Sábado 29 Abril 2017
Tags Posts tagged with "higado"

higado

Por DA - Equipo de redacción A tu Salud

La hoja de la guanábana se ha convertido en uno de los tantos productos naturales de fácil acceso, que por sus propiedades reportan beneficios a la salud.

Se estima que la hoja de la guanábana ayuda a mejorar problemas respiratorios, circulatorios, nerviosos e infecciosos. Incluso se ha popularizado como un remedio natural contra el cáncer, pero un estudio realizado por el profesor en ciencias y estudiante de doctorado en ciencias con especialidad de farmacología médica y molecular, José Luis Méndez Cruz,  de la Unidad Académica de Medicina de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAM-UAZ) en México, cree que no es así.

Según expuso en una entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, entre los efectos secundarios del consumo del extracto de la guanábana se pueden mencionar el daño hepático y renal. Su alerta es a que el consumo de esta hoja se haga de la manera correcta.

Lea también: Guanábana: Una rica fuente de vitaminas

¿La hoja es segura?

La hoja de guanábana tiene una gran cantidad de acetogeninas, sustancia que puede llegar a reducir tumores, pero también es importante que la gente tenga información sobre cuáles son las dosis adecuadas para el consumo del extracto de la hoja de esa fruta; porque su ingesta descontrolada puede causar daño renal y hepático.

La explicación

Méndez explicó que las acetogeninas evitan la producción del trifosfato de adenosina (ATP, por sus siglas en inglés). Los ATP son la energía que la célula necesita para sus reacciones bioquímicas, entre ellas la reproducción.

Las células tumorales requieren mucho ATP para reproducirse y el cáncer es una reproducción descontrolada de células. Entonces, si nosotros le quitamos la energía (ATP) dejan de reproducirse e incluso llevan a la célula a la muerte o apoptosis.

Lea también: Tratamientos alternativos pueden ser eficaces para reducir el dolor

Hígado y riñón

El estudio se enfocó principalmente en estudiar los efectos que causa la hoja de la guanábana en el hígado y los riñones. Al hígado llegan las sustancias que son ingeridas mientras que el riñón es el órgano que desecha los medicamentos y las sustancias orgánicas solubles en agua, incluso las tóxicas.

¿Cuál es la dosis adecuada?

Méndez señaló que la dosis letal de los extractos de la hoja de guanábana es de 2 gramos por kilogramo de masa corporal. El 12% de estas dosis no causan daño hepático y renal, pero el 50% de la dosis puede provocar necrosis hepática.

Por ultimo añadió que quizá se pueda tomar té de hoja seca de guanábana, pero no se sabe las proporciones de agua y de hoja que sean seguras. Manejar extractos de la hoja de guanábana en la terapéutica oncológica permitiría un mejor control en la dosificación, pero falta que sea probado su uso seguro en humanos. Por otra parte, el consumo de la guanábana es recomendable por el valor nutricional que representa.

Lea también: Dormir mal podría afectar los riñones

Con información de sumedico.com

0 169
Cortesía

Los higaditos de pollo son muy versátiles. Se pueden preparar de múltiples maneras y con distintos complementos, siendo los ideales el arroz o las papas. En esta ocasión te ofrecemos una receta del Chef Maurizio Marconi, para la cual necesitarás:

250 gramos de hígados de pollo

½ cebolla en julianas

1 diente de ajo

1 hoja de laurel

½ taza de oporto

¼ de taza de consomé de pollo

Sal y pimienta al gusto

Preparación

Marinamos durante 30 minutos los higaditos en aceite de oliva, con ajo, laurel y cebolla. Luego condimentamos con sal y pimienta negra  en un recipiente. Calentar un sartén y sofreír hasta dorar las cebollas junto con el ajo. Posteriormente, agregar los higaditos marinados y dorar. Una vez dorados, agregar el oporto y emulsionar hasta que desaparezca el alcohol, luego añadir el consomé de pollo y cocinar durante 15 minutos y al plato.

