Lunes 23 enero 2017
Tags Posts tagged with "Emociones"

Emociones

Redacción A Tu Salud

Las emociones te acompañan siempre y, como el tiempo son pueden ser inestables y cambiantes. Se generan por algo del exterior pero crean sensaciones y sentimientos que provienen de tu interior.

Para tu bienestar lo mejor que puedes hacer es reconocerlas, controlar las negativas y potenciar las positivas al máximo. Te damos algunas claves para lograrlo.Emociones 1

También puedes consultar: Maltrato infantil influye en el reconocimiento de emociones

Emociones positivas

Te animan a actuar de forma más rápida y eficaz; aumentan la creatividad y te permiten afrontar mejor los cambios.

Compartirlas con otros te hace establecer vínculos sociales y amistosos, suben tu ánimo de inmediato y, a la larga, cambian tu percepción del mundo volviéndote más optimista.

Son buenas para tu salud

Aunque pertenecen a tu parte psicológica, repercuten también en tu cuerpo. Dependiendo de la intensidad y tipo de emoción, tu organismo se moviliza poniendo en funcionamiento el sistema nervioso simpático y la química cerebral.

Por eso, emociones positivas son favorables, porque te protegen de los efectos del estrés, lo que hace que tus defensas estén más fuertes, sufras menos dolores de cabeza y musculares, y tengas menos problemas.

Emociones 2También puedes consultar: ¿Ira, frustración irremediable ante la adversidad? ¡Tú elijes tus emociones!

Ayúdate a disfrutarlas

No te cargues de negatividad. Dedica un momento del día a recordar una buena experiencia del pasado, reviviendo las emociones positivas que te causó: esto te aportará otra vez la sensación de bienestar.

Cuando llegues a casa, utiliza terapia musical. Se ha comprobado que el ritmo produce un aumento de actividad en la corteza motora cerebral, que potencia las emociones positivas.

Y con las negativas ¿qué haces?

Aceptarlas como parte natural de tu vida y aprender a controlarlas para que no te arrastren y no te debiliten. Intenta ver su lado bueno: el miedo puede advertirte y salvarte del peligro, la ira puede ayudarte a cambiar una situación injusta, la envidia puede moverte a luchar por eso que estás deseando… Y cuando notes que empiezan a superarte córtalas así: coge un periódico viejo y ve arrancando lentamente sus hojas.

También puedes consultar: Estudio demuestra cómo las emociones influyen cuando quieres adelgazar

Fuente: Cosmohispano

Por Inspirulina.com

Nuevo-año

Arranca el nuevo año limpio y desintoxicado, no solo del cuerpo después de todo lo que hemos comido, sino también del alma.

Para muchas personas el año nuevo está lleno de 365 nuevas oportunidades para lograr objetivos y terminar de alcanzar algunas metas. En Inspirulina creemos que para poder hacer nuestros sueños realidad debemos tomar en cuenta algunos detalles que a veces no vemos o pasamos por alto.

No se trata solo de comer mejor y más saludable o de hacer ejercicios para llevar un estilo de vida sana, hace falta mejorar muchos hábitos, de esos que incluyen nuestra alma y espíritu. La idea es básicamente incluir en nuestra rutina de vida saludable lo siguiente:

  1. Agradecer apenas nos despertamos: el simple hecho de estar vivos es un motivo para agradecer.
  2. Restringe los malos pensamientos y sentimientos. También los malos comentarios.
  3. Comparte y ayuda en lo que puedas siempre.
  4. Medita diariamente.
  5. Actúa con compasión y amor.
  6. Sé consciente de tus acciones.
  7. Perdona desde tu corazón.

Este tipo de dieta emocional también te dará resultados increíbles en poco tiempo. Además, te ayudará a mejorar tus relaciones sociales, te sentirás más motivado y contento. Podrás reconocer y entender mejor tus emociones y podrás gestionar mejor tus estados de ánimo. Por eso a nosotros nos encanta practicar esta desintoxicación; es increíble cómo incluyendo estos nuevos hábitos serás capaz de superar retos, aprender y buscar nuevos.

