Viernes 28 Abril 2017
Tags Posts tagged with "embarazo"

embarazo

0 135

Por. Dra. Peggi Piñango

cambios en el embarazo
Foto referencial

El motivo de consulta de la mayor parte de las consultas prenatales, además del control de rutina, es la angustia por resolver la gran cantidad de cambios que suceden en el cuerpo de la mujer embarazada. Y es que todo cambia, como les digo habitualmente a mis pacientes; esta bendición de lograr un embarazo va acompañada de cambios, desde el aspecto físico hasta la mente y el alma porque tus prioridades cambian y tu sentido de la vida también. Desde el primer trimestre comienzan los cambios y algunos se van intensificando a medida que progresa el embarazo.

cambios en el embarazo
Foto referencial

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

¿Qué cambios puedes esperar en tu cuerpo durante el embarazo?

En cuanto al aspecto físico, puedes presentar cambios en todos los aparatos funcionales de tu organismo, como el sistema respiratorio con discretas aceleraciones de la respiración e incluso disnea al final del embarazo; en el sistema cardiovascular aumenta la frecuencia cardíaca y ocasionalmente se presentan palpitaciones; en el área gastrointestinal la aparición de náuseas, vómitos, acidez, reflujo, hemorroides y estreñimiento ocupan un porcentaje importante de las molestias que presenta la paciente embarazada; las infecciones urinarias incluso asintomáticas se presentan frecuentemente y deben diagnosticarse y tratarse oportunamente para evitar consecuencias como el parto prematuro; la piel puede verse más reseca y con estrías en la zona abdominal, además de las manchas de la cara o cloasma, y la línea Alba en el medio del abdomen que se oscurece, al igual que las areolas.

Las varices pueden aparecer o empeorarse por la dificultad en el retorno venoso de los miembros inferiores; la columna vertebral frecuentemente se ve afectada por dolor debido al cambio en su curvatura natural y malas posturas; el sistema inmunológico presenta disminución en su actividad; el metabolismo de azúcares tiene tendencia a la hiperglicemia y el sistema nervioso también cambia, algunas veces con sensación de tristeza y angustia  e hipersensibilidad a las emociones, y recientemente se ha asociado la maternidad con la estimulación de la inteligencia y las habilidades sensoriales en búsqueda de proteger al nuevo ser.

embarazo
Foto referencial

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

¿Cómo puedes mejorar los síntomas?

El control prenatal con tu médico de confianza te ayudará a solucionar cada duda y preocupación, además de la alimentación balanceada rica en proteínas, vegetales y frutas y la realización de ejercicio adecuado para el embarazo, como el yoga y el pilates, con el cual conseguirás una sensación de bienestar además de ayudar a los músculos de tu pelvis a fortalecerse para el momento del parto.

Trata de dormir de lado con apoyo de almohadas en la zona baja de la espalda para  mejorar la posición de la columna vertebral; come porciones más pequeñas para evitar la sensación de llenura y acidez, evita el exceso de carbohidratos procesados, frituras, bebidas gaseosas y la cafeína; aumenta la ingesta de fibra, líquidos y comida saludable para prevenir el estreñimiento y si es necesario tu médico puede prescribirte reguladores intestinales; usa ropa cómoda y holgada, evita zapatos de tacón alto que favorecen las varices; orina frecuentemente y toma abundantes líquidos para prevenir las infecciones urinarias; hidrata tu piel frecuentemente, utiliza protector solar desde las primeras horas de la mañana todos los días, y usa cremas a base de colágeno y vitamina E para prevenir las estrías, además de obtener la ganancia de peso adecuada en el embarazo para evitar el aumento de peso brusco que favorece la formación de las estrías.

Finalmente  relájate  y disfruta este momento tan importante de tu vida, porque el bienestar que sientes lo transmites a cada célula de tu cuerpo y a tu bebé y cualquier duda consulta a tu médico, no te automediques.

Después del embarazo tu cuerpo se irá recuperando poco a poco, con la ayuda de la lactancia que favorece la pérdida del peso ganado, y serás nuevamente como antes pero mejor: eres mamá!

Por. Dra. Peggi Piñango

0 329

Por. Dra. Peggi Piñango

embarazo y emociones
Foto referencial

A través de los años se ha hecho énfasis en la importancia del reposo prenatal y postnatal. Pero no se habla mucho de la importancia del cuidado de la gestación durante el primer y segundo trimestre, e incluso a nivel social y laboral lo más aceptado es que la mujer trabaje al mismo ritmo que habitualmente lo realizaba antes del embarazo.

