Jueves 22 Junio 2017
Tags Posts tagged with "bullying"

bullying

Por DA - Equipo de redacción A tu Salud

Una investigación realizada por la Universidad de Pittsburgh EE.UU, y publicada por la revista Psychological Science, halló que el acoso o bullying durante la infancia pueden comprometer la salud en la edad adulta; ocasionando desde problemas psicosociales hasta cardiovasculares, tanto en las victimas como en los agresores.

“La mayoría de las investigaciones sobre el bullying se han basado en el abordaje de los resultados en salud mental, pero queríamos examinar el impacto potencial que también podía tener para la salud física”, explicó Karen A. Matthews, directora de la investigación.

Lea también: Adolescentes aceptan haber realizado alguna vez ciberbullying

Tanto víctimas como agresores

Para realizar el estudio, los autores siguieron la evolución de un grupo de 300 personas, distintas, desde que estudiaban en primaria hasta que cumplieron los 30 años. El objetivo principal era observar si el hecho de haber sufrido o provocado algún episodio de bullying, podría tener alguna consecuencia en su estado de salud.

Los resultados mostraron que los varones ya adultos, que habían sido agresores durante la infancia eran más propensos a fumar tabaco o marihuana, tener una actitud agresiva y sufrir situaciones de estrés después de más de dos décadas.

Mientras que los que habían sido victimas del acoso escolar, presentaban problemas económicos, se sentían injustamente tratados y eran menos optimistas.

Unos resultados especialmente críticos porque, según constataron los investigadores, situaban también a estas personas en un mayor riesgo de tener más problemas de salud, sobre todo de tipo cardiovascular.

De hecho, investigaciones previas ya han vinculado los factores de riesgo psicosociales como el estrés, la ira y la hostilidad con un mayor riesgo de problemas de salud como infarto de miocardio, ictus e hipertensión.

Lea también: Qué hacer en tiempos de crisis con la medicina antienvejecimiento

Mayor riesgo cardiovascular

Junto con las evaluaciones regulares sobre los factores de riesgo psicosocial, conductual y biológico de tener problemas de salud, los investigadores también seleccionaron información procedente de padres y profesores para saber cómo era el comportamiento de los participantes cuando tenían entre 10 y 12 años.

Además, entre los indicadores evaluados en los participantes cuando ya eran adultos incluyeron análisis de sangre, pruebas cardiovasculares y mediciones de la estatura, el peso y los niveles de inflamación.

Inesperadamente, la intimidación en la infancia no se relacionó con una mayor inflamación o síndrome metabólico en la edad adulta. Sin embargo, tanto los agresores como las víctimas aumentaron el riesgo psicosocial fruto de su mala salud física. Y el hecho de que los agresores de pequeños ,fumaran más de adultos aumentó su predisposición a un mayor riesgo cardiovascular.

Lea también: Estudian nuevos factores de riesgo cardiovascular

Con información de abc.es

0 209

Por DA - Equipo de redacción A tu Salud

El acoso en aulas, actualmente conocido como “bullying” siempre ha existido, sin embargo, en los últimos años, hay más casos conocidos, incluso de pérdidas de vidas por este acoso.

Es por eso, que desde 2009, en Reino Unido se ha puesto en práctica el “KiVa”, un método diseñado para tratar de minimizar a través de campañas y estrategias, la violencia en las aulas que comprometen la salud física y psicológica de muchos niños y adolescentes.

El Kiva, implementado desde hace 8 años en Reino Unido, ha permitido una reducción drástica del bullying. Según estadísticas, el acoso se eliminó en un 80% en ese país.

El método ha sido tan exitoso que ya se ha expandido a instituciones en Argentina, Chile, Colombia y Perú, por ejemplo.

Lea también: Conoce distintas formas de violencia en niños y adolescentes

¿Qué es KiVa?

El “KiVa” es una técnica que se enfoca en todos los involucrados: víctimas, acosadores y testigos, es decir, aquellos que se quedan callados y sufren el acoso de manera pasiva.

“Porque si bien a nadie le gustar ser partícipe de una situación donde se violenta a una persona, muchos chicos no saben qué hacer para salir del paso o cómo defender a la víctima”, explicó Francisca Isasmendi, psicopedagoga y encargada del programa en el Colegio Santa María de Salta, en Argentina.

Asimismo, aseguró que aunque los testigos no son los protagonistas, refuerzan el comportamiento del agresor con risas e incluso, con el silencio. Mientras, que si se trabaja con ellos para que hagan conciencia de cuál es su rol en estas situaciones, se podrán modificar ese tipo de conductas y así lograr que el agresor pierda al “pueblo” que lo apoya.