En resumen, concentrarse en lo positivo y buscar siempre ser más felices es lo importante para que puedas llevar una vida completamente sana, mirando siempre hacia adelante. Enfocarse y agradecer es la clave.

Te invitamos a agregar esto a tu lista de deseos y a no darte por vencido si alguno de tus nuevos propósitos no se cumple al corto plazo. Diviértete y arriésgate a hacer cosas nuevas para estar siempre en bienestar.

Redacción A Tu Salud

Es buen momento entonces, para antes de hacerte propósitos, cerrar ciclos.

A continuación algunos puntos para cerrar ciclos de una forma práctica, concedidos durante una charla por el coach Fernando Portillo. Recuerda que es necesario cerrar algunas puertas no por orgullo, sino porque no llevan a ninguna parte.

También puedes consultar: ¿Cómo celebrar sin los seres queridos?

Sea cual sea el ciclo que debes cerrar, toma en cuenta lo siguiente:

  • Libérate. Crea una lista con todos aquellos recuerdos y sentimientos que deseas sacar de tu vida, toma la decisión de liberarte de aquellas cosas que te afectan en el presente y escribe al lado de cada una de ellas cómo puedes resolverlas.

Es necesario cortar todo lo que no aporte a tu vida, todo lo que no te deja avanzar, todo a lo que le abriste la puerta para que te afecte. No te lleves nada malo al año nuevo. Vacíate.

  • Celebra la vida. Agradece, reconoce cada pequeño y gran regalo que hayas recibido a la largo de tu vida y en especial en este año.

Si te es posible buscar la forma de hacerle llegar tu gratitud y buenos sentimientos a todas las personas que fueron un instrumento para la prosperidad, el avance, las bendiciones, aporte y tu vida en general, hazlo.

Una llamada, un mensaje, una visita, un detalle nunca están de más. Sé agradecido. Recuerda que cuando generas luz, tarde o temprano, y sin esperarlo o quererlo, esa luz ilumina tu camino.

  • Suelta el remordimiento. No mires hacia atrás para resaltar tus errores ni para pensar en lo que pudiste hacer o lo que pudo haber sido, piensa que los errores forman precisamente parte de tu proceso de crecer y alcanzar el éxito, las metas , avanzar.

Empieza a asumir que todo es aprendizaje, analiza en qué aportó a tu vida lo que haya sido difícil y asume el compromiso de corregir los errores y de aprender la lección, que esas situaciones llegaron a tu vida para que no las vuelvas a cometer.ciclos

  • Sana tus relaciones personales. Toma la decisión de perdonar a todas aquellas personas que de una u otra manera afectaron y si es necesario pide perdón.

Recuerda que el perdón no es quizás lo que deseas, pero se hace por obediencia y para poder sanar tú, más que la otra persona. Incluso si te hirieron pide perdón.

  • Regresa la familia. Regresa los amigos, a las personas que tú amas, es ocasión de reencontrarte con los tuyos, olvídate de lo que te hicieron y busca un acercamiento, tiende tu mano y celebra con ellos en esta época, es una oportunidad de cerrar ciclos y comenzar de nuevo deja el orgullo.
  • Todo está bien y va estar mejor. siempre tienes que saber eso. A pesar de todo lo duro que haya sido la situación que atravesaste –y estoy claro que de pronto durante este año enfrentaste y superaste muchas situaciones personales familiares, de amigos, de amores, económicas, de salud–, no importa, haz el esfuerzo de sonreír y saber que lo que sea que estés pasando también pasará.

¡Libérate de todo lo para que empieces más liviano y tengas más espacio para poder crear cosas positivas y para poder traer todo las bendiciones que la vida tiene para ti!

