Domingo 25 Junio 2017
Tags Posts tagged with "embarazo"

embarazo

0 36

Por Deborah Miller, Enfermera especializada en Obstetricia y Ginecología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

embarazo
Foto referencial

Tomar ciertas medidas en su estilo de vida antes de la concepción, puede aumentar la probabilidad de tener un hijo sano. También es buena idea reunirse con su proveedor de atención médica para revisar su historial médico, hablar sobre cualquier enfermedad que tenga y revisar los factores que pueden elevar el riesgo de un defecto congénito en el bebé.

Los defectos congénitos varían de leves a graves y pueden afectar casi cualquier parte del cuerpo. Algunos defectos, como el Síndrome de Down, se originan en un problema con los cromosomas del bebé; aunque en la mayoría de los casos no es posible precisar la causa exacta del defecto congénito, según ocurre con los problemas del corazón, de la vista o de la audición, así como con los trastornos de la columna y el cerebro.

embarazo concepción hijos sanos
Foto referencial

Lea también: ¡Confirmado! Los hombres se deprimen durante el embarazo

Consejos

Hay ciertas cosas que usted puede hacer para reducir el riesgo de defectos congénitos:

Ácido Fólico. Tome a diario una vitamina múltiple que contenga por lo menos 400 miligramos de ácido fólico. El ácido fólico previene defectos como la espina bífida, que afecta al tubo neural o estructura embrionaria que termina desarrollándose en el cerebro y la médula espinal del bebé. Tomar ácido fólico antes y durante el embarazo reduce el riesgo de defectos en el tubo neural.

Consulta médica. Programe una cita previa a la concepción con un proveedor de atención médica que pueda revisar con usted su historial médico personal y sus antecedentes familiares para identificar posibles áreas de preocupación.

Por ejemplo, padecer diabetes o presión arterial alta puede repercutir sobre el embarazo, igual que los medicamentos administrados para controlar dichos trastornos. Su proveedor de atención médica puede hacer ajustes antes de que usted se embarace para garantizar que los medicamentos que toma sean seguros para el feto en desarrollo. En la cita, usted también puede revisar sus vacunas y hacer planes para que recibir cualquiera que le falte, antes de embarazarse.

embarazo hijos sanos
Foto referencial

Lea también: Confía en un final feliz

Sexo. Su salud sexual puede también repercutir sobre la salud del bebé. Es importante realizarse regularmente los exámenes para la detección de infecciones de transmisión sexual; no obstante, eso también puede llevarse a cabo en la cita con el proveedor de atención médica antes de la concepción.

Las infecciones como el herpes genital, la sífilis y el citomegalovirus pueden provocar defectos congénitos que incluyen anomalías en el cerebro y la columna, parálisis cerebral, alteraciones en la audición y la visión, así como prematuridad.

El proveedor de atención médica puede hablar con usted acerca de cualquier defecto congénito que haya afectado a su familia o a la familia de su pareja y respecto a cualquier trastorno genético heredable. Si usted tiene antecedentes familiares de defectos congénitos o de trastornos genéticos, ese profesional posiblemente le recomiende reunirse con un consejero genético para recabar más información y considerar si se hacen estudios genéticos.

Lea también: ¿Buscando zapatos para caminar? Sigue los consejos de Mayo Clinic

Cambios estilo de vida

Aparte de tomar ácido fólico y prepararse para el embarazo con la consulta al proveedor de atención médica, usted también puede aplicar en su estilo de vida algunas cosas que la ayudarán a llevar un embarazo sano.

Evite el alcohol, las drogas ilícitas y fumar. Si fuma, deje de hacerlo hoy mismo. El hábito de fumar durante el embarazo se ha visto relacionado con muchos problemas de salud, tales como problemas con la placenta, bajo peso al nacer, parto prematuro, aborto espontáneo, mortinato y labio o paladar hendido.

Además, las alteraciones fetales por alcohol son defectos congénitos prevenibles cuando la madre no consume alcohol durante el embarazo. Si necesita ayuda con esto, converse con su proveedor de atención médica.

Obesidad. Si es gorda u obesa, tome medidas para llegar a un peso sano antes de embarazarse, porque la obesidad también aumenta el riesgo de ciertos defectos congénitos. Consulte al proveedor de atención médica acerca de un programa de ejercicio y nutrición que le permita mantener sus objetivos antes y durante el embarazo.

A medida que se prepare para el embarazo, procure estar lo más sana posible en general. Tome una vitamina múltiple a diario, ingiera una alimentación saludable, haga ejercicio con regularidad, evite fumar y no consuma alcohol ni drogas ilícitas.

Además, mantenga controlada cualquier enfermedad que padezca y si en algún momento tiene alguna pregunta o duda, hable con su proveedor de atención médica, quien puede ofrecerle ayuda y guía durante esta etapa tan emocionante.

