Domingo 25 Junio 2017
Tags Posts tagged with "La Caraota Digital"

La Caraota Digital

Por. María Laura García

running
Foto referencial

Cada día son más los amantes del running y la gran preocupación de la gran mayoría es cómo mejorar su desempeño al correr y además el sentirse mejor haciéndolo.

Cuando corremos nos sometemos a un esfuerzo físico importante que requiere de óptimas condiciones antes, durante y después del recorrido por ello es necesario equilibrar el descanso, la alimentación y el entrenamiento físico, para que la actividad no nos perjudique, en lugar de favorecernos.

Si vamos a correr temprano, la noche anterior debemos cenar como de rutina, incluyendo vegetales, proteínas y carbohidratos de absorción lenta como pasta, pan, papa entre otros, cuidando la cantidad en proporción a la distancia o el tiempo a correr. La idea es consumir un poco más de lo habitual para contar con suficiente energía si el esfuerzo va a ser importante.

Lea además: ¡Cuidado con los “gorditos”!

Por otro lado, si realizamos actividad física demandante, es indispensable hidratarnos adecuadamente para que nuestra musculatura y órganos en general no se “estresen” o afecten. Lo ideal es tomar entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. El día de la carrera o entrenamiento debemos incrementar dicha cantidad para compensar la cantidad de agua que perdemos al sudar.

Dependiendo de las exigencias de nuestro plan de entrenamiento o actividad física diaria, debemos planificar también el o los días de descanso, más procurarnos un sueño reparador. Para el corredor es esencial dormir lo suficiente la noche anterior para permitirle a su organismo secretar las hormonas anabólicas, como la hormona de crecimiento, encargadas de la regeneración de los músculos y otros componentes básicos de los órganos.

correr nuevamente
Foto referencial

Otro dato que debemos considerar para optimizar nuestro rendimiento físico y evitar lesiones en general, es realizar un calentamiento de 10 minutos, justo antes de iniciar la corrida o el entrenamiento, para de esta manera aumentar la frecuencia cardíaca, oxigenar los músculos y así, hacer más eficiente su contracción y funcionamiento. La recomendación es hacer un trote lento y conservador o una caminata rápida, dependiendo del nivel del deportista.

Existen otros detalles que quizás, no son “fundamentales”, pero si tienen un peso específico, uno de ellos, el vestir la indumentaria adecuada al ejercitarnos o correr. El corredor debe escoger ropa ligera, preferiblemente algo que haya usado antes y le resulte cómoda. En cuanto al calzado, lo ideal es que sea prescrito por un médico deportivo, después de haber evaluado la anatomía del pie, su biomecánica y su pisada.

Otro buen hábito que suele pasarse por alto es el uso de protector solar, si nos ejercitamos al aire libre. Forma parte de lo que se denomina “calidad de vida”, cuidar la piel de los rayos solares para prevenir quemaduras y lesiones que deriven en cáncer.

Si queremos rendir más y mejor corriendo o cuando realizamos un trabajo cardiovascular exigente, debemos también ocuparnos de reponer los carbohidratos de absorción rápida durante el trabajo. Esto se puede lograr por medio de bocadillos de guayaba, geles o bebidas isotónicas, que son productos procesados que nos ayudarán a mantener los niveles de azúcar o combustibles necesarios en sangre. Se debe consumir un gel o un dulce cada 45 – 60 minutos de trote, si el recorrido toma menos de una hora no hace falta.

Al terminar de entrenar, es necesario apartar aunque sea, 10 minutos para el estiramiento. El corredor debe invertirle tiempo a cada músculo para estirarlo y relajarlo. Dichos estiramientos deben incluir tanto musculatura de miembros inferiores como superiores y columna, aproximadamente 30 segundos por musculo.

También al finalizar la rutina establecida o la carrera, es decir, los primeros 20 min posteriores a la actividad, debemos compensar lo que perdimos, y reponer tanto los carbohidratos como las proteínas que se consumieron durante el ejercicio. Las cantidades y tipos de alimentos dependen del régimen de nutrición de cada quien y debe ser individualizado según indicaciones de un nutricionista.

Tomado de Caraota Digital

Por. María Laura García

mitos nutricionales
mitos nutricionales

En mi columna A tu Salud de Caraota Digital he hablado sobre los mitos alimenticios. A continuación un extracto de esas publicaciones:

A diario seguramente ustedes  escucharán a “gurús mediáticos” de la alimentación, hablando sobre lo que debe comerse o no, de lo que es saludable o no consumir, sobre qué comer a una hora determinada, sobre cómo combinar alimentos, o satanizando uno cuantos que en consecuencia “jamás” deberían consumirse.

Todo esto, lamentablemente ha dado pie a que existan dietas restrictivas que nos hacen ver la comida como un enemigo y no como un aliado. Además, haciendo que miles de personas en su intento por adelgazar cada vez estén más gordos y muchas de ellas a expensas de desarrollar, sobre todo las mujeres, trastornos alimenticios severos.

Son tantas las falsas creencias alimenticias que se han difundido, que podría pasar días escribiendo sobre éstas, además que es súper común ver a los fanáticos de las redes que idolatrando a muchos “influenciadores”, idealizan diversos productos o alimentos, que consumidos en porciones inadecuadas dejan de ser beneficiosos e incluso pueden llegar a enfermarles y hacerles obesos a la larga, por ejemplo: la leche del almendras.

dieta
Foto referencial

Lea además: ¡Cuidado con los “gorditos”!

