Martes 25 Abril 2017
Tags Posts tagged with "dormir poco"

dormir poco

Por II - Equipo A tu salud TV

Durante un estudio realizado por el Dr. Pierre Maquet, de la Universidad de Lieja, en Bélgica, se demostró que el rendimiento cognitivo no sólo depende de la privación de sueño, sino que también está regulado de manera no lineal por el reloj circadiano, pues parece que no tenemos uno, sino varios relojes en el cerebro.

Aprende más sobre este interesante tema en este vídeo:

El reloj circadiano en los mamíferos está localizado en el núcleo supraquiasmático, estos son de suma importancia no sólo para determinar los patrones de sueño y de la alimentación, sino para la actividad de todos los ejes hormonales, la regeneración celular y la actividad cerebral, entre otras funciones.

Lea también: Dormir mal afecta la flora intestinal y causa obesidad

0 1108

Por. Dr. Claudio César Cárdenas

No es un secreto para la comunidad médica o para la población en general que el estrés, y sobre todo el estrés crónico enferma. Ha sido demostrado en estudios, tanto en modelos animales como en humanos, que el estrés psicosocial es un factor de riesgo para infecciones virales, enfermedad cardiovascular, cáncer, asma y otras patologías1,2.

Sin embargo, no todo el mundo se afecta igual por el estrés, algunas personas lo toleran muy bien y lo sobrellevan, otros por el contrario sucumben ante él  y con frecuencia sufren sus consecuencias. Pero, ¿Qué hace que algunas personas soporten más estrés que otras?

Esta interrogante ha sido el objeto de muchos estudios entre los científicos y médicos, los cuales han buscado diversos elementos que pueden hacer a las personas más o menos susceptibles a las situaciones estresantes, y una de las características que hace que las personas se vean más afectadas por el, es porque su sistema nervioso vegetativo se altera, provocando mayor actividad del sistema simpático que genera modificaciones en la circulación, la presión arterial sistólica y en la liberación de ciertas hormonas y sustancias en la sangre

Se ha descrito que algunos rasgos de personalidad, el ambiente, la situación económica, social o política de los individuos pueden contribuir a que la persona sea vulnerable al estrés, pero las investigaciones de estos factores de riesgo continúan.

Recientemente Liu y colaboradores, publicaron en uno de los primeros números del 2015 de la revista científica Sleep, un trabajo en donde se estudia la respuesta al estrés  en 40 individuos3.A 20 de ellos se le permitió dormir holgadamente toda la noche sin interrupciones, y a los otros 20 les fue interrumpido el sueño, no permitiéndoles dormir más de 6 horas. A la mañana siguiente, todos fueron sometidos a pruebas neuropsicológicas, las cuales fueron practicadas por personal calificado que usaba un método de “feedback” (o retroalimentación en español) que generaba angustia a las personas. El estrés fue medido con un dispositivo validado internacionalmente, que se coloca en la piel de la mano, y registra la conductancia eléctrica, la cual cambia según la respuesta del paciente. A mayor estrés, mayor conductancia.

Lea además: Meditación: Reduce el estrés y el envejecimiento

Obtuvieron como resultado que, las personas que dormían menos de las horas que necesitaban para sentirse bien, respondían al ejercicio neuropsicológico con una descarga mayor en la piel, que las personas que habían dormido completo durante toda la noche, determinándose de esta manera, que aquellos individuos que habían sido privados de sueño, tenían una respuesta excesiva estresante comparado con el grupo control, que aunque también se estresaba, tenía menos conductancia eléctrica. En conclusión, los que durmieron menos, se estresaron más.

Aunque esto es un estudio de investigación controlado, si lo extrapolamos a nuestra sociedad actual, que cada vez duerme menos, que tiene menos tiempo para descansar por obligaciones laborales o de familia, que constantemente deja de dormir para que el día le alcance para realizar sus actividades, no es descabellado pensar que la respuesta al estrés de estos individuos podría ser exagerada, o poco saludable.

La falta de sueño se ha considerado un factor de riesgo para desarrollar muchas enfermedades, el estrés crónico también. Es muy probable que quizás estos dos factores estén tomados de la mano.

Revise su sueño, calcule cuanto está durmiendo, es probable que tenga un día mucho más llevadero y menos angustiante si durmió bien el día anterior. No lo haga solo un día, respete su sueño siempre. Duerma lo que necesita, no lo que pueda. Créame, si el sueño no fuera importante, la naturaleza no nos obligaría a dormir todos los días.