Por DA - Equipo de redacción A tu Salud

Un estudio realizado por la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, y publicado por la revista JAMA Psychiatry, aseguró que los hombres, al igual que las mujeres atraviesan por depresión pre y post parto. La investigación aseveró que casi el 6% de los encuestados había estado deprimidos en algún momento del embarazo de su pareja o meses después del nacimiento de su primogénito.

La líder del estudio, Lisa Underwood, considera que la perspectiva de la paternidad aumenta el riesgo de deprimirse.

Lea también: Lo que debe saber de la depresión posparto

El estudio

Para realizar la investigación se entrevistaron 3.826 hombres, mientras sus mujeres se encontraban embarazadas; y a 3.549 con hijos de aproximadamente 9 meses de nacidos. Se observó que el 2,3% de ellos sufrió depresión durante el embarazo, ya sea por estrés o por salud. Tras el parto, la estadística se elevó con un 4,3%.

Los más afectados fueron aquellos que no llevaban mucho tiempo con su pareja, los que tenían problemas de salud, estaban sin trabajo o ya habían sufrido algún episodio de depresión previo. Underwood cree que el bienestar mental de cualquiera de los progenitores repercute en el otro, en su relación y en su familia.

El periodo crítico

Por su parte, otro estudio realizado en Estados Unidos, coincidió con esa tendencia. En dicho país, el 10% de los padres padecen de trastornos depresivos durante el embarazo de sus parejas y/o después del parto.

Hasta el momento se han analizados los datos de 43 estudios, en los cuales han participado 28.000 personas y en donde los científicos han comprobado que el “periodo crítico” en los padres se ubica entre los primeros tres y seis meses, antes de la llegada sus hijos, cuando la tasa de depresión aumenta hasta un 25,6 %.

El análisis comprobó también que había diferencias entre las regiones estudiadas. Es decir, en algunos estados, los índices de depresión masculina postparto eran superiores a la media, y alcanzaban el 14,1 %. Dado que ambos cónyuges pueden padecer depresión postparto al mismo tiempo, y que es mucho más frecuente la depresión postparto en el sexo masculino cuando sus parejas tienen el mismo síndrome, los investigadores abogan por “elaborar planes de actuación y prevención de trastornos depresivos centrados en la pareja y no en los individuos”.

Lea también: La importancia del bienestar emocional de la madre durante el embarazo

Con información de muyinteresante

0 152

Por Dra Peggi Piñango

alimentación en el embarazo
Foto referencial

Durante el embarazo aumenta el requerimiento calórico, pero no por esto debes comer por dos. Es importante mantener la ganancia de peso adecuada, aproximadamente 1 kg o 1,5 kg por mes para un total de 10-12 kg en todo el embarazo, y de esta manera realizamos prevención de hipertensión y diabetes gestacional y prevenimos la aparición de estrías por estiramiento de la piel.

La alimentación debe ser balanceada, es decir, consumir todos los grupos de alimentos sin abusar ni abandonar ningunos de ellos; es decir que debes consumir tanto carbohidratos, proteínas y vegetales. Es recomendable seguir ciertas pautas para evitar el contagio de enfermedades infecciosas como la toxoplasmosis o las infecciones gastrointestinales.

Lea también: Miomas y embarazo ¿qué debemos saber?

comer-saludable-durante-el-embarazo2
Foto referencial
Principales recomendaciones:

• La higiene adecuada de los alimentos crudos: estos alimentos que no pasan por el proceso de cocción, si no se realiza el lavado adecuado de las manos y de las frutas, vegetales o verduras, podemos estar en riesgo de ingerir alimentos contaminados. Es recomendable en el caso de los vegetales como lechuga, berro, o cualquier hoja verde lavarlos con abundante agua y luego deja remojar por unos 10 minutos en agua filtrada o hervida con unas gotas de vinagre. Los jugos recuerda prepararlos con agua filtrada o hervida y lavar bien las frutas antes de manipularlas.

• Cocción adecuada de las carnes y huevos: nada de carnes semicrudas o crudas porque al no estar completamente cocidas puedes estar ingiriendo carnes contaminadas, especialmente el pollo que es importante transmisor de salmonella, al igual que el huevo.

• Prefiere los jugos pasteurizados si estas comiendo en algún sitio público, y los jugos naturales en tu casa elaborados con agua hervida o filtrada.

• Evita las comidas en sitios ambulantes que no sabemos si tienen el permiso sanitario adecuado.

• En el caso de sushi, que generalmente se hace con pescado crudo, prefiere los de tipo tempurizado que no traen nada crudo.

nutrición-en-embarazo-a-tu-salud-
Foto referencial

Lea también: Cuidados en el embarazo en tiempos de crisis

Recomendaciones en cuanto a la ingesta de azúcar y harinas

La ingesta de azúcar debe ser con moderación: prefiere los jugos con poca o ninguna azúcar; recuerda que las frutas tienen su propia azúcar, y algunas aportan más calorías que otras, como el coco, el cambur, el mango, y también el plátano, así que si tienes una ganancia excesiva de peso limita el consumo de estas últimas. De igual forma el consumo de bebidas gaseosas o refrescos debe estar limitado, ya que este tipo de bebidas tienen grandes cantidades de azúcar.