“Y cuando el grupo lo deja de apoyar y se queda solo, el acosador para”, destacó.

KiVa entra en acción una vez que se identifica una situación de acoso, donde se hace un protocolo especial para que la víctima, el acosador y los testigos sean atendidos de forma individual, sin que se enfrenten entre ellos.

“El impacto del sistema se siente sobre todo en los acosadores, porque si cambian las actitudes de los demás, (acosar) ya no es tan divertido”, indicó Tiina Mäkelä, directora del programa KiVa del Instituto Escalae en España y entrenadora del programa en los países de habla hispana.

Lea también: Combate el estrés con ejercicios

La prevención es importante

Otro aspecto que KiVa abarca es la prevención, para la cual se realizan actividades y clases dos veces por mes, durante 45 minutos en donde se habla de conceptos generales.

En todas las actividades impera un ambiente amable, generoso y respetuoso con los demás y se enseña a los niños a diferenciar entre un conflicto entre pares (aceptable) y uno de bullying.

Iván Galindo, dueño y director del Colegio Erik Erikson en Querétaro, aseguró que gracias a KiVa, se ha logrado actuar antes de que se presente el bullying, lo que ha mejorado el bienestar de los niños.

“Nosotros antes actuábamos cuando nos dábamos cuenta de que algo estaba pasando, cuando la leche ya se había derramado. Ahora nos anticipamos al problema y es más fácil identificarlo, porque los niños ya saben de qué se trata y cómo evitarlo”, acotó.

Isasmendi coincide que el método le ha enseñado a los niños a detectar una situación de agresión y a saber cómo actuar para detenerla.

“Hay que cambiar la cultura, porque aquí el bullying se toma muchas veces como algo normal y dicen ‘son cosas de chicos, que lo resuelvan entre ellos’. Y, como consecuencia, muchos chicos transitan toda su escolaridad sintiéndose mal”, mencionó.

Apoyo de las familias

La participación activa de parte de los padres es clave fundamental para tratar el bullying escolar. “Muchas veces en América Latina, en vez de colaborar se busca a los culpables: la familia culpa a la escuela y viceversa. En vez de buscar culpables hay que buscar soluciones”, precisó Mäkelä.

De igual forma, Isasmendi resaltó que cuando los padres se involucraron más, los resultados se evidencian más rápido. “Es más que un programa antibullying. Es una filosofía de vida que apunta al bienestar escolar, a crear un clima de trabajo donde los chicos puedan tener tolerancia y respeto”, concluyó.

Lea también: Alteraciones dentales en edades tempranas, una de las principales causas del bullying escolar

Con infomación de sumedico.com

0 285

Por. María E. Rodríguez

Para las personas que sufren acoso laboral o mobbing, asistir a sus lugares de trabajo se transforma en una experiencia traumática en la que se conjuga el pánico, la ansiedad y la depresión. Se sienten presos de una situación que no saben cómo manejar porque temen perder su empleo.

“Son casos de maltrato psicológico en el medio laboral en la que hay uno o varios hostigadores y alguien afectado. Son acciones hostiles que pueden ser dirigidas sólo a la víctima o incluso a sus propiedades, familiares o allegados. Estas varían en gravedad, frecuencia y lugar, y se prolongan por distintos períodos”, así define el mobbing Víctor Calzadilla, psicólogo. Buscan desanimar y propiciar que el afectado cambie de actividad o se retire del trabajo.

Las víctimas se sienten en un laberinto oscuro que va acabándolos por dentro. Disminuye su autoestima, aumenta su autocrítica, perciben rechazo social, tienen cambios de personalidad, sienten desesperanza y pierden la confianza en el otro. “Los casos de mobbing incluyen maltrato, humillación, intimidación, perturbación, obstaculización y violencia física”, aclara.

Lea también: Dile NO al acoso sexual

Defensa emocional

La víctima de acoso laboral debe tomar conciencia y buscar la solución al problema. Hay que combinar los esfuerzos por lograr su estabilidad emocional con un plan de trabajo legal. “Es importante dedicarse a alguna actividad que promueva la calma, controlar el comportamiento reactivo, canalizar las emociones negativas, no aislarse y usar mecanismos de desahogo y recuperación”, señala.

Se recomienda investigar a fondo el caso para determinar si, en efecto, se trata de mobbing. De ser así, es vital combinar el apoyo profesional de un abogado y un psicólogo.

“Los afectados sufren de estrés, trastornos de ansiedad, irritabilidad, conflictos interpersonales y familiares, cansancio, trastornos del sueño, entre otros. Eventualmente puede derivar en enfermedades”, aclara. Además, corren el riesgo de perder su autocontrol y coherencia, cometiendo actos que lo denigren y degraden.

