Jueves 22 Junio 2017
Tags Posts tagged with "Dra. Peggi Piñango"

Dra. Peggi Piñango

Por Dra. Peggi Piñango

dolor pélvico
Foto referencial

El dolor pélvico también conocido como “dolor en los ovarios” según las pacientes, es uno de las molestias que frecuentemente afectan a la paciente ginecológica; y puede presentarse en forma aguda, si es de reciente aparición y rápida evolución, o en forma crónica si es un dolor que cursa con algún tiempo y se mantiene con una intensidad más o menos estable.

En el caso del dolor agudo generalmente es evaluado por emergencia, y puede o no ameritar tratamiento quirúrgico según su causa, entre ellas: apendicitis, torsión o ruptura de quiste ovarico, aborto y embarazo ectópico.

Sin embargo, el caso del dolor crónico puede ser complejo para la paciente y el médico, debido a que algunos diagnósticos se logran cuando hemos descartado otros.

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

Dolor pélvico
Imagen referencial

Como puedes observar en la imagen, la pelvis además de contener los órganos genitales femeninos, también contiene parte del intestino, la vejiga, el sacro y el cóccix, los vasos sanguíneos y los nervios que forman parte de esta área.

Causas

No ginecológicas

Es así como cuando una paciente refiere dolor pélvico debemos descartar entre las causas no ginecológicas las siguientes patologías: problemas digestivos como el colon irritable, estreñimiento, infecciones urinarias, varices pelvianas, hernias inguinales, compresión de raíces nerviosas en la columna vertebral, hernias discales, y dolor de origen neuropático por alteración de la sensibilidad de las fibras nerviosas.

Lea también: Cuidados en el embarazo en tiempos de crisis

Ginecológicas

Entre las causas ginecológicas están los procesos infecciosos como la enfermedad inflamatoria pélvica que puede originarse en infecciones vaginales que no son tratadas correctamente y que evolucionan a las trompas uterinas y pueden generar infertilidad por obstrucción tubárica.

No menos frecuente es la endometriosis, en la cual el tejido endometrial que normalmente se encuentra solo dentro de la cavidad uterina, se ubica en focos en toda la cavidad pélvica originando dolor de moderada a fuerte intensidad y ocasionando también infertilidad.

Este tipo de paciente puede ser de difícil control en vista de la cronicidad de la patología y puede tener periodos de dolor alternos con la ausencia de síntomas según el cumplimento del tratamiento y la severidad de la endometriosis.

También aquellas pacientes con miomas o fibromas uterinos pueden presentar dolor, y estar asociado a trastornos menstruales como el sangrado abundante e irregular.

Aquellas pacientes con tumores de ovario no siempre presentan dolor y puede ser un hallazgo ecográfico su diagnóstico.

La ovulación también puede cursar con dolor unilateral, igualmente el dolor propio de la menstruación conocido como dismenorrea.

Una vez que consultes al ginecólogo es importante que describas aquellos síntomas adicionales al dolor pélvico para realizar en forma eficiente el diagnóstico.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 100

Por Dra. Peggi Piñango

cesáreas
Foto referencial

La Organización Mundial de la Ssalud (OMS ) declaró en el 2015 que los profesionales de salud en el mundo consideran que la tasa ideal de cesáreas debe oscilar entre el 10% y el 15% de todas las gestaciones que llegan a término. Sin embargo estas cifras difícilmente son alcanzadas y solo por algunos países como Finlandia o Suecia.

En algunos estudios se ha comentado que la mayor tasa de mujeres con cesáreas ocurría en mayores de 35 años, casadas, con estudios universitarios, de áreas metropolitanas y con seguro privado, concluyendo que en muchas ocasiones este aumento no está ligado razones médicas sino a niveles de educación y factores sociales. Estudios también arrojan que hasta un 60% de las cesáreas se realizan sin una indicación clara.

cesáreas
Foto referencial

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

Responsabilidad del médico y del paciente

En la decisión de practicar una cesárea muchas veces se involucra no sólo la decisión del médico, sino también de la paciente que idealiza la cesárea y atribuye al parto un proceso muy doloroso que no sabe si es capaz de soportar. Esta creencia de idealizar la cesárea surge en parte por los avances en las técnicas quirúrgicas que han disminuido considerablemente las complicaciones de este acto quirúrgico.

A las pacientes en ocasiones le puede parecer más práctico, indoloro y seguro para sus bebés someterse a una cesárea, y está opinión tiende a ser alentada por el obstetra para organizar mejor su tiempo y evitar trabajos de parto a horas inconvenientes, es decir, cesárea por conveniencia o comodidad obstétrica.