También puedes consultar: El perdón el mejor regalo de Navidad para ti

Ten presente que es más pesado empezar tus nuevos objetivos cargando tanto, es mejor si te vacías. Tu sabes cuáles son esas piedritas que te están molestando en tu vida y de las cuales te puedes sacudir.

Fuente: huffingtonpost

0 635

Redacción A Tu Salud

En Navidades es usual sentir depresión, que podría ser conocida como depresión navideña, sobretodo con la llegada de sus fiestas.

Si bien lo habitual y lo común es disfrutar de una navidad feliz, es viable que muchas personas no vean en estas fiestas tan populares la mayoría de esos sentimientos que originalmente rodean estos días navideños.

La Navidad, por ejemplo, es considerada como una época feliz para muchas personas; como un instante único en el que divertirse de unos buenos ratos de paz y armonía en compañía de nuestros seres queridos.

Pero, para otras personas, la Navidad puede no ser todo lo especial que se podría llegar a esperar. Echar de menos a nuestros seres queridos en Navidad tiende a ser uno de los sentimientos más frecuentes, especialmente cuando éstos ya no se encuentran entre nosotros.

También puedes consultar: El perdón el mejor regalo de Navidad para ti

El estrés navideño en los últimos años tiende a ser del mismo modo bastante frecuente. Las prisas por hallar el regalo perfecto o inclusive dejarlo todo para el último instante logran causar tensión y ansiedad fácilmente evitables.

Especialmente tanto echar de menos a nuestros seres queridos como el estrés puede causar la aparición de la conocida como depresión navideña (o síndrome de la depresión navideña). Igualmente causada por el no cumplimiento de aquellos ideales que todo ser humano puede perseguir durante esta época: felicidad y gozo, alegría, compañía y abundancia en todos los aspectos.

Síntomas de la depresión navideña
  • Tristeza y melancolía al llegar la Navidad.
  • Nostalgia exagerada.
  • Frustración al no contar con lo que supuestamente otros sí tienen.
  • Pensamientos negativos.
  • Tristeza por la ausencia de otra persona.
  • Apatía ante los festejos de esta época.
  • Cómo evitar o solucionar la depresión navideña.

También puedes consultar: ¿Sin pareja? Superar la presión en Navidaddepresion

Si te sientes triste, melancólico/a y apagado en una época como la navideña, es fundamental que tomes nota de los siguientes consejos…

Consejos básicos
  1. Expresa esas emociones negativas o conflictivas que puedas sentir en estos momentos. Un amigo o un familiar pueden serte de gran ayuda.
  2. Levanta tu estado de ánimo con actividades que te ayuden a desconectarte y a sentirte mejor contigo mismo/a.
  3. Trata de rodearte de personas positivas.
  4. Evita cualquier situación negativa o de conflicto que pueda influir en tu estado actual.
  5. Realiza actividades de caridad (como actividades de caridad) pueden ayudarte a sentirte mejor mientras haces algo por los demás.
  6. En cualquier caso, si sientes que estos consejos no logran ayudarte, no dudes en buscar ayuda de un psicólogo o terapeuta.

Fuente: Naturpsico

Redacción A Tu Salud

La época navideña produce una mezcla de sensaciones, que van de alegría, pasando por la nostalgia, y en gran parte, por el estrés. Para que no te angusties en estas fiestas, aprende a regocijarse felizmente de la Navidad.

También puedes consultar: El perdón el mejor regalo de Navidad para ti

5 consejos para una Navidad sin estrés

Cuando estamos en pleno auge prenavideño, algunas personas lo ven como una época alegre y emocionante, pero muchas otras se abruman y lo consideran un período estresante e inclusive deprimente.