¿Y qué hacer si te provoca una hamburguesa, pizza, perro calientes, empanadas, tortas, dulces? En ningún momento están prohibidos este tipo de alimentos, pero no los debes de comer todos los días, ya que todos estos alimentos son hipercalóricos, es decir que tienen demasiadas calorías y su ingesta diaria aumenta el peso materno rápidamente. Puedes comerlos, siguiendo la adecuada higiene que se mencionó anteriormente como la carne bien cocida, máximo una vez a la semana, o dos si son pequeñas porciones.
La ingesta de pescado no está prohibida.

La ingesta de pescado en el embarazo no está contraindicada. Es una excelente fuente de proteínas y omega 3. Puedes comerlos pero con moderación ya que pueden contener sustancias contaminantes. Debes limitar el consumo de ciertos pescados grandes como el tiburón, pez espada, carite e incluso el atún fresco, que están relacionados con mayores cantidades de mercurio, elemento que al estar presente en grandes concentraciones en la sangre materna puede alterar el desarrollo neurológico del bebé e incluso algunos estudios lo asocian con trastornos por déficit de atención con hiperactividad en la infancia.

Lea también: Los cambios que se producen en tu cuerpo durante el embarazo y cómo mejorarlos

Los expertos en toxicología recomiendan el salmón, sardinas, los camarones y la ingesta de atún enlatado eventualmente. Es preferible que alternes los tipos de pescado que comes y no comer más de tres porciones a la semana; retirarles la piel y cocinarlos muy bien ayuda a disminuir los contaminantes; recuerda que no puedes consumirlos crudos. Son mayores los beneficios que los riesgos de comer pescado durante el embarazo, así que no te niegues a comerlo, solo cómelo siguiendo las recomendaciones.

En el caso de la paciente que empieza el embarazo con obesidad, puede estar restringida la ingesta de calorías por el peso elevado que ya tiene la paciente. También es importante en el caso de las pacientes vegetarianas o con regímenes especiales de alimentación la asesoría por un nutricionista debido a que la restricción de algún grupo de alimentos como las carnes por ser la principal fuente de proteínas, podría generar consecuencias en el crecimiento fetal. Siempre consulta a tu médico y nutricionista en que forma debes alimentarte.

Por. Dra. Peggi Piñango

Por DA - Equipo de redacción A tu Salud

En el marco de la celebración de la Semana Mundial del Parto Respetado, en A Tu Salud La revista, conversamos con la Fundadora y Directora de Aquamater, Carolina Vázquez, quien nos contó un poco sobre este movimiento que surgió en Francia, con la finalidad de rescatar la experiencia del parto de manera fisiológica, milenaria y natural de la mujer.

Haz clic en el audio y disfruta de la entrevista completa a continuación:

Lea también: Cuidados en el embarazo en tiempos de crisis

Proceso natural

El parto respetado es un proceso que, además busca respetar “el proceso emocional de la mujer, la sabiduría milenaria del cuerpo de la mujer” y dejar la ciencia al servicio de las complicaciones que pudieran surgir durante estos 9 meses.

En pocas pablaras, el parto respetado es el parto no intervenido, donde los médicos especialistas y ginecólogos acompañan a la mujer embarazada en la fase de dilatación y expulsión, únicamente para asegurarse que el proceso de nacimiento sigue su curso natural.

Cada año el movimiento desarrolla una serie de estrategias para sensibilizar a la población sobre esta experiencia natural y, es por eso que en este 2017, el lema  es “¿40 semanas? Respetemos los tiempos del nacimiento” con la idea de no invadir el tiempo espontáneo desde donde arranca el parto.

Para conocer más sobre este interesante movimiento del Parto Respetado, no dejes de visitar www.aquamater.com o la red social instagram @aquamater

0 168

Por Dra. Peggi Piñango

embarazo estres
Foto referencial

La situación actual que vive nuestro país, donde se desarrolla a diario un clima lleno de protestas sociales que involucran a gran parte de la sociedad, puede generar consecuencias en toda la población y en especial en los grupos más susceptibles, como son los niños, ancianos y las mujeres embarazadas.

Estas últimas pueden correr riesgos ante los siguientes hechos: cambios en la alimentación generados como consecuencias de la dificultad en conseguir todos los grupos de alimentos; falta de continuidad en la ingesta de medicamentos por las mismas dificultades en conseguirlos; exposición a gases lacrimógenos o hechos violentos al encontrarse en las calles inesperadamente o al unirse a una de estas protestas y los efectos de largas caminatas como pueden ser las marchas como es el cansancio físico y la deshidratación; y finalmente y no menos importante exposición a estrés severo.