Sin embargo también podemos resaltar y aunque no justifica el excesivo número de cesáreas en países como el nuestro, el hecho que implica el entorno de inseguridad que se vive en nuestras ciudades y que en gran parte de los casos obliga tanto a médico como a paciente a buscar un horario apropiado para inducir un trabajo de parto y evitar la emergencia en altas horas de la noche, o incluso planificar una cesárea electiva.

cesarea
Foto referencial

Lea también: Cuidados en el embarazo en tiempos de crisis

Recordemos también que aproximadamente un 15% de las pacientes tendrán indicación obstétrica de cesárea, donde el beneficio es mayor al obtenido mediante un parto vaginal, como es el caso de la presentación podalica, la placenta previa, la ausencia de líquido amniótico, los fetos voluminosos, la prematuridad extrema como son aquellos bebes con menos de 34 semanas, entre otros; tampoco se puede obligar a una paciente que no desea un parto a tenerlo.

¿Parto o cesárea?

El parto es un proceso fisiológico para el cual está preparado el organismo. Es un evento hermoso, donde el cuerpo de la mujer sufre las modificaciones necesarias para traer una nueva vida al mundo. Y como es un proceso fisiológico, la recuperación es inmediata, la ingesta de alimentos por parte de la madre es rápidamente, y una vez culminadas las contracciones la paciente no experimenta dolor.

La cesárea por su parte es un acto quirúrgico, una cirugía donde se exponen los órganos pélvicos e abdominales como el intestino, y que implica un riesgo de complicaciones como toda intervención quirúrgica. La recuperación es más lenta, debe mantenerse tiempo de ayuno pre y postquirurgico y el dolor postoperatorio generalmente está presente el primer día y progresivamente disminuye.

Tanto el parto vaginal como la cesáreas pueden presentar complicaciones pero los riesgos son mayores con una cesárea, por tratarse de una cirugía. Además la realización de una cesárea predispone a una siguiente cesárea, con consecuencias en la fertilidad por las cicatrices uterinas.

cesáreas
Foto referencial

Lea también: Canaliza el estrés durante el embarazo

¿Que consecuencias tiene una cesárea para el bebé?

Recientemente se ha comentado la importancia de la exposición del bebé a la flora vaginal materna durante el trabajo de parto, siendo determinante en el desarrollo de la microbiota intestinal del recién nacido, que a su vez se le atribuye un papel importante en el desarrollo endocrino, inmunológico, metabólica y neuroregulador del neonato.

Se ha relacionado un incrementos del número de niños con asma en aquellas paciente sometidas a una cesárea electiva, en contraposición con aquellas pacientes que tuvieron una cesárea de emergencia quienes inicialmente presentaron trabajo de parto. De igual forma algunos estudios señalan aumento de la frecuencia de obesidad en la edad adulta en estos bebés con cambios en la microbiota intestinal, además que los niños nacidos por cesárea frecuentemente no reciben lactancia materna y si la reciben es por menos tiempo.

En conclusión recordemos cómo médicos que siempre es importante explicar los riesgos y beneficios tanto del parto como la cesárea, individualizando cada paciente, y que concientizar a nuestras pacientes es nuestro trabajo, que siempre debe se realizado apegado a la ética médica.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 111

Por Dra. Peggi Piñango

salud ginecológica
Foto referencial

En tiempos de crisis como la que vive nuestro país, especialmente en el sector salud, la prevención toma un papel determinante y se hace indispensable para lograr mantener un cuerpo sano. Establecer medidas preventivas desde nuestra juventud contribuye en gran medida a diagnosticar y tratar enfermedades en sus etapas iniciales, en lugar de permitir el progreso de las mismas, que en algunos casos tienen consecuencias irreversibles.

La salud de la mujer debe cuidarse desde temprana edad. En este artículo revisaremos los puntos más importantes que deben cuidarse en cada etapa de la vida femenina.

La salud ginecológica en la infancia

En el caso de las niñas, son las madres quienes observan el adecuado desarrollo de los órganos genitales femeninos y la aparición de los caracteres sexuales secundarios como son el crecimiento del vello púbico, el desarrollo de las glándulas mamarias y la aparición de la menstruación; si se observa alguna irregularidad en la aparición de estos caracteres se debe acudir al médico.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

salud ginecologica en la infancia
Foto referencial

Puntos clave de la salud ginecológica en la adolescencia

Las jóvenes frecuentemente presentan irregularidades menstruales con tendencia a la oligomenorrea o atraso de la menstruación, debido a la inmadurez del eje hormonal que se presenta en esta edad. También con la aparición de la menstruación y el cambio en la flora vaginal puede presentarse aumento del flujo vaginal y en algunos casos presentan signos de infección como el prurito y el mal olor.