Si estás tan ocupada y pendiente de cada pormenor que te angustias y olvidas lo significativo (divertirse), si desatiendes tus propias necesidades sólo porque son unas fechas establecidas, estas cinco sugerencias te serán útiles para suprimir el agobio y comenzar a disfrutar:

Date un capricho todos los días

Este año, asegúrate de que sacas tiempo para ti y de que todos los días posees algo que esperar con ganas. Todos los días. Un paseo, un rato leyendo, un baño relajante, salir con amigos o con tu pareja, ver una película, lo que más te guste y te relaje. No debe ser caro y no tienes que utilizar mucho tiempo, con 10 minutos basta. Por supuesto, si puedes estar más tiempo mejor. Hazlo y notarás la diferencia en la energía que tienes.

Haz sólo lo que te guste

Haz solamente aquello que te suministre alegría y satisfacción, que te haga sentir bien. Parece sencillo, pero no lo es. Solemos aceptar invitaciones e ir a sitios donde no deseamos ir, o hacemos actividades que no sólo no nos compensan sino que nos estresan. A partir de ahora, y fundamentalmente en estas fechas de compromisos, acepta sólo lo que sepas que vas a divertirte. Pregúntate “¿Realmente quiero hacer esto? ¿Me va a proporcionar algún tipo de satisfacción?” Si no es así, recházalo, recuerda, no estás rechazando a la persona, sino a la circunstancia o actividad específica, es importante que no se te olvide esto.navidad

Olvídate de la perfección

Esencialmente en estas fechas es significativo aceptar que es imposible que todo salga perfecto y según tus planes, y está bien. Hazlo lo mejor que puedas y no te desesperes si a tu primo no le gusta tu regalo o si la cena no sale como habías planeado. Recuerda que lo significativo es pasarlo bien, a ser posible con la compañía de tu familia y, si eres creyente, celebrar las tradiciones navideñas y recordar el verdadero significado de la Navidad.

Redescubre el significado de las fiestas

¿Qué es lo que hace de la Navidad algo especial para ti y tu familia? ¿Cómo puedes hacer que este año sea realmente especial? Pregúntate a ti misma y pregunta a tus seres queridos qué es lo que más le regocijan en esta época. Puede que descubras que no es lo que esperabas, tal vez no les importe tanto qué hay de cena y gocen más adornando el árbol. Investiga qué les gusta y céntrate en eso, inclusive puedes empezar nuevas tradiciones. Te sentirás mejor, te estresarás menos y simplificarás las cosas.

Regálate unas vacaciones

Si bien sólo sean unos días para estar con tu familia o disfrutar y relajarte de la forma que desees. Principalmente si te cuesta desconectar o no eres capaz de descansar sin sentirte culpable, date ese placer y goza de estas bien merecidas vacaciones.

También puedes consultar:  Dile adiós a los agobios y al estrés

Fuente:  Comohacerpara

Redacción A Tu Salud

TRISTE-EN-NAVIDAD

En Navidades es usual sentir depresión, que podría ser conocida como depresión navideña, sobretodo con la llegada de sus fiestas.

Si bien lo habitual y lo común es disfrutar de una navidad feliz, es viable que muchas personas no vean en estas fiestas tan populares la mayoría de esos sentimientos que originalmente rodean estos días navideños.

La Navidad, por ejemplo, es considerada como una época feliz para muchas personas; como un instante único en el que divertirse de unos buenos ratos de paz y armonía en compañía de nuestros seres queridos.

También puedes consultar: ¿Sabe cómo vencer el estrés en esta época navideña?

Pero, para otras personas, la Navidad puede no ser todo lo especial que se podría llegar a esperar. Echar de menos a nuestros seres queridos en Navidad tiende a ser uno de los sentimientos más frecuentes, especialmente cuando éstos ya no se encuentran entre nosotros.

El estrés navideño en los últimos años tiende a ser del mismo modo bastante frecuente. Las prisas por hallar el regalo perfecto o inclusive dejarlo todo para el último instante logran causar tensión y ansiedad fácilmente evitables.

Especialmente tanto echar de menos a nuestros seres queridos como el estrés puede causar la aparición de la conocida como depresión navideña (o síndrome de la depresión navideña). Igualmente causada por el no cumplimiento de aquellos ideales que todo ser humano puede perseguir durante esta época: felicidad y gozo, alegría, compañía y abundancia en todos los aspectos.

