Cuando la enfermedad nos toca la puerta en Venezuela,
no podemos más que encomendarnos a Dios

Se dice que nunca debemos perder la fe, que sí tenemos un Dios este vendrá en nuestro auxilio, sin embargo, en las farmacias, en las clínicas, hospitales, ambulatorios y dispensarios de Venezuela, pareciera que Dios ha olvidado a sus hijos.

Y no es que la fe se vea quebrantada, es que cada récipe emitido por los especialistas es el inicio de una interminable búsqueda que muchas veces nos puede dejar entre la vida y la muerte.

Un papel fundamental han cobrado las redes sociales, ante la profunda crisis humanitaria que vivimos, quienes nos leen desde el exterior pensarán que somos exagerados, pero no existen medicamentos en el país que cumplan su función específica, por ejemplo, se usa un antibiótico genérico para cualquier infección, pues es el único que se encuentra tras una búsqueda titánica que puede alcanzar entre 10 o 20 farmacias para conseguirlo.

Lea también: Cuando calienta el sol

Doloroso y lamentable es tener que buscar un medicamento en uno de los países más ricos de la región, lleno de bellezas naturales, con yacimientos envidiables de cuanto mineral se pueda imaginar.

Veo súplicas a diario en cuanta red social existe, la gente clama para salvar la vida de niños, jóvenes y adultos, son miles de publicaciones pidiendo medicamentos, refresco el TL y me veo a misma pidiendo a gritos un medicamento de alto costo, no existe, no lo hay, busco las opciones en el exterior, no es posible pagarlo.

Entre la vida y la muerte nos debatimos por un “remedio” para recuperar la salud, agradezco y continúo la búsqueda desesperada pero las opciones se cierran con cada nueva búsqueda, se activa el HT #ServicioPublico y miles de almas solidarias de las redes hacen el esperado RT para que no muera la esperanza de la vida salvada.

pastillas dolor

Foto referencial

Así vivimos en este nuevo y pobre país rico, el que se ufanaba de grandes congresos médicos, el de los hospitales que salvaban vidas a montones, el de sus abnegados galenos que por nada del mundo dejaban a la buena de Dios a sus pacientes, nos han dejado en tal desvalía que la salud en Venezuela vale menos que las ansias por el poder.

Y es que el que se respetan las ganas de ser “el supremo”, sin embargo, con un país enfermo de nada valdrá tener ese poder porque han regresado los males del siglo IXX, erradicados en el siglo XX y miramos con espantosa incredulidad que hoy mueren niños por desnutrición y falta de tratamiento para poder sacarlos de ese cuadro.

Las redes del auxilio

En medio de esta inmensa crisis humanitaria, donde los productos que garantizan la vida han surgido cientos de fundaciones para paliar las necesidades de un pueblo que clama por salud.

Muchas son las iniciativas de la gente con buen corazón y señales inequívocas de querer ayudar, no hay posición social que no haya vivido la desesperanza de no contar con un medicamento, en estos grupos, portales y ONG´s online trabajan para llevar un poco de tranquilidad a quienes fueron tocados por la desesperación de buscar un medicamento y no encontrarlo.

Tengo que hacer reconocimiento especial a un medio tradicional que cada mañana hace la labor a través de la radio como lo es Farmarumba que desde septiembre 2015 transmite Planeta 105.3 FM en horas de la mañana y que no solamente ubica el medicamento que el paciente requiere, sino que recibe donativos importantes para ayudar a miles de venezolanos en tratamiento.

A esta iniciativa se sumaron las redes, que minuto a minuto monitorean existencia de medicamentos en farmacias, sino que se han convertido en el gobierno que da la cara ante la penosa situación.

escasez de medicamentos

Foto referencial

Lea también: Cuerpos tatuados, cuerpos inteligentes

A dónde acudir si necesita un medicamento

Sabemos que existen muchísimas manos caritativas que con la ayuda de la tecnología están haciendo frente a la crisis humanitaria, si usted necesita un medicamento puede acudir a ellas sin ningún temor ya que son comprobadas las referencias que sus seguidores dan a diario.

Institución Dirección web / Red social

La Pastillita www.lapastillita.org.ve
Banco de medicamentos de Cáritas Valencia @caritasvln
Fundación Badan (Medicinas de alto costo y antineoplásicas) www.bancodedrogasbadan.com

Fundación Corazón y manos en acción www.corazonymanosaccion.com
Donamed www.donamed.com
Provitared @provitared
Ser fuerte es mi destino @FundacionSFD
Fundación Nacho Apoya @fundacionnachoapoya
Medic medic @medicmed1
Fundayuda Tía Cruz @fundatiacruz
Medicinas Venezuela @sebuscasedona
Buscando Medicinas @BuscandoMedicin
AyudaMedicinasVzla @AyudaMedicinasV

medicinas

Foto referencial

El que juega con el dolor ajeno

La otra cara de la moneda habla de un país desmembrado, con valores perdidos, en medio de la búsqueda de un medicamento de alto costo, y el apoyo que brindan cientos de seguidores y las comunidades organizadas que arriba se mencionan existen personas inescrupulosas como el caso que voy a narrar para que eviten en lo posible pagar por medicamentos antes de verificar quién es el ofertante.

El modus operandi es el siguiente: Ante un aviso de #ServicioPublico se colocan datos y números telefónicos inevitables para que las personas o instituciones realicen el donativo del medicamento que se solicita, estos siniestros personajes suelen enviar un mensaje de texto ofreciendo el producto y al hacerse del dinero desaparecen y no contestan más los mensajes que eran regulares antes de lograr la transacción.

“Fui contactada por un sr. que me ofreció un medicamento por un precio de verdadera ganga, cosa que activó mis alarmas, aunque este no es el único caso que pude ver en redes, a este específicamente lo comencé a investiga y rápidamente pude obtener información a través de web con prontuario de estafa continua, según pude verificar en documentos de archivo del TSJ.” Así lo afirma una colega periodista que prefirió el anonimato por su seguridad.

No todo lo que brilla es oro, recordemos esa máxima, así como existen miles de opciones de ayuda y apoyo, también encontraremos mucha gente capaz de jugar con el dolor ajeno rompiendo las esperanzas y estafando el poco dinero que muchos han logrado con sacrificio para conseguir un medicamento que puede ser de vida o muerte.

Hasta la próxima semana!!!

Juymar García