Por eso decidí, hablarles, sobre esos mitos nutricionales, ya que, podemos bajar de peso de una forma saludable con la menor cantidad de restricciones posible, pero para ello deben manejar la información correcta proveniente de “especialistas”.

Aquí van algunos mitos…

Por mucho tiempo se ha considerado que el huevo completo (clara + yema) aumenta los niveles de colesterol en sangre y la cantidad que nos aporta es insignificante. Lo correcto es limitar es el consumo de grasas saturadas no el de huevos. Un plan nutricional balanceado debe incluirlos porque resultan muy nutritivos.

Otro alimento que, hasta no hace poco, era satanizado es el aguacate, entre otras cosas porque supuestamente engorda. Aunque está compuesto principalmente por grasa, dicha grasa es buena. Según los entendidos en la materia, en realidad ayuda a adelgazar, ya que favorece al metabolismo, haciendo que se quemen mejor las grasas nocivas y logrando una sensación de llenura.

alimentos quema grasa
foto referencial

Lea además: ¿Es más importante la dieta o el ejercicio?

Otro error común, es pensar que existen alimentos mágicos para eliminar grasa. La piña, el pepino, el cilantro, el agua de berenjena son “venerados” en variados planes dietéticos, por sus efectos  diuréticos,  antiinflamatorios, entre otros, pero bajo ninguna circunstancia imaginen que propician la perdida de grasa acumulada en los puntos “blanco” o problemáticos de su cuerpo.

Otro extremo perjudicial para nuestra salud, es pensar que debemos eliminar por completo el consumo de grasas. Resulta vital saber que existen muchos tipos de grasas aunque a grandes rasgos, se suelen dividir en “buenas” y “malas”, según sea su impacto sobre el nivel de colesterol y triglicéridos en sangre. No se puede dejar de consumir “las buenas” porque el organismo las necesita para llevar a cabo muchas de sus funciones como la formación de membranas celulares, la producción de las hormonas de la sexualidad, etc.. Lo que si deben hacer, es consumirlas en las cantidades idóneas, para poder mantener el peso bajo control.

Otro tema importante es saber, hasta qué punto es positivo o no, contar calorías o medir porciones o lo que es lo mismo, “las dietas hipocalóricas”. Realmente el consumo de calorías de una persona no va a determinar el grado de su grasa corporal.  Si se sigue este tipo de plan alimenticio se va a originar un consumo de la reserva de glucógeno en el músculo y no de la grasa, significando la pérdida precisamente de la masa magra o muscular, y es una buena masa muscular la que nos permite tener un “metabolismo alto”, es decir, quemar más calorías en reposo.

fresas-a-tu-salud-
foto referencial

Lea además: ¿Te apuntas a una dieta cetogénica?

Más mitos

Uno de los errores que más veo cometer a muchos, es el abusar de los alimentos etiquetados como lights. Los productos light tienen menos calorías por porción, pero si se come más de las porciones recomendadas igualmente nos llenaremos de más calorías de las que deberíamos. Por tanto tengan mucho cuidado, ya que el hecho que la etiqueta diga “light” no les garantiza el no engordar. Eso sólo dependerá de la cantidad de porciones.

Otra creencia, que incluso yo asumía como cierta es que los alimentos frescos son más nutritivos que los congelados. Y por eso me negaba a preparar comida para programar mi dieta o alimentación de la semana. Pues amigos, no es del todo cierto, el frío de la nevera o el congelador mantiene las cualidades de los alimentos sin alteración alguna, por lo que un pescado o una carne congelada no nos va a aportar menos nutrientes que si los comemos frescos.

Por otra parte, muchos creen que omitir comidas les ayudará a adelgazar y esto no es así, se trata de un mal hábito. Los especialistas recomiendan realizar tres comidas principales y 2 meriendas, o comer, al menos, cada cuatro horas, para balancear nuestro sistema hambre-saciedad, ya que al repartir la ingesta en varias tomas no llegaremos a la siguiente comida con un hambre excesiva que nos conduciría a comer de más.

Una bebida que ha sido satanizada es el café, pero resulta que tomado con moderación, sin azúcar y sin leche puede ser una muy beneficiosa herramienta. El café tomado en ayunas, “solito”, puede ser un excelente diurético natural, más antes de realizar ejercicios puede ayudar a activarnos.

Otro error es pensar que las frutas nos engordan  más o menos,  ya sea que las comamos antes o después de las comidas. Se crea o no, el orden en el cual se ingieren los alimentos, a lo largo del día, no influye en su aporte energético. Ahora bien, el cómo se ingieren, marca una diferencia es, en la facilidad con la cual digerimos los alimentos. La ventaja de consumir la fruta antes de las comidas es que gracias a su contenido en fibra y agua producen un efecto saciante y seguramente comeremos un poco menos.

dieta
foto referencial

Lea además: Nutrición: Especias saludables

Para evitar males mayores … 

Muchos piensan que cuando las frutas se deshidratan pierden un alto porcentaje de sus propiedades nutritivas y la verdad es que únicamente se da una merma del agua que contienen; más retienen, de forma concentrada, la mayor parte de los valores alimenticios de la fruta al natural.

