Poder llevar una alimentación correcta es muy complicado en algunas ocasiones, ya que esta se ve afectada por diversas situaciones de nuestra vida diaria, esto implica un desorden en nuestra forma de comer que puede durar horas, días o meses. Alguna de las situaciones que pueden afectar nuestra alimentación son las siguientes:
1. Estrés
2. La relación cerebro y comida
3. Ambiente obesogenico
4. Trabajo/escuela u otras actividades
5. Compañía

Lea también: ¿Qué debemos validar en el etiquetado nutricional?

estrés

Foto referencial

ESTRÉS

Imaginémonos que estamos a punto de salir a realizar cierta actividad delante de miles de personas, ¿le da por lanzarse a la caja de las galletas o se le quita el hambre por completo? El estrés afecta a la conducta alimentaria de las personas de forma diferente.

Experimentamos estrés cuando ocurre algo en nuestro interior o a nuestro alrededor que altera nuestro equilibrio. Entonces utilizamos tácticas para combatir el agente estresante y regresar a nuestro estado normal.

El estrés puede provocar comer en exceso o no comer, por lo que esta situación provoca cambios significativos en nuestra alimentación.

Algunas situaciones que no pueden llevar al estrés, son los problemas familiares, exámenes, trabajo, relaciones afectivas.

Todo esto puede provocar que encontremos en la comida cierto consuelo.

Algunos alimentos que se relacionan con la felicidad y que son recomendables en estas situaciones son aquellos que tienen alto contenido de un aminoácido llamado Triptófano que estimula la producción de la serotonina que es la hormona que provoca la sensación de felicidad. Ejemplo: fresas, pavo, espinacas, uvas, leche, pan integral y papas.

cerebro y comida

Foto referencial

Lea también: Desnutrición infantil se apodera de los hogares en Venezuela

RELACIÓN CEREBRO Y COMIDA

Comer actualmente no solo es la acción de ingerir alimentos para el buen funcionamiento del organismo, sino que también tiene un significado social y cultural por ende estas situaciones afectaran nuestra forma de comer y la elección de los alimentos.

Por otra parte tenemos al cerebro, este se activa ante la presencia de la comida gracias a las características organolepticas de estos como son el sabor, olor, color, textura y dependiendo de estas características el cerebro decide si aceptar o rechazar al alimento, es por ellos que las grandes empresas dedicas a las comidas rápidas utilizan potenciadores del sabor, de esa manera el cerebro crea un vínculo con la comida que ellos venden, lo mismo sucede cuando tenemos frente a nosotros un platillo que nuestra abuela o madre nos preparaba cuando éramos pequeños.

Ante esta situación lo ideal es detenerse y analizar la situación, poner por delante nuestra salud y las necesidades nutricionales que nuestro cuerpo necesita, un tip de gran ayuda es crear nuevos vínculos con la comida sana, es decir, debemos procurar que el momento en el que la consumimos sea agradable y así nuestro cerebro relacione esta situación de felicidad/tranquilidad con la alimentación saludable.

obesidad

Foto referencial

AMBIENTE OBESOGÉNICO

El ambiente obesogenico es todos aquellos alimentos que pueden provocar sobrepeso u obesidad que se encuentran a nuestro alrededor, en la escuela, área de trabajo, así como de todo aquella propagando que nos influye en la decisión de los alimentos que queremos consumir.

Actualmente podemos encontrar refrescos embotellados y demás productos procesados hasta en la más lejana montaña, esta situación o ambiente obesogénico sin duda afecta nuestra alimentación, si antes preparábamos agua de limón para comida, ahora compramos un refresco embotellado, el cual pone en riesgo nuestra salud.

Aquí radica la importancia de poder dar la información correcta a la población para que esta pueda tener un criterio de compra y saber qué es lo que les conviene consumir, campañas de salud son muy eficientes para combatir este problema.

Lea también: Nutrición deportiva en tiempos de crisis ¿Es posible?

oficinas-a-tu-salud

Foto referencial

TRABAJO, ESCUELA U OTRAS ACTIVIDADES

La vida actual es más apresurada que en épocas pasadas, por lo que actualmente el tiempo que dedicamos a la comida es limitado y no refugiamos en el consumo de alimentos de preparación rápida y práctica, de esta forma cuando estamos demasiados cortos de tiempo por nuestras actividades diarias, no nos detenemos a observar si nuestro alimento es de calidad.

ORGANIZACIÓN es la palabra clave para este problema, preparar los fines de semana los alimentos que estaremos consumiendo durante los próximos 5 días es indispensable para llevar una vida saludable, organizar los alimentos en recipientes, lavar y desinfectar las verduras, sazonar las carnes y congelarlas y comprar buenas cantidades frutas facilita por mucho esta situación, si nos organizamos podemos llevar a nuestro trabajo siempre alimentos sanos y esto nos evitara caer en tentaciones que giran a nuestro alrededor.

comer

Foto referencial

Lea también: Desnutrición infantil se apodera de los hogares en Venezuela

COMPAÑÍA

Estudios dicen que tendemos a consumir alimentos influenciados en lo que los demás consumen, por lo que estar alado de personas que consumen alimentos con poco valor nutricional provocara que tu imites e ingieras los mismos alimentos que el consume.

Busca siempre acompañarte de personas que tengan el mismo objetivo que tú, para que este estilo de vida saludable se te torne más fácil y satisfactorio.

Estamos expuestos a múltiples situaciones que harán que consumas o no ciertos alimentos, recuerda nunca tenerle miedo a ningún alimento y procurar que tu hora de alimentarte estén llenos de buenos y agradables momentos.

David Eduardo Girón Gutiérrez-01