Recientemente varios estudios han resaltado la importancia del bienestar psicosocial de la mujer embarazada en todo el embarazo. Así como la psiconeuroinmunologia ha tomado un papel determinante en el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes y las patologías autoinmunes como el lupus, de igual forma es fundamental el papel de las emocionas maternas en el desarrollo del bebé durante su gestación y en su ciclo de vida.

embarazo
Foto referencial

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

¿Los bebés sienten las emociones en el vientre materno?

Los fetos tienen la capacidad de percibir las emociones. Y recordemos que las emociones están ligadas a la producción de hormonas por nuestro organismo: cuando estamos alegres aumenta la producción de serotonina, mejora la inmunidad y bajan los niveles de las cifras de tensión arterial, y cuando estamos tristes o llenos de ira aumentan la producción de cortisol, nuestro sistema inmunitario disminuye y las cifras de tensión arterial pueden aumentar.

No se trata de que la madre deba estar todo el tiempo riendo a carcajadas. Así como en la vida misma, todo es un ciclo, hay momentos alegres y momentos tristes. Y el estrés es necesario para adaptarse. El problema se presenta cuando las situaciones de estrés materno se vuelven crónicas, es decir, cuando la mayoría del tiempo esa paciente embarazada está angustiada, preocupada o incluso triste; entonces ese feto estará constantemente expuesto al microambiente del estrés materno.

emociones en el embarazo
Foto referencial
¿Qué efectos pueden tener esas emociones sobre el feto?

Una investigación llevada a cabo por la profesora Vivette Glover del Imperial College de Londres  en 2007 señaló que los bebés de mujeres embarazadas expuestas a estrés severo como violencia o discusiones violentas pueden presentar un aumento del riesgo de hiperactividad y déficit de atención en su infancia, y ser más propensos a desarrollar ansiedad y miedos, y esto probablemente se relaciona con la exposición prolongada al cortisol  en el vientre materno que puede afectar el desarrollo del bebé.

El estrés crónico está asociado al desarrollo de hipertensión y las mujeres embarazadas que son hipertensas tienen riesgo de desarrollar una disminución del peso estimado fetal para la edad del embarazo, conocido como restricción del crecimiento intrauterino y disminución de los niveles normales de líquido amniótico.

En un artículo publicado recientemente en Autism Research señalan que la interacción entre el medio ambiente y un gen específico altera el riesgo del trastorno del espectro autista y resaltan la importancia del bienestar psicológico de la madre durante el embarazo.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

emociones y embarazo
Foto referencial
El cuidado del embarazo desde la etapa inicial es importante

El desarrollo de las neuronas en el cerebro del bebé comienza desde las primeras semanas de embarazo, y se optimiza en los primeros dos años de vida. Así como consideramos importante la estimulacion adecuada para desarrollar el potencial del cerebro del niño en esa primera infancia, debemos tomar en cuenta que desde el vientre materno ese bebé está en desarrollo y también en ese periodo requiere nuestra atención.

El cuidado del embarazo desde los primeros meses desde el punto de vista nutricional y psicosocial es indispensable. No se trata de pasar todo el embarazo acostada, sino procurar que tus actividades laborales sean acordes a tu nuevo estado, y a tratar de encontrar y disfrutar la sensación de bienestar de manera que tú bebé  también pueda percibir emociones positivas.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 107

Por. Dr. Carl Rose, Obstetricia y Ginecología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

trombosis venosa profunda
foto referencial

La trombosis venosa profunda se produce cuando se forma un coágulo sanguíneo dentro de una vena, normalmente ubicada profundo en la pierna o en la pelvis. Los coágulos sanguíneos pueden producirse a causa de cualquier cosa que impida la circulación normal de la sangre y debido a la mayor tendencia a coagular que acompaña al embarazo, afección conocida como estado de hipercoagulabilidad, el riesgo se incrementa.

La trombosis venosa profunda es grave porque, si se desprende un coágulo de la pierna o de la pelvis y viaja hasta los pulmones, eso puede convertirse en una emergencia mortal (embolia pulmonar).

Lea además: Coágulos de sangre son la mayor amenaza a la vida

Factores de riesgo

Son varios los factores que pueden aumentar el riesgo de trombosis venosa profunda, incluido el embarazo porque con la gestación aumenta la presión en las venas de la pelvis y las piernas.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de TVP incluyen tener antecedentes familiares de la afección, ciertos trastornos genéticos (trombofilias), la obesidad, la inmovilidad, una cirugía, una hospitalización debido a una enfermedad, un traumatismo o una fractura y ciertos medicamentos.