También puedes consultar: ¿Solo en Navidad?

Síntomas de depresión en Navidad 
  • Tristeza y melancolía al llegar la Navidad.
  • Nostalgia exagerada.
  • Frustración al no contar con lo que supuestamente otros sí tienen.
  • Pensamientos negativos.
  • Tristeza por la ausencia de otra persona.
  • Apatía ante los festejos de esta época.
  • Cómo evitar o solucionar la depresión navideña.

Si te sientes triste, melancólico/a y apagado en una época como la navideña, es fundamental que tomes nota de los siguientes consejos básicos que te proponemos a continuación:

Consejos básicos
  1. Expresa esas emociones negativas o conflictivas que puedas sentir en estos momentos. Un amigo o un familiar pueden serte de gran ayuda.
  2. Levanta tu estado de ánimo con actividades que te ayuden a desconectarte y a sentirte mejor contigo mismo/a.
  3. Trata de rodearte de personas positivas.
  4. Evita cualquier situación negativa o de conflicto que pueda influir en tu estado actual.
  5. Realiza actividades de caridad (como actividades de caridad) pueden ayudarte a sentirte mejor mientras haces algo por los demás.
  6. En cualquier caso, si sientes que estos consejos no logran ayudarte, no dudes en buscar ayuda de un psicólogo o terapeuta.

Fuente: Naturpsico

Equipo de Redacción A Tu Salud

En este tiempo del año la tristeza se liga con los cierres de ciclos, y esas emociones pueden ser más intensas si las personas son propensas a la depresión.

Los sentimientos de alegría o decaimiento que las personas descubren a fin de año dependen, en parte, del balance que suelen hacer sobre sus éxitos, fracasos o pérdidas, pero no debe confundirse con depresión o un trastorno afectivo estacional.

La coordinadora del Programa Institucional de Tutorías de la Facultad de Psicología de la UNAM (México), Verónica Alcalá Herrera, recalcó la importancia de utilizar el término depresión de forma correcta, pues en ocasiones se utiliza de forma indistinta para referirse a un estado de ánimo normal y a la enfermedad que exhorta tratamiento psicológico.

En los meses con días más cortos, con menos de ocho horas, las personas se deprimen, pero en verano y primavera, cuando duran alrededor de 15 horas, no presentan esa conducta y esa situación en esas zonas del planeta suele ser periódico.

El esclarecimiento fisiológico es que al entrar en la retina, la luz va al hipotálamo (donde se aloja el núcleo supraquiasmático, un reloj endógeno) y desencadena la producción melatonínica nocturna.

Lea también: Descubre el estado de tus emociones con la musicoterapia

La especialista en psicobiología relató que hay países donde en esas dos estaciones se aporta poca luminosidad, ya que amanece a las 8:00 horas y anochece a las 16:00 horas.

“Aunque sea un periodo diurno, el cerebro genera melatonina y provoca sueño y ganas de descansar, además, echa a andar una serie de circuitos que disminuyen los niveles de serotonina, sustancia asociada al procesamiento del afecto en la depresión”, expuso.

Alcalá Herrera reveló que no todas las personas son sensibles a esta condición de ausencia solar.

Depresión o tristeza?

Asimismo, recalcó la necesidad de distinguir la depresión de la tristeza para que se brinde la atención adecuada en cada caso.

El trastorno depresivo perjudica las esferas personales, laborales, sociales y cognitivas a tal grado que los afectados dejan de ser funcionales.

Quienes padecen depresión tienen síntomas severos de cansancio, sensación de abandono, no disfrutan, sienten que no valen nada, se aíslan, no desean hacer sus labores diarias, presentar alteraciones del sueño y bajan o suben de peso, lo que los incapacita para llevar una vida adecuada en lo colectivo.