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

embarazo
Foto referencial
¿Qué puede generar en la paciente embarazada la exposición a estos riesgos?

Los cambios en la alimentación, como puede ser la disminución de la ingesta de proteínas, puede traer como consecuencia trastornos en el crecimiento intrauterino fetal y así como en el desarrollo neurológico del bebé; de igual forma, la disminución de los carbohidratos necesarios en un estado hipercalórico como es el embarazo presenta riesgos para la salud materno fetal.

La imposibilidad de conseguir y continuar los tratamientos prescritos por el médico tratante como parte del control prenatal, pueden generar riesgos graves en la salud de la madre o del bebé, especialmente si se trata de entidades como las infecciones urinarias, el parto prematuro, hipertensión gestacional o preeclampsia, asma, epilepsia, diabetes mellitus, entre otras patologías, que al no ser tratadas aumentan drásticamente la morbimortalidad maternofetal.

Lea también: El milagro de la vida, por sobre todas las cosas

La exposición a gases lacrimógenos puede tener un efecto embriotóxico, alteraciones en el desarrollo del sistema nervioso central del bebé, riesgo de parto prematuro y aborto; y aunque no hay suficientes estudios sobre los riesgos asociados a esta exposición, no se descartan efectos en la formación de los órganos fetales que puedan generar malformaciones fetales.

El cansancio físico extremo puede estar relacionado con la aparición de contracciones uterinas antes del término del embarazo, y son bien conocidas los riesgos de la prematuridad como lo son el bajo peso al nacer, dificultad respiratoria, retinopatía, entre otros, además de ameritar cuidados en unidades de terapia intensiva.

La exposición al estrés severo, bien sea por la preocupación ante las numerosas noticias del país en la red, las dificultades para ubicar alimentos o medicinas, las dificultades económicas, entre otras, además recordemos que la paciente embarazada puede presentar cambios emocionales importantes asociados a las hormonas; todos estos factores al estar presentes en forma crónica en una madre embarazada pueden generar efectos importantes como la restricción del crecimiento fetal y la disminución el líquido amniótico, además de la depresión materna.

embarazo
Foto referencial

Lea también: Recomendaciones para asegurar los primeros pasos

¿Qué puede hacer la paciente embarazada para contrarrestar estos efectos?

Es momento de buscar alternativas primordialmente, pero no dejarse vencer. Si el problema es la dificultad para conseguir los alimentos, intenta cambiar la dieta habitual creando nuevos platos por nuevos ingredientes; es así como vemos por ejemplo muchas formas de preparar “arepas” que no incluyen harina de maíz.

De igual forma si no consigues algún medicamento pregunta a tu médico alguna alternativa, pero no dejes de tomarlo sin notificarlo porque te expones a mayores riesgos; también puedes encontrar apoyo con otros grupos de pacientes y compartir e intercambiar medicinas.

Es muy importante el manejo correcto de las emociones en esta paciente embarazada, así que el apoyo familiar es vital; es recomendable que algún familiar cercano filtre el número de noticias que recibe esta paciente.

La práctica de algún tipo de actividad física es necesaria ya que además de los beneficios físicos mejora notablemente el equilibrio emocional produciendo una sensación de bienestar inmediata; los más recomendables son el yoga prenatal, Pilates, natación y caminata, tres veces a la semana por periodos de treinta minutos, siempre con la aprobación previa de tu médico.

No es recomendable para ninguna paciente embarazada asistir a las llamadas “concentraciones” o “marchas” ya que además del cansancio físico extremo y riesgo de deshidratación, puede estar expuesta a gases lacrimógenos, con los efectos ya mencionados.

Recuerda que la prevención es primordial en estos días, donde tratar se hace un poco más difícil, así que inicia tu control prenatal a tiempo, es decir desde el primer trimestre y consulta siempre tus dudas al médico.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 206

Por. Diana Aponte

Estar embarazada siempre genera cierto estrés y ansiedad. Eso genera ciertas preguntas ¿Cómo será? ¿Seré buena madre? ¿Podré con esta responsabilidad? ¿Será un bebé sano? Entre otras dudas que pueden surgir, pero si a eso le sumamos el ambiente de tensión por el que estamos atravesando, el estrés puede aumentar y comprometer seriamente nuestra vida y la del pequeño que pronto va nacer.

Estudios han asegurado que el estrés continuo durante el embarazo puede causar abortos espontáneos, partos prematuros y peso por debajo del remendado al nacer. Incluso el cortisol, hormona que se manifiesta por medio del estrés, puede ocasionar problemas de desarrollo emocional e intelectual en el bebé.