Si una mujer ya presentó un evento de trombosis venosa profunda durante un embarazo anterior,  el riesgo de recurrencia de TVP en cualquier nuevo embarazo es mayor.

Tratamiento

 

Administrar anticoagulantes durante el embarazo a las mujeres que ya tuvieron una TVP relacionada con el embarazo o a quienes tuvieron una TVP relacionada con la hormona estrógeno puede servir para prevenir futuros coágulos sanguíneos.

A fin de reducir con mayor eficacia el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda, la recomendación normal es de administrar un anticoagulante en todos los embarazos subsiguientes y durante seis semanas después del nacimiento del bebé.

La cantidad y tipo específico de anticoagulante que se necesita depende de varios factores, incluido el peso, el historial médico y el riesgo general de desarrollar otra TVP.

Lea también: ¿Debe tratarse el hipotiroidismo durante el embarazo?

Prevención

A pesar de que un anticoagulante puede reducir mucho el riesgo de otra trombosis venosa profunda, no logra eliminarlo completamente. A fin de mantener el riesgo lo más bajo posible, hay que administrarse el anticoagulante exactamente como se lo receta. Con la mayoría de anticoagulantes, la lactancia no suele ser problema.

De manera general, hacer ejercicio regularmente puede ayudar a reducir el riesgo de un coágulo sanguíneo porque mejora el flujo sanguíneo y la circulación en todo el cuerpo. Sentarse durante períodos prolongados restringe el flujo sanguíneo y hace más probable que se forme un coágulo sanguíneo en una vena. Por ello, es importante permanecer activa durante el embarazo, especialmente las pacientes con antecedentes de trombosis venosa profunda. La recomendación anecdótica incluye levantarse y moverse cada una o dos horas para promover la circulación sanguínea.

Si desea seguir corriendo, hable al respecto con su obstetra. Esa persona puede ayudarla a decidir el nivel adecuado de actividad para su situación. Aunque correr no sea la mejor alternativa, es muy probable que pueda participar en otras actividades que no aumentan el riesgo de trombosis venosa profunda y que la ayudarán a mantenerse en forma y sana durante todo el embarazo.

0 233
hipotiroidismo embarazo
Foto cortesía de Mayo Clinic

En el caso de la hormona estimulante de la tiroides (TSH), las mujeres embarazadas normalmente la producen en un nivel menor de lo normal (0.4 a 4.0 miliunidades internacionales por litro). Algunas pautas internacionales recomiendan que durante el embarazo, los niveles no superen de 2.5 o 3 miliunidades internacionales por litro. Cuando los niveles de TSH superan esas cifras, las mujeres pueden experimentar un hipotiroidismo subclínico, o sea que la tiroides está ligeramente menos activa, lo que puede ocasionar varios problemas de salud si se deja sin tratar.

Ahora, los investigadores de Mayo Clinic informan que uno de esos problemas puede ser la pérdida del embarazo y al investigar más, surgió el planteamiento de que pueden verse afectados hasta 15 de cada 100 embarazos. En un estudio publicado en The BMJ, los científicos mostraron que el tratamiento del hipotiroidismo subclínico (que no es exactamente el nivel al que se trataría a una mujer no embarazada) puede disminuir las pérdidas del embarazo, especialmente en quienes los niveles de TSH se ubican en el extremo superior de la normalidad o más alto.

Lea tambien: Proteína causa depresión durante el embarazo

Más datos sobre el estudio 

Un análisis reciente de 18 estudios reveló que las mujeres encinta con hipotiroidismo subclínico no tratado corren más riesgo de pérdida del embarazo, desprendimiento placentario, rotura prematura de las membranas y muerte neonatal. Aunque parecía que tratar el hipotiroidismo subclínico reduciría la probabilidad de esos hechos mortales, como se sabía que el tratamiento conllevaba riesgos, quisimos encontrar el punto en el cual las ventajas superaban a los riesgos”, explica la Dra. Spyridoula Maraka (doctora en medicina), endocrinóloga y autora principal del estudio.

A través de la bodega de datos de OptumLabs, la Dra. Maraka y su equipo examinaron la información médica de 5405 mujeres embarazadas, a quienes se diagnosticó hipotiroidismo subclínico. De ellas, 843 mujeres con una concentración promedio de TSH previa al tratamiento de 4.8 miliunidades internacionales por litro recibieron tratamiento con la hormona tiroides. El resto, o sea 4562 mujeres con una concentración promedio de TSH previa al tratamiento de 3.3 miliunidades internacionales por litro, no recibió tratamiento.