En esta etapa es importante recordar que es muy probable que la adolescente inicie la actividad sexual; según las estadísticas la edad a la cual predominantemente se presenta la primera relación sexual en las jóvenes varía entre los 14 y 16 años en Venezuela, sin embargo cada vez más se observan casos a edades tan jóvenes como como los 11 y 12 años.

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

Orientar a las jóvenes es labor principalmente de las padres, educándoles acerca de la responsabilidades y riesgos que representa el inicio temprano de la vida sexual, las ventajas de esperar la madurez sexual y mental adecuada para comenzar la actividad sexual, y recordando que, en el caso que la adolescente inicie la sexualidad, es preferible una actitud responsable al desconocimiento que trae como consecuencia embarazos no deseados y la posibilidad de adquirir infecciones de transmisión sexual. Hablar con los hijos sobre este tema y acudir con la adolescente a su primera consulta ginecológica, es un paso importante en la prevención.

La salud ginecológica de la mujer adulta
Salud ginecológica adulta
Foto referencial

En esta etapa ya debemos establecer como pauta el control ginecológico anual, donde el médico realizará la prueba de Papanicolaou o citología, punto clave en la prevención del cáncer de cuello uterino, patología que aún sigue ocupando uno de los primeros lugares en la lista de muertes por cáncer en nuestro país, a pesar de contar con métodos de prevención temprana.

También con el examen ginecológico podemos diagnosticar y tratar infecciones vaginales que si no se tratan pueden desencadenar procesos más graves como la enfermedad inflamatoria pélvica e incluso infertilidad por obstrucción de las trompas uterinas.

En este control ginecológico también se realiza en el examen mamario y la evaluación ecosonográfica de la pelvis, y de esta realizamos detección de enfermedades en la mama, útero y ovarios. En pacientes mayores de 35 años se solicita la evaluación mamográfica, método principal en el despistaje de cáncer de mama.
La tercera juventud o también llamada menopausia.

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

Nuestra paciente menopáusica debe seguir el control ginecológico anual, y se agregan ciertas evaluaciones como la cardiovascular, recordando que muchas pacientes presentan hipertensión silenciosa y este tipo de enfermedad trae consecuencias graves para órganos como el corazón, riñones y cerebro que pueden prevenirse con el diagnóstico temprano. Es importante también la evaluación por gastroenterología, especialmente si hay antecedentes de cáncer de colon, otro de los tipos de cáncer más frecuentes y responsable de altas cifras de mortalidad en Venezuela. Frecuentemente estas pacientes también ameritan evaluación endocrinológica por la aparición de trastornos tiroideos y alteraciones en el metabolismo del azúcar como la diabetes. También es importante el despistaje de osteoporosis, tomando en cuenta que esta patología representa un riesgo importante de fracturas de cadera, que a su vez eleva la morbimortalidad de la tercera edad.

Finalmente recordemos los cuidados básicos que deberían de practicarse a cualquier edad para el cuidado de la salud: alimentación balanceada y saludable, realizar ejercicio regularmente, evitar el sobrepeso y la obesidad, no fumar, y no esperar a sentir algún síntoma para realizarnos un chequeo médico; muchas pacientes utilizan el argumento “yo no me siento nada, para qué me voy a realizar la mamografía”…lamentablemente cuando se siente un nódulo ya no se trata de una lesión localizada y la probabilidad de curación definitiva es menor. Prevenir es curar.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 151

Por Dra Peggi Piñango

alimentación en el embarazo
Foto referencial

Durante el embarazo aumenta el requerimiento calórico, pero no por esto debes comer por dos. Es importante mantener la ganancia de peso adecuada, aproximadamente 1 kg o 1,5 kg por mes para un total de 10-12 kg en todo el embarazo, y de esta manera realizamos prevención de hipertensión y diabetes gestacional y prevenimos la aparición de estrías por estiramiento de la piel.

La alimentación debe ser balanceada, es decir, consumir todos los grupos de alimentos sin abusar ni abandonar ningunos de ellos; es decir que debes consumir tanto carbohidratos, proteínas y vegetales. Es recomendable seguir ciertas pautas para evitar el contagio de enfermedades infecciosas como la toxoplasmosis o las infecciones gastrointestinales.

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

comer-saludable-durante-el-embarazo2
Foto referencial
Principales recomendaciones:

• La higiene adecuada de los alimentos crudos: estos alimentos que no pasan por el proceso de cocción, si no se realiza el lavado adecuado de las manos y de las frutas, vegetales o verduras, podemos estar en riesgo de ingerir alimentos contaminados. Es recomendable en el caso de los vegetales como lechuga, berro, o cualquier hoja verde lavarlos con abundante agua y luego deja remojar por unos 10 minutos en agua filtrada o hervida con unas gotas de vinagre. Los jugos recuerda prepararlos con agua filtrada o hervida y lavar bien las frutas antes de manipularlas.