Lea también: La importancia del bienestar emocional de la madre durante el embarazo

Riesgos del estrés en el vientre de mamá

Beatriz López, educadora prenatal y coordinadora de Embarazarte, aseguró que “el estrés es miedo y el miedo es adrenalina en el organismo”. De acuerdo con la especialista, el miedo puede generar consecuencias  desde disminución en exceso del líquido amniótico y “puede poner en riesgo la salud tanto de mamá como de bebé, alejándonos del parto natural que siempre es lo ideal” precisó López.

Además, López explicó que puede haber “presencia de partos prematuros por el mismo estrés. Contracciones cuando el cuerpo aún no está listo para esa experiencia del parto y todavía no hay una maduración del cuello uterino. Los pulmones del bebé no están desarrollados correctamente que podrían poner en riesgo su vida” también aseveró que entre otros factores que podrían afectar, es que el bebé no crezca de manera adecuada o que aumente demasiado de peso dentro de vientre “lo que definitivamente genera estrés en las madres”.

Por su parte el estado emocional también se ve afectado “a medida que la madre tenga más adrenalina en el organismo, más se acelera el ritmo cardiaco de ambos, haciendo que la oxigenación sea diferente” comentó coordinadora.

Cómo combatir el estrés

En estos tiempos y sobre todo en la era digital, quizás es complicado no enterarse de lo que ocurre. Por lo que cuando estamos en cinta es altamente recomendado “alejarse de todo aquello que no le permita estar en paz” comentó López. “es importante para combatir estos miedos o estrés buscar herramientas como: escuchar música, practicar yoga, reír más, meditar y muy importante, desconectarse de todos aquellos elementos o situaciones que no se pueden cambiar” agrego.

Combatir el estrés es una “decisión propia por salud y bienestar para el bebé” de tal manera que ni no logramos por voluntad propia salir de ese temor emocional se debe buscar apoyo profesional como por ejemplo de “psicólogos, terapeutas u otras alternativas como la medicina china y flores de Bach, donde la mamá puede depositar su confianza sin comprometer la salud tanto de ella como del bebé” precisó.

Hablemos de Embarazarte

A través de embarazarte, una empresa dedicada a promover en la sociedad la toma de conciencia sobre la importancia de vivir una experiencia armónica, personal y placentera en la preconcepción, concepción, embarazo, parto-nacimiento, y post-parto, como base para la conformación de seres humanos íntegros hacia sí mismos y hacia su entorno.

Embarazarte cuenta con una amplia gama de profesionales en el área que además brindan a las futuras madres asesorías mediante los diversos talleres, cursos y consultas. Para conocer más sobre ellos visita su página web www.embarazarte.com o sus redes sociales: Facebook: Embarazarte. Educación prenatal y postnatal y Twitter: @EMBARAZARTE

0 219

Por. Dra. Peggi Piñango

cambios en el embarazo
Foto referencial

El motivo de consulta de la mayor parte de las consultas prenatales, además del control de rutina, es la angustia por resolver la gran cantidad de cambios que suceden en el cuerpo de la mujer embarazada. Y es que todo cambia, como les digo habitualmente a mis pacientes; esta bendición de lograr un embarazo va acompañada de cambios, desde el aspecto físico hasta la mente y el alma porque tus prioridades cambian y tu sentido de la vida también. Desde el primer trimestre comienzan los cambios y algunos se van intensificando a medida que progresa el embarazo.

cambios en el embarazo
Foto referencial

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

¿Qué cambios puedes esperar en tu cuerpo durante el embarazo?

En cuanto al aspecto físico, puedes presentar cambios en todos los aparatos funcionales de tu organismo, como el sistema respiratorio con discretas aceleraciones de la respiración e incluso disnea al final del embarazo; en el sistema cardiovascular aumenta la frecuencia cardíaca y ocasionalmente se presentan palpitaciones; en el área gastrointestinal la aparición de náuseas, vómitos, acidez, reflujo, hemorroides y estreñimiento ocupan un porcentaje importante de las molestias que presenta la paciente embarazada; las infecciones urinarias incluso asintomáticas se presentan frecuentemente y deben diagnosticarse y tratarse oportunamente para evitar consecuencias como el parto prematuro; la piel puede verse más reseca y con estrías en la zona abdominal, además de las manchas de la cara o cloasma, y la línea Alba en el medio del abdomen que se oscurece, al igual que las areolas.

Las varices pueden aparecer o empeorarse por la dificultad en el retorno venoso de los miembros inferiores; la columna vertebral frecuentemente se ve afectada por dolor debido al cambio en su curvatura natural y malas posturas; el sistema inmunológico presenta disminución en su actividad; el metabolismo de azúcares tiene tendencia a la hiperglicemia y el sistema nervioso también cambia, algunas veces con sensación de tristeza y angustia  e hipersensibilidad a las emociones, y recientemente se ha asociado la maternidad con la estimulación de la inteligencia y las habilidades sensoriales en búsqueda de proteger al nuevo ser.

embarazo
Foto referencial

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

¿Cómo puedes mejorar los síntomas?