Lea también: Embarazo. Nuevas recomendaciones de la OMS

Comparado frente al grupo no tratado, la probabilidad de perder el embarazo de las mujeres tratadas era 38 por ciento menor, pero tenían una probabilidad mayor de tener un parto prematuro y de presentar diabetes gestacional o preeclampsia.

El equipo también analizó los niveles de TSH antes del tratamiento para determinar si hubo algún punto en el cual el tratamiento alcanzó el mayor efecto positivo en general.

“No es sorprendente que se haya descubierto que el tratamiento benefició más a las mujeres con los mayores niveles de TSH antes del tratamiento (entre 4.1 y 10 miliunidades internacionales por litro). La probabilidad bastante menor de perder el embarazo dentro de ese grupo fue lo que bajó el promedio y eso aporta un buen argumento para actualizar las pautas clínicas”, añade la Dra. Maraka.

Los investigadores descubrieron que en las mujeres con los niveles de TSH más bajos (2.5 a 4.0 miliunidades internacionales por litro), el riesgo de hipertensión gestacional, que puede llevar a preeclampsia, fue significativamente mayor en las mujeres tratadas que entre las no tratadas. No hubo diferencia entre las mujeres tratadas que tenían los niveles más altos de TSH (4.1 a 10 miliunidades internacionales) y las mujeres no tratadas.

Lea también: Aborto espontáneo generalmente está fuera de control

Resultados

“Los resultados nos llevan a pensar que el tratamiento excesivo es una posibilidad. Cuando los niveles de TSH están entre 2.5 y 4.0 miliunidades internacionales por litro, quizás lo mejor sería dejar sin tratar el hipotiroidismo subclínico”, señala el Dr. Juan Brito Campaña (doctor en medicina), endocrinólogo de Mayo Clinic y coautor del estudio.

El equipo no descubrió ningún otro resultado adverso que pareciera haber sido afectado por los diferentes niveles de TSH previos al tratamiento o por el uso posterior de la hormona tiroides.

El Dr. Brito Campaña añade que la asociación entre la terapia con levotiroxina (fármaco utilizado para tratar el hipotiroidismo) y el riesgo de resultado adversos relacionados con el embarazo (por ejemplo, preeclampsia o diabetes gestacional) debe tomarse como un resultado preliminar que requiere más estudios para evaluar la seguridad de la terapia con levotiroxina en las mujeres encinta y con hipotiroidismo subclínico.

Los resultados y las recomendaciones de este estudio parecen ser un tanto proféticos. El 6 de enero de 2017, la Asociación Americana de la Tiroides publicó pautas actualizadas para la atención médica con recomendaciones respecto al tratamiento de las mujeres que presentan enfermedad de la tiroides durante el embarazo.

“Esas pautas pueden ayudar a las mujeres y a los médicos a decidir juntos lo mejor para ellas. Estamos muy contentos de verlas y continuamos con nuestro compromiso de avanzar la investigación médica y de refinar la información disponible para ayudar a tomar decisiones conjuntas y mejorar la salud”, dice el Dr. Brito.

Si desea más información, visite mayoclinic

0 111

Redacción A Tu Salud

La depresión durante el embarazo ya es algo bastante común y al parecer tiene que ver con una proteína. Tres de cada siete mujeres la experimentan, y en muchas, la intensidad de este trastorno aumenta aun más en el último trimestre de la gestación.

Investigadores del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, encontraron una proteína (biomarcador) que podría ser la responsable de este síndrome.

También puedes consultar: ¿Influye la postura durante el coito a la hora de concebir?

Esta proteína se llama factor neurotrópico cerebral (BDNF, por sus siglas en inglés) y, anteriormente, ya se había asociado con depresión, pero nunca con el embarazo.

Proteína BDNF y el embarazo

En este estudio los investigadores notaron que las mujeres en las que los niveles de BDNF eran menores, tenían más síntomas depresivos, y esta disminución al parecer era mayor hacia el último trimestre de la gestación.

“Nuestro estudio muestra que los niveles de BDNF cambian mucho durante el embarazo y proveen síntomas depresivos en las mujeres. También vimos mucha diferencia en las embarazadas de diferentes razas”, explicó Lisa M. Christian, coordinadora del estudio.Proteína 1

También puedes consultar: Estrés emocional: Afecta a la mujer luego de una pérdida

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores tomaron muestras de sangre durante el embarazo y después del parto en unas 139 participantes, y observaron que los niveles de BDNF cayeron desde el primer hasta el tercer trimestre, y luego aumentaron en la etapa del posparto.