Otros alimentos que han sido satanizados o mejor dicho que han sido casi totalmente “relegados” son los granos o legumbres. Tengan en cuenta que éstos ayudan a mejorar nuestros niveles de colesterol, permiten controlar los porcentajes de azúcar y previenen enfermedades gastrointestinales. Además aportan hierro y son ricos en fibra.

Otra falsa creencia es que los carbohidratos  son malos y deben descartarse. Los mismos deben consumirse porque de ellos recibimos la energía que requiere nuestro cuerpo para funcionar de forma efectiva, pero además debemos comer, de los dos tipos que existen, simples y complejos, pues estos últimos, es decir, “los complejos”.

Sin duda, los carbohidratos complejos, deben consumirse si deseamos sostener una alimentación balanceada, particularmente: cereales, granos, bayas, verduras y hierbas frescas. Deben eliminarse totalmente: el azúcar refinado, los productos de panadería, chocolate, miel, mermelada,  pan blanco y los refrescos.

Otra idea, no cierta, muy extendida es que levantar pesas si estamos tratando de perder peso, no es favorable porque nos hará  lucir “demasiado musculosos” y resulta que es todo lo contrario; realizar actividades que ayudan a fortalecer los músculos regularmente puede facilitarnos el quemar más calorías. Solamente un entrenamiento muy intenso para endurecer los músculos sumados a la propia herencia (los genes heredados de los padres), generan músculos muy grandes.

Otro error frecuente es pensar que el pan engorda y eso va depender de la porción que consumamos. 1 gramo de carbohidratos tiene la misma cantidad de calorías que 1 gramo de proteínas.  El contenido calórico de 100 g. de pan blanco es de unas 250 kcal, pero otro tema que influye en su aporte energético es con qué tipo de alimento lo acompañamos.

Lo mismo sucede con las papas, que poseen de un 75 a un 80% de agua, ya que el resto es hidratos de carbono que aportan 85 kcal., por cada 100 g. ¿Qué significa esto? Que no es, pese a la creencia popular, hipercalórica.

Y por último,… “que no debemos comer muy tarde en la noche”, pero con el ritmo de vida moderno comer después de las 6:00pm es necesario, pero de manera moderada. Muchos somos los que nos acostamos más tarde de lo que lo hacían nuestros antepasados, razón por la cual, el ayuno prolongado, puede afectar nuestra salud negativamente, pero tenga siempre cuidado de comer al menos 2 horas antes de acostarse dormir.

0 225

Por. María Laura García

Una alimentación desequilibrada y el sedentarismo dan lugar, sin duda, a que nuestro organismo sea un depósito de toxinas. Estas sustancias que al final deberían ser desechadas, ocasionan pesadez, fatiga, acidez, oxidación y por lo tanto envejecimiento, ansiedad, dolor de cabeza, problemas para conciliar el sueño, entre otros trastornos. Producir menos desechos y eliminarlos eficientemente nos harán sentir más ligeros, vitales y lucir más jóvenes.

Entrevistando a numerosos especialistas y en especial a mi médico, el Dr. Juan Carlos Méndez, (@doctorantivejez), he aprendido que existen distintas formas de depurar el cuerpo, y que él en particular resume en cinco fases de drenaje corporal que a continuación les describo, porque en este comienzo de año para mí son infaltables con el propósito de recuperarme de los excesos decembrinos.

Lea también: Propósitos para el 2017

A desintoxicarnos!!!

Fase de reducción: Consiste en disminuir progresivamente el consumo de alimentos refinados, enlatados, procesados con químicos o preservativos. La clave está, en hacer nuestra alimentación más natural y menos abundante.

Fase de neutralización. Beban un vaso con agua mineral más el zumo de un limón y una pizca de bicarbonato en ayunas por 7 días. Luego tomen sólo el “agua de limón”.

Bicarbonato-y-limon A Tu Salud

Fase de alcalinización. Tomen una tacita de cloruro de magnesio con una pizca de bicarbonato al acostarse durante un mes.

Fase de Movilización. Es conveniente realizar actividad física matutina vigorosa (caminen o suban las escaleras muy rápido), por al menos, 30 minutos y luego dúchense a temperatura natural, mientras se realizan un masaje de abajo hacia arriba para propiciar el drenaje linfático.

Fase de Eliminación. Se recomienda purificar el organismo con 4 cucharadas de leche de magnesio o aceite de ricino o un litro de sal de higuera una vez al año.

Lea también: ¿Para qué sirve la sal de higuera?

Adicionalmente, existen tratamientos complementarios que favorecen la desintoxicación del cuerpo: hidroterapia ionizante (pediluvio iónico), barrido de toxinas endovenosas, se trata de una solución endovenosa que contiene EDTA (ácido edetil amino tetracético) que produce un barrido de radicales libres, metales pesados, productos finales de la glicosilación y acumulaciones anormales de calcio en el endotelio vascular que se acumulan en las paredes de los vasos sanguíneos. Este tratamiento se indica a los que sufren de trastornos de la circulación. Los materiales tóxicos son eliminados a través de la orina. La hidroterapia de colon: es tan suave como un enema o lavativa pero mucho más eficiente y cómoda. El procedimiento dura 45 minutos y debe realizarse por cinco días consecutivos, acompañada del ayuno terapéutico de Buchinger para garantizar una desintoxicación completa.

