Si eres de los que sufre de hipotensión o tensión baja y crees que dejes dejar de realizar ejercicio estas totalmente equivocado. Solo debes adaptar tu rutina deportiva a prácticas de resistencia como manejar bicicleta, caminar, nadar e incluso correr, pero con una intensidad moderada y muy importante bajo la supervisión de un experto para así fortalecer tu corazón y activar la circulación.

El director de salud de Zagros Sports La Moraleja, en España, Miguel Ángel Rodríguez aseveró que las personas de tensión baja pueden también realizar ejercicio aeróbico entre 3 y 5 días a la semanas de 30 minutos a una hora manteniendo una buena hidratación, sobre todo, en los momentos de altas temperaturas para evitar episodios de desmayos.

Las personas con tendencia a sufrir de hipotensión les beneficianel ejercicio de resistencia ya que activa de manera gradual el sistema cardiovascular. Si se practica de forma regular, el aumento de las pulsaciones irá adaptando el sistema a cambios más bruscos, como ponerse en pie o los cambios de postura, y los mareos propios de la hipotensión se repetirán con menos frecuencia.

tensión baja

Foto Referencial

Lea también: Ejercicios de pie para mejor calidad de vida durante la tercera edad

Pautas de entrenamiento

A la hora de realizar estos ejercicios es importante poner en práctica unas sencillas pautas para evitar las consecuencias de la hipotensión, como los mareos o desvanecimientos.

Respetar el calentamiento: en los casos de hipotensión es aún más importante hacer un buen calentamiento antes de entrenar. El calentamiento permite iniciar el ejercicio de forma progresiva y controlada, aumentando la presión arterial y la circulación de la sangre hacia los músculos de forma escalonada.

Evitar cambios posturales rápidos: las personas con baja presión arterial deben ser conscientes de ralentizar los cambios de postura cuando entrenan. Ponerse en pie rápidamente por ejemplo puede inducir mareos. Así como se deben evitar posturas con la cabeza por debajo del nivel corazón sobre todo cuando las temperaturas son muy elevadas.

tensión baja

Foto Referencial

Mantener una buena hidratación: si a la tensión baja habitual se suma una mala hidratación, se aumenta el riesgo de sufrir una deshidratación y sus consecuencias. Además, cuando el cuerpo pierde más agua de la que absorbe los valores de presión arterial también se ven alterados. Con las altas temperaturas estivales se extrema la necesidad de un consumo adecuado de líquidos y alimentos ricos en agua.

Dedicar 10 minutos antes de finalizar la rutina: al igual que al comienzo, es importante terminar la actividad de forma progresiva ya que un cese brusco puede provocar un desvanecimiento y calambres musculares. Tomar 10 minutos para la práctica de estiramientos y recuperar la calma reduce lentamente el ritmo cardiaco. En este periodo de recuperación, subir las piernas potenciará el retorno venoso desde las extremidades.

tensión baja

Foto Referencial

Consumir más proteínas y menos azúcares: un consumo elevado de dulces y azúcares procesados se traduce en un pico momentáneo de energía y una posterior bajada de tensión que provoca una mayor sensación de cansancio. Se recomienda una alimentación basada en proteínas y frutas y verduras de temporada con la que mantener unos adecuados niveles de nutrientes, vitaminas y minerales.

Lea también: Rutina de ejercicios para fortalecer las piernas

Con Información de: www.mujerhoy.com