Lea también: Pollo a la lima con aguacate. Receta saludable 

Variaciones

Esta receta puede cambiar con solo cambiar el oporto por vino blanco. Esto le dará un sabor completamente distinto. También los higaditos de pollo pueden prepararse en paté. A continuación te presentamos la receta que ofrece Cookpad:

Necesitarás para 6 raciones:

350 gr. de higaditos de pollo (limpio de corazones y hiel)

250 gr. de cebollas moradas medianas (picaditas)

4 ciruelas secas (en trocitos)

1 chorrito de brandy

1 pizca de pimienta negra

Sal y Aceite

Para preparar el paté, hay que sofreír las cebollas en una sartén con tres cucharadas de aceite hasta que estén transparentes. Añadir las ciruelas, la pimienta y el brandy. Sofreir por 3 0 4 minutos para que el Brandy evapore el alcohol. Añadir los higaditos y seguir sofriendo mientras se machacan con una cuchara de madera.

Cuando se han cocinado, se pasan a la licuadora o procesador de alimentos, para lograr un puré muy fino.

  1. En un recipiente de loza o porcelana, embadurnado con aceite, se extiende el puré de los higaditos de pollo. Se aplana con una cuchara y cuando esté frío se pone en la nevera durante unas horas. Se recomienda servir sobre pan tostado untado de mermelada de naranja amarga.

0 1505

Por. Equipo de Redacción A Tu Salud

Durante el mes de diciembre el consumo de alcohol se incrementa en casi todas las personas. Por eso es importante que conozca algunos mitos y realidades de las bebidas alcohólicas:

Aprender a beber desde jóvenes, en pequeñas cantidades, es importante para tener control sobre el alcohol.

Este es un mito que creen muchas personas. La realidad es que ni los niños ni los adolescentes deben ingerir alcohol. Al estar en pleno desarrollo emocional y físico, los efectos de las bebidas alcohólicas pueden traer consecuencias negativas para su crecimiento. Además, muchas adicciones se fomentan en estas etapas.

Lo más peligroso de beber en grandes cantidades es que te dé una resaca.

La realidad es que la resaca es lo menos peligroso, aunque es realmente desagradable y molesta. Beber  en grandes cantidades puede ocasionar una intoxicación que ocasione la muerte al causar parálisis respiratoria y dificultades cardiovasculares. Asimismo, beber en exceso suele ocasionar graves accidentes, principalmente de tráfico.

Lea también: Hombre ¡Dile no a la resaca!

Con un café o un baño se disminuye o elimina la borrachera

Un mito muy difundido, incluso avalado por películas y telenovelas. En realidad ni el café ni un baño eliminan el alcohol del organismo. La eliminación de las bebidas alcohólicas de la sangre se realiza a razón de 1 vaso de vino por hora (En referencia a un hombre de aprox 80Kg).

El alcohol facilita las relaciones sexuales

Posiblemente el mito más extendido y el más fantasioso. El alcohol es un depresor del Sistema Nervioso Central, por lo que suele inhibir la respuesta sexual. Si bien es cierto que un poquito puede ayudar a relajarse, si se bebe de más, ni hombres ni mujeres podrán lograr una respuesta sexual satisfactoria. Orgasmos y erecciones suelen desaparecer cuando se han consumido bebidas alcohólicas en exceso.

Sólo algunas bebidas alcohólicas se convierten en azúcar y engordan

La mayoría de las bebidas alcohólicas contienen gran cantidad de azúcar escondida y todas son altas en calorías. El hígado es el órgano encargado de procesar el alcohol y siempre lo convierte en azúcar.

Fuente: senda.gob.cl

0 180

Un artículo publicado en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra actualiza a la comunidad médica sobre una enfermedad posiblemente asoladora del hígado. La colangitis esclerosante primaria (PSC, por sus siglas en inglés) es una afección que daña los conductos que transportan la bilis digestiva desde el hígado hasta el intestino delgado. Muchas de las personas afectadas por esta enfermedad terminan requiriendo un trasplante de hígado para sobrevivir.

En el artículo, los médicos Dr. Konstantinos Lazaridis y Dr. Nicholas LaRusso de la División de Gastroenterología y Hepatología de Mayo Clinic (calificada como número 1) resaltan la investigación de las características clínicas de la colangitis esclerosante primaria, cuyo número de casos recientemente aumentó.