Este es un extracto del artículo original publicado en Caraota Digital

 

0 197
autoestima
Cortesía

Muchos centran el tener una autoestima sana en procurar lucir una figura de portada de revista, es decir, se enfocan en la pura y vulgar vanidad.

Lo cierto es que de eso no se trata el asunto. Para mí se trata de tener una figura saludable basada en la genética que Dios nos dio, sentirnos cómodos y ágiles, más mostrarnos armónicos en nuestro arreglo personal, para que al mirarnos al espejo estemos satisfechos con nuestro cuerpo, para ser valorados y apreciados por los demás por el resultado de nuestro trabajo por mostrar lo mejor de nosotros mismos. Esos son los verdaderos valores y afectos.

Gracias a Dios en este mundo los gustos son bien variados y en lo que respecta a las atracciones entre los seres humanos, ya sean amistosas o de pareja, el magnetismo no se centra únicamente en la “belleza” a mi parecer muy subjetiva, sino también en la química, ese no sé qué que nadie ha sabido definir, en el olor e incluso en la sustancia espiritual.

Lea también: Síndrome postvacacional

Por tanto, para qué tener un cuerpo o apariencia “perfecta”, aunque la perfección no existe, cuando en lugar de ello podemos esforzarnos en tener un “peso saludable”, unas manos y unos pies bien cuidados, tener el cabello presentable, ya sea suelto o recogido, corto o largo; si podemos oler bien, sonreír siempre, cultivar el espíritu, ganar en cultura, ser amables, vestirnos pulcramente para con todo ello, convertirnos en personas sencillamente muy atractivas para el prójimo.

Queremos siempre asemejarnos a estereotipos muchas veces falsos cuando podemos brillar siendo sencillamente únicos.

Tenemos que sentirnos a gusto con nosotros mismos y en mi experiencia eso nada más se puede experimentar cuando nos reconocemos haciendo lo idóneo y dando lo mejor de nosotros mismos. Se trata de jugar a la excelencia en todo. No es un asunto de belleza y créanme cuando esto se logra, no hay nada ni nadie que te haga sentir mal o menos que nadie.

Entonces más que sentirse lindos o lindas, siéntanse cómodos y a gusto con ustedes mismos y eso como todo lo demás en la vida tiene que TRABAJARSE.

Lea también: ¡Cuidado con los “gorditos”!

¿Por qué trabajar la autoestima? … ¡Beneficios!

Una “autoestima sana” es determinante para tener éxito, tanto en aquello que emprendemos como en nuestra capacidad para disfrutarlo e influye en todas las áreas de nuestra vida, tanto que hasta determina nuestra sexualidad.

El sentirnos conformes y satisfechos con lo que somos, define cómo nos relacionamos con los demás en lo personal, social y laboralmente hablando. Nos impulsa o no al riesgo, el creernos capaces de superarnos y nos facilita el encajar en la sociedad. Pero regresemos a la sexualidad, sin duda, la autoestima es esencial cuando se trata de disfrutar íntimamente con la pareja.

Una infidencia, tomada de la experiencia recibida de los muchos expertos que he entrevistado, la mayoría de las personas que nos ejercitamos tendemos a sentirnos renovados, activos y hasta sexys, lo cual favorece el concepto que tenemos de nosotros mismos, insisto, aunque no seamos perfectos. Por lo tanto actívense, eso los hará más arriesgados en su desempeño íntimo. Otro dato a considerar es que alguien que se cuida físicamente se vuelve más atractivo ante los de su pareja por el amor propio que demuestra; además que el cambio a nivel físico que se experimenta hará que se vean más esbeltos y se sientan más flexibles al momento de complacer a sus cónyuges.

Este es un extracto de la columna original publicada en Caraota Digital.

 

0 218
Cortesía

Los “propósitos de enmienda” como yo los llamo, que todos nos planteamos a comienzos de año, es costumbre formularlos verbalmente”, razón por la cual, en la mayoría de los casos terminan siendo solo “buenas intenciones”. Mi recomendación para que no se olviden en el mes de febrero, es que los escriban más los revisen permanentemente y gracias a un ejercicio de constancia puedan hacer realidad, si no todos, unos cuantos y eso representará per sé, un gran avance en sus vidas.

La clave está en ser disciplinados, porque no hay fórmulas mágicas, cualquier cosa que trasciende es producto de un esfuerzo, no de la improvisación, es fruto de la planeación, de la continuidad y de hacer en cada momento, en cada día, lo que se tiene que hacer para lograrlo.

La labor cotidiana, el buen desempeño, el mejor trabajo, producen en el corto, mediano o largo plazo resultados notables y trascendentes ya que, de lo que hagamos hoy va a depender el futuro.

En la mayoría de los casos, los deseos se establecen en “términos afectivos”, por ejemplo, la más común de las intenciones de año nuevo es: “el próximo año me voy a portar bien” pero bueno, qué quiere decir eso, hay que ser específicos y establecer el cómo; así es que se construyen y alcanzan metas.

