Domingo 25 Junio 2017
Tags Posts tagged with "infarto"

infarto

Por DA - Equipo A tu Salud

El consumo en exceso de ciertos medicamentos con gran contenido de sodio, como el paracetamol, la aspirina efervescente y el ibuprofeno soluble, pueden provocar riesgos cardiovasculares y  aumentar hasta siete veces la probabilidad de desarrollar hipertensión.

El estudio

Así lo dio a conocer un grupo de científicos de las universidades de Dundee y Londres, en el Reino Unido, a través de un estudio publicado en la revista British Medical Journal. Aseguraron que la ingesta en exceso de fármacos con alto contenido de sodio es nocivo para la salud.

La investigación se realizó con más de 1,2 millones de pacientes  y comprobó que tomar medicamentos con alto contenido de sodio puede aumentar en un 16% el riesgo de sufrir un infarto.

De ahí la importancia de no automedicarse y consultar siempre con un especialista.

Lea también: Dolor y cansancio: síntomas cardinales de la fibromialgia

Para conocer más sobre el tema no dejes de darle clic al siguiente micro de A Tu Salud.

Por DA - Equipo de redacción A tu Salud

Dormir es uno de los placeres más amados de la vida. Además de que forma parte de nuestro proceso fisiológico. Y es que los seres humanos, al igual que los seres vivos, necesitamos descansar y recobrar las energías pérdidas durante el día.

El sueño, a pesar de formar parte natural de nuestro ciclo vital, no todo el mundo es capaz de conciliarlo de la manera correcta. Incluso, debido a nuestro actual estilo de vida sufrir de insomnio pareciera convertirse en algo común.

Investigadores de la Universidad Médica de China, en Shenyang, realizaron un estudio con personas que padecen de insomnio y descubrieron que estás poseen un riesgo mucho mayor sufrir un infarto de miocardio o un ictus.

Lea también:  Hernia inguinal en niños un problema que sí se puede tratar (+video)

“Dormir es importante para la recuperación biológica y ‘consume’ cerca de una tercera parte de nuestra vida. Sin embargo, y en las sociedades modernas, cada vez más y más gente se queja de padecer insomnio. Por ejemplo, un estudio reciente ha mostrado que en torno a un 33% de la población general de Alemania padece síntomas de insomnio” explicó la directora de la investigación Qiao He a través de la revista European Journal of Preventive Cardiology.

Sueño cardiovascular

El insomnio se ha definido como una carencia anormal del sueño y la dificultad para conciliarlo en el momento que corresponde dormir. Esta patología afecta negativamente sobre la salud. No obstante, diversos estudios han evaluado la relación entre el insomnio y la enfermedad cardiovascular y ha arrojado resultados inconsistentes y controvertidos.

Los autores llevaron a cabo una revisión de los 15 estudios realizados, para determinar la posible asociación entre los síntomas del insomnio con enfermedades cardiovasculares como: insuficiencia cardiaca, infarto agudo de miocardio y cardiopatía isquémica. También accidentes cerebrovasculares.

160.798 fue el número total de participantes para dicho estudio. Y durante el periodo de seguimiento promedio en todos estos trabajos, establecido en 29,6 años, se registraron hasta 11.702 episodios cardio y cerebrovasculares.

Los resultados mostraron la dificultad para conciliar el sueño se asoció a un riesgo hasta un 27% mayor de padecer un infarto o un ictus. Un incremento del riesgo que, por su parte, se estableció en un 18% en el caso del sueño no reparador y en el 11% en el de la dificultad para mantenerse dormido. Por el contrario, el despertarse muy temprano por las mañanas no conllevó ningún riesgo sobre la salud cardiovascular.

Los mecanismos subyacentes para esta asociación no son completamente conocidos. Sin embargo, estudios previos han mostrado que el insomnio puede alterar el metabolismo y la actividad endocrina, con lo que provoca un aumento de la activación simpática, eleva la presión sanguínea e incremento los niveles de citoquinas inflamatorias y proinflamatorias. Y es bien conocido que estas situaciones son factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular y accidentes cerebrovasculares” afirmó Qiao He

Mayor riesgo femenino

Al parecer este efecto negativo del insomnio es un riesgo mayor para la población femenina así lo refirió He, “dadas las limitaciones de nuestro análisis y a la ausencia de significación estadística entre sexos, no podemos concluir que el insomnio sea más peligroso para las mujeres. Aun así, sabemos que las mujeres son más proclives a padecer insomnio por las diferencias en los genes, las hormonas sexuales, el estrés y la respuesta a este estrés. Así, quizás sería prudente prestar una mayor atención a la higiene del sueño en las mujeres”.