• Cocción adecuada de las carnes y huevos: nada de carnes semicrudas o crudas porque al no estar completamente cocidas puedes estar ingiriendo carnes contaminadas, especialmente el pollo que es importante transmisor de salmonella, al igual que el huevo.

• Prefiere los jugos pasteurizados si estas comiendo en algún sitio público, y los jugos naturales en tu casa elaborados con agua hervida o filtrada.

• Evita las comidas en sitios ambulantes que no sabemos si tienen el permiso sanitario adecuado.

• En el caso de sushi, que generalmente se hace con pescado crudo, prefiere los de tipo tempurizado que no traen nada crudo.

nutrición-en-embarazo-a-tu-salud-
Foto referencial

Lea también: Cuidados en el embarazo en tiempos de crisis

Recomendaciones en cuanto a la ingesta de azúcar y harinas

La ingesta de azúcar debe ser con moderación: prefiere los jugos con poca o ninguna azúcar; recuerda que las frutas tienen su propia azúcar, y algunas aportan más calorías que otras, como el coco, el cambur, el mango, y también el plátano, así que si tienes una ganancia excesiva de peso limita el consumo de estas últimas. De igual forma el consumo de bebidas gaseosas o refrescos debe estar limitado, ya que este tipo de bebidas tienen grandes cantidades de azúcar.

¿Y qué hacer si te provoca una hamburguesa, pizza, perro calientes, empanadas, tortas, dulces? En ningún momento están prohibidos este tipo de alimentos, pero no los debes de comer todos los días, ya que todos estos alimentos son hipercalóricos, es decir que tienen demasiadas calorías y su ingesta diaria aumenta el peso materno rápidamente. Puedes comerlos, siguiendo la adecuada higiene que se mencionó anteriormente como la carne bien cocida, máximo una vez a la semana, o dos si son pequeñas porciones.
La ingesta de pescado no está prohibida.

La ingesta de pescado en el embarazo no está contraindicada. Es una excelente fuente de proteínas y omega 3. Puedes comerlos pero con moderación ya que pueden contener sustancias contaminantes. Debes limitar el consumo de ciertos pescados grandes como el tiburón, pez espada, carite e incluso el atún fresco, que están relacionados con mayores cantidades de mercurio, elemento que al estar presente en grandes concentraciones en la sangre materna puede alterar el desarrollo neurológico del bebé e incluso algunos estudios lo asocian con trastornos por déficit de atención con hiperactividad en la infancia.

Lea también: Los cambios que se producen en tu cuerpo durante el embarazo y cómo mejorarlos

Los expertos en toxicología recomiendan el salmón, sardinas, los camarones y la ingesta de atún enlatado eventualmente. Es preferible que alternes los tipos de pescado que comes y no comer más de tres porciones a la semana; retirarles la piel y cocinarlos muy bien ayuda a disminuir los contaminantes; recuerda que no puedes consumirlos crudos. Son mayores los beneficios que los riesgos de comer pescado durante el embarazo, así que no te niegues a comerlo, solo cómelo siguiendo las recomendaciones.

En el caso de la paciente que empieza el embarazo con obesidad, puede estar restringida la ingesta de calorías por el peso elevado que ya tiene la paciente. También es importante en el caso de las pacientes vegetarianas o con regímenes especiales de alimentación la asesoría por un nutricionista debido a que la restricción de algún grupo de alimentos como las carnes por ser la principal fuente de proteínas, podría generar consecuencias en el crecimiento fetal. Siempre consulta a tu médico y nutricionista en que forma debes alimentarte.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 233

Por Dra Peggi Piñango

miomas embarazo
Foto referencial

Los miomas o fibromas son tumores benignos de la pared del útero, y es una de las patologías ginecológicas más frecuentes. La mitad de todas las mujeres alrededor de los 50 años tiene miomas. Aunque no se conoce la causa exacta, los factores genéticos y hormonales pueden ser responsables de su origen. Estas tumoraciones pueden estar localizadas en distintas partes del útero y se les llamas según sea el caso subserosos, intramurales, submucosos, pediculados e intracavitarios, como vemos en la imagen.

miomas embarazo
Imagen cortesía

Lea también: Cuidados en el embarazo en tiempos de crisis

Los síntomas varían según el tamaño y la localización

Los síntomas dependen de la localización y tamaño de los miomas: el dolor pélvico generalmente está asociado a los miomas subserosos o intramurales, a diferencia de los miomas submucosos que aunque sean pequeños pueden ocasionar trastornos menstruales caracterizados por el aumento del número de días y la pérdida hemática abundante. También pueden ser asintomáticos frecuentemente.

