Les cuento que estar mucho tiempo de pie, usar calzado de tacón alto y correr muchos kilómetros a la semana está lesionando mis pies. Pobres, a pesar de ser tan generosos al soportar mi peso y el llevarme de un lado a otro, han sido y son tan abusados por mi persona, que dijeron hasta aquí y comenzaron a quejarse.

Decidí escribirles sobre esto, para que consideren mi experiencia y comiencen a cuidarse, porque del abuso en general y la falta de prevención, solo queda el “te lo dije” o “el cansancio”.

Estar parados por largas horas afecta lo mismo, que el estar sentados o acostados todo el día. Claro está que las lesiones que surgen son distintas en cuanto a tipo (zona) e intensidad. Pero al final, el disconfort y el problema de salud estará allí. En consecuencia hagamos prevención.

Ahora bien, volvamos a mi experiencia. El estar parados puede ocasionar problemas de salud a corto plazo, ya que nosotros, los humanos, no estamos muy preparados para permanecer de pie durante varias horas. Cinco, 30 minutos y hasta una hora son tolerables para el cuerpo; pero a partir de las dos horas pueden surgir inconvenientes de salud: los pies o piernas duelen y se hinchan, se genera fascitis plantar, es decir, una inflamación en la zona del arco del pie que llega hasta los dedos, tendinitis o tendón de Aquiles, molestias o afecciones de rodillas, dolor lumbar, problemas cervicales, dolores musculares, problemas circulatorios y por último, aparición de varices.

Yo he sufrido hasta ahora de hinchazón, dolor lumbar y de un mes para acá, de un dolor extraño en la planta del pie, que cambia de lugar y que se intensifica cuando me enfrío o paso al reposo, esté de pie o no.

Lea también: El estrés actúa contra el cuerpo femenino

dolor de pies

Foto referencial

Recientemente entrevisté, para hablar sobre este tema y en función de entender lo que me pasaba, a la Dra. Francismar Lugo del centro @enegiavitalactiva. Ella me comentó “que los problemas relacionados con la circulación de la sangre aparecen cuando se presenta una falla en el retorno venoso. Si se pasan largas horas de pie, esta postura obliga al aparato circulatorio a esforzarse de más para llevar la sangre de las piernas de vuelta al corazón, pues se está trabajando en contra la fuerza de gravedad. En este sentido, las válvulas venosas, al estar sobre exigidas, comienzan a mal funcionar y se acumula sangre en las venas. La dilatación crónica de esa vena, casi siempre de las piernas, produce las varices”.

Y esa condición que tanto nos aterra a nosotras las mujeres, casualmente ha afectado a todas las féminas de mi familia. Por tanto debo tomarme en serio el tema de la prevención e igualmente ustedes, si también los pone en riesgo la herencia y aún más, si han desarrollado como yo, las primeras consecuencias del estar por horas en una postura, en mi caso de pie.

Lea también: ¡Cuidado con los “gorditos”!

dolor de pies

Foto Pixabay / Pexels

Recomendaciones

Por suerte, no todo es tan malo, creo que estamos a tiempo de contrarrestar el problema y otros de evitarlo. Por eso les voy a compartir algunas recomendaciones de los expertos para prevenir la aparición de las manifestaciones que les mencioné:

Debemos intentar no estar mucho tiempo quietos en la misma postura, aunque a veces es difícil si nuestro trabajo nos obliga: den pequeños paseos para movilizar las piernas.

Resulta igualmente útil, combinar los paseos con la elevación de talones o ponerse de puntillas.

cuidar las piernas

Foto referencial

Lea también: Estudio. Correr y caminar mejoran impacto del flujo sanguíneo

Eviten, en la medida de lo posible, los baños de agua caliente (yo casi me “quemo” bañándome, horror, soy como los gatos con la fría).

Intenten dormir con las piernas ligeramente elevadas.

Utilicen calzados confortables, para comenzar no muy altos, duros o con suelas poco flexibles.Procuren que el tacón no sea muy alto, ni completamente plano.

Por otro lado, si ya se tienen varices o problemas de circulación existen tratamientos no invasivos que ayudan a combatir estas afecciones, así que consulten con un flebológo lo antes posible.

La Dra. Francismar Lugo en nuestra charla recomendó por ejemplo, la carboxiterapia. “Este tratamiento consiste en la administración tanto cutánea como subcutánea de dióxido de carbono, un gas natural inodoro e incoloro. Esta inyección que se realiza con una micro aguja provoca una reacción en la zona tratada que mejora el flujo sanguíneo y con ello la oxigenación de la piel”.

Amigos, hoy más que nunca debemos prevenir y para comenzar a generar buenos hábitos debemos estar informados, por eso siempre les escribo. Pero además, consulten con especialistas y fuentes acreditadas que pongan en sus manos, mucha más información útil que les permita curarse en salud, eso ya es un buen comienzo, ya que actualmente sale caro, desde todo punto de vista, enfermarse, entonces a quererse. Entiendan que “EL NO HAY” y se dañó, nos está matando.

Esta columna fue publicada originalmente en Caraota Digital

María Laura Garcia