“Ser trasplantado es un privilegio, una bendición, una experiencia increíble porque vuelves a retornar la vida con normalidad; porque gracias a un donante te conviertes nuevamente en un ser productivo, después de pasar un tiempo de diálisis y hemodiálisis”.

Estas son las palabras de agradecimiento y felicidad del periodista Julio Gutiérrez, quien recibió un riñón hace algún tiempo atrás.

Sin embargo, la delicada situación sanitaria en Venezuela pone en riesgo su salud.

trasplantado de riñón

Foto referencial

Lea también:Emilianny Rodríguez, en busca de medicamentos para salvar su hígado

Su salud en alto riesgo

Como bien se conoce, en Venezuela, cada vez más escasean los medicamentos. Sin distinción alguna de patologías. Y los pacientes trasplantados no son la excepción, por lo que la delicada situación pone en “alto riesgo” sus vidas. Así lo aseguró Gutiérrez, quien además denunció que no hay inmunosupresores, medicamentos indispensables para la salud de sus injertos.

Señaló que el ente encargado de entregar mensualmente ese medicamento prescrito por un médico nefrólogo es el Instituto Venezolano de Seguro Social (IVSS) y desde hace dos años, aproximadamente, la entrega es intermitente e irregular. Aseveró que en ocasiones pasan hasta cinco meses sin recibirlo.

trasplantado de riñón

Foto referencial

El periodista que vive en Maracaibo, estado Zulia, manifestó lo delicado que es dejar de consumir el tratamiento con regularidad; al punto que se corre el riesgo que el organismo rechace el trasplante, ya que precisamente el medicamento lo que hace es evitar que el mismo sea rechazado por el cuerpo.

Asimismo contó que hay trasplantados que han perdido el trasplante gracias a la insuficiencia renal, volviendo nuevamente a la diálisis.

En ese sentido, expresó que luego de 11 años de su trasplante, en este momento su calidad de vida y tranquilidad se ve sumamente afectada por el estrés, el desespero y la angustia permanente de no saber si va a recibir todos los meses el tratamiento o si debe bajar la dosis para rendirlo y estirarlo.

También mencionó que estos medicamentos son importados por lo que son sumamente costosos.

Solidarización = Calidad de vida

De igual forma agradeció a las donaciones que constantemente él y otros pacientes están recibiendo. Sin embargo, no se dan abasto para atender a los más de 3.000 trasplantados que hay en Venezuela.

Para finalizar, contó que en Maracaibo se a través de las redes sociales que están haciendo denuncias y buscando más medicamentos por donaciones. No obstante, afirmó que desde Caracas, organizaciones como Codevida y otras, de manera constante, han realizado protestas haciendo un llamado al presidente del IVSS. Sin embargo, la respuesta no ha sido muy efectiva.

trasplantado de riñón

Foto referencial

Invitó a otras organizaciones y a personas a que se sigan solidarizando por medio de donaciones con todos los pacientes, indistintamente de las patologías; para así permitirles que tengan una vida tranquila. Y a los responsables de la situación, tomar pronto acciones correctivas en pro de la calidad de ellos.