En algunas pacientes según el grado de pérdida hematica durante la menstruación puede presentarse anemia e incluso ameritar transfusiones en los casos más severos. Además, si los miomas son de gran volumen pueden causar síntomas por la compresión de órganos vecinos como la vejiga y el recto, presentando orina o evacuaciones frecuentes asociado a dolor en algunos casos.

Las opciones de tratamiento dependen de la edad de la paciente, los síntomas y el tamaño del mioma

Los miomas tienden a involucionar durante la menopausia, es decir, que pueden hacerse más pequeños, y dependerá de los síntomas, el crecimiento del mioma, la edad de la paciente y su deseo de fertilidad la decisión de realizar una cirugía para extirparlos (miomectomía) o retirar completamente el útero (histerectomía).

También pueden controlarse los síntomas con tratamiento médico como los dispositivos intrauterinos medicados con progesterona y las pastillas anticonceptivas.

En el caso de los miomas subserosos pequeños y según el operador puede ser suficiente el tratamiento mediante histeroscopia quirúrgica, un procedimiento mediante el cual se introduce una óptica por vía vaginal para visualizar la cavidad uterina y mediante visión directa se puede extirpar un mioma subseroso pequeño.

En algunos centros de realiza la embolización arterial de miomas uterinos realizado por radiólogos intervencionistas, sin embargo son técnicas menos utilizadas en nuestro país.

Lea también: La importancia del bienestar emocional de la madre durante el embarazo

miomas y embarazo
Imagen cortesía
¿Como pueden influir en la fertilidad ?

Si se trata de una paciente en busca de fertilidad, los miomas en algunas ocasiones pueden ser causa de infertilidad pero no es la causa más frecuente. Lo más típico es que estas pacientes se embarazan y cursan con embarazo prácticamente normal. Sin embargo si la paciente se va a someter a un tratamiento de fertilidad avanzada como la fertilización in vitro, lo más recomendable en estos casos es la resolución de los miomas que pueden disminuir la probabilidad de éxito de estas técnicas.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

¿Qué ocurre si se diagnostican en el embarazo ?

No es poco frecuente que una paciente con diagnóstico de miomatosis, logre un embarazo. Surge la preocupación en cuanto a la evolución de este embarazo. Si el diagnóstico de mioma ocurre durante el embarazo, las posibilidades de presentar alguna complicación dependerá de la ubicación y tamaño del mioma y su relación con la placenta; en el primer trimestre pueden crecer por el efecto hormonal. Si bien algunos riesgos están presentes, las complicaciones se presentan solo en alrededor del 10% de los casos. Entre ellas tenemos: riesgo de aborto, parto pretermino y hemorragia postparto, dolor, síntomas de compresión por crecimiento interino exagerado como disnea y presión en la boca del estomago.

Sin embargo la mayoría de las pacientes con miomas medianos o pequeños durante el embarazo no tienen síntomas.

El control prenatal adecuado te ayudará a disminuir los riesgos asociados a la presencia de miomas durante el embarazo.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 164

Por Dra. Peggi Piñango

embarazo estres
Foto referencial

La situación actual que vive nuestro país, donde se desarrolla a diario un clima lleno de protestas sociales que involucran a gran parte de la sociedad, puede generar consecuencias en toda la población y en especial en los grupos más susceptibles, como son los niños, ancianos y las mujeres embarazadas.

Estas últimas pueden correr riesgos ante los siguientes hechos: cambios en la alimentación generados como consecuencias de la dificultad en conseguir todos los grupos de alimentos; falta de continuidad en la ingesta de medicamentos por las mismas dificultades en conseguirlos; exposición a gases lacrimógenos o hechos violentos al encontrarse en las calles inesperadamente o al unirse a una de estas protestas y los efectos de largas caminatas como pueden ser las marchas como es el cansancio físico y la deshidratación; y finalmente y no menos importante exposición a estrés severo.

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

embarazo
Foto referencial
¿Qué puede generar en la paciente embarazada la exposición a estos riesgos?

Los cambios en la alimentación, como puede ser la disminución de la ingesta de proteínas, puede traer como consecuencia trastornos en el crecimiento intrauterino fetal y así como en el desarrollo neurológico del bebé; de igual forma, la disminución de los carbohidratos necesarios en un estado hipercalórico como es el embarazo presenta riesgos para la salud materno fetal.

La imposibilidad de conseguir y continuar los tratamientos prescritos por el médico tratante como parte del control prenatal, pueden generar riesgos graves en la salud de la madre o del bebé, especialmente si se trata de entidades como las infecciones urinarias, el parto prematuro, hipertensión gestacional o preeclampsia, asma, epilepsia, diabetes mellitus, entre otras patologías, que al no ser tratadas aumentan drásticamente la morbimortalidad maternofetal.