El control prenatal con tu médico de confianza te ayudará a solucionar cada duda y preocupación, además de la alimentación balanceada rica en proteínas, vegetales y frutas y la realización de ejercicio adecuado para el embarazo, como el yoga y el pilates, con el cual conseguirás una sensación de bienestar además de ayudar a los músculos de tu pelvis a fortalecerse para el momento del parto.

Trata de dormir de lado con apoyo de almohadas en la zona baja de la espalda para  mejorar la posición de la columna vertebral; come porciones más pequeñas para evitar la sensación de llenura y acidez, evita el exceso de carbohidratos procesados, frituras, bebidas gaseosas y la cafeína; aumenta la ingesta de fibra, líquidos y comida saludable para prevenir el estreñimiento y si es necesario tu médico puede prescribirte reguladores intestinales; usa ropa cómoda y holgada, evita zapatos de tacón alto que favorecen las varices; orina frecuentemente y toma abundantes líquidos para prevenir las infecciones urinarias; hidrata tu piel frecuentemente, utiliza protector solar desde las primeras horas de la mañana todos los días, y usa cremas a base de colágeno y vitamina E para prevenir las estrías, además de obtener la ganancia de peso adecuada en el embarazo para evitar el aumento de peso brusco que favorece la formación de las estrías.

Finalmente  relájate  y disfruta este momento tan importante de tu vida, porque el bienestar que sientes lo transmites a cada célula de tu cuerpo y a tu bebé y cualquier duda consulta a tu médico, no te automediques.

Después del embarazo tu cuerpo se irá recuperando poco a poco, con la ayuda de la lactancia que favorece la pérdida del peso ganado, y serás nuevamente como antes pero mejor: eres mamá!

Por. Dra. Peggi Piñango

0 479

Por. Dra. Peggi Piñango

embarazo y emociones
Foto referencial

A través de los años se ha hecho énfasis en la importancia del reposo prenatal y postnatal. Pero no se habla mucho de la importancia del cuidado de la gestación durante el primer y segundo trimestre, e incluso a nivel social y laboral lo más aceptado es que la mujer trabaje al mismo ritmo que habitualmente lo realizaba antes del embarazo.

Recientemente varios estudios han resaltado la importancia del bienestar psicosocial de la mujer embarazada en todo el embarazo. Así como la psiconeuroinmunologia ha tomado un papel determinante en el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes y las patologías autoinmunes como el lupus, de igual forma es fundamental el papel de las emocionas maternas en el desarrollo del bebé durante su gestación y en su ciclo de vida.

embarazo
Foto referencial

Lea también: ¿Cómo puedes prevenir las infecciones vaginales?

¿Los bebés sienten las emociones en el vientre materno?

Los fetos tienen la capacidad de percibir las emociones. Y recordemos que las emociones están ligadas a la producción de hormonas por nuestro organismo: cuando estamos alegres aumenta la producción de serotonina, mejora la inmunidad y bajan los niveles de las cifras de tensión arterial, y cuando estamos tristes o llenos de ira aumentan la producción de cortisol, nuestro sistema inmunitario disminuye y las cifras de tensión arterial pueden aumentar.

No se trata de que la madre deba estar todo el tiempo riendo a carcajadas. Así como en la vida misma, todo es un ciclo, hay momentos alegres y momentos tristes. Y el estrés es necesario para adaptarse. El problema se presenta cuando las situaciones de estrés materno se vuelven crónicas, es decir, cuando la mayoría del tiempo esa paciente embarazada está angustiada, preocupada o incluso triste; entonces ese feto estará constantemente expuesto al microambiente del estrés materno.

emociones en el embarazo
Foto referencial
¿Qué efectos pueden tener esas emociones sobre el feto?

Una investigación llevada a cabo por la profesora Vivette Glover del Imperial College de Londres  en 2007 señaló que los bebés de mujeres embarazadas expuestas a estrés severo como violencia o discusiones violentas pueden presentar un aumento del riesgo de hiperactividad y déficit de atención en su infancia, y ser más propensos a desarrollar ansiedad y miedos, y esto probablemente se relaciona con la exposición prolongada al cortisol  en el vientre materno que puede afectar el desarrollo del bebé.

El estrés crónico está asociado al desarrollo de hipertensión y las mujeres embarazadas que son hipertensas tienen riesgo de desarrollar una disminución del peso estimado fetal para la edad del embarazo, conocido como restricción del crecimiento intrauterino y disminución de los niveles normales de líquido amniótico.