“Esto no es lo mismo que una tristeza de final del año, asociada a cierres de ciclos. Si los individuos tienen tendencia a no solucionar sus dificultades o a dar por finalizadas determinadas etapas se sentirán con ánimo bajo en diciembre”, recalcó.

No es recomendable negar las dificultades, evadirlos, enojarse, decaerse, no hacer nada o pensar que todo se solucionará por sí mismo.

“Hay alternativas más productivas como pedir ayuda, tener una actitud positiva, angustiarse menos, ocuparse más y trabajar en la autoestima; es decir, podemos aprender a manejar nuestros problemas”, expresó.

LEa también: Cómo transitar sanamente las emociones aflictivas

Fuente: Elsiglodedurango

Equipo de Redacción A Tu Salud

Todos tenemos días malos y sin duda intervienen en el ritmo diario de vida, por eso es importante animarse a uno mismo y no dejar que el negativismo se expanda en la productividad laboral. Con algunos trucos y unos pocos segundos se puede levantar el ánimo.

Sonreír aunque no tengas ganas de hacerlo

Si bien al comienzo no se sienta necesario hacerlo, no cuesta nada sonreír un poco, será un pequeño alivio que te ayudará a mejorar el ánimo. Esta teoría se respalda con la que señalan los psicólogos de la Universidad de Harvard “Si la persona no expresa la emoción, no llega a sentirla”

Contar un chiste relacionado al problema

Ayuda a facilitar el cambio de actitud, Albert Ellis uno de los psicólogos más influyentes de la historia y planteó el uso de chistes como clave para “aniquilar tonterías”. Es viable exagerar estas situaciones y verbalizarlas y al hacerlo darnos cuenta de lo ridículas que son.

Lea también: ¿Sabes qué es el método de las cuatro A para conservar el entusiasmo?

Felicidad 1

Enviar fotos, emoticones o un simple “hola” a los amigos

La soledad muchas veces es la culpable, según diversos estudios, a la miseria e infelicidad, para levantar el ánimo múltiples expertos señalan que enviar un simple emoticono, una foto hermosa o diminuto “hola” puede cambiar tu día. Es hora de darle un buen uso a tu Smartphone.

Ceder el asiento en el bus

Ser servicial o tener un buen gesto con los demás puede hacer el cambio en el estado de ánimo en menos de 30 segundos, conjuntamente de influir positivismo en los demás. De acuerdo a psicólogos americanos involucrarse en los valores y creencias propias eleva el nivel de bienestar, se dice que los activistas sienten mayor vitalidad que aquellas personas que no se comprometen en un fin.

Comer un caramelo

Una recomendación que bien puede tomarse para algún disgusto pequeño, pero con cautela para que no se transforme un hábito compulsivo, endulza tu vida y verás que cambiarás de ánimos rápidamente.

Escribir 3 cosas positivas de uno mismo

Según la investigadora Sonja Lyubomirsky de la Universidad de California escribir tres cosas positivas de uno mismo levanta los ánimos rápidamente, ya que nos centra a apreciar lo presente analizando las bendiciones y gracias que tenemos.

Ya lo sabes, si pasas por un mal instante en la oficina bien puedes poner a prueba alguna de estas recomendaciones, no dejes que el negativismo influya en tu ámbito profesional (ni personal).

Fuente: inspirulina

Equipo de Redacción A Tu Salud

Para pasar solo la Navidad, la clave es reconocer la situación, no concentrarse en el malestar y buscar alternativas para disfrutar de las fiestas

La Navidad es un momento de compartir, recordar y plantear cambios para el año que empieza, pasar momentos con los amigos y la familia, adornar la casa y contagiarse de los mensajes de optimismo e ilusión. Pero ¿cómo enfrentar estas fechas lejos de casa?

Muchas personas pasarán estas navidades lejos de sus seres queridos, ya sea por motivos de trabajo, mudanza, separación…, incluso hay quienes optan por tomarse estas fechas para irse de vacaciones y la pasan lejos de casa.

