¿Sabían que los hombros son los músculos de sus brazos?  Por eso es indispensable realizar ejercicios para tonificarlos; así podrán incrementar su capacidad para soportar peso y evitar lesiones.

Por otra parte, si quieren convertirse en mejores corredores, es necesario que trabajen los músculos de sus caderas, torso y glúteos. Estos son claves al momento de realizar cada una de nuestras zancadas al correr, ya que son responsables de brindarnos estabilidad.

Por su tamaño, los glúteos son los músculos más vistosos de la cadera, y si bien todos deberíamos entrenarlos, es normal que nosotras las mujeres lo hagamos más.

También puede leer: Rutina de ejercicios para caderas y glúteos

Rotación elevada de torso desde ángulo inferior con ligas

María Laura García Ejercicios sin excusas

1 Colóquese de pie con las piernas separadas más allá del ancho de su cadera. Extienda sus brazos sujetando los extremos de una liga anclada en un ángulo inferior y cuya resistencia sea manejable para usted.

2 Hale la liga en movimientos de rotación en dirección elevada por encima del nivel de los hombros y a la cabeza. Regrese a la posición inicial y repita el movimiento hacia el lado contrario.

Rotaciones medias del torso desde ángulo recto con ligas

María Laura García Ejercicios sin excusas

 

1 Colóquese de pie con las piernas separadas más allá del ancho de sus caderas. Extienda los brazos sujetando los extremos de una liga anclada en un ángulo recto y cuya resistencia sea manejable para usted.

2 Hale la liga en movimiento de rotación hacia un lado, a nivel de su zona media, y regrese a la posición inicial. Luego inicie el movimiento hacia el otro lado de su cuerpo.

Además  de trabajar la resistencia, el balance más la estabilidad de hombros y caderas, amoos ejercicios otorgan fuerza, estabilidad y flexibilidad al torso.

También puede leer: Estiramiento de piernas y espalda

Rotaciones bajas del torso desde ángulo superior con ligas

María Laura García Ejercicios sin Excusas

1 Colóquese de pie con las piernas separadas más allá del ancho de sus caderas. Extienda los brazos sujetando los extremos de una liga anclada en un ángulo superior y cuya resistencia sea manejable para usted.

2 Hale la liga en movimiento de rotación a un lado de su cuerpo y hacia abajo. Regrese a la posición inicial y repita el movimiento hacia el lado contrario. Este ejercicio tiene el mismo efecto que los anteriores.

Agradecimientos: Glen González: Fisioterapeuta- E-mail: fisiototaltraining@hotmail.com.