¿Al realizar un esfuerzo físico fuerte sientes que los rectos de tu abdomen se separan causándote una molestia? Podrías estar presentando una diástasis, que no es más que la separación de los músculos del recto del abdomen, como consecuencia de un daño en el tejido conectivo.

La diástasis es un problema funcional y estético bastante común, ya que todos podemos presentar esa separación de los rectos, indistintamente de la edad, el sexo, la actividad física que realicemos o no realicemos. Aunque, las mujeres durante el embarazo tienden a desarrollar más este padecimiento.

la diástasis

Foto referencial

Lea también: Línea de Alba en el embarazo ¿Se puede eliminar?

Factores de riesgo

La diástasis puede producirse en cualquier persona. Sin embargo, algunos factores pueden acelerar esta aparición gracias a la presión abdominal que se ejerce, como por ejemplo:

  • Aumento de peso
  • Ejercicio abdominal
  • Práctica de movimientos de flexión repetidos
  • Estreñimiento
  • Tos crónica
  • Partos largos y complicados
la diástasis

Foto referencial

Cómo saber si se tiene diástasis

Hay un método muy eficaz para saber si existe esta lesión. Consiste en acostarse boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies en el suelo, y elevar ligeramente la cabeza haciendo un abdominal con la mano situada en el abdomen. En la posición de elevación se palpa con los dedos el límite entre ambos rectos del abdomen. Si hay una brecha o separación (que suele ser de unos 2 centímetros y medio) y los dedos se hunden, existe diástasis de los rectos del abdomen.

Sin embargo, el chequeo por parte de un médico fisiatra siempre es lo más recomendado. Ya que es él, el más indicado para dar el diagnóstico correcto.

la diástasis

Foto referencial

Qué hacer y qué no hacer

Tan importante como saber qué hacer, es conocer lo que se no se debe hacer. Algunas conductas habituales, e incluso rutinas que creemos beneficiosas, pueden empeorar la diástasis.

Es importante evitar los abdominales tradicionales que muchas mujeres realizan en un intento por reducir el volumen del abdomen. Estos ejercicios perjudican el suelo pélvico y pueden aumentar la separación entre los rectos.

También se debe huir de las posturas de torsión y tener mucha precaución con el pilates y el yoga. Su práctica incorrecta puede empeorar la lesión.

Asimismo, se recomienda evitar los esfuerzos con apnea, que implican un aumento de la presión del abdomen, como coger peso o realizar cualquier tipo de actividad física intensa que ejercite esta zona.

Lea también: El estrés actúa contra el cuerpo femenino

la diástasis

Foto referencial

También es importante evitar, siempre que sea posible, el estreñimiento, dado que los esfuerzos que se realizan en la evacuación supone una hipertensión abdominal y pueden aumentar la separación entre los rectos del abdomen.

Salir en estado nuevamente sin antes  estar 100 % recuperada la zona tampoco es lo más recomendado. Sin embargo, si esto ocurre, existen ejercicios vitales que se pueden practicar de la mano de un buen fisiatra.

Programas para la recuperación

Existen diversos programas de recuperación cuyo objetivo es tratar de restituir el abdomen y prevenir lesiones. No obstante, el éxito dependerá de la situación de cada persona, influyendo factores como la distancia de separación entre los rectos abdominales.

“Para recuperarse es fundamental interiorizar lo que no se debe hacer, conocer ejercicios para mejorar el abdomen y aprender a moverse en el día a día sin dañarlo”, afirmó Rafael Vicetto, fisioterapeuta especializado.

Aunque durante muchos años solo una operación curaba esta lesión, ahora hay tratamientos no invasivos que evitan el paso por el quirófano, agrega Vicetto.

la diástasis

Foto referencial

Por su parte la web stopdiastasis.com, asevera que hay un método en el que influyen diferentes elementos capaces de lograr una efectividad real. El mismo consiste en aprender qué es lo que daña el abdomen para evitarlo, practicar ejercicios específicos, utilizar una faja diseñada para este método y contar con el seguimiento del equipo de especialistas.

El programa está enfocado en el postparto, pero también cuentan con un tratamiento que se realiza durante la gestación cuyo objetivo es prevenir el daño abdominal y mejorar el suelo pélvico, algo que, según afirman, ayuda también durante el parto.

Lea también: Mitos y Realidades del ejercicio durante el embarazo

Con Información de efesalud