Según expone Mariola Bonillo, psicóloga sanitaria del Centro de Psicología Área Humana de Madrid, las Navidades son un tiempo de celebración de todo lo hecho durante el año y un buen instante para generar nuevas ilusiones para el año que se avecina.

Por eso se origina un fenómeno de contagio emocional que crea emociones positivas en quienes comparten estos instantes, pero que puede inducir el efecto contrario en quienes por diferentes escenarios no pueden participar de este reencuentro que presumen las fiestas navideñas, lo que da lugar a tristeza, desesperanza y frustración por no poder estar con los seres queridos.

colesterol-navidad-a-tu-salud

Lea también: Primera Navidad sin ti: ¿cómo afrontarla?

“La clave es siempre aceptar la situación, no centrarse en el malestar y buscar alternativas para disfrutar de las fiestas. Al igual que se pasan otros momentos importantes del año en soledad, también las navidades pasarán, depende de la importancia que le demos, hay que pensar de forma más positiva y realista y no cerrar puertas”, Indica Bonillo.

Para la especialista es normal sentirse mal y no es imperativo sentirse bien porque sea Navidad pero rechazar el poder divertirse de las celebraciones tampoco es saludable. “No hay que centrarse en el malestar y la soledad y afrontarlo de manera activa y buscar alternativas positivas. Es normal sentir tristeza pero por un tiempo limitado para luego cambiar y buscar las vías para disfrutar de estas fechas”, explica.

En estos asuntos lo mejor es emplear estrategias cognitivas, pensamientos y mensajes realistas, trazarse cuestiones sobre con quién quedar y qué vamos a cenar. “Las emociones dependen de los pensamientos y si nos proponemos estar mejor lo podemos conseguir”, respalda Bonillo que señala además las siguientes estrategias:

  1. Aceptar la situación y no dramatizar: depende de la importancia que le demos, hay que aceptar cómo van a ser las fiestas en esta época y enfrentarlas de forma activa. No hay que dramatizar las circunstancias sino normalizarla al máximo, actuar, pensar y organizar las fiestas a nuestro gusto, dejarse llevar por el instante y buscar personas para compartir las fiestas. La Navidad es para pasarla en familia pero hay alternativas.
  2. Apoyarse en los seres queridos y contarles la situación: compartir así con ellos la experiencia, quedando para verse por videoconferencia por Internet, hablar por teléfono con el resto de miembros de la familia cuando estén reunidos, preguntar la hora a la que cenarán y cenar a la misma hora y si es viable hacerlo por videoconferencia. “Es normal sentirse mal pero hay que reponerse ante esa sensación y buscar alternativas”, resalta Bonillo.
  3. Buscar actividades centradas en uno mismo: preparar la cena y comprar aquellos alimentos con los que más se saborea, centrándonos en cómo nos sentimos y buscar entretenimientos pero también buscando tiempo para descansar.
  4. Evitar conductas que perjudiquen: como tomar alcohol o estar aislado, hay que buscar la compañía de los otros compañeros de trabajo, amigos, etc., aquellas personas que estarán cerca si bien no sean la familia pero sí un grupo de apoyo
  5. Permitirse los momentos de bajón: es normal sentirse mal pero hay que limitarlo en el tiempo, se logran pasar las fiestas bien y darse permiso para pasarlo bien.

El trabajo puede ser una forma también de evasión, si estos días de Navidad no se consiguen compartir con la familia se puede ser solidario con algún otro compañero al que cambiar el turno de trabajo para que pueda pasar la noche o el día con su familia.

Fuente: Ine

Equipo de Redacción A Tu Salud

Si eres de los que se pasan media vida preparándote para lo que te espera, pensando en si tendrás trabajo o una persona con la que compartir tu vida… Si perteneces al “club” de los que siempre deben pensar en el mañana… seguramente haz dedicabo buena parte de tu vida a pensar en lo que vas experimentar dentro de unos años, más no en el vivir aquí y el ahora.