El Dr. LaRusso publicó la primera serie de casos sobre la colangitis esclerosante primaria en la década de los 80, y Mayo Clinic se ha convertido en uno de los principales centros de referencia para los pacientes que padecen esa enfermedad y en líder mundial en la investigación básica sobre la misma.

Ilustración médica de un hígado y de los conductos biliares

Lea además: Terapia génica para enfermedad metabólica del hígado probada en cerdos

Alrededor de 60% de las personas afectadas por la colangitis esclerosante primaria son hombres y la edad promedio es de 41 años. El artículo informa que actualmente no existen terapias médicas de eficacia comprobada para tratar la afección, la misma que puede desencadenar inflamación biliar y fibrosis en las personas afectadas. No obstante, las mejores técnicas de diagnóstico han permitido detectar mejor la colangitis esclerosante primaria.

“La mayor cantidad de casos no necesariamente significa que más personas padezcan la enfermedad —dice el Dr. Lazaridis—, sino que la mayor concienciación sobre la colangitis esclerosante primaria dentro de la comunidad médica y los mejores métodos no invasivos de detección de la enfermedad pueden haber aumentado la cantidad de pacientes”.

Diagnóstico

El artículo dice que la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica y la resonancia magnética son dos técnicas diagnósticas que han ayudado a detectar la colangitis esclerosante primaria, enfermedad que, de otra manera, es difícil de detectar; además, el 50% de las personas afectadas no presenta síntomas sino hasta obtener resultados anormales en los análisis de la función hepática.

Las afecciones coexistentes en las personas con colangitis esclerosante primaria incluyen: enfermedad inflamatoria del intestino y enfermedades de la vesícula biliar, tales como cálculos de la vesícula, pólipos y cáncer.

Tratamientos

“Dada la complejidad de la colangitis esclerosante primaria y de las afecciones relacionadas con ella, la atención de estos pacientes puede ser complicada. Es necesario contar con centros especializados de experiencia pluridisciplinaria y atención médica integrada para tratar adecuadamente a estos pacientes complejos”, acota el Dr. Lazaridis.

En Mayo Clinic, los equipos de médicos y científicos trabajan lado a lado para transformar la investigación en avances fundamentales para la atención del paciente. Los doctores Lazaridis y LaRusso dicen que la colaboración es esencial para traducir los descubrimientos científicos en terapias de avance que aborden las necesidades no atendidas de los pacientes con colangitis esclerosante primaria.

El artículo informa que está en progreso el estudio de varios tratamientos nuevos, incluido anticuerpos monoclonales y ácidos biliares sintéticos. Entre tanto, la naturaleza progresiva de la colangitis esclerosante primaria, que ha sido la causa de alrededor de 6% de todos los trasplantes de hígado en los últimos 27 años, dejará a casi 40% de las personas afectadas con la necesidad de someterse a un trasplante.

Lea además: Le realizan trasplante de hígado reconstruido con partes de los de sus hijas

0 187

Ante la escasez de órganos donados, Mayo Clinic explora las estrategias terapéuticas para los pacientes que sufren enfermedades debilitantes del hígado. Los científicos prueban un nuevo método para corregir trastornos metabólicos, sin trasplantar el órgano completo. Los resultados se publicaron en Science Translational Medicine.

La investigación médica probó la terapia génica en cerdos que sufrían de tirosinemia hereditaria tipo 1 (HT1, por sus siglas en inglés), trastorno metabólico que es provocado por la deficiencia de una enzima. El tratamiento común para esta enfermedad es un régimen farmacológico, pero el mismo no surte efecto en muchos pacientes y se desconoce la seguridad a largo plazo del consumo del fármaco.

“El trasplante de hígado es la única alternativa curativa en el tratamiento de la tirosinemia hereditaria tipo 1, que se caracteriza por una enfermedad progresiva del hígado”, dice el Dr. Raymond Hickey, investigador quirúrgico de Mayo Clinic. “Este novedoso método para tratar la tirosinemia hereditaria tipo 1 y otras enfermedades metabólicas permitirá a los pacientes evitar el trasplante de hígado y salvará más vidas”, añade.

