El español es quizás uno de los idiomas más ricos. Y uno de los más complejo, dada la variedad de palabras que tiene. Una misma palabra puede tener distintos significados, lo que suele ocasionar confusión. Por eso, algunas veces las utilizamos mal sin saber. En especial si hablamos de términos vinculados a la ciencia.

Ante tal situación, un equipo de investigadores de la Universidad de Emory en Atlanta, EE.UU, publicó una lista de términos científicos que usualmente utilizamos incorrectamente. La idea es aprender sus diferencias y evitar seguir teniendo malentendidos o malos usos.

Palabras mal usadas

Foto referencial

Lea también: Besar tiene su ciencia

50 palabras

Scott Lilienfeld, coautor del trabajo, indicó que la confusión puede ser perjudicial a la hora de comprender ciertos conceptos científicos del día a día. Una comprensión adecuada de la terminología es un requisito previo para el dominio de los conceptos básicos en todas las disciplinas científicas, incluyendo la ciencia psicológica.

En el 2015 se publicó un estudio similar, por lo que se podría decir que este es la segunda parte o la continuación del mismo. En esa primera entrega se seleccionó un grupo de palabras más “inexactas, engañosas, mal empleadas, ambiguas y lógicamente confusas en psicología, genética y ciencia en general”, comentó el investigador.

Por su parte, en la lista actual presentaron 50 palabras que significan cosas completamente diferentes, pero son confundidas entre sí con regularidad. Los investigadores aseguraron que se tienen a confundir a modo de la escritura académica, la escritura popular o ambas.

Palabras mal usadas

Foto referencial

Por ejemplo, tanto estudiantes que están iniciando la carrera como avanzados suelen confundir aprendizaje y memoria, sin tomar en cuenta que cada uno tiene un significado distinto.

La lista de pares de términos comúnmente confundidos “debería ser una contribución modesta para mejorar la alfabetización psicológica y el pensamiento crítico en la psicología de manera más amplia”, aclararon los autores.

Terminología que solemos confundir

A continuación tan solo algunas de las palabras que comúnmente solemos confundir:

Palabras mal usadas

Foto referencial

Ansiedad vs miedo

La ansiedad se asocia con un efecto negativo en presencia de una amenaza ambigua y potencialmente evitable; mientras que el miedo se asocia con un efecto negativo en presencia de una amenaza inminente e inevitable.

Empatía vs simpatía

La empatía, siente las mismas emociones, como la angustia, el miedo o la infelicidad del objetivo de la empatía. En contraste, en la simpatía, el individuo experimenta preocupación o compasión por la otra persona.

Envidia vs celos

La distinción realmente es muy sencilla: la envidia involucra a dos personas, mientras que los celos involucran a tres o más personas.

Palabras mal usadas

Foto referencial

Vergüenza vs culpa

La vergüenza y la culpa difieren, aunque no siempre suele coincidirse en la naturaleza de esta diferencia. La mayoría de las investigaciones sugieren que la vergüenza refleja una evaluación negativa global del autocontrol de una conducta problemática o no ética “soy malo”, mientras que la culpa evidencia una evaluación negativa más específica de este comportamiento “hice algo malo”.

Obsesión vs compulsión

Las obsesiones son pensamientos recurrentes y persistentes o imágenes que se experimentan como intrusivas o no deseadas. Por el contrario, las compulsiones son comportamientos repetitivos o actos mentales por los que un individuo se siente empujado a actuar en respuesta a una obsesión.

Síntoma vs signo

Los síntomas y signos son indicadores de psicopatología. Sin embargo, los síntomas son subjetivos y son los pacientes los que informan sobre ellos; los signos son en su mayoría objetivos y son los médicos los que los detectan.

Palabras mal usadas

Foto Referencial

Raza vs etnia

La raza se refiere a una clase, como ser indoeuropeo o afroamericano, definida por las diferencias biológicas, como presentar un color de piel blanca o negra. En cambio, la etnia es un concepto más amplio, que no sólo engloba la raza, sino que abarca también variables culturales, como el país de origen, las costumbres y el idioma preferido.

Afecto y estado de ánimo

Habitualmente se emplean de formas inconsistente y confusa. Sin embargo, en psicología, el afecto se considera tradicionalmente como un estado emocional transitorio y específico; mientras que el estado de ánimo es un estado emocional más prolongado y omnipresente.

Palabras mal usadas

Foto referencial

Lea también: ¿Qué dice la psicología del contagio emocional?

Con información de muyinteresante.es