Los buenos consejos nunca están de más; mucho menos si nos sirven para hacer las cosas de manera más sencilla y rápida. Vivimos tan apurados que la excusa perfecta es “no tengo tiempo”.

Llevamos la rutina a cuestas y no disfrutamos de tiempo de calidad, ni con la familia, ni los amigos, y mucho menos en solitario. Apenas tenemos tiempo de ducharnos, comer y dormir, y hay casos en los que ni dormir bien podemos.

Así que todo lo que sume cuenta muchísimo para transformar nuestra vida, pasito a pasito y llenarla de bienestar.

Lea también: Dejemos a un lado la capa de Súper Mujeres (+vídeo)

Cuando estamos cansados, una ducha fría nos ayuda a sentirnos más frescos y más activos. Si no tienes tiempo, puedes lavarte la cara primero con agua caliente y después con agua fría, así se activa la circulación sanguínea del rostro.

Si no puedes ocultar las ojeras o las bolsas debajo de los ojos ni con el maquillaje, asegúrate de tener entre tus cosas un antifaz de gel frío; un par de algodones previamente empapados de agua fría, té verde, manzanilla o café también son perfectos congeladitos. Este truco no solo te ayudará con el cansancio o hinchazón de los ojos, sino que también te brindará un momento de total relajación.

Un truco muy bueno, casi mágico, es el agua de rosas. Al aplicar un poco de tónico de agua de rosas en el rostro conseguirás que se desinflame y descongestione, te sentirás libre del agotamiento y se aliviarán las bolsas de los ojos.

Te damos un dato: puedes hacer el agua de rosas en casa, solo necesitas poner a hervir medio kilo de pétalos, en medio litro de agua destilada.

A veces creemos que cuidarnos y tener momentos de tranquilidad es imposible, pero solo es cuestión de tomarnos un momentito para nosotros, en tranquilidad, conectados con lo que de verdad nos hace felices.

Si pasas mucho tiempo frente al ordenador o tienes que leer mucho y tu vista siempre está cansada, lo ideal es masajear la zona ocular con movimientos hacia afuera. Si tus ojos se irritan y se ven rojos, puedes usar colirio o también infusiones de manzanilla o tomillo, que son muy buenas para calmar la irritación.

Para que tu rostro se vea mejor y rejuvenecido, puedes hacer una mascarilla casera con los siguientes ingredientes: yogurt natural, una cucharada de miel y unas gotitas de limón. La colocas en tu rostro, la dejas por 20 minutos y la retiras con abundante agua tibia.

Recuerda que para llevar una vida saludable y en armonía, es importante la alimentación sana y hacer ejercicios.