Lea además: Bebidas naturales para desintoxicar el hígado y adelgazar

A través de la terapia génica, se trasplantan células hepáticas corregidas al hígado enfermo, lo que lleva a la producción de la enzima. “Este tratamiento es una nueva forma de trasplante celular que emplea las propias células del paciente, por lo que no se requieren medicamentos inmunosupresores y, de esa manera, se evitan los efectos secundarios de esos fármacos”, explica el Dr. Scott Nyberg, cirujano de trasplante hepático en Mayo Clinic. El resultado de esta terapia fue la mejoría de los cerdos con tirosinemia hereditaria tipo 1 y la prevención de la insuficiencia hepática. El empleo de imágenes nucleares permitió a los investigadores controlar la expansión de las células corregidas mediante un proceso no invasivo de imágenes.

Lea además: ¿Qué es la terapia genética?

“Los pacientes pediátricos que sufren de errores congénitos del metabolismo hepático serán quienes más se beneficien de esta terapia. Más de 20 por ciento de todos los trasplantes hepáticos en niños derivan de una enfermedad metabólica”, afirma el Dr. Hickey.

El estudio también examina el uso de vectores lentivirales para la entrega de las células en el tratamiento de las enfermedades hepáticas, medio que tradicionalmente se aplica en los trastornos sanguíneos.

El estudio contó con el financiamiento de los Institutos Nacionales de Salud, del Premio para Fellowship Posdoctoral de la Fundación Americana del Hígado, del Premio para el Desarrollo Profesional del Centro para Medicina Regenerativa de Mayo Clinic, de la Fundación Wallace H. Coulter, la Fundación Marriott, de la Fundación de la Familia de Darwin Deason y de Mayo Clinic.

Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/

0 257

Un grupo de científicos de Mayo Clinic desarrolló una alternativa al trasplante hepático, llamada hígado bioartificial de reservorio esferoide. Este órgano artificial puede ayudar en la recuperación del hígado lesionado y a los pacientes con insuficiencia hepática aguda

El dispositivo fue desarrollado por el doctor Scott Nyberg,  investigador y cirujano de trasplantes de hígado.  Conoce más sobre este hígado artificial en el siguiente video:

Lea más: Le realizan trasplante de hígado reconstruido con partes de los de sus hijas

Más sobre el Biohígado

El biohígado una esperanza para los pacientes con insuficiencia hepática. También se espera poder utilizarlo en los casos de cáncer hepático.

El tratamiento con el hígado bioartificial de reservorio esferoide demostró

Según la Fundación Americana del Hígado, hay más de 100 tipos diferentes de enfermedades hepáticas. Muchas pueden conducir a la muerte. Otras pueden convertirse en  enfermedades crónicas.

 

0 829

Equipo de Redacción A Tu Salud

hepatitis-a-tu-salud

Según la Organización Mundial de La Salud (OMS), la hepatitis es una inflamación del hígado. La afección puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis (cicatrización), una cirrosis e incluso, un cáncer de hígado. Los virus de la hepatitis son la forma más frecuente de contagio, pero también puede deberse, por ejemplo, a:

  • Células inmunitarias en el cuerpo que atacan el hígado.
  • Infecciones por bacterias o parásitos.
  • Daño hepático por alcohol o tóxicos (venenos).
  • Medicamentos, como una sobredosis de paracetamol.
  • Trastornos hereditarios, como la fibrosis quística o la hemocromatosis.
  • Enfermedad de Wilson, un trastorno en el cual el cuerpo retiene demasiado cobre.

En el siguiente video, la gastroenterólogo y hepatólogo, Beatriz Pernalete, nos explica más sobre la enfermedad:

 

Lea también: Estudio. Hepatitis viral es ahora primera causa de muerte mundial

Síntomas

La hepatitis puede iniciar y mejorar rápidamente. Igualmente puede volverse una enfermedad larga. En algunos casos, ocasiona daño hepático, insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

La infección aguda puede estar acompañada de pocos síntomas o de ninguno; asimismo puede producir manifestaciones como:

  • Dolor o distensión en el área abdominal
  • Orina turbia y heces de color arcilla o pálidas
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Picazón
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel o los ojos)
  • Falta de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de peso

Así lo explica la doctora Beatriz Pernalete:

Lea también: La hepatitis C extiende el riesgo de sufrir párkinson

Tipos de hepatitis

El virus de la hepatitis A (VHA) está presente en las heces de las personas contagiadas y casi siempre se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. Se propaga igualmente por ciertas prácticas sexuales. En muchos casos la infección es leve, y la mayoría de las personas se recuperan por completo y adquieren inmunidad contra infecciones futuras por este virus.

