“El 90 % del éxito se basa simplemente en insistir”. Woody Allen.

El primer gran paso para optimizar nuestra vida y hacerla como realmente queremos es no esperar a que las cosas caigan del cielo o que se dé el momento perfecto. Aunque el paso que vayamos a dar parezca pequeño, todo lo que sume para obtener lo que queremos es muy importante.

La planificación es fundamental. Se logran más cosas con la buena organización que con lo imprevisto, aunque a veces debamos sacar provecho de situaciones que no esperábamos, pero que resultan igual de buenas.

Seguro has escuchado ese consejo que dice “no le cuentes a nadie tus planes”. Aunque a muchos les parezca de mala suerte andar comentando sus ideas, en algunas ocasiones compartir metas resulta bueno para ver materializado nuestro proyecto, ya que puedes conseguir algún socio o alguien que te motive y ayude, aunque sí puede ser mejor escoger bien a quién involucrar en nuestras ideas.

Lea también: Cómo pensar fuera de la caja

No te niegues la oportunidad de aprender nuevas cosas, aunque estas parezcan no tener nada que ver con lo quieres. Recuerda que el conocimiento nunca está de más y siempre abre nuevos caminos. Ser flexible y estar open mind, hace que la vida resulte agradable y atractiva, además de alejarte de la rutina y el aburrimiento.

Lea también: Dejemos a un lado la capa de Súper Mujeres (+vídeo)

También es importante, para optimizar nuestra vida diaria y profesional, fijar límites y responsabilidades. Cada meta que tengamos debemos trabajarla con empeño y seguros de que la vamos a completar. Obviamente hay que tomar en cuenta las dificultades y los momentos de dudas, que siempre estarán presentes, pero si mantenemos el autocontrol y la mente flexible, podremos ver otras alternativas, sin desistir de aquello que queremos, sea a corto o a largo plazo.

Simplifica y olvida la perfección, más bien fluye y adáptate, así diariamente agregarás un granito más de arena a tu montaña de la felicidad. No pierdas de foco tu objetivo y mantén un camino optimista.