En un artículo publicado recientemente en Autism Research señalan que la interacción entre el medio ambiente y un gen específico altera el riesgo del trastorno del espectro autista y resaltan la importancia del bienestar psicológico de la madre durante el embarazo.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

emociones y embarazo
Foto referencial
El cuidado del embarazo desde la etapa inicial es importante

El desarrollo de las neuronas en el cerebro del bebé comienza desde las primeras semanas de embarazo, y se optimiza en los primeros dos años de vida. Así como consideramos importante la estimulacion adecuada para desarrollar el potencial del cerebro del niño en esa primera infancia, debemos tomar en cuenta que desde el vientre materno ese bebé está en desarrollo y también en ese periodo requiere nuestra atención.

El cuidado del embarazo desde los primeros meses desde el punto de vista nutricional y psicosocial es indispensable. No se trata de pasar todo el embarazo acostada, sino procurar que tus actividades laborales sean acordes a tu nuevo estado, y a tratar de encontrar y disfrutar la sensación de bienestar de manera que tú bebé  también pueda percibir emociones positivas.

Por. Dra. Peggi Piñango

0 151

Por. Dr. Carl Rose, Obstetricia y Ginecología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

trombosis venosa profunda
foto referencial

La trombosis venosa profunda se produce cuando se forma un coágulo sanguíneo dentro de una vena, normalmente ubicada profundo en la pierna o en la pelvis. Los coágulos sanguíneos pueden producirse a causa de cualquier cosa que impida la circulación normal de la sangre y debido a la mayor tendencia a coagular que acompaña al embarazo, afección conocida como estado de hipercoagulabilidad, el riesgo se incrementa.

La trombosis venosa profunda es grave porque, si se desprende un coágulo de la pierna o de la pelvis y viaja hasta los pulmones, eso puede convertirse en una emergencia mortal (embolia pulmonar).

Lea además: Coágulos de sangre son la mayor amenaza a la vida

Factores de riesgo

Son varios los factores que pueden aumentar el riesgo de trombosis venosa profunda, incluido el embarazo porque con la gestación aumenta la presión en las venas de la pelvis y las piernas.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de TVP incluyen tener antecedentes familiares de la afección, ciertos trastornos genéticos (trombofilias), la obesidad, la inmovilidad, una cirugía, una hospitalización debido a una enfermedad, un traumatismo o una fractura y ciertos medicamentos.


Si una mujer ya presentó un evento de trombosis venosa profunda durante un embarazo anterior,  el riesgo de recurrencia de TVP en cualquier nuevo embarazo es mayor.

Tratamiento

 

Administrar anticoagulantes durante el embarazo a las mujeres que ya tuvieron una TVP relacionada con el embarazo o a quienes tuvieron una TVP relacionada con la hormona estrógeno puede servir para prevenir futuros coágulos sanguíneos.

A fin de reducir con mayor eficacia el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda, la recomendación normal es de administrar un anticoagulante en todos los embarazos subsiguientes y durante seis semanas después del nacimiento del bebé.

La cantidad y tipo específico de anticoagulante que se necesita depende de varios factores, incluido el peso, el historial médico y el riesgo general de desarrollar otra TVP.

Lea también: ¿Debe tratarse el hipotiroidismo durante el embarazo?

Prevención

A pesar de que un anticoagulante puede reducir mucho el riesgo de otra trombosis venosa profunda, no logra eliminarlo completamente. A fin de mantener el riesgo lo más bajo posible, hay que administrarse el anticoagulante exactamente como se lo receta. Con la mayoría de anticoagulantes, la lactancia no suele ser problema.

De manera general, hacer ejercicio regularmente puede ayudar a reducir el riesgo de un coágulo sanguíneo porque mejora el flujo sanguíneo y la circulación en todo el cuerpo. Sentarse durante períodos prolongados restringe el flujo sanguíneo y hace más probable que se forme un coágulo sanguíneo en una vena. Por ello, es importante permanecer activa durante el embarazo, especialmente las pacientes con antecedentes de trombosis venosa profunda. La recomendación anecdótica incluye levantarse y moverse cada una o dos horas para promover la circulación sanguínea.

Si desea seguir corriendo, hable al respecto con su obstetra. Esa persona puede ayudarla a decidir el nivel adecuado de actividad para su situación. Aunque correr no sea la mejor alternativa, es muy probable que pueda participar en otras actividades que no aumentan el riesgo de trombosis venosa profunda y que la ayudarán a mantenerse en forma y sana durante todo el embarazo.

0 274
hipotiroidismo embarazo
Foto cortesía de Mayo Clinic

En el caso de la hormona estimulante de la tiroides (TSH), las mujeres embarazadas normalmente la producen en un nivel menor de lo normal (0.4 a 4.0 miliunidades internacionales por litro). Algunas pautas internacionales recomiendan que durante el embarazo, los niveles no superen de 2.5 o 3 miliunidades internacionales por litro. Cuando los niveles de TSH superan esas cifras, las mujeres pueden experimentar un hipotiroidismo subclínico, o sea que la tiroides está ligeramente menos activa, lo que puede ocasionar varios problemas de salud si se deja sin tratar.

