El Alzheimer es una enfermedad asociada a la demencia, que por lo general se registra en  la población mayor. Este padecimiento es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias. Actualmente, al menos 50 millones de persona en todo el mundo están diagnosticadas con esta patología. Así lo aseguró el neurólogo, Ciro Gaona.

El experto precisó que cada 3 segundos hay un diagnóstico de demencia, siendo el Alzheimer el más frecuente.

Asimismo indicó que los países desarrollados cada vez  invierten más en materia de prevención y atención en estos casos, mientras que en los países subdesarrollados el panorama es contrario; por lo que si no se toman las medidas adecuadas para el 2050 se estiman 131 millones de afectados dentro del grupo de las patologías de los trastornos cognitivos, de los cuales el Alzheimer sería uno de los de mayor aumento.

Alzheimer

Foto referencial

Lea también: El camino de Diego es su lucha contra el Alzhéimer infantil

El 25% del cerebro es energía

Gaona aseveró que el estrés generado por el día a día puede ser una de las causantes del deterioro del cerebro, ocasionando la enfermedad.

También son catalizadores de esta patología: la falta de descanso, el sedentarismo, el no recrearse, volverse una persona solitaria y una mala alimentación; debido a que el 25% del cerebro es energía que proporciona el cuerpo.

Asimismo, expresó que el exceso de calorías es perjudicial para el cerebro así como la ingesta en exceso de alcohol diariamente, ya que después del tercer trago es neurotóxico. Esto trae como consecuencia la quema de las neuronas que hacen vida en el cerebro.

Alzheimer

Foto referencial

Por otro lado, Gaona precisó que el Alzheimer no respeta edades. Sin embargo, aseveró que es a partir de los 60 años cuando el trastorno cognitivo tiende a manifestarse. También explicó que no tratar las enfermedades de tipo cardíacas o cerebrovasculares pueden ser letales para la neuronas deteriorando el cerebro y dejándolo expuesto para ser atacado por los trastornos cognitivos.

Lea también: Descubrieron cómo se destruyen las células productoras de insulina (+video)

El cuidador requiere más atención

Con respecto al tema de los cuidadores, Gaona dijo que el paciente con Alzheimer por lo general cuenta con una persona que lo cuide, quien a su juicio, es el que más se debe proteger, debido a la sobrecarga de trabajo que este tiene con el afectado, ya que “se puede enfermar más que el paciente enfermo”indicó.

“El mayor estrés para el cuidador se genera cuando hay síntomas o manifestaciones psiquiátricas y conductuales; más que por el olvido que ya de por sí es duro por la dificultad de comunicarse”. Es decir, “cuando el paciente además de olvidar tiene ansiedad, angustia, pánico, irritabilidad, depresión, cuando tiene agresividad verbal y delirio”, explicó el especialista.

Alzheimer

Foto referencial

En ese sentido, el doctor Gaona recomendó que los cuidados para una persona con esta patología sean compartidos. Que se le permita a esta persona salir, distraerse y hacer otras actividades distintas que lo ayuden a drenar y a no enfermarse.

La prevención

Si bien es cierto que aún no se cuenta con un tratamiento que pueda prevenir al 100 % este tipo de demencia, el experto invitó a crear y ser constante con los vínculos sociales, a llevar una vida sin vicios, realizar ejercicios físicos, cuidar la alimentación, el sueño, cultivar el espíritu y la motivación, entre otros. De esta forma el cerebro estará más activo y las neuronas trabajando de la manera correcta.

Alzheimer

Foto referencial

El galeno aseveró que hay dos fármacos que tienen evidencia científica que ayudan a retrasar la enfermedad. Uno se llama inhibidores de colinesterasa que hace que el neurotransmisor de la memoria persista por más tiempo, independientemente del trastorno cognitivo.

Y el otro fármaco es la memantina, que disminuye la velocidad del deterioro del cerebro. Sin embargo, ninguno es preventivo, por lo que sugirió que siempre debe realizarse el diagnostico.

A su juicio, debería darse un diagnóstico a través de un perfil cognitivo, es decir una evaluación neuropsicológica una vez al año, a partir de los 30, 35 o 45 años debido al estrés y el estilo de vida que actualmente se está llevado.

Lea también: Cuidado para el “cuidador”: cuando el Alzheimer enferma a más de uno