Defensa legal

En Venezuela el mobbing está tipificado por la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y Trabajadoras (Lottt) y por la Ley de Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat) y Ley Orgánica sobre el Derecho de la Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Por tanto, un caso comprobado de mobbing,  puede introducirse ante las autoridades. Es importante que, los afectados, busquen ayuda de inmediato para evitar que los daños emocionales y físicos sean mayores. “El mobbing puede dar paso a una espiral de pérdida de recursos psicológicos, familiares y materiales”, asegura.

Contacto:Víctor Calzadilla, psicólogo. E-mail: vcalzadilla@gmail.com. Tw: @victorc01. Blog: http://excelenciapersonal.wordpress.com

1 1690

Redacción A Tu Salud

Desde hace algunos años se viene escuchando la palabra bullying, específicamente para referirse al acoso escolar.

Algo análogo sucede con el término mobbing, el cual refiere al acoso sexual y verbal, pero en el lugar de trabajo. Que aunque no lo crean tiene graves resultados en la vida de las personas.

También puedes consultar: Claves para lidiar con las emociones en el trabajoMobbing 1

Acoso: Un mal que tiende a aumentar

El acoso y asedio es cada vez más frecuente en los lugares de trabajo.

Numerosas veces la persona que es acosada no distingue que está sufriendo de acoso, pero inconscientemente absorbe las secuelas.

El mobbing o acoso laboral puede exteriorizarse de diferentes formas, algunas más directas que otras, como:

  • Revelar algún secreto del compañero de trabajo frente a todos.
  • Realizar comentarios en contra de algún compañero de labores en la zona de trabajo.

No solo trasciende en la salud mental de la persona afectada, sino que además afecta las emociones y desequilibra la relación con sus pares y familiares.

Asimismo puede producir ansiedad, una constante distracción durante el trabajo y la pérdida del interés por el mismo.

Es posible que la víctima tenga miedo a hablar en público o a asistir a eventos sociales, y tal vez viva el trabajar allí como un verdadero sacrificio.

También puedes consultar: Tips para evitar tener sueño en el trabajoMobbing 3

Relación entre el afectado y la empresa 

El acoso laboral es extremadamente perjudicial para la persona afectada, pero igualmente para la empresa.

Desde el punto de vista interno y externo.

Muchas personas han mencionado que el maltrato y el asedio no solo se ejecuta entre compañeros, sino además en reuniones con personas externas a la empresa.

El área de gestión humana de las empresas debería estar atenta a las señales de mobbing para combatirlo.

El problema que deben sortear es que muchas veces el mobbing pasa inadvertido, no sale a la luz hasta que la persona acosada se cansa y lo dice.

Las empresas deberían implementar técnicas para no permitir y detectar episodios de acoso laboral, y crear un ámbito de trabajo atractivo para todos los trabajadores.

También puedes consultar: La rutina laboral no es excusa para no ejercitar el cuerpo

Fuente: imujer

0 309

Equipo de Redacción A tu Salud

Esta  práctica es cada vez más frecuente en los colegios y en edades más tempranas

La cantidad de casos de acoso escolar en las instituciones educativas del mundo es tan alarmante, que ha llegado a preocupar por igual tanto a padres como a docentes, quienes buscan maneras de afrontar este tipo de incidentes tan nocivos para el crecimiento y desarrollo de los niños.

En este sentido, preocupados por el bienestar de las comunidades, Sanitas Venezuela brinda una serie de recomendaciones para prevenirlo y tratarlo.

El Dr. Johnny Marante, pediatra y nutriólogo adscrito a Sanitas Venezuela, explica que el acoso escolar no es una práctica social nueva y se atribuye a que anteriormente los jóvenes compartían más tiempo con sus padres, los principales encargados de inculcarles valores y códigos de conducta. Asimismo, el alcance a contenidos era más restringido.

“Actualmente los estilos de vida han cambiado. Ambos padres deben trabajar y el tiempo para compartir con los hijos se reduce a una hora diaria, entre la cena, el momento de ir a la cama y durante los fines de semana; dejándolos expuestos a contenidos inadecuados. Los niños se encuentran en plena etapa de formación y recibir temas no aptos para su edad, pueden modificar su percepción del mundo drásticamente y esos son los valores que los están educando. Así pues tenemos un ambiente creado para el acoso escolar”, indica el especialista.