“Los trastornos del sueño son frecuentes en la población general y la salud del sueño debería estar incluida en la evaluación del riesgo clínico. Se requiere una adecuada educación sanitaria para incrementar la concienciación sobre los síntomas del insomnio y sus riesgos potenciales y, así, alentar a las personas con problemas de sueño a buscar ayuda para solucionarlos”, finalizó la directora de la investigación.

Lea tambien: ¿Por qué aumentaron los infartos en mujeres?

Con información de abc

cortesía

Un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard comprobó, por vez primera, de qué manera el estrés puede ocasionar un infarto.

Hasta el momento, se sabía que el estrés podía generar un exceso de algunas hormonas, como la adrenalina, lo cual dañaba el aparato cardiovascular. Sin embargo, no se tenían detalles sobre el modo en el que eso sucedía ni las partes del organismo implicadas.

Los nuevos análisis realizados indican que es la amígdala la que, cuando incrementa su actividad, envía señales a la médula ósea para producir más glóbulos blancos. Estos últimos actúan sobre las arterias provocando su inflamación, causando infarto o apoplejía.

A esa conclusión llegaron los científicos a partir de dos estudios realizados sobre más de 300 personas, que fueron publicados en la revista médica británica The Lancet.

Lea también: Silencio ¿Cómo combatir el estrés?

El diario El Clarín de Argentina, indica que Ahmed Tawakol, uno de los autores de la investigación, dijo: “Nuestros resultados aportan una revelación única de cómo el estrés puede llevar a enfermedades cardiovasculares”.

Más datos

El hallazgo está respaldado por dos trabajos. Uno de ellos se basó en una evaluación del cerebro, la médula ósea, el bazo y las arterias efectuado a 293 personas. La revisión se extendió durante casi cuatros años. En ese tiempo, 22 pacientes sufrieron algún trastorno cardiovascular y fue en ese contexto que detectaron que todos tenían en común un mayor ejercicio de la amígdala.

En el otro estudio se observó la conexión entre el estrés y la inflamación corporal, y otra vez se notó un aumento en la actividad de la amígdala en los estresados. Los especialistas remarcaron de la segunda investigación, en la que fueron analizadas 13 personas, que los que tenían más estrés, también presentaban más movimiento en la amígdala y más hinchazón en las arterias y la sangre.

Según Jorge Lerman, expresidente de la Sociedad Argentina de Cardiología y de la Fundación Cardiológica Argentina, los adelantos en la materia son clave ya que “el estrés es uno de los factores de riesgo más difíciles de combatir porque en gran medida no depende de la persona y no hay medicación para tratarla”.

Por su parte, Domingo Turri, director del Centro de Prevención Cardiovascular del Hospital Universitario Austral en Argentina, indicó que el avance de esta investigación radica en que se le da “sustento fisiopatológico al vínculo entre estrés y enfermedad cardiovascular: es decir que se especifican los mecanismos reales por los cuales el organismo empieza a fallar”.

0 420

Por: Marianhe Araque

infarto-a-tu-salud-

La crisis produce en las personas un estrés severo, que mal manejado, puede llegar a causarle un infarto. Asimismo, enfrentarse a los problemas típicos de las grandes ciudades.

“Hay una consecuencia de vivir en las grandes ciudades, sobre todo en estas civilizaciones occidentales, con todas las exigencias del día a día aumentadas exponencialmente en Venezuela. Eso es algo que se está reconociendo como el llamado estrés psicosocial, las condiciones sociales son un factor de riesgo y tienen una posibilidad aumentada de sufrir eventos cardiovasculares”, explicó el cardiólogo Carlos Ponte, en una entrevista para A Tu Salud.

Leer más: ¡Desestrésate en la oficina!

Estudios internacionales afirman que el estrés psicosocial afecta más, como factor de riesgo cardiovascular, en los países de Latinoamérica; y Venezuela no escapa de ello, teniendo un mayor impacto en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

estrés-a-tu-salud-

¿De qué forma afecta?