Lea también: Tratamientos naturales para el trastorno del sueño

Fuentes:

  1. Miller G, Chen E, Cole SW, authors. Health psychology: developing biologically plausible models linking the social world and physical health. 2009;60:501–24.
  2. Schneiderman N, Ironson G, Siegel SD, authors. Stress and health: psychological, behavioral, and biological determinants. 2005;1:607–28.
  3. Jean C.J. Liu, PhD1; SilvanVerhulst, BSc1,2; Stijn A.A. Massar, PhD1; Michael W.L. Chee, MBBS. Sleep Deprived and Sweating It Out: The Effects of Total Sleep Deprivation on Skin Conductance Reactivity to Psychosocial Stress.SLEEP2015;38(1):155–159

Por. Equipo de redacción A tu Salud

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2030, 7 millones de vidas se perderán debido a enfermedades no transmisibles, por factores de riesgo comportamentales y físicos como el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) añade que dentro de 15 años, 2 de cada 3 personas serán obesas.

Las cifras de la OMS revelan que anualmente mueren 3,4 millones de adultos como consecuencia del sobrepeso y la obesidad.

Un reportaje publicado por el Diario Vasco señala estas declaraciones de Rubén Bravo, experto en el tema y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO):

“Hoy en día sabemos que las personas severamente obesas viven 10 años menos que las de peso normal y que cada 15 kilos extras aumentan el riesgo de muerte temprana en un 30%”

Por ello, los expertos de IMEO creen que es necesario identificar las causas actuales que provocan la epidemia de besidad y apuntar posibles soluciones. Así han elaborado una lista con los 4 pilares de la obesidad, que son los siguientes:

Una mala dieta rica en azúcar

Según la OMS consumimos más azúcar de lo que debemos. Hablamos del azúcar refinado, la glucosa y la fructosa y no del azúcar contenido de forma natural en frutas y verduras. Según la OMS, el azúcar ingerido no debe aportar más del 10% de las calorías diarias, es decir 50g para los adultos y hasta 37g para los niños, aunque por el bien de la salud, los expertos recomiendan no sobrepasar los 25g.

«Esta cantidad equivale a 6 cucharaditas de azúcar contenidas en una lata de refresco endulzado», apunta Bravo.

En este sentido debemos tener cuidado no con el azúcar que añadimos a nuestra comida, sino el que ya contienen ‘escondido’ los alimentos envasados que compramos en el supermercado.

Figura1

Sedentarismo = muchas horas de trabajo + falta de sueño reparador + inactividad física + estrés + cenas tardías

«No se trata de un concepto abstracto, sino de la suma de una serie de hábitos o condiciones que, a la larga conducen a obesidad», apunta el experto de IMEO. «Es un error pensar que la obesidad es cosa de amas de casa o personas en el paro. Un estudio epidemiológico apunta que más de la mitad de los trabajadores del estado español sufren sobrepeso u obesidad. Está demostrado que jornadas laborales excesivamente fomentan la depresión, el estrés y el mal dormir, además de aumentar el 60% el riesgo de sufrir un padecimiento cardiaco», agrega.

La falta de sueño relentece el metabolismo y aumenta los niveles de ghrelina, hormona que no sólo estimula el apetito, sino que también favorece la acumulación de lípidos en forma de grasa visceral

Dormir menos de 7 horas o tener sueño de poca calidad es otro factor que tiene relación directa con la obesidad. Por un lado, afecta los niveles de energía a lo largo del día, incide en la falta de ganas para hacer ejercicio y nos induce a comer ciertos alimentos, como café, dulces o hidratos de carbono, porque nos proporcionan energía rápida, aunque temporal.

 

efecto-rebote-a-tu-salud

No buscar ayuda profesional y decantarse por métodos milagrosos con alto riesgo de efecto rebote

Cuando hay un problema de salud, debe ser diagnosticado por los profesionales, y no con autocura o dietas milagrosas con posterior efecto rebote. No acudir a un especialista es un error capital y a la medida que pasa el tiempo, el problema se hace más grande y la solución está cada vez más lejos.

Hoy en día existe un amplio abanico de soluciones, diagnósticos precisos, tratamiento multidisciplinar y grados de cirugía aplicadas a la obesidad con atención personalizada. «Con la ayuda de la tecnología médica podemos determinar con precisión las hormonas del paciente, su estado emocional, sus hábitos alimenticios, su metabolismo basal y hasta sus polimorfismos genéticos, es decir las mutaciones en los genes relacionados con obesidad, todo esto nos permite proponer recomendaciones dietéticas adecuadas a cada individuo», explica el portavoz del IMEO.

Falta de costumbre para cocinar y cultura nutricional pobre

Los obesos de ahora están creando gran numero de obesos para el futuro. Lo confirman las estadísticas con el disparo de la obesidad infantil en las últimas décadas. «Tenemos suficientes razones para creer que los jóvenes de hoy serán la primera generación que no sobrepasará la edad de sus padres, debido a enfermedades cardiovasculares y la diabetes», afirma Bravo.

Fuente: Diario Vasco  

También puedes consultar:

OMS alerta por obesidad infantil

Niños con obesidad y sobrepeso con propensos a sufrir de prediabetes

La hormona anti obesidad