Conseguir el bronceado perfecto y a su vez cuidar de nuestra piel de los rayos UVB y UVA representa todo un reto durante el día. Sin embargo, al regresar a casa olvidamos lo importante que es cuidar y regresar la piel después de la exposición solar. Limpiar, exfoliar e hidratar la piel es la clave para mantener ese bronceado tan anhelado. Pero ¿Cómo se puede lograr?

Vanessa Meléndez, Training Manager compartió sus trucos de belleza y aseguró durante un día de mucho sol la piel está expuesta más de lo habitual a las agresiones ambientales de los rayos UVB y UVA, provocando agentes externos como: deshidratación, manchas, pérdida de luminosidad y envejecimiento prematuro de la piel. Si quieres conocer cuáles son sus secretos no dejes de leer esta nota y seguir tres puntos clave: hidratación, tono y luminosidad.

Bronceado perfecto

Foto Referencial

Lea también: Todas las partes cuentan ¡Protégelas del sol!

Cuidados post-sol para el rostro

  • El primer paso, obligatorio para cualquier ritual de belleza es retirar y eliminar las impurezas de la piel. Con un aceite o con otro limpiador facial se puede quitar fácilmente el maquillaje y las impurezas del día.
  • La exfoliación es una de las mejores maneras de eliminar las capas de las células muertas acumuladas, dejando el rostro suave y terso. Aplica un exfoliante facial y consigue un cutis libre de imperfecciones.
  • Activa la piel mediante un tónico facial eliminando suavemente las impurezas y restos de la exfoliación, proporcionando un rostro con un tono uniforme, bello y saludable.
Bronceado Perfecto

Foto Referencial

  • Según las necesidades de tu piel busca la crema más adecuada: envejecimiento, extra de hidratación, pieles grasas, pieles secas, luminosidad, relajación, entre otros.
  • También puedes usar mascarillas antes de dormir o mientras duermes. Despertarás con el rostro calmado y perfecto, además de bronceado.

Cuidados post-sol para el cuerpo

Es recomendable el uso de cremas hidratantes después de una ducha con agua, preferiblemente fría. Aplícala sobre la piel ya seca de forma uniforme, permitiendo que la piel la absorba. También, es importante que sigas estos tips.

  • Nunca dejes de realizarte una buena exfoliación. Usa uno que te sirva para alisar, limpiar y eliminar las posibles manchas e imperfecciones de la piel, devolviéndole un tono uniforme y sano. Modo de uso del exfoliante corporal: utilizar de una a dos veces por semana masajeando en círculos suavemente para eliminar las células muertas.
  • Una vez eliminadas las células muertas de nuestra piel, se debe limpiar en profundidad. Para eso, puedes usar un gel de ducha con agentes protectores y suavizantes para dejar la piel limpia y tersa tras el baño. Es un producto de uso diario que se aplica como si fuera el gel de ducha, pero a la vez hidrata.
Bronceado Perfecto

Foto Referencial

  • Con un aceite corporal disfruta de un baño relajante mientras limpias y devolves la luminosidad a la piel, dejándola con un aroma agradable al final. Se puede aplicar después del gel de ducha y extender por piernas y brazos en cantidades pequeñas guiándonos por su dosificador. Si  no tienes un aceite-gel, puedes utilizar uno para después de la ducha.
  • Por último, hidrata y repara la piel con el producto de hidratación corporal de tu preferencia. Lo importante es conseguir ese efecto de reparación e hidratación extrema (con componentes como aceites, vitamina B5, vitamina C, etc) tan necesaria tras una jornada de sol.

Lea también: Tips para cuidar tu piel del sol

Con Información: sevilla.abc.es