Fisiológicamente el estrés supone una producción continua, sostenida e inadecuada de sustancias como la adrenalina, y ese exceso va a someter al árbol arterial y al corazón, a consecuencias como: la taquicardia, mayor inflamación, mayor oxidación y el desarrollo precoz de arteriosclerosis.

Esa es la conexión farmacológica entre el estrés, que genera un aumento de la producción de adrenalina continua y el riesgo cardiovascular exagerado que se ven en los pacientes que padecen de estrés psicosocial.

Lea también: El estrés psicosocial afecta la salud del trabajador y las empresas

Fuente: Doctor Carlos Ponte, cardiólogo – Redes sociales: Twitter: @doctorpontecarlosi – @detenelriesgo

Equipo de redacción A Tu Salud

hector-manrique- a-tu-salud-

Héctor Manrique, actor venezolano, se encuentra estable luego de una intervención quirúrgica tras sufrir un infarto en la ciudad de Maracaibo.

“Héctor está estabilizado”, dijo la esposa de Manrique, Carolina Rincón, quien también es productor y gerente cultural.

Informó que en la operación colocaron una malla en una de las arterias coronarias.

“En cuatro semanas le harán de nuevo el procedimiento para colocarle otro stent en otra arteria”, agregó Rincón.

Leer más: Nelly Pujols fue operada de cáncer de piel

Fuente: La Nación Web

Equipo de Redacción A Tu Salud

El infarto de miocardio, de forma similar a otros episodios cardiovasculares, causa la muerte de un gran número de células del músculo cardiaco, el consabido miocardio. Y a día de hoy, este tejido dañado puede ser reparado con la introducción directa o ‘trasplante’–de células miocárdicas sanas procedentes de células madre, caso de las que pueden conseguirse a partir de las células de la piel.

El problema, es que las células miocárdicas procedidas de células madre no resultan eficaces a la hora de suplir este tejido dañado. Y es que según muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Harvard (EE.UU.), estas nuevas células miocárdicas no poseen una fuerza de contracción lo adecuadamente potente como para permitir un latido normal.

Kit Parker, director de esta investigación publicada en la revista «The Journal of Cell Biology», expone que «nuestros resultados podrían explicar por qué los tratamientos basados en las células madre se han asociado con un beneficio limitado para los pacientes en los ensayos clínicos».

Lee: Tener buena forma física te protege después un infarto

infarto-foto

‘Novatas’ y ‘veteranas’

Desde un punto de vista teórico, las células madre trasplantadas en los pacientes logran desarrollarse en células miocárdicas e integrarse en cualquier región del corazón. Un método que, sin lugar a dudas, resultaría ciertamente útil a la hora de suplir el miocardio dañado por un infarto. No obstante, este beneficio sigue siendo exclusivamente teórico, pues los ensayos clínicos no han confirmado que esta terapia génica se asocia a ninguna mejoría significativa en la función contráctil del corazón.

Y esta falta de beneficio, ¿cómo se explica? Pues según apuntan los autores, podría deberse a un problema de comunicación entre las ‘nuevas’ y ‘viejas’ células miocárdicas, incapaces de transmitirse entre sí las fuerzas mecánicas que se requieren para lograr un latido apropiado.

La dificultad es que, cuando menos a día de hoy, resulta improbable medir el intercambio de fuerzas mecánicas que se origina en el corazón de un paciente. Por ello, los científicos han desarrollado un sistema in vitro que reproduce lo que sucede en el corazón sometido a terapia génica. Concretamente, han creado un ‘microtejido’, o como refieren los propios autores, un ‘músculo en un- hip’, en el que combinan células miocárdicas aisladas de ratones y células miocárdicas derivadas de células madre.

Acoplamiento incorrecto

El nuevo ‘microtejido’ admitió observar cómo las células miocárdicas procedidas de células madre son capaces de ajustarse y sincronizarse con las células miocárdicas ‘naturales’. Pero hay un problema: las derivadas de células madre se contraen con menos fuerza que las de origen ‘natural’. Es más; como resultado de este desequilibrio de fuerzas, las células no transmiten su fuerza mecánica a sus vecinas, sino que lo hacen a todo el entorno, por lo que la contracción termina disipándose.