El virus de la hepatitis B (VHB) se transmite por la exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos. Además puede transmitirse de la madre infectada a la criatura en el momento del parto o de un miembro de la familia infectado a un bebé. Otra posibilidad es la transmisión mediante transfusiones de sangre y productos sanguíneos contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables.

El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite generalmente por exposición a sangre contaminada, lo cual puede ocurrir mediante transfusiones de sangre y derivados contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. La transmisión sexual también es posible, pero mucho menos común. No hay vacuna contra la infección por el VHC.

Las infecciones por el virus de la hepatitis D (VHD) solo suceden en las personas infectadas con el VHB; la infección simultánea por ambos virus logra causar una afección más grave y tener un desenlace peor. Hay vacunas seguras y eficaces contra la hepatitis B que brindan protección contra la infección por el VHD.

El virus de la hepatitis E (VHE), como el VHA, se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. El VHE es una causa común de brotes epidémicos de hepatitis en las zonas en desarrollo y cada vez se lo reconoce más como una causa significativa de enfermedad en los países desarrollados. Se han obtenido vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHE, pero no poseen una distribución amplia.

Vea más videos sobre la Hepatitis en nuestro canal Youtube 

hepatitis
Diagnóstico y tratamiento 

El examen físico es la primera prueba que se utiliza para detectar hepatitis. A simple vista se observa color amarillento en los ojos y la piel. Además, el médico pude palpar la presencia de líquido en el abdomen, así como un agrandamiento del hígado.

También se suelen realizar exámenes de laboratorio propios para detectar la enfermedad (en los casos A, B o C), ecografía abdominal, e incluso biopsias del hígado, según lo requiera el médico.

En cuanto al tratamiento, éste varía dependiendo del tipo de hepatitis que se haya contraído.

Lea también: Hepatitis: la enfermedad que actúa en silencio

Prevención

Para los casos de hepatitis A y B, existe vacuna.

Las medidas para prevenir la propagación de la hepatitis B y C de una persona a otra son:

  • Evite compartir artículos personales tales como cuchillas de afeitar o cepillos de dientes.
  • No comparta agujas para inyectarse drogas u otros equipos para drogas.
  • Limpie los derrames de sangre con una solución que contenga 1 parte de blanqueador por 9 partes de agua.
  • No se haga tatuajes ni perforaciones (piercing) en el cuerpo con instrumentos que no hayan sido limpiados apropiadamente.

Para disminuir el riesgo de contagiar o contraer la hepatitis A:

  • Siempre lávese bien las manos después de usar el baño y cuando entre en contacto con la sangre, las heces u otros fluidos corporales de una persona infectada.
  • Evite los alimentos y el agua que no estén limpios.

Fuente: who.int /medlineplus

0 233

Por. Dra. Alina Allen, Gastroenterología y Hepatología, Mayo Clinic de Rochester, Minnesota. 

La hepatopatía grasa no alcohólica se desarrolla cuando en el hígado de una persona que consume poco o nada de alcohol se acumula grasa. Es la enfermedad hepática más común en el mundo occidental. En la mayoría de personas, la hepatopatía grasa no alcohólica avanza muy lentamente y, por lo general, no produce ningún síntoma ni los resultados de los análisis del hígado son anormales. La enfermedad generalmente se descubre en exámenes por imágenes, tales como tomografías computarizadas o resonancias magnéticas, realizados por otra razón.

En algunos casos, la hepatopatía grasa no alcohólica puede terminar dañando el hígado hasta el punto en que se desarrolla cirrosis. Esta afección grave y, a veces, mortal implica la presencia de extensa fibrosis en el hígado. La cirrosis puede dificultar el funcionamiento adecuado del hígado y quizás conducir a insuficiencia hepática.

