¿Eres de los que descansan y luego existe? O, por el contrario, eres de esas personas que siente remordimiento por tomarse un tiempo libre para descansar, relajarse o dormir una siesta.

Sin importar con cuál de estas definiciones te midas, tomarnos el tiempo para descansar, sobre todo luego de tener un día de esos largos, decorados de estrés y preocupaciones, es obligatorio.

Tal vez resulta que no tienes el tiempo para hacerlo, que debes cumplir horarios o tu jefe está en un nivel muy pesado. Entonces, debes saber que no hace falta que esperes a tus próximas vacaciones, o a que tu horario de trabajo termine, o a que sea viernes para poder descansar.

Lo que necesitas es un poco de creatividad y convicción. ¿Por qué convicción? Bueno, porque solo tú sabes qué tan cansado estás, y que necesitas relajarte para poder seguir cumpliendo con tus obligaciones y compromisos.

Lea también: Cómo pensar fuera de la caja

café

Foto referencial

Tomar un descanso del caos que puede generarse en un día no amerita arte de magia ni grandes decisiones, tampoco necesitas molestarte, renunciar a tu trabajo o a lo que sea que no te deje hacerlo.

Lo único que necesitas es tomarte el momento. Puede ser el tiempo que te lleve hacer tres respiraciones profundas o tomar una siesta de treinta minutos.

Lea también: 3 alimentos para dormir mejor

De todas maneras, te vamos a dejar unas cuantas ideas para que comiences a descansar cuando menos alguien sospeche.

1. Toma una ducha: una larga, agrega lo que más te guste como música, inciensos, velas o vino.
2. Prepara tu comida favorita: o cómprala camino a casa, olvida la dieta, si quieres pizza, ¡pizza será! La idea es liberarte.
3. Escucha música: si no es en el baño, prende la fiesta para ti en tu habitación o en toda la casa. ¡Baila y canta!
4. Ve una serie: si tienes Netflix aprovecha y mira las recomendaciones. Hay muchas y muy buenas. Te recomendamos dos: Travelers es de ciencia ficción y Designated Survivor es sobre drama político.
5. Abraza tu almohada: el lugar más cómodo y seguro es nuestra cama, asegúrate de que sea libre y acogedor.
6. Date un gusto: sal de la oficina unos quince minutos; toma un café sentado en algún lugar; come un postre y saboréalo. Incluso esos pequeños momentos pueden ser memorables.

Tomarnos el tiempo para descansar y aliviar la carga pesada del día es necesario para nuestra salud y bienestar. Debemos darle el tiempo oportuno y necesario para no dejarnos agobiar por los problemas que podamos tener o los conflictos que estemos enfrentando.