Lea también: El milagro de la vida, por sobre todas las cosas

La exposición a gases lacrimógenos puede tener un efecto embriotóxico, alteraciones en el desarrollo del sistema nervioso central del bebé, riesgo de parto prematuro y aborto; y aunque no hay suficientes estudios sobre los riesgos asociados a esta exposición, no se descartan efectos en la formación de los órganos fetales que puedan generar malformaciones fetales.

El cansancio físico extremo puede estar relacionado con la aparición de contracciones uterinas antes del término del embarazo, y son bien conocidas los riesgos de la prematuridad como lo son el bajo peso al nacer, dificultad respiratoria, retinopatía, entre otros, además de ameritar cuidados en unidades de terapia intensiva.

La exposición al estrés severo, bien sea por la preocupación ante las numerosas noticias del país en la red, las dificultades para ubicar alimentos o medicinas, las dificultades económicas, entre otras, además recordemos que la paciente embarazada puede presentar cambios emocionales importantes asociados a las hormonas; todos estos factores al estar presentes en forma crónica en una madre embarazada pueden generar efectos importantes como la restricción del crecimiento fetal y la disminución el líquido amniótico, además de la depresión materna.

embarazo
Foto referencial

Lea también: Recomendaciones para asegurar los primeros pasos

¿Qué puede hacer la paciente embarazada para contrarrestar estos efectos?

Es momento de buscar alternativas primordialmente, pero no dejarse vencer. Si el problema es la dificultad para conseguir los alimentos, intenta cambiar la dieta habitual creando nuevos platos por nuevos ingredientes; es así como vemos por ejemplo muchas formas de preparar “arepas” que no incluyen harina de maíz.

De igual forma si no consigues algún medicamento pregunta a tu médico alguna alternativa, pero no dejes de tomarlo sin notificarlo porque te expones a mayores riesgos; también puedes encontrar apoyo con otros grupos de pacientes y compartir e intercambiar medicinas.

Es muy importante el manejo correcto de las emociones en esta paciente embarazada, así que el apoyo familiar es vital; es recomendable que algún familiar cercano filtre el número de noticias que recibe esta paciente.

La práctica de algún tipo de actividad física es necesaria ya que además de los beneficios físicos mejora notablemente el equilibrio emocional produciendo una sensación de bienestar inmediata; los más recomendables son el yoga prenatal, Pilates, natación y caminata, tres veces a la semana por periodos de treinta minutos, siempre con la aprobación previa de tu médico.

No es recomendable para ninguna paciente embarazada asistir a las llamadas “concentraciones” o “marchas” ya que además del cansancio físico extremo y riesgo de deshidratación, puede estar expuesta a gases lacrimógenos, con los efectos ya mencionados.

Recuerda que la prevención es primordial en estos días, donde tratar se hace un poco más difícil, así que inicia tu control prenatal a tiempo, es decir desde el primer trimestre y consulta siempre tus dudas al médico.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 335

Por. Dra. Peggi Piñango

ginecólogo VPH
Foto referencial

El VPH, o virus de Papiloma humano, es una de las infecciones de transmisión sexual más frecuente. Se calcula que más de 60% de la población mundial puede tener contacto con este virus.

En la mayoría de los casos, las infecciones por el VPH de todos los tipos desaparecen antes de que puedan causar problemas de salud. El sistema inmunológico se encarga de eliminar el virus. Sin embargo en algunas personas esto no ocurre y la infección por el virus se mantiene latente y puede desarrollar lesiones como las verrugas genitales o lesiones intraepiteliales.

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

¿Cuantos tipos de VPH existen?

Existen más de 100 tipos de VPH. La mayoría son inofensivos, pero aproximadamente 30 tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer. Así es como se clasifican como: virus de bajo riesgo o de alto riesgo.

Estos tipos de VPH afectan los genitales y se adquieren a través del contacto sexual con una pareja infectada.

Los VPH de bajo riesgo pueden causar lesiones como verrugas genitales o lesiones intraepiteliales de bajo grado.

Los virus de alto riesgo generalmente producen lesiones intraepiteliales alto grado. Se denominan intraepiteliales porque son lesiones que se producen en el epitelio, la capa más externa de la superficie del cuello uterino. Y se clasifican como: bajo grado, aquellas que tienen que representan bajo riesgo de progresión a cáncer de cuello uterino y que pueden incluso desaparecer espontáneamente (llamados LIE bajo grado); y aquellas lesiones de alto grado, consideradas premalignas, con alto riesgo de progresión a cáncer (llamadas LIE alto grado).