Insisto, hay que darse un espacio, para sentarse y escribir lo que aspiramos cambiar o mejorar en nuestra cotidianidad, para que haya una especie de compromiso con nosotros mismos; más tener la oportunidad de revisar dicho compromiso cada cierto tiempo para evaluar cómo vamos en nuestro desempeño y refrescar lo pendiente.

Lea también: Metas: Cómo hacer para cumplirlas

¿Por qué tendemos a no llevar a cabo nuestros sueños?

Todos los años decimos lo mismo: “este año va a ser diferente”, pero no ocurre nada. Por eso yo decidí que el 2017, será el año en el que más metas personales lograré. Y ustedes, me acompañan?

Para cumplir nuestros propósitos, lo primero que debemos tener en cuenta es qué nos lleva a abandonar el trabajo para alcanzarlos.

La mayoría nos dejamos manejar mentalmente por la “teoría del todo o nada”. No hay un término medio, sólo los extremos, por eso al fallar la primera vez claudicamos.

Generalmente los que intentamos hacer cambios en nuestra vida, nos esforzamos muy poco en recompensar los avances y por el contrario muchos sólo nos castigamos por los retrocesos.

La mayoría de las personas que se establecen una meta olvidan diseñar un plan de acción objetivo que se adapte a su tiempo y capacidades, y algunos si lo hacen pero dejan de lado el evaluar lo que les motiva para así no perder el foco. Hay que medir no sólo lo agradable que puede resultar alcanzar la meta, sino también determinar lo necesario o positivo que resulta a la larga.

Lea también: Año nuevo, nuevas metas: Regresando a Correr

El poder motivador de cualquier meta viene de verdaderamente comprender por qué se quieren lograr.

Antoine de Saint Exupery escribió: “si quieres construir un barco no le pidas a la gente que te junte madera y no les asignes tareas y trabajo, más bien enséñales a suspirar por la interminable inmensidad del mar”.

No hagan una lista inmensa de propósitos, elijan dos o tres que sean las más importantes para ustedes. Si los logran antes de que el año termine, pues maravilloso; entonces pueden elegir uno o dos más.

En mi caso, resulta de gran ayuda colocar recordatorios visuales como fotografías o imágenes del destino final deseado. Pídanle a un familiar o amigo que les monitoreen y le recuerden la meta a lo largo del camino. Además, prémiense sin importar cuan pequeños sean los logros.

No hay mejor momento para empezar que el presente. Si esperan para trabajar en sus propósitos hasta encontrar el momento perfecto, nunca iniciarán. Determinen qué es lo que necesitan para empezar y pónganse en marcha, pues antes de que se den cuenta estarán celebrando sus éxitos.

Este es un extracto de la columna original publicada en Caraota Digital.

0 473

Por. María Laura García

Cada vez más investigaciones están desafiando la creencia de que el envejecimiento está fuera de nuestro control, lo que ha llevado a los científicos a pensar en formas con las que podríamos disminuir el  proceso de envejecimiento.

Aunque esta es una rama de la ciencia relativamente nueva, existen algunos factores que parecen ser claves para controlar el ritmo del envejecimiento y uno de dichos factores, yo me atrevería a decir, que el principal, son los niveles de insulina y los “mecanismos” metabólicos que se activan día a día, que en gran parte son controlados por los alimentos que consumimos, es decir, que la clave está en la forma que comemos y la cantidad

Ciertamente, los investigadores creen que también está involucrado de alguna manera, los efectos de la restricción calórica, que a su vez está relacionada con la longevidad. Se ha sabido desde hace casi un siglo que los animales que comen menos viven más.

Aquellos que siguen dietas restringidas en calorías están viviendo más tiempo, probablemente como resultado de la mejora en la regulación de la insulina, ya que la resistencia a la insulina es uno de los principales factores desencadenantes de la mayoría de las enfermedades crónicas.

Por lo tanto y por ahora, lo mejor que podemos hacer es llevar una buena y no abundante alimentación; más hacer ejercicios de forma regular para optimizar nuestro funcionamiento orgánico.

Una investigación con gusanos arrojó como resultado que añadir una pequeña cantidad de glucosa a su alimentación acortó su esperanza de vida en un 20 por ciento. Lo creamos o no, cuando se trata de desórdenes de insulina, existen muchas similitudes entre nosotros y esas pequeñas criaturas. Entonces, es bueno considerar que consumir mucho azúcar, es decir, tubérculos, carbohidratos refinados y granos, equivale a pisar el acelerador del envejecimiento.

Lo que se sabe acerca de la restricción calórica es que, en animales, reduce la tasa metabólica y el estrés oxidativo, es decir, lo que nos envejece, más altera la función neuroendocrina y del sistema nervioso simpático. También sabemos que el comer menos mejora la sensibilidad a la insulina y como se los dije, los niveles altos de insulina aceleran el envejecimiento.

Por lo tanto, podemos asumir que gran parte del fenómeno de la longevidad puede atribuirse a optimizar la presencia de la insulina en sangre y la cantidad de azúcares que ingerimos; porque para hacer aún más negro el panorama, a medida que envejecemos los niveles de glucosa, insulina y triglicéridos tienden a aumentar poco a poco.