De esta manera, el Dr. Marante brinda algunos consejos para que los padres puedan manejar el acoso escolar:

  1. Cuando el niño es víctima:
  • Investigar lo que está sucediendo, hable con sus amigos más cercanos o familiares a los que el niño tenga confianza.
  • Darle mucha confianza al niño para que cuente lo bueno y lo malo que le pasa. Dejar que se desahogue sin juzgarlo.
  • Si se confirma que es acosado, mantener la calma y demostrarle confianza y determinación.
  • Hacerle entender que esto no es su culpa.
  • No pedirle al niño que se defienda ni tome venganza porque existe una desigualdad de poder que él no puede resolver.
  • Contactar al colegio y a los profesores para pedirles ayuda.
  • La mejor cura será la familia pero si el caso es muy grave se debe recurrir a un psicólogo.
  1. Cuando el niño es acosador:
  • Evitar negar el hecho.
  • No reprender al niño porque violencia genera más violencia.
  • No ignorar los malos actos del niño. Dejarle claro que las actitudes que está adoptando no se van a tolerar, pero siempre con apoyo y amor.
  • Descubrir qué siente el niño, compartiendo con él y creando un puente de comunicación para ayudar a corregir su comportamiento. Identificar sus aficiones y sus gustos para involucrarlo en actividades y canalizar así su conducta agresiva.
  1. Cuando el niño es espectador es importante aconsejarle:
  • No darle público al agresor, hágale saber que no es divertido lo que hace.
  • Hacerse amigo de la víctima para demostrarle que no está solo.
  • Contarle a un adulto de confianza (padres, profesor o consejero).
  • Ayudar a la víctima a alejarse de la situación, creando una distracción. Si nadie está apoyando al agresor el acoso se detendrá.

Para prevenir el acoso escolar se sugiere seguir las siguientes recomendaciones:

  • Los padres deben monitorear su propia conducta porque los hijos copian lo bueno y lo malo de su entorno familiar.
  • Establecer estándares de conducta, límites y expectativas claras para sus hijos, dentro y fuera de la escuela.
  • Proporcionar un vínculo afectivo seguro para el niño, que sepa que lo apoya y pueden contar con usted.
  • Mostrar conductas de empatía para demostrar que está tratando de entender cómo se siente la otra persona.
  • Proporcionar modelos apropiados de resolución de conflictos. Ofrecer sugerencias o consejos para tratar con compañeros o situaciones conflictivas.
  • Involucrarse en la vida escolar de sus hijos revisando sus tareas, conociendo a los maestros, leyendo con sus hijos y asistiendo a las actividades escolares.

“El acoso escolar no es una forma de divertirse, nadie lo merece, no es parte de la infancia y no forma ni fortalece el carácter del niño. Ser burlado, golpeado, excluido o amenazado no es normal y no es un comportamiento socialmente aceptado a ninguna edad. Debemos promover la empatía, es decir, enseñarles a los niños a ponerse en los zapatos de los demás. Es vital  promover el respeto para garantizar la convivencia pacífica entre iguales sin prejuicios ni discriminación”, concluye el Dr. Johnny Marante.

También puedes consultar: La inteligencia emocional, un escudo contra el acoso escolar

Fuente: NDP/Sanitas

Por. María Arvelo

El exceso de grasa corporal, sea obesidad o sobrepeso, está considerado ya como problema de salud pública. En el caso de los adolescentes, además de los riesgos para su organismo existe también el peligro de que afecte gravemente a su salud emocional.

Con el fin de evitar que sus hijos sufran este problema, Alejandra Parilli -presidenta de la Fundación Laparokids- ofreció en exclusiva para A Tu Salud una lista de recomendaciones:

1-Le recuerdo a todos los lectores que la principal forma de prevenir la obesidad es con la lactancia materna exclusiva, los primeros 6 meses de vida por lo menos.

2- Es fundamental el ejemplo que dan los padres a los hijos, tanto en relación con la alimentación como con la realización regular de actividad física.

3-Yo recomiendo a los padres que eliminen del hogar todo tipo de refrescos (son dañinos, adictivos e innecesarios)

4- Limitar la ingesta de chucherías en la casa, de forma regular, dejar estos alimentos solo para momentos especiales, como fiestas o vacaciones. Lo mismo se debe hacer con los dulces y azúcares.

5-Utilizar en la medida de lo posible más aceite de oliva que otros tipos de aceite. No hacer de las frituras un hábito en la casa.

6-Limitar la ingesta de comida fast-food, por lo menos a una vez cada 3 meses.

7-Realizar actividad física demandante (trotar, bicicleta, yoga, aerobics, etc) preferiblemente en familia y de forma regular.