Ilustración médica de un hígado normal (izquierda) y un hígado graso (derecha)Lea también: ¿Quieres desintoxicar el hígado? Estos consejos son para ti

En algunas personas con hepatopatía grasa no alcohólica, el trastorno puede manifestarse como un tipo más agresivo de enfermedad del hígado, conocido como esteatohepatitis no alcohólica o EHNA, que causa inflamación y fibrosis en el hígado. En algunos pacientes con EHNA, los análisis del hígado no son normales; sin embargo, en una proporción importante de pacientes afectados, éstos permanecen dentro de la normalidad pese a la presencia de daño hepático. Si su médico está preocupado por la inflamación de su hígado, posiblemente la afección haya avanzado a EHNA y, en tal caso, eso lo coloca en mayor riesgo para cáncer de hígado y desarrollo más veloz de cirrosis.

La mejor manera de combatir la enfermedad del hígado en la mayoría de personas es bajando de peso, porque eso puede ayudar a reducir la grasa en el hígado, la inflamación y la fibrosis. Normalmente, es necesario perder al menos 3 a 5% del peso corporal para que la grasa empiece a desaparecer de las células hepáticas. Es necesario perder más de 10% para mejorar la inflamación y la fibrosis.

Además, controlar la presión arterial alta, la diabetes y los triglicéridos altos (un tipo de grasa presente en la sangre) también puede ayudar a mantener a raya esta enfermedad.

Lea también: Obesidad. EMT podría disminuir impulso por comer

Para perder peso, Mayo Clinic recomienda la combinación de una dieta baja en calorías y el aumento de la actividad física. Si usted es obeso o tiene problemas médicos relacionados con la obesidad, entonces el equipo de atención médica puede recomendarle la cirugía bariátrica.

En quienes no califican para la cirugía bariátrica o no están listos para someterse a un procedimiento quirúrgico, las nuevas técnicas endoscópicas que ayudan a bajar de peso pueden ser otra alternativa. Uno de esos procedimientos implica colocar un globo en el estómago para ayudar a reducir la cantidad de comida ingerida y limitar la ingesta de calorías. El globo se extrae después de seis meses. A pesar de no ser un método de tratamiento establecido para la hepatopatía grasa no alcohólica ni la esteatohepatitis no alcohólica, puede ser un medio eficaz de arrancar la pérdida de peso.

Si usted no se encuentra listo para esto, considere acudir donde un médico especializado en enfermedades hepáticas a fin de que controle su afección. Esa persona puede revisar las posibilidades de tratamiento que son adecuadas para su situación y, a medida que transcurre el tiempo, valorar regularmente su enfermedad hepática con el objeto de vigilar cualquier avance u otras complicaciones.

0 442

Equipo de Redacción A Tu Salud

Existe una nueva esperanza para los posibles receptores de trasplantes que están contagiados con el virus del VIH. Especialistas del Johns Hopkins informaron que “ejecutaron exitosamente el primer trasplante de hígado de un donante VIH positivo y el primer trasplante de riñón en Estados Unidos del mismo donante”. Las cirugías se realizaron hace un par de semanas.

Los receptores, cuyos nombres continuarán siendo anónimos, igualmente son VIH positivos. “El paciente que recibió el riñón donado ha estado viviendo con VIH durante más de 30 años, padece de hipertensión, dificultades autoinmunes y ha estado en procesos de diálisis. Ese paciente había estado en la lista de donación de órganos durante años”, dijeron los doctores.

La persona que recibió el hígado sufría de hepatitis C y ha estado viviendo con VIH durante más de 25 años. La hepatitis C produjo daños significativos en el hígado del paciente, y este también había esperado en la lista de donación durante años.

Ambos pacientes ahora se encuentran bien. El receptor del riñón ya está en casa, y los médicos esperan dar de alta a la persona que recibió el hígado en pocos cuantos días.

Hasta 2013, los estadounidenses con VIH no eran elegibles para dar un órgano que pudiera salvar una vida. Las personas con VIH sí recibían órganos de pacientes que no estaban contagiados, pero los doctores estaban desechando órganos viables porque procedían de alguien infectado con VIH.

Los estudios de donaciones de órganos en Sudáfrica indicaron que el índice de triunfo de los trasplantes entre pacientes infectados con el VIH era similar al índice de éxito para las personas que no estaban infectadas con el virus.