En las mujeres, los VPH de alto riesgo pueden conducir al cáncer del cuello uterino, vulva, vagina y ano.

VPH
Imagen referencial
¿Qué opciones de tratamiento hay para tratar el VPH?

El tratamiento de todos estos tipos de lesiones, verrugas y LIE de bajo y alto grado es posible, bien sea con crioterapia, cauterización con electrocirugia, láser, o tratamientos tópicos, por mencionar algunos métodos y dependerá del tipo de lesión ya que no todos se aplican a todos los tipos de lesiones.

Pero ninguno de los métodos disponibles en la actualidad curará la infección por VPH, es decir la permanencia del virus dentro del organismo. Los tratamientos curan la lesión, y la infección se curará o no según el sistema inmunológico de cada persona.

VPH
Foto referencial

Las vacunas disponibles en la actualidad solo protegen contra la infección por Virus de VPH de alto riesgo, porque es el que está asociado con el desarrollo de cáncer, y están indicadas principalmente en las adolescentes antes de evitar e contagio mediante la actividad sexual.

Lea también: Los cambios que se producen en tu cuerpo durante el embarazo y cómo mejorarlos

VPH no significa cáncer

Es importante también aclarar que la infección por VPH no equivale a tener cáncer. Es un factor de riesgo y generalmente está asociado a otros factores como el hábito de fumar, la promiscuidad, inicio de relaciones sexuales a temprana edad, poco o ningún control ginecológico, para que aumenten las probabilidades de desarrollar el cáncer de cuello uterino.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 299

Por Dra. Peggi Piñango

menopausia
Foto referencial

Siempre se ha comentado de las bondades y beneficios de practicar ejercicio para la salud cardiovascular, para el sistema osteoarticular, para la pérdida de peso e incluso el bienestar mental; y todas estas ventajas han sido suficientes para recomendarlo a las mujeres que se encuentran en el periodo perimenopausico, quienes frecuentemente presentan aumento de peso y aumento del riesgo cardiovascular, además de episodios de depresión y ansiedad. Sin embargo recientemente los estudios han demostrado que la práctica de ejercicio puede ayudar a reducir los síntomas vasomotores de la menopausia, también conocidos como bochornos o calorones.

salud cardiovascular
Foto referencial
Un programa que combina el ejercicio con apoyo psicológico

La doctora Débora Godoy-Izquierdo de la Universidad de Granada en España ha publicado en Menopause, en febrero 2017, un estudio donde demostró que un programa que incluía ejercicio cardiovascular, educación sanitaria y promoción de la salud, conduce a mejora de la capacidad cardíaca y metabólica, así como de la salud mental, incluyendo la pérdida de peso y una reducción de los síntomas vasomotores de la menopausia.

Lea también: La importancia del bienestar emocional de la madre durante el embarazo

El programa que combina el ejercicio cardiovascular con intervenciones psicológicas mejoró la calidad de vida y el bienestar mental de mujeres postmenopáusicas, incluso si habían tenido conductas sedentarias. La práctica de ejercicio se definió como la realización de actividad física tres veces a la semana en sesiones de una hora. Las sesiones incluyeron ejercicio cardiovascular aeróbico y entrenamiento de resistencia muscular, complementadas con una intervención psicológica para facilitar el cambio del comportamiento, aunadas a intervenciones de autocontrol para promover la adherencia al programa.

Resultados del estudio: mejor estado de salud y menos “bochornos”

Los resultados reportaron menos síntomas vasomotores de la menopausia (bochornos) y mejoría del estado de ánimo, así como bienestar general en las mujeres, a la vez que sus riesgos de salud disminuían.

menopausia
foto referencial

Con sólo 20 semanas de ejercicio regular adaptado y supervisado, es posible lograr una reducción modesta, pero significativa, del peso y el índice de masa corporal en mujeres posmenopáusicas; estos cambios están relacionados con un mejor estado de salud y una mejoría de la calidad de vida relacionada con la salud, que comúnmente se afecta en pacientes postmenopáusicas con sobrepeso y obesidad.  Los hallazgos indican que el ejercicio ayuda a las mujeres a manejar los síntomas vasomotores, algo que no había sido demostrado de manera concluyente.

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

Otros beneficios del ejercicio durante la menopausia

Otro estudio reciente publicado en JAMA en 2016 señalaba que la actividad física intensa disminuía significativamente el riesgo de desarrollar trece tipos de tumores malignos como: adenocarcinoma esofágico, cáncer de hígado, cáncer de pulmón, cáncer de riñón, cáncer del cardias gástrico, cáncer endometrial, leucemia mieloide, mieloma, cáncer de colon, cáncer de cabeza y cuello, cáncer rectal, cáncer de la vejiga y cáncer de mama.