8-Si tu hijo luce gordito, pero piensas que solo es que luce grande y saludable, probablemente tiene algún grado de sobrepeso u obesidad, el cual cuesta mucha más ver a simple vista en los niños que en los adultos. Por ejemplo: para cualquiera, desde el punto de vista visual un adulto que pese 200Kg es obeso, sin ninguna duda. Pero por el contrario cuando vemos a un niño de 7 años que pesa 45Kg, solo pensamos que es grande. Pues este niño es exactamente igual de obeso mórbido que el adulto.

Fuente: Alejandra Parilli, presidenta de la Fundación Laparokids / Página web: http://laparokids.com/

Por. Janeth Kalaouz

Óscar Misle tiene más de 30 años de experiencia profesional en la prevención de la violencia familiar y escolar. Es un reconocido educador, orientador, psicoterapeuta, locutor, especialista en derechos humanos y cofundador de Cecodap, organización venezolana de referencia en la promoción de la convivencia sin violencia.

A Tu Salud tuvo el placer de conversar un poco con Misle, quien recientemente publicó un libro junto a Fernando Pereira, titulado “Si los pupitres hablaran”. Nos comentó cómo lidiar con una situación de hostigamiento dentro y fuera de un salón de clases.

¿Quién es responsable?

“Si en un familia hay violencia o abandono, puede traducirse con el tiempo en un niño acosador o en niño maltratado. En el caso de la escuela, si ésta no actúa hay una responsabilidad por omisión de la institución. Si la sociedad en su conjunto no acepta que el bullying es un tipo de violencia, también la culpa recae en ella. Y los niños que son observadores pasivos ante los actos de abuso, de alguna manera son cómplices. Podemos decir que cada quien de acuerdo a su rol tiene que asumir un compromiso para prevenir, para evitar o para actuar cuando ya esté ocurriendo”, comentó el especialista.

En la medida que seamos intolerantes y se acentúe el no aceptar la diversidad y entender que todos somos distintos de alguna manera, eso equivale a que el acoso sea más regular.

¿Qué sucede si el acoso no es notificado?

“Hay muchas consecuencias. Una muy importante se trata de que la persona que ‘molesta’ utiliza el poder y además el miedo como herramientas para poder intimidar, agredir o hacerle daño a alguien, delante de unos testigos que de forma silenciosa le están aplaudiendo sus acciones. Y a medida que vaya creciendo va a tener conflictos en todos los aspectos de su vida: desde el personal hasta el laboral. También hay una implicación de tipo psicológico o de tipo de salud mental: la persona que es acosada, que tiene un concepto bajo de sí misma por todo lo que significó el rechazo, las burlas y las ofensas; tendrá problemas para socializar, para conectarse con su interior, siempre tendrá una necesidad de aprobación de su alrededor y cualquier crítica la tomará de mala forma. También puede suceder que se convierta en un ser humano agresivo porque de alguna manera todo eso que reprimió por tanto tiempo hace que en un determinado momento se desahogue y empiece hacer lo que le hicieron. Por estas razones es importante tratar a los involucrados a tiempo y evitar desastrosas secuelas tanto en hombres como en mujeres”, añadió.

En la película "Matilda", el personaje principal es acosado pero curiosamente no por sus compañeros ni por su maestra, sino por su directora y familiares.
En la película “Matilda”, el personaje principal es acosado pero, curiosamente, no por sus compañeros ni por su maestra, sino por familiares y la directora del colegio donde estudia.

¿Te está ocurriendo a ti o a alguien que conoces?

“Si un niño o niña sufre de acoso escolar, es importante hablar con la familia para sentir el apoyo y la protección de inmediato. De igual forma, esto no debe quedar en el contexto del hogar, hay que conversar con el colegio y permitirle al muchacho acosado que se exprese y no sólo sus representantes (jamás se le puede aconsejar que tome la justicia por sus propias manos). Es fundamental el apoyo profesional, en el caso, de que no pueda superar la vergüenza y los malos ratos vividos.

Es necesario que él o ella entiendan que no hay justificación ni excusa para ser vulnerado. Todos merecemos un trato cordial sin importar nuestras condiciones“, dice el autor de “Si los Pupitres hablaran” para finalizar la entrevista.

Si la escuela no actúa, se puede optar por ir a la Defensoría del Niño, Niña y Adolescente.

Les dejamos el trailer de “Precious” que narra la vida de Claireece “Precious” Jones, una adolescente obesa y analfabeta, víctima de diversos abusos.

Fuente: Óscar Misle, reconocido educador y orientador. Teléfono: (0414)2723374

También puedes consultar:

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO

jQuery(".widget_aas_widget").css("padding","10px");