No obstante, un par de estudios que fueron publicados en The New England Journal of Medicine ciertamente revelaron que cuando se trataba de trasplantes de riñones, el índice de rechazo al órgano era tres veces más alto entre los pacientes que eran VIH positivos. Si bien no está claro puntualmente qué originó el problema, ese estudio finiquitó que el trasplante de riñones entre pacientes infectados con el VIH que fueran “seleccionados cuidadosamente” era una elección viable. Apuntó que habría índices análogos de éxito con pacientes VIH positivos como en los trasplantes en pacientes de alto riesgo que no padecían de la infección.

Motivado a que había pacientes con VIH en el grupo de donantes, un estudio de 2011 adivinó que podría haber hasta 500 a 600 donantes de órganos adicionales al año en el sistema, lo que le daría a los pacientes cerca de 1.000 órganos adicionales. Debido a que más de 122.000 personas están en la lista de espera por órganos, y algunos de ellos tienen VIH, esto simboliza que las personas poseerán diversas más posibilidades de sobrevivir con sus órganos dañados en fase terminal.

En la actualidad, solo una de cuatro personas consigue un órgano donado. Según la Dra. Dorry Sevev, profesora adjunta de cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins que trabajó en este caso, apuntó que las personas con infecciones de VIH que requieren trasplantes son especialmente vulnerables, ya que ellas “mueren en la lista de espera incluso más rápido que sus homólogos que no están infectados con el VIH”.

La Dra. Christine Durand. La profesora adjunta de medicina, quien ayudó a trabajar en este trasplante, expresó que “es un privilegio ser parte de este esfuerzo”, además agregó que ella estaba emocionada y esperaba con ansias poder ampliar esta iniciativa para “otros pacientes con VIH que tengan la necesidad”.

Segev explicó que Johns Hopkins enseñará los protocolos que manejó con este procedimiento exitoso a otros centros de trasplantes en todo el país. El equipo igualmente está investigando las opciones para hacer donaciones de órganos en vida.

Fuente: cnnespanol

0 1419

Por Equipo A Tu Salud

Las personas que padecen de gastritis y úlceras tienen un excelente aliado en la naturaleza: el brócoli. Este vegetal,  de origen mediterráneo, contiene sulforafano, una molécula con propiedades anticancerígenas y antimicrobianas que de acuerdo con investigaciones científicas ayuda a detener el crecimiento de las células malignas.

Además, tiene un alto contenido de vitaminas A, C, D y es rico en betacaroteno, en zinc, aminoácidos y  potasio.

Un estudio realizado por la Escuela de Medicina Johns Hopkins, en EE UU, reveló que comer dos gramos diarios de brotes de brócoli reduce las infecciones producidas por la bacteria Helicobacter pylori (H.pylori) causante de gastritis. Esta bacteria influye en la aparición del cáncer de estómago. Las coles de Bruselas o el repollo también contienen sulforafano.

beneficios-brócoli-a-tu-salud
Foto. Alejandro Córdoba

Lee: Medallones de brócoli veganos

Otro estudio publicado en Inglaterra por el Instituto de Investigación en Alimentos en Reino Unido reveló que bajas cantidades de vegetales crucíferos en la dieta, pueden reducir el riesgo de cáncer de próstata y de que el cáncer localizado se vuelva más agresivo. Esta actividad anticancerígena también actúa contra el cáncer de mama, pulmón y colon.

El brócoli actúa activando genes que previenen el desarrollo de los tumores y desactiva otros que promueven la expansión del tumor. En general, las crucíferas además del sulforafano, contienen indol-3-carbinol, otra sustancia que tiene efectos anticancerígenos.

Lee: Salsa de brócoli y mejillones para una rica pasta

El brócoli también se recomienda en los casos de fibromialgia y lesiones por virus del papiloma humano.

Incluso, una investigación realizada por el Instituto del Cáncer Roswell Park demostró que las crucíferas podrían ayudar a los fumadores a prevenir el cáncer de pulmón, aunque sus efectos beneficiosos son superiores en los exfumadores.

Fuentes: Mundo-geo.es 

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO

jQuery(".widget_aas_widget").css("padding","10px");