La caída de esta proteína aumentó mucho en las mujeres caucásicas (blancas), y menor entre las de raza negra.

Los científicos también observaron que en las mujeres en las que estos niveles cayeron más, los bebés también tuvieron más riesgo de nacer con bajo peso.

También puedes consultar: Embarazadas adolescentes con mayor riesgo de ACV

Fuente: La Nación

Por. Carolina Vázquez Hernández

Cortesía

Las mamis que hemos dado lactancia materna exclusiva hemos vivido de manera crítica las “pico-crisis de crecimiento” de nuestros bebés.  Han sido días donde la duda nos ha embargado y no nos sentimos capaces de satisfacer todas las necesidades de nuestr@ hij@, han sido días de alta demanda donde bañarse o atender cualquiera de nuestras necesidades básicas ha resultado ser una labor titánica, si es que llegamos hacerlo.  Han sido días donde recurrimos a todos nuestros recursos: amigas, madres, consejeras de lactancias, médicas… buscando una respuesta que nos de paz en esa transición. Quizás, quienes vemos esto a lo lejos suspiramos diciendo, “uf, menos mal que ya salí de eso”, sin embargo hoy quiero decirles que los “picos de crecimiento “ no son sólo biológicos y de alimentación física, nuestros hij@s pasan por “picos de crecimiento emocional, psicológicos y espirituales”.

Mucho de lo que llamamos “crisis”, “rebeldía”, “adolescencia”, “conflictos”, etc… no son más que “picos de crecimiento pisco-emocionales-espirituales”.  Son períodos en donde nuestr@s hij@s nos demandan nuevas habilidades para cultivar, quizás, una nueva relación con ell@s desde su nueva realidad o sus necesidades vigentes.

Mucho de lo que afecta la calidad de relación madre-padre-hij@ es quedarnos en verles como “nuestro eterno bebé”, nuestr@ “dulce y tiern@ niñ@“ sin querer sentir el dolor del parto constante de parirlos a su madurez e independencia en cada período evolutivo.  Es el deseo de , como madres-padres, congelar una manera de amarles, sin ver que eso también se transforma.

Lea también: Amamantar en cualquier momento y lugar

Cuando ell@s comienzan a diferenciarse de nosotros como madres-padres, cuando ya no desean, ni les gustan nuestras propuestas, desde las más sencillas como su ropa, hasta las más importantes, como pueden ser normas y/o hábitos, comienzan a vivirse las frustraciones de que ell@s no son como lo esperábamos, no comprendemos el por qué nos tenemos que plantar en una “lucha” para que “hagan caso” y desde allí, quizás desde los 2 años, comenzamos aprender,  o no, a como manejar sus “picos de crecimiento psicoemocionales-espirituales” y que durarán de manera marcada hasta los 21 años (y en está sociedad infantilizadora puede ser hasta los 28).

En mi afán de despatologizar al ser humano e integrar todas su dimensiones del ser, me gusta llamar a estos períodos “Hitos de madurez”.  Son periodos, vivencias necesarias para que ell@s se transformen en seres humanos interdependientes, verdaderamente autónomos a nivel emocional-espiritual, con autorregulación y responsabilidad de sus emociones y con uso pleno de su libre albedrío. Donde nazcan a su propia autoridad interior y a un poder creador-transformador sin necesitar el autoritarismo regulador de la sociedad.

Hacer una tabla de clasificación de cuáles son esos hitos por período cronológico, como lo hacen en la psicología evolutiva y el desarrollo psicomotor u otra habilidad, siento que etiqueta y restringe lo único que es cada ser.  Mucho han hablado de los ciclos de siete años (en específico para la mujeres), los de 12 años (más para los hombres) y cada cultura tiene su propia visión de ello.  Yo lo que pido es que se desarrolle una capacidad perceptiva de los padres-madres para ver a sus hij@s desde esa comprensión y no desde la patología de la “crsisis” (vista y abordada como negativa), desde “él o ella tiene un problema y hay que llevarlo al psicólogo”, desde el miedo o la angustia de que “algo esta mal”.  Sin duda alguna, son períodos desafiantes, donde (como en la lactancia materna) nos desorientamos, sentimos que no satisfacemos sus necesidades, donde dudamos de lo que hemos hecho.  Pues también nos toca crecer con ell@s y mirar hacia adentro.