Lea también: ¡Cuidado con los “gorditos”!

dieta cetogénica

Bajar los carbohidratos = Dieta cetogénica

La dieta cetogénica no es más que un tipo de dieta en la cual la proporción de hidratos de carbono se reduce notablemente con la finalidad de fomentar la oxidación de las grasas que da lugar a la formación de cuerpos cetónicos, aclarando que dichos carbohidratos no deben eliminarse por completo. Éstos compuestos, es decir, los cuerpos cetónicos, se utilizan de manera alternativa por parte del cerebro y otros órganos, como fuente de energía ante la merma de glucosa.

Lea también: ¿Te apuntas a una dieta cetogénica?

Asesórese  con un nutricionista, porque existen muchas maneras de llevar adelante una dieta cetogénica con la finalidad última de propiciar la quema de grasas en el organismo, pero no siempre se realizan de la manera indicada y mucho menos, seleccionando los alimentos más saludables.

De hecho, una de las desventajas de la dieta cetogénica para adelgazar, es el escaso aporte de vitaminas, minerales y fibra que estas dietas mal estructuradas pueden propiciar para lograr el estado de cetosis, porque hay quien no come suficiente  cantidad de vegetales de hoja verde, por ejemplo. También por ello, es muy frecuente el desarrollo de estreñimiento dada la poca ingesta de fibra, sufrir de halitosis o mal aliento dada la elevada producción de cuerpos cetónicos, así como la presencia de cansancio o fatiga debido a la escasez de hidratos de carbono.

Por último, es vital resaltar que este tipo de régimen no se recomienda  en personas con problemas hepáticos o cardíacos.

Este es un extracto de la columna original publicada en Caraota Digital 

0 331

Por. María Laura García

Lesionarse es un riesgo intrínseco para quienes realizamos actividad física de manera prolongada. Es común, que inicialmente, el problema se manifieste de manera muy tímida, pero al cabo de un tiempo, en la mayoría de los casos por no ser atendido oportunamente, dicha lesión, llega a ocasionar mucho dolor y limitar al deportista.

Generalmente a aquellos que nos gusta hacer ejercicios y lo hemos convertido en un hábito que disfrutamos,  cuando tenemos que dejarlo de lado por una lesión o por “situaciones” que se escapan de nuestras manos, como una enfermedad o exceso de trabajo, apenas podemos retomarlos, nos desbocamos y pretendemos recuperar la condición perdida de forma rápida, y esto puede significar o una nueva lesión o simplemente, una que no teníamos producto de la impaciencia.

Entiéndase, que a partir de la primera semana de sedentarismo, se acelera la merma de actitud física, por lo cual nos tenemos que llenar de paciencia al momento de comenzar a ejercitarnos con regularidad para evitar males mayores. Entonces señores, manejen a toda costa la ansiedad que provoca el objetivo de lograr recuperar cuanto antes nuestras capacidades.

Lea también: Cuando la grasa cura…!

Tengan en cuenta…

Lo primero es, de la mano del médico, hallar el diagnóstico preciso y determinar la magnitud de la lesión, para poder así iniciar el tratamiento adecuado, que podría incluir fisioterapia y/o terapia farmacológica.

Otro factor indispensable es concientizar lo vital de seguir al pie de la letra las indicaciones médicas, respetando los tiempos de inmovilización y reposo, ya que es la única forma que el músculo se reacondicione eficazmente para retomar el entrenamiento.

Una vez que se ha cumplido el lapso inmovilización, el especialista evaluará las condiciones del paciente para decidir si se amerita fisioterapia y cuál sería el mejor programa a seguir. Este plan de ejercicios para la recuperación debe ser respetado y ejecutado cabalmente, más debe evitarse la automedicación por recomendación de personas no certificadas.

lesión

Lea también: ¡Cuidado con los “gorditos”!

Una vez recuperados que hacer?

Una vez que el médico decida que ya puede retomar su rutina de ejercicios, lo mejor es incrementar la intensidad progresivamente hasta lograr el tono y volumen muscular, porque tras el reposo, el músculo pierde su volumen y fuerza.

El periodo de adaptación que necesitaremos una vez que volvemos a entrenar dependerá del tiempo que hayamos estado parados.

La adaptación consistirá en realizar los entrenamientos a un ritmo mucho menos intenso, sin forzar el cuerpo en absoluto, e ir progresando en dificultad lentamente.

Muchas veces, las lesiones se producen debido a que los entrenamientos que realizamos no son acordes a nuestra condición o bien que no adoptamos las posturas correctas, por lo cual es esencial revisar nuestra rutina junto a un especialista.

También debemos estar atentos a molestias como dolor o inflamación que aparecen de forma periódica tras la actividad física y acudir o consultar al médico de inmediato.

Por último, después de haber parado por una lesión y haberla superado, el mínimo aprendizaje que debemos obtener de la experiencia es la madurez  para evitar seguir entrenando inmediatamente después de experimentar un dolor que seguramente es una lesión y  evitar el sobre-entrenamiento.

Este es un extracto del texto original publicado en Caraota Digital 

0 212

Por. María Laura García

Hoy les voy a hablar de un procedimiento médico que ha acaparado toda mi atención por los efectos positivos que ofrece para la salud. Me refiero a la aplicación se células madres proveniente de nuestros tejidos grasos.