Y esta situación, ¿también sucede en los seres humanos? Pues según el modelo informático diseñado por los científicos, sí: las células miocárdicas humanas se comportan de una forma análoga.

Kit Parker, concluye que «nuestro ‘microtejido’ debería ayudar a los investigadores a desarrollar vías para mejorar el acoplamiento mecánico de las células miocárdicas derivadas de las células madre al miocardio superviviente tras un infarto».

También puedes consultar: ¿Cómo identificar los síntomas de un infarto?

Fuente: abc.esl




Redacción A Tu Salud




El mantener una buena forma física es un signo de un buen estado de salud. Y si bien la mejora de la forma física, esto es, la práctica de ejercicio, es aconsejable para toda la población en general, resulta especialmente recomendable para aquellas personas con factores de riesgo cardiovascular. No en vano, el riesgo de sufrir un infarto de miocardio es menor cuanto mejor es la forma física. Y a ello se aúna que, como muestra un estudio dirigido por investigadores de la Universidad John Hopkins en Baltimore (EE.UU.), cuanto mejor sea nuestra condición física, menor será la probabilidad de morir tras padecer un primer infarto.Infarto 1

También puedes consultar: Dos proteínas controlan el crecimiento del corazón

Como explica Michael Blaha, director de esta investigación publicada en la revista Mayo Clinic Proceedings, “siempre hemos sabido que las personas en mejor forma física viven más, pero no teníamos pruebas que asociaran la forma física a la supervivencia tras un primer infarto. Tiene sentido, pero creemos que hasta nuestros resultados no había evidencias que finalmente constataran esta asociación”.

Tal es así que, como destaca Clinton Brawner, co-autor del estudio, “nuestros resultados sugieren que los pacientes que atienden a los pacientes con factores de riesgo cardiovascular deberían, simplemente, decirles: usted necesita empezar desde ya un programa de ejercicio para mejorar su forma física y sus probabilidades de supervivencia por si sufre un infarto“.Infarto 2

También puedes consultar: La contaminación ayuda al desarrollo de asma en niños y adolescentes

Infarto y mortalidad
En consecuencia, los resultados demuestran que las personas en mejor forma física tienen una menor mortalidad una vez han sufrido un infarto. Concretamente, cada aumento de un punto en la escala supone una reducción del 8% de la mortalidad tras el episodio.

Como concluye Michael Blaha, “las personas en buena forma física también pueden sufrir un infarto de miocardio, pero también tienen menor probabilidad de fallecer a consecuencia del mismo”.

También puedes consultar: Los hombres obesos transmiten a sus hijos su propensión a la obesidad

Fuente: ABC

0 977

Equipo de Redacción A Tu Salud

En la actualidad estamos en constante estrés motivado a que las condiciones de vida, mismas a las que el hombre requiere adecuarse, son más severas, como lo es salir a trabajar, osadía donde es preciso lidiar con el tránsito, las grandes multitudes y el temible horario. Misma presión que podría llevarte a sufrir un infarto.

El estrés se origina como una reacción ante un escenario de fuerte tensión, como lo es presenciar un robo e inclusive muchas labores en el trabajo, mismas que poseen una repercusión en el corazón. Si bien no se tiene un test científico para cuantificar el grado de intensidad de los eventos coronarios.

No obstante, sí está confirmado que se da un aumento de intensidad durante las dos horas posteriores de sufrir un fuerte impacto emocional, pero depende de cuestiones psicológicas que cada persona lo tomará de diferente forma.

¿Quiénes son más frecuentes de soportar un infarto?

Las personas que tienden mayormente a sufrir problemas coronarios son aquellos que poseen características como gran competitividad, son autoexigentes, determinadas, apegadadas al trabajo y obsesionadas con el éxito.

Es significativo señalar que la frecuencia cardíaca oscila entre 50 y 100 latidos por minuto. Misma que puedes tomar a través del pulso de la muñeca, sólo debes colocar los dedos índice y medio por debajo del pliegue.

Pero la mejor manera de reducir la probabilidad de sufrir un evento cardiaco es con ejercicio y con una dieta baja en grasa.

También puedes consultar: Dile adiós a los agobios y al estrés

Fuente: Diabetesbinestarysalud

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO

jQuery(".widget_aas_widget").css("padding","10px");