Cada 28 de septiembre se conmemora el Día Mundial contra la rabia para concienciar a la población sobre este infección que es 100 % prevenible.

La rabia es una enfermedad infecciosa causada por un virus neurotrópico (con afinidad al sistema nervioso central) de la familia Rhabdoviridae del género Lyssavirus.  Es una patología propia de los animales principalmente en mamíferos salvajes o domesticados que puede afectar accidentalmente a los humanos.

Este virus se transmite a las personas especialmente por el contacto con la saliva de animales infectados a través de mordeduras o arañazos.

En la gran mayoría de los casos fatales de rabia humana, los perros han sido la fuente de infección, y en menor grado se ha transmitido por mordedura de murciélagos hematófagos.

Lea además: 6 virus peligrosos que no son ébola

El virus tiene un período de incubación de 1 a 3 meses después de la mordedura, pero se han visto casos donde manifiestan síntomas a la semana, o hasta más de un año, dependiendo del sitio de inoculación y carga vírica en la saliva del animal.

El paciente puede tener fiebre y dolor o adormecimiento conocido como parestesia en el lugar de la herida.

“Al propagarse el virus por el sistema nervioso central, se produce una inflamación progresiva del cerebro (encefalitis) y de la médula espinal que puede llegar a causar la muerte”, explica el Dr. Manuel Figuera, infectólogo adscrito a Sanitas Venezuela.

De esta infección existen dos tipos de presentaciones clínicas que son:

La rabia furiosa donde la persona muestra signos de hiperactividad, excitación, temor al agua (hidrofobia) y a veces miedo a volar (aerofobia), produciendo la muerte a los pocos días por paro cardiorrespiratorio.

La rabia paralítica con evolución más prolongada causando parálisis progresiva y llevando de semanas a meses en coma hasta la muerte.

No existe un tratamiento antiviral efectivo para el virus de la rabia y se considera 100% fatal cuando se presentan los síntomas neurológicos.

Recomendaciones

Por esta razón, es fundamental que luego de la mordedura de un animal sospechoso de rabia se evite el desarrollo y penetración en el sistema nervioso siguiendo los siguientes pasos:

  • Limpiar y tratar localmente la herida lo más pronto posible
  • Aplicar de manera rápida una vacuna antirrábica potente y eficaz que se rija por las normas mundiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o locales de Salud como el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS)
  • Administrar Inmunoglobulina antirrábica, si está indicado

Lea además: Vacunas en primeros años de vida previenen eficazmente las enfermedades graves

Prevención

Para prevenir este virus  el Dr. Figuera recomienda evitar las mordeduras por animales, eliminar la rabia canina a través de una vacunación rutinaria y masiva e inmunización humana preventiva en personas con alto riesgo como veterinarios, personal de laboratorios que manipulen muestras sospechosas, y en los niños o individuos expuestos que se encuentren en poblaciones con alta incidencia de rabia canina y/o humana.

El Dr. Manuel Figuera finaliza explicando que aunque en Venezuela la rabia ha sido muy poco frecuente, es de suma importancia mantener las medidas de prevención, vacunando de manera masiva a los animales domésticos. Asimismo, sugiere acudir al médico lo más rápido posible al presentarse una mordedura sobre todo si es de una animal salvaje o doméstico no vacunado.

Fuente: NDP Sanitas Venezuela