El bombardeo de información sobre este tema es infinito y actualmente se tiene la certeza que el reservorio más grande de células madre que posee el cuerpo humano se encuentra en el tejido graso.

Por su complejidad y altísima actividad metabólica, las células madre provenientes de la grasa, se han convertido en el principal recurso de los investigadores en los avances de lo que se ha denominado Medicina Regenerativa, lo que ha dado lugar, a que se haya determinado que dichas células ostentan la capacidad de convertirse en 5 tipos básicos de tejido: muscular, cartilaginoso, óseo, graso y nervioso, dependiendo de cómo sean tratadas e implantadas.

Ahora bien, de forma espontánea no se convierten en este tipo de células, sino que precisan de un medio de cultivo especial o la adición de factores específicos de crecimiento.

grasa

Lea también: ¡Cuidado con los “gorditos”!

Para que sirven?

Se sabe que las células madre producen factores  o sustancias que ayudan a otras células a sobrevivir o a funcionar mejor. También se sospecha de que en determinadas condiciones pueden convertirse en otro tipo de células. Estudios han demostrado que en situaciones particulares donde los tejidos cicatrizan mal, debido a la mala vascularización, el tratamiento con células madre de la grasa ayuda a reparar el tejido.

Dichas células también tienen un efecto antiinflamatorio e inmunomodulador, así que se están probando en pacientes con Alzheimer, osteoartrosis, osteoartritis y en la reacción injerto-contra-huésped de los trasplantados.

Por otra parte, se ha demostrado que cuando se inyectan endovenosamente se dirigen a las zonas inflamadas para realizar un trabajo reparador.

Cómo se aplican?

Los procedimientos empleados para aplicarlas en nosotros, se han venido utilizando en Corea, Japón y China desde hace 5 años, y su uso se ha extendido a Europa y EEUU, donde diversos trabajos científicos han avalado su eficacia; avance que afortunadamente y a pesar de las circunstancias, se está aplicando en Venezuela. De hecho, especialistas de la Unidad de Terapia Celular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), liderados por María Elena Márquez, obtuvieron células madre estromales mesenquimales de tejido adiposo, las cuales mostraron su potencialidad para la regeneración de hueso.

Recientemente, yo recibí el tratamiento regenerador, de la mano del Dr. Juan Carlos Méndez, especialista en medicina antienvejecimiento. El tejido graso lo obtuvo a través de una mini liposucción en la zona abdominal que se realiza bajo anestesia local. Luego en una centrífuga se separan las células de grasa de las madre, aislando estas últimas y colocándolas en un medio de cultivo adecuado para garantizar su supervivencia, multiplicación y diferenciación, acorde con las necesidades del paciente.

Este proceso debe realizarse con mucho cuidado y bajo todas las medidas antisépticas para evitar contaminación y daños. La aplicación en el cuerpo se puede realizar de forma sistémica vía endovenosa o segmentada, es decir, directamente en los sitios requeridos por medio de cánulas especiales y soluciones balanceadas que facilitan su implantación, reconocimiento y tolerancia corporal.

Lo que se busca…

Las expectativas de este tipo de terapia regenerativa son muy prometedoras, pues van desde mantener los órganos y tejidos saludables, hasta lograr regenerar estructuras y funciones celulares deterioradas. Se realiza tanto de forma preventiva o curativa, con el fin de compensar las células que normalmente van envejeciendo y muriendo naturalmente, como para restaurar los tejidos que han sido lesionados producto de traumatismos, infecciones, patologías degenerativas o cardíacas. También son administradas para tratamientos de rejuvenecimiento y para mejorar cicatrización de heridas que quedan después de una operación.

Este es un extracto de la columna original que puedes leer en Caraota Digital

0 183

Muchas personas viven sus días permitiendo que una sensación de ardor en sus gargantas y esófago, le nublen y marquen sus días, sin hacer nada al respecto. Este tipo de molestias no son normales y lo bueno, es que siempre hay una solución.

Ese ardor es lo que se denomina acidez estomacal. Se trata de una sensación de ardor en el pecho, justo detrás del esternón, que técnicamente se conoce como enfermedad de reflujo gastroesofágico. Normalmente nos afecta cuando los contenidos del estómago regresan al esófago. Generalmente ocurre después de comer, aunque puede suceder durante la noche y la molestia suele empeorar al estar acostados o agacharnos.

No es un mal de morirse pero si es muy común y cuando se hace muy frecuente, tanto que interfiere con la rutina diaria, puede ser un síntoma de algo más grave que requiere asistencia médica, por lo tanto si ese es su caso, vaya a consulta para evitar males mayores.

Yo pasé toda mi vida, experimentando acidez, pensando que era porque comía mal, o en abundancia o porque no reposaba mis comidas, pero no era nada de eso; se debía a que soy intolerante a lactosa y jamás busqué un diagnóstico médico porque “justificaba” como muchos mis síntomas.

Ahora bien, mientras se ocupan de buscar la causa, existen diversas medidas, muy simples, que puede poner en marcha para sentirse mejor, pero insisto, no descanse hasta dejar de experimentar acidez, pues eso no es normal.

Lea también: ¡Cuidado con los “gorditos”!

