Domingo 25 Junio 2017
Tags Posts tagged with "mal dormir"

mal dormir

Por DA - Equipo de redacción A tu Salud

Dormir es uno de los placeres más amados de la vida. Además de que forma parte de nuestro proceso fisiológico. Y es que los seres humanos, al igual que los seres vivos, necesitamos descansar y recobrar las energías pérdidas durante el día.

El sueño, a pesar de formar parte natural de nuestro ciclo vital, no todo el mundo es capaz de conciliarlo de la manera correcta. Incluso, debido a nuestro actual estilo de vida sufrir de insomnio pareciera convertirse en algo común.

Investigadores de la Universidad Médica de China, en Shenyang, realizaron un estudio con personas que padecen de insomnio y descubrieron que estás poseen un riesgo mucho mayor sufrir un infarto de miocardio o un ictus.

Lea también:  Hernia inguinal en niños un problema que sí se puede tratar (+video)

“Dormir es importante para la recuperación biológica y ‘consume’ cerca de una tercera parte de nuestra vida. Sin embargo, y en las sociedades modernas, cada vez más y más gente se queja de padecer insomnio. Por ejemplo, un estudio reciente ha mostrado que en torno a un 33% de la población general de Alemania padece síntomas de insomnio” explicó la directora de la investigación Qiao He a través de la revista European Journal of Preventive Cardiology.

Sueño cardiovascular

El insomnio se ha definido como una carencia anormal del sueño y la dificultad para conciliarlo en el momento que corresponde dormir. Esta patología afecta negativamente sobre la salud. No obstante, diversos estudios han evaluado la relación entre el insomnio y la enfermedad cardiovascular y ha arrojado resultados inconsistentes y controvertidos.

Los autores llevaron a cabo una revisión de los 15 estudios realizados, para determinar la posible asociación entre los síntomas del insomnio con enfermedades cardiovasculares como: insuficiencia cardiaca, infarto agudo de miocardio y cardiopatía isquémica. También accidentes cerebrovasculares.

160.798 fue el número total