El arroz integral tiene más valor nutritivo que el arroz blanco debido a que contiene fibra, vitaminas B y D, hierro, magnesio, calcio y potasio que se pierden con la molienda a la que es sometido el arroz blanco.

Por otra parte, el arroz integral también conserva el germen que aporta proteínas y ácidos grasos, así como su capa de aleuronas  que contiene elementos que eliminan la angiotensina que influye en el desarrollo de la arteriosclerosis e hipertensión.

Lea también: Arroz integral con pollo y vegetales

Asimismo, por ser un alimento rico en fibra, disminuye la absorción del colesterol, reduce el riesgo de sufrir cáncer de colon, aumenta el tránsito intestinal y previene el estreñimiento.

Del mismo modo, el arroz integral se recomienda a pacientes con Síndrome de Colon Irritable y Diverticulosis, causadas, entre otros factores, por un déficit  en la ingesta de fibra.
También para quienes están sometidos a algún tipo de régimen de pérdida de peso, es altamente recomendable, ya que retrasa la digestión y prolonga la sensación de saciedad.
Finalmente, por su bajo contenido glicémico, este carbohidrato complejo se recomienda para las personas que padecen de diabetes tipo 1 y 2, ya que se ha comprobado, en diversos estudios, que el consumo de fibra diario permite tener un mejor control insulínico y glucémico.
Fuente: Ariana Araujo Tovar – Lic. Nutrición y Dietética.