Ocuparse siempre será sinónimo de salud

Una de las primeras medidas será controlar su peso. Los kilos de más ejercen presión sobre el abdomen y empujan el estómago, lo que origina que el ácido regrese al esófago.

Una característica muy común en nosotros los latinos es usar ropa ajustada, pero esta costumbre propicia la acidez. La ropa que aprieta alrededor de la cintura ejerce presión sobre el abdomen y el esfínter esofágico inferior, que al relajarse permite el paso del contenido gástrico al esófago, causa principal de la acidez.

¿A quien no le gustan las salsas hechas a base de tomate, el chocolate, el café, las comidas fritas o elaboradas con grasa o manteca? Pues olvídenlas en pro de su salud y evitar la acidez.

Aunque provoque, no se acueste después de comer. Espere por lo menos 3 horas antes de recostarse o de ir a dormir.

También ayuda elevar la cabecera de la cama. Si con regularidad tiene acidez estomacal por la noche o mientras intenta dormir, aproveche la gravedad.  Si no fuese posible elevar la cama, coloque una cuña entre el colchón y la base para elevar el cuerpo desde la cintura.

No fume, debido a que reduce la capacidad del esfínter esofágico inferior de funcionar.

Por último, les recomiendo echar mano de los antiácidos de venta libre, ya que éstos pueden neutralizar temporalmente el ácido del estómago, no obstante, el consumo prolongado o excesivo de antiácidos que contienen magnesio, puede producir diarrea, y los productos a base de calcio o aluminio pueden conducir a estreñimiento.

¿Cuándo hay que ir al médico?

Busque ayuda de inmediato si siente fuerte dolor u opresión en el pecho, especialmente acompañado por otros signos y síntomas, como dolor en el brazo o la mandíbula, o dificultad para respirar; pues el dolor del pecho puede ser un síntoma de un ataque cardíaco.

También consulte cuando la acidez estomacal ocurre más de una vez por semana y los medicamentos no le funcionan; si tiene dificultad para tragar, náuseas o vómitos constantes; o pierde peso debido a que tiene poco apetito o dificultad para comer.

Lea la nota completa en Caraota Digital 

0 264

El no poder dormir puede resultar agotador y frustrante para una persona, además de restarle energía al afectado porque no tiene un descanso reparador, problema éste que sostenido en el tiempo, puede generar otros trastornos de salud como depresión, dolor crónico, susceptibilidad a enfermar, presión arterial alta, desordenes metabólicos y más riesgo de sufrir accidentes.

Busque el origen de su insomnio

Por lo general, la incapacidad de conciliar o mantener el sueño es síntoma de alguna enfermedad o patología de fondo o subyacente que propicia un mal dormir, entre las cuales están el dolor crónico, tos, problemas cardíacos, dificultad para respirar, problemas digestivos, reflujo gastroesofágico, enfermedad tiroidea y trastornos del sueño como la apnea obstructiva del sueño o el síndrome de las piernas inquietas.

El alcohol y algunos medicamentos, como los antidepresivos, la cafeína, los descongestionantes, los fármacos contra el asma y los analgésicos, también pueden contribuir al insomnio.

Por ello, es importante que usted primero se someta a una evaluación médica minuciosa.

el-poco-sueño-de-los-adolescentes-a-tu-salud

Lea además:  Yoga para combatir el insomnio (video)

Ahora bien, algo que dejan de lado los especialistas como causa de un mal dormir, son las angustias y las preocupaciones. Aquí el tema es más complejo de manejar, porque en todo caso deberíamos valernos de muchas herramientas anti estrés para paliar sus efectos: ejercicios, técnicas de relajación, hábitos saludables para dormir, bajar de peso, etc., etc.: pero llegados a este punto son pocos los que buscan ayuda terapéutica y son impacientes, razón por la cual se automedican y abusan de los somníferos con tendencia a usar  a medida que transcurre el tiempo cada vez más, medicamentos y más potentes, con peores resultados adversos.

¿Qué pasa si abusamos de somníferos?

Cuando piense en tomar una pastilla para dormir, es fundamental que junto a su médico evalúen las ventajas y los riesgos. Dormir bien es realmente importante, pero tomar un fármaco como ayuda para hacerlo puede provocar efectos secundarios, tales como mareo o aturdimiento y el peor, riesgo de dependencia. Además, las pastillas para dormir suprimen la respiración, lo que puede empeorar cualquier problema respiratorio, como apnea del sueño, aparte de posiblemente aumentar el riesgo de contraer infecciones.

Las pastillas para dormir también pueden provocar problemas con el pensamiento y con el movimiento corporal. Una persona puede despertarse y continuar somnolienta o tener problemas con la memoria diurna, el rendimiento físico y hasta sufrir caídas o accidentes.

La opción de recurrir a pastillas para dormir es una decisión matizada que debe tomarse en estrecha cooperación con el médico.

Hoy más que nunca, en una Venezuela tan convulsionada, debemos buscar apoyo multidisciplinario es vital para “no morir de mengua”, pero por sobre todo, debemos cuidarnos nosotros mismos de la mejor manera que podamos, pues será la única forma de sobrevivir a esta vorágine.

Lea la columna original en Caraota Digital 

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO

jQuery(".widget_aas_widget").css("padding","10px");