Los “Hitos de Madurez”  de nuestr@s hij@s nos invitan a explorarnos como seres humanos, a preguntarnos qué nos esta moviendo nuestr@ hij@, que nos puede estar mostrando de nuestros propios procesos psicológicos incompletos o inmaduros.  Qué herramientas nos esta pidiendo que usemos como modelaje para su madurez: ¿la paciencia?, ¿La confianza?, ¿el verdadero respeto?, ¿el silencio?…  Ahora son desafíos directamente proporcionales a su tamaño, edad y capacidad de comprensión.  Te invito a ver a tu hij@ y que te preguntes ¿cuáles son los desafíos que me está planteando hoy para acompañarle en su madurez pisco-emocional, espiritual?  Como siempre, no hay recetas, no hay fórmulas mágicas, no podemos “saltar” a la siguiente fase porque ésta es muy difícil. Es necesario comprender que es un proceso que requiere tiempo y espacio, que es necesaria la “manada familiar” para darnos contención a nosotros como padres-madres. Es tiempo de sentir, ser humildes y honest@s con nosotr@s mism@s y con ell@s.  Es, quizás, también tiempo de mostrarle nuestra humanidad a ell@s y decirles que “no sé resolverlo todo, ahora nos toca junt@s aprender hacerlo”, “nos corresponde crear una nueva relación junt@s”.

Necesitamos sentir el dolor de la muerte “del niño que era” nuestro hijo y darle la bienvenida al cada vez más maduro  joven o adulto que nace.  Nuestr@s bebés quedarán en las fotos, en nuestros corazones y siempre nos arrebataran una sonrisa.  Ahora aprendemos a maravillarnos con los niñ@s, jóvenes y adultos, en constante transformación, que nos acompañan  en la intensa vivencia de ser familia: madres-padres, en el eterno espiral de la madurez.

Carolina Vázquez Hernández. Psicóloga. Psicología de la Mujer. Psicología Perinatal. Maestría en estudios de la mujer. Doula. Preparadora pre- post natal.  Fundadora-Directora de Aquamater Maternidad Consciente

0 1531

Por. Equipo de redacción A tu Salud

BBC Mundo pidió opinión a dos especialistas y su respuesta fue que no hay datos científicos acerca de que la postura en la que se practica el coito pueda influir sobre las probabilidades de concebir.

“Más que las posturas, es más eficaz que el hombre observe 4-5 días de abstinencia con el fin de que la concentración de espermatozoides sea mayor y que la relación sexual se produzca en los días de máxima fertilidad en el ciclo de la mujer“, explica Mariano Rosselló Gayá, andrólogo del Instituto de Medicina Sexual, en Madrid.

Sin embargo, algunos especialistas aconsejan a las mujeres que desean quedarse embarazadas que después del acto sexual permanezcan acostadas boca arriba durante unos 10 a 15 minutos. El objetivo del reposo sería que la ley de la gravedad ayude a los espermatozoides en su camino hacia las trompas de Falopio, donde deben encontrarse con el óvulo para que se produzca la concepción.

No obstante, Marian Chávez Guardado, directora médica del AMNIOS Invitro Project, Madrid, discrepa.

“Hasta la fecha, no existe ningún estudio científico que demuestre que las mujeres que permanecen tumbadas o con las piernas en alto tras el coito tengan más probabilidades de quedar embarazadas que las que no adoptan esta medida”, afirma Chávez Guardado.

Por su parte, Rosselló Gayá considera que “a pesar de que no se ha podido demostrar científicamente que estas medidas pueden ser beneficiosas, estar tumbada propiciará el reposo y la calma postcoital”.

Si seguimos la misma lógica, hacerlo de pie y mantenerse después en esa posición reduciría las posibilidades de que los espermatozoides lleguen hasta allí, por lo que las posibilidades de embarazo serían menores.

La doctora Chávez lo niega rotundamente: “Los espermatozoides tienen su propia movilidad que es independiente de la gravedad”.

“Lo que verdaderamente importa es la concentración de espermatozoides con movilidad progresiva en el eyaculado, no la fuerza de la gravedad”.

Los espermatozoides deben hacer un camino muy difícil de unos 20 centímetros para llegar hasta el final de su recorrido en la trompa de Falopio.

También puede interesarte:

¿Cuánto sexo debo tener si quiero embarazarme?

Hacer ejercicios ayuda a concebir

La infertilidad no se puede abordar solo como un tema médico

0 159

Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Estados Unidos, la espina bífida es un defecto del tubo neural, un tipo de defecto congénito del cerebro, la columna vertebral o de la médula espinal, que ocurre si la columna vertebral del feto no se cierra completamente durante el primer mes de embarazo, y puede dañar los nervios y la médula espinal.

