema que ya no está afectando solo a las personas de bajos recursos, sino a otros sectores de la sociedad. ¿Cuál puede ser la dieta básica para las personas que cuentan con presupuestos limitados y que quieran cumplir con el mínimo de nutrientes necesarios?

Depende de la edad del niño. Si es un niño menor de 6 meses, el alimento perfecto es la lactancia materna. A partir de allí comenzamos con los alimentos complementarios, que se dividen en seis grupos básicos y la porción dependerá de la edad de cada niño.

Entre los alimentos proteicos tenemos el pollo, la carne, el pescado, los huevos, entre otros. Luego tenemos los carbohidratos, donde entra el arroz, la harina de maíz, el plátano o la papa. Luego tenemos las grasas, que son el aceite o la mantequilla y los lácteos, que son la leche, los yogures y el queso.

madre y mujer

Foto referencial

Mención aparte tiene el grupo más importante y que debe complementar todo plato, que son las frutas y los vegetales.

Los niños de dos a siete años necesitan un vaso de leche diario, por lo menos de cinco a seis raciones de carbohidratos al día (harinas), dos o tres raciones de proteína al día (pollo-carne) y cinco porciones de fruta al día. A veces puede ser más o puede ser menos, pero ese es el requerimiento ideal para un niño bien alimentado.

Las frutas no tienen que ser las más costosas, sino que pueden ser las de la temporada. Y si esa semana en la casa solo hay mango, porque es temporada de mango, se le puede dar mango todos los días, no hay ningún problema.

Está claro que lo ideal sería variarle un poco las frutas, pero si en el momento no lo tenemos no hay ningún problema.

Lea también: ¿Cómo será la vejez de nuestros niños y adolescentes?

Las proteínas son claves dentro de la alimentación. Pero, ¿cuáles son las de mayor rendimiento en términos nutricionales y de precio?

Los huevos son fundamentales, porque son una proteína de alto valor biológico, porque el organismo lo aprovecha por completo para la síntesis de otros tejidos.

Es un mito que el huevo aumenta el colesterol, porque su incremento tiene que ver con otros factores. Así que el niño puede comer huevos todas las veces que necesite, si es la proteína que tenemos disponible para ese día.

Una ración de pollo o carne son 30 gramos. Es decir, que una cucharada de carne molida o pollo desmenuzado son 10 gramos, así que se necesitan tres cucharadas para completar una ración. Un niño pequeño necesita una ración, mientras que un niño de mediana edad necesita dos raciones.

comer-consciente-a-tu-salud

Foto. Alejandro Córdoba

Ya para finalizar, ¿Qué recomendaciones les hace a los padres para evitar que un niño presente un cuadro de desnutrición?

Lo primero es retomar las consultas en los niños sanos. Estamos presentando deserción en las consulta de niños sanos, pero es importante para poder orientar a las madres.

Con respecto a la seguridad alimentaria, quizás los nutricionistas no podamos hacer mucho, pero sí podemos hacer mucho con respecto a las prácticas alimentarias. Lo que tiene que ver con la conservación de los alimentos, la preparación y la práctica de darle de comer al niño.

Lea también: Construyendo alianzas para proteger la lactancia materna

Existen muchos casos donde las familias conservan y preparan bien los alimentos, pero a la hora de darle de comer al niño no se interrelacionan, le prenden el televisor o no lo supervisan. Eso puede generar que el niño no coma, lo cual también es causa de desnutrición.

Lo otro es, por supuesto, la promoción de la lactancia materna, aprovechar las frutas cuando son temporada de cosecha y no derivar los ingresos familiares a la compra de refrescos, galletas con rellenos porque merman el presupuesto familiar y no aportan mayor carga energética.