La explicación para esta relación entre el ejercicio y la disminución del riesgo para ciertos tipos de cáncer podría explicarse por los bajos niveles de estrógenos, insulina y marcadores de inflamación que  se presentan habitualmente en las personas que realizan ejercicio.

Por otro lado es bien conocido el efecto positivo sobre la salud de nuestros huesos con tendencia a la osteoporosis y es una de las medidas recomendable para tratar esta entidad.

En conclusión es importante adquirir el hábito de realizar algún tipo de actividad física y mantenerlo o incluso iniciarlo durante la menopausia, y esta recomendación es válida también para los hombres. Siempre hemos conocido sus múltiples beneficios pero ahora también se agregan la disminución de los bochornos o calorones de la menopausia y la disminución del riesgo de algunos tipos de tumores malignos.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 475

Por. Dra. Peggi Piñango

embarazo y emociones
Foto referencial

A través de los años se ha hecho énfasis en la importancia del reposo prenatal y postnatal. Pero no se habla mucho de la importancia del cuidado de la gestación durante el primer y segundo trimestre, e incluso a nivel social y laboral lo más aceptado es que la mujer trabaje al mismo ritmo que habitualmente lo realizaba antes del embarazo.

Recientemente varios estudios han resaltado la importancia del bienestar psicosocial de la mujer embarazada en todo el embarazo. Así como la psiconeuroinmunologia ha tomado un papel determinante en el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes y las patologías autoinmunes como el lupus, de igual forma es fundamental el papel de las emocionas maternas en el desarrollo del bebé durante su gestación y en su ciclo de vida.

embarazo
Foto referencial

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

¿Los bebés sienten las emociones en el vientre materno?

Los fetos tienen la capacidad de percibir las emociones. Y recordemos que las emociones están ligadas a la producción de hormonas por nuestro organismo: cuando estamos alegres aumenta la producción de serotonina, mejora la inmunidad y bajan los niveles de las cifras de tensión arterial, y cuando estamos tristes o llenos de ira aumentan la producción de cortisol, nuestro sistema inmunitario disminuye y las cifras de tensión arterial pueden aumentar.

No se trata de que la madre deba estar todo el tiempo riendo a carcajadas. Así como en la vida misma, todo es un ciclo, hay momentos alegres y momentos tristes. Y el estrés es necesario para adaptarse. El problema se presenta cuando las situaciones de estrés materno se vuelven crónicas, es decir, cuando la mayoría del tiempo esa paciente embarazada está angustiada, preocupada o incluso triste; entonces ese feto estará constantemente expuesto al microambiente del estrés materno.

emociones en el embarazo
Foto referencial
¿Qué efectos pueden tener esas emociones sobre el feto?

Una investigación llevada a cabo por la profesora Vivette Glover del Imperial College de Londres  en 2007 señaló que los bebés de mujeres embarazadas expuestas a estrés severo como violencia o discusiones violentas pueden presentar un aumento del riesgo de hiperactividad y déficit de atención en su infancia, y ser más propensos a desarrollar ansiedad y miedos, y esto probablemente se relaciona con la exposición prolongada al cortisol  en el vientre materno que puede afectar el desarrollo del bebé.

El estrés crónico está asociado al desarrollo de hipertensión y las mujeres embarazadas que son hipertensas tienen riesgo de desarrollar una disminución del peso estimado fetal para la edad del embarazo, conocido como restricción del crecimiento intrauterino y disminución de los niveles normales de líquido amniótico.

En un artículo publicado recientemente en Autism Research señalan que la interacción entre el medio ambiente y un gen específico altera el riesgo del trastorno del espectro autista y resaltan la importancia del bienestar psicológico de la madre durante el embarazo.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

emociones y embarazo
Foto referencial
El cuidado del embarazo desde la etapa inicial es importante

El desarrollo de las neuronas en el cerebro del bebé comienza desde las primeras semanas de embarazo, y se optimiza en los primeros dos años de vida. Así como consideramos importante la estimulacion adecuada para desarrollar el potencial del cerebro del niño en esa primera infancia, debemos tomar en cuenta que desde el vientre materno ese bebé está en desarrollo y también en ese periodo requiere nuestra atención.

El cuidado del embarazo desde los primeros meses desde el punto de vista nutricional y psicosocial es indispensable. No se trata de pasar todo el embarazo acostada, sino procurar que tus actividades laborales sean acordes a tu nuevo estado, y a tratar de encontrar y disfrutar la sensación de bienestar de manera que tú bebé  también pueda percibir emociones positivas.

Por. Dra. Peggi Piñango

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO

jQuery(".widget_aas_widget").css("padding","10px");