Una bicicleta que limpia el aire que respiramos mientras pedaleamos

Juymar García

 

El aire se ha vuelto denso, y no es que en el ambiente está esa nostalgia por los tiempos mejores, sino que contiene millones de toxinas y que contiene partículas suspendidas de polvo, humo, microorganismos, sales o gases distintos a su composición ordinaria o en concentraciones anormalmente elevadas.

Las ciudades del mundo están así, contaminadas, mucho más cuando han sucedido hechos de represión con gases tóxicos como los de bombas lacrimógenas en exceso. Es triste ver la ciudad convertida en contenedor de escombros y mucha más tristeza da ver animales que forman parte de la hermosa fauna caraqueña enfermos y hasta a las orillas de las aceras muertos por los efectos nocivos de estos gases.

Todas las capitales del mundo abonan el camino para tener una mejor calidad del aire que respiran, siempre suelo poner de ejemplo Houston que es una ciudad árida por su ubicación y goza de un ornamento extraordinario, flores, árboles, espacios verdes para el esparcimiento de propios y turistas, como lo es el parque Wather Wall, que combina la arquitectura con la naturaleza y se pueden ver cientos de personas disfrutar de la mullida grama como si de una cama se tratara.

wather wall

Wather Wall – Houston Texas. Foto referencial

Lea también: Cuerpos tatuados, cuerpos inteligentes

Y es que las ciudades más desarrolladas y que desean estar a tono con los cambios climáticos se preparan obedientemente para eso.

El desarrollo tecnológico además de ofrecer algunos ratos de esparcimiento frente al computador, ayudarnos en el trabajo y mantenernos informados, también hace lo suyo por llevan un estilo de vida diferente y sustentable.

El Niágara en bicicleta

Como si se tratara de la pegajosa canción de Juan Luis Guerra, el holandés Daan Roosegaarde en conjunto con ingenieros chinos han creado una bici que pretende en cada pedaleo purificar el aire que consumimos mientras disfrutamos el paseo.

Optar por un vehículo tan inocuo como una bicicleta que además nos ayuda en el físico, es una propuesta que está dando excelentes resultados en Europa, en lugar de elegir el carro ya es dar un paso en favor de nuestra salud y del medio ambiente. Daan Roosegaarde ha dicho que trabajar en el desarrollo de una bicicleta capaz de purificar el aire que respiran sus usuarios, será algo útil sobre todo en las ciudades muy contaminadas.

Estas bicicletas tendrán un aparato en su parte delantera que limpia el aire mediante ionización y lo expelen a la altura de la cara del ciclista. A través de la ionización, partículas extremadamente finas que no pueden ser filtradas por métodos convencionales reciben una carga positiva que es posteriormente atraída por una superficie de carga negativa.

purificar el aire

Bicicleta que purifica el aire. Foto referencial

El Studio Rooseegard ya diseñó con anterioridad revolucionarios sistemas para la purificación del aire en ciudades contaminadas, como una torre de siete metros de alto y 3,5 de ancho capaz de filtrar en un día un volumen equivalente al que ocupa un estadio de fútbol.

Lea también: Una herida difícil de sanar

smog free tower

Smog free tower – Holanda. Foto referencial

La primera Smog Free Tower fue instalada en Rotterdam, la ciudad holandesa reconocida a nivel mundial por sus innovadoras políticas en cuanto a sustentabilidad se refiere, pero su creador planea exportar la idea a ciudades con altos niveles de contaminación.

El desarrollo de las bicicletas libres de smog se encuentra actualmente en las primeras etapas de desarrollo, pero sus creadores apuestan a que “tenga impacto a gran escala y que se convierta en un medio para llegar a ciudades libres de smog, generando aire limpio al pedalear”.

 Juymar García