Aunque a veces se descubre solo después del nacimiento del bebé, hay algunas pruebas de detección como la amniocentesis  y la ecografía prenatal que permiten diagnosticar la espina bífida durante el embarazo.

Los síntomas de la espina bífida varían de persona a persona. La mayoría de las personas con espina bífida poseen una inteligencia normal. Otras necesitan dispositivos de asistencia, como aparatos ortopédicos, muletas o sillas de ruedas. También pueden presentar dificultades de aprendizaje, problemas urinarios e intestinales o hidrocefalia.

Lea también: Signos externos pueden alertar de malformaciones en columna y médula espinal de los niños

Se desconoce la causa exacta de la espina bífida, aunque parece presentarse en familias.

Más factores de riesgo
  • Edad maternal (la espina bífida se ve más frecuentemente en madres adolescentes).
  • Antecedentes de aborto anterior.
  • Orden del nacimiento (los primogénitos tienen un riesgo más alto).
  • Estado socioeconómico (los niños nacidos en familias socioeconómicas más bajas tienen un riesgo más alto para desarrollar espina bífida). Se piensa que una dieta pobre, con carencia de las vitaminas esenciales y los minerales, puede ser un factor influyente.

No existe un tratamiento curativo específico para la espina bífida, que muchas veces puede requerir cirugías. Usualmente requiere el uso de aparatos ortopédicos especiales y rehabilitación.

Prevención

Explica el portal salud.discapnet.es que para prevenir los fallos en el cierre del tubo neural, se recomienda que toda mujer en edad de reproducirse y que pueda quedar embarazada, consuma 0.4 MG. de ácido fólico al día, con el propósito de reducir el riesgo de tener un hijo afectado con espina bífida u otros defectos del tubo neural.

A pesar de que el ácido fólico puede encontrarse en determinados alimentos como frutas, vegetales, granos, etc., es difícil obtener la cantidad necesaria de esta vitamina sólo de la dieta. Toda mujer debería consumir 400 microgramos de ácido fólico diariamente. La dieta común de muchas mujeres no aporta en ningún caso más de 200 microgramos. Por eso generalmente los médicos recomiendan el uso diario de un complejo multivitamínico que contenga ácido fólico en su forma sintética.

Por su parte, The Institute of Medicine recomienda que la mujer aumente su consumo de ácido fólico sintético a 600 microgramos por día una vez que haya quedado embarazada. Pero esto es mejor consultarlo con el médico tratante.

Los estudios han demostrado que la ingestión de una dosis mayor de ácido fólico por día durante el mes previo y los primeros meses de gestación, puede reducir el riesgo de que un feto sufra NTDs (Defectos del tubo neural) en un 70%. De todos modos, es importante que el consumo diario de ácido fólico por parte de la mujer no supere los 1000 microgramos diariamente.

0 1250

Por. María Laura García - Equipo de redacción A tu Salud

La doctora Ana Lara, ginecobstetra de Aquamater, habla sobre la importancia de la consulta pre-concepcional:

¿Qué es lo que debe hacer una mujer cuando piensa concebir un bebé?

Lo primero que debe hacer una mujer es realizar una consulta pre-concepcional si sabe que en un futuro cercano (en un tiempo no mayor de un año) desea quedar embarazada. El objetivo de esta consulta es disminuir los posibles riesgos para que la madre tenga un embarazo saludable y por ende, el feto también.

¿Para qué es la consulta pre-concepcional?

Los objetivos principales de la consulta pre-concepcional son: la evaluación de riesgo de la futura mamá, promover y educar hábitos saludables, más la suplementación farmacológica que es importante que la futura madre consuma para que pueda concebir.

¿Las mujeres actualmente asisten a consultas pre-concepcionales?

Lamentablemente no está preestablecida esta práctica en las mujeres porque ni ellas mismas piensan en asistir al médico antes de concebir, ni nadie cercano a ellas. El 50% de los embarazos no son planificados y aproximadamente solo un 10% hace la consulta pre-concepcional

¿Cuáles son las dudas más frecuentes en las mujeres futuras a concebir?

Entre las médicas tenemos dos grandes pilares de dudas: el cuestionamiento de la mamá de saber si es o no fértil, y, si tiene riesgo su embarazo de tener una enfermedad o que el bebé desarrolle alguna.

fertilizacion-in-vitro-embarazo

Lea también: Embarazo. Nuevas recomendaciones de la OMS

¿Cuáles son los hábitos saludables que la mujer debería incorporar  día a día para que pueda ser una mamá?