Ahora, los investigadores de Mayo Clinic informan que uno de esos problemas puede ser la pérdida del embarazo y al investigar más, surgió el planteamiento de que pueden verse afectados hasta 15 de cada 100 embarazos. En un estudio publicado en The BMJ, los científicos mostraron que el tratamiento del hipotiroidismo subclínico (que no es exactamente el nivel al que se trataría a una mujer no embarazada) puede disminuir las pérdidas del embarazo, especialmente en quienes los niveles de TSH se ubican en el extremo superior de la normalidad o más alto.

Lea tambien: Proteína causa depresión durante el embarazo

Más datos sobre el estudio 

Un análisis reciente de 18 estudios reveló que las mujeres encinta con hipotiroidismo subclínico no tratado corren más riesgo de pérdida del embarazo, desprendimiento placentario, rotura prematura de las membranas y muerte neonatal. Aunque parecía que tratar el hipotiroidismo subclínico reduciría la probabilidad de esos hechos mortales, como se sabía que el tratamiento conllevaba riesgos, quisimos encontrar el punto en el cual las ventajas superaban a los riesgos”, explica la Dra. Spyridoula Maraka (doctora en medicina), endocrinóloga y autora principal del estudio.

A través de la bodega de datos de OptumLabs, la Dra. Maraka y su equipo examinaron la información médica de 5405 mujeres embarazadas, a quienes se diagnosticó hipotiroidismo subclínico. De ellas, 843 mujeres con una concentración promedio de TSH previa al tratamiento de 4.8 miliunidades internacionales por litro recibieron tratamiento con la hormona tiroides. El resto, o sea 4562 mujeres con una concentración promedio de TSH previa al tratamiento de 3.3 miliunidades internacionales por litro, no recibió tratamiento.

Lea también: Embarazo. Nuevas recomendaciones de la OMS

Comparado frente al grupo no tratado, la probabilidad de perder el embarazo de las mujeres tratadas era 38 por ciento menor, pero tenían una probabilidad mayor de tener un parto prematuro y de presentar diabetes gestacional o preeclampsia.

El equipo también analizó los niveles de TSH antes del tratamiento para determinar si hubo algún punto en el cual el tratamiento alcanzó el mayor efecto positivo en general.

“No es sorprendente que se haya descubierto que el tratamiento benefició más a las mujeres con los mayores niveles de TSH antes del tratamiento (entre 4.1 y 10 miliunidades internacionales por litro). La probabilidad bastante menor de perder el embarazo dentro de ese grupo fue lo que bajó el promedio y eso aporta un buen argumento para actualizar las pautas clínicas”, añade la Dra. Maraka.

Los investigadores descubrieron que en las mujeres con los niveles de TSH más bajos (2.5 a 4.0 miliunidades internacionales por litro), el riesgo de hipertensión gestacional, que puede llevar a preeclampsia, fue significativamente mayor en las mujeres tratadas que entre las no tratadas. No hubo diferencia entre las mujeres tratadas que tenían los niveles más altos de TSH (4.1 a 10 miliunidades internacionales) y las mujeres no tratadas.

Lea también: Aborto espontáneo generalmente está fuera de control

Resultados

“Los resultados nos llevan a pensar que el tratamiento excesivo es una posibilidad. Cuando los niveles de TSH están entre 2.5 y 4.0 miliunidades internacionales por litro, quizás lo mejor sería dejar sin tratar el hipotiroidismo subclínico”, señala el Dr. Juan Brito Campaña (doctor en medicina), endocrinólogo de Mayo Clinic y coautor del estudio.

El equipo no descubrió ningún otro resultado adverso que pareciera haber sido afectado por los diferentes niveles de TSH previos al tratamiento o por el uso posterior de la hormona tiroides.

El Dr. Brito Campaña añade que la asociación entre la terapia con levotiroxina (fármaco utilizado para tratar el hipotiroidismo) y el riesgo de resultado adversos relacionados con el embarazo (por ejemplo, preeclampsia o diabetes gestacional) debe tomarse como un resultado preliminar que requiere más estudios para evaluar la seguridad de la terapia con levotiroxina en las mujeres encinta y con hipotiroidismo subclínico.

Los resultados y las recomendaciones de este estudio parecen ser un tanto proféticos. El 6 de enero de 2017, la Asociación Americana de la Tiroides publicó pautas actualizadas para la atención médica con recomendaciones respecto al tratamiento de las mujeres que presentan enfermedad de la tiroides durante el embarazo.

“Esas pautas pueden ayudar a las mujeres y a los médicos a decidir juntos lo mejor para ellas. Estamos muy contentos de verlas y continuamos con nuestro compromiso de avanzar la investigación médica y de refinar la información disponible para ayudar a tomar decisiones conjuntas y mejorar la salud”, dice el Dr. Brito.

Si desea más información, visite mayoclinic

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO

jQuery(".widget_aas_widget").css("padding","10px");