Pero un buen día, por la razón que sea, te sorprendes a ti mismo con frecuencia enganchándote a tu pasado, rememorando cuando podías hacer tal cosa, cuando aún tenías las fuerzas para tal otra… diciendo que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Y así transcurre la vida, desviando tu  atención hacia el pasado o el futuro. Y mientras el implacable calendario avanza y la vida sigue su curso, te preguntas: “¿Dónde ha estado el presente que no me he enterado?”.

Lea también: Hay que mantenerse sano para tener un futuro saludable

Puedes estar convencido de que tú sí vives el día a día, pero una mirada más profunda puede delatarte. Observa cómo es relativamente fácil sorprenderte a ti mismo alejándote del momento presente. Haz una pequeña autoevaluación:

  • ¿Vives o pasas por la vida?
  • ¿Tienes la sensación de estar en tu presente?
  • ¿Vives con consciencia plena de los instantes de la vida o estás haciendo una actividad y pensando en la que viene a continuación?
  • ¿Te notas a ti mismo fuera del momento y tienes que obligarte a volver de vez en cuando?

vivir-pensando

Puede que ni siquiera te hayas dado cuenta, así que es un buen momento para centrarte en aquí y ahora. Algunas ideas para ello:

1. SIENTE MÁS, PIENSA MENOS

Trata de disfrutar con todos tus sentidos de una experiencia, sin valorarla o pensar sobre ella, simplemente siéntela. Puedes estar sentado en un banco y vivir ese instante de manera más consciente, participando con todos tus sentidos: lo que escuchas, lo que hueles, lo que ves, lo que tocas, etc.

2. VUELVE

Cuando te notes a ti mismo rebobinando una escena de tu pasado, piensa si verdaderamente lo que estás dejando de vivir en ese instante por retrotraerte a algo que ya no está y que no se puede modificar. Vuelve a tierra, lo que ocurre aquí y ahora es lo único real, el resto ya no existe.

3. VIVE ADEMÁS DE PLANIFICAR

Ponerse objetivos  e invertir un tiempo en planificar los pasos a seguir para su consecución es un aliciente para el cambio y la evolución, sin duda. No obstante, no te olvides de disfrutar en el proceso, comienza a pasártelo bien desde el minuto uno en que diseñas el boceto de lo que vas a vivir dentro de un tiempo. Trata que tu presente tenga un sentido por sí mismo, que no se transforme sólo en un medio para alcanzar algo futuro. Cada día tiene su función, y no se trata de gastarlo, sino de invertirlo y sacarle provecho.

4. CONECTA CON TU EMOCIÓN PRESENTE, SEA LA QUE SEA

Algunas veces tendrás que pasar por un periodo difícil. Puede que te toque sentir dolor, rabia, tristeza o enfado. Puede que tiendas a impedir esa emoción, negarla o inclusive concentrarte constantemente en cuándo dejarás de sentirla. Déjala estar, piensa que tiene su razón de ser. Es el sentimiento que pertenece a este fragmento de tu vida aquí y ahora.

Una emoción puede ayudarte a anclarte en tu momento presente. Si además lo que te invade es alegría, satisfacción, ternura, ilusión, etc. te será más fácil dedicarle unos instantes de consciencia. Lo que sientes hoy, aquí y ahora, es una señal de que estás vivo.

5.BUSCA MOMENTOS PARA QUE LO QUE HAGAS SEA NO HACER NADA

Ess difícil hallar instantes para no hacer nada. Pareciera como si tuvieras que hacer constantemente algo. Hasta el ocio se llega a plantear como una sucesión de actividades encadenadas que dificultan la atención plena en el presente.

Rescata algún instante para tu desconexión, deja que tu mente se vacíe, sin juzgarte por ello. Crea algún paréntesis que no te obligue a ser productivo, sencillamente permítete estar en el mundo con los otros, tal y como tú eres, sin necesidad de hablar, realizar o expresar.

Tomado de Tupsicologia