Se busca eliminar el habito tabáquico, el uso del alcohol y de la cafeína en la madre; pero además, es importante el peso que presenta la madre previo al embarazo. Se busca que el índice de masa corporal sea el adecuado antes de concebir, debido a que un índice alto de masa corporal en la mujer antes del embarazo condiciona a que se produzcan enfermedades que pueden agravar el estado, por ejemplo puede producirse diabetes o puede que se necesite practicar una cesárea debido al mayor tamaño del bebé.

¿Cuáles son los suplementos que debe consumir una futura madre?

La mujer que quiere quedar embarazada en un futuro próximo debe consumir acido fólico mínimo un mes antes de la concepción, aunque lo ideal sería 3 meses antes. Está demostrado que disminuye el riesgo de espina bífida sin importar la edad de la mamá. También es importante consumir yodo, y últimamente hay estudios que asocian suplementos polivitamínicos previos al embarazo, con la disminución de otros tipos de malformaciones.

¿Qué pasos siguen una vez que la mujer llega a consulta y se determina que está embarazada?

Actualmente se recomienda a las mamás, con o sin factores de riesgo, una asesoría ecográfica alrededor del segundo trimestre para descartar malformaciones, porque se ha visto que hay madres que  aún no teniendo antecedentes familiares o parientes con Síndrome de Down, pueden tener hijos con esta enfermedad u otras malformaciones como las cardiopatías. Se les recomienda a las madres realizarse un eco morfológico y el despistaje de la trisomía 21 en el segundo semestre.

¿Cuáles son los cuidados que debe tener una mujer antes del embarazo?

Es importante que si la mujer desea concebir en el siguiente año se coloque vacunas para prevenir ciertas enfermedades que pudieran aparecer estando embarazada. Las vacunas en contra de la hepatitis B, la rubeola, la influenza y  la toxoide son las que necesariamente las embarazadas deben tener.

¿Qué recomendaciones tiene para las mujeres que desean concebir o que ya están gestando?

Es importante que se asesoren con personas capacitadas, que cumplan con sus controles prenatales y con las recomendaciones de los especialistas. Es totalmente normal que tengan dudas y se debe consultar para aclararlas con su médico y no con terceras personas.

Fuente: Ana Lara, Ginecobsteta de la Clínica Aquamater. Teléfono: 021209936241

También puedes consultar:

 

0 228

Redacción A Tu Salud

Llevar a cabo un embarazo sin complicaciones requiere, sobre todo, que la mujer sea responsable, vigile su alimentación y cumpla con todas las indicaciones que el médico. Y ahora a esto hay que sumarle las recomendaciones dadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para conocerlas continua leyendo…

También puedes consultar: Malformaciones del útero perjudiciales para el embarazo y la salud

  • En lugar de cuatro visitas obligadas al médico durante los nueve meses, lo mejor es hacerlo unas ocho veces. Deberían llevarse a cabo en las semanas número 12, 20, 26, 30, 34, 36, 38 y 40.
  • Se ha establecido que con esas ocho consultas médicas se lograría reducir las complicaciones que pueden existir tanto durante el embarazo como en el parto.
  • Es necesario que las mujeres sigan las indicaciones de sus médicos, especialmente acerca de la alimentación, pues es importante que en sus dietas estén muy presentes tanto los minerales como las vitaminas.
  • La mujer que está esperando un bebé debe estar vacunada contra el tétanos. Esta es una forma de evitar que su hijo muera por ese mal.oms-1
  • Establece también que la primera ecografía debe realizarse antes de la semana número 24 de gestación, esto contribuye a poder calcular correctamente el tiempo del embarazo, así como detectar embarazos múltiples y anomalías en el feto.
  • Es importante que las mujeres cuenten con asesoramiento médico para poder hacerle frente a los síntomas habituales de cualquier embarazo.
  • Es fundamental que las madres se realicen análisis de sangre e incluso de VIH para confirmar su estado correcto de salud.
  • Es necesario, de igual modo, que cuenten con el apoyo de expertos en materia de nutrición y que dejen de lado hábitos nocivos como el tabaco y el alcohol.
  • De la misma manera, indica que, salvo periodos de gestación de riesgo, es fundamental que la mujer realice ejercicio para aliviar los síntomas del embarazo.

También puedes consultar: Parto natural: La mejor opción para la madre y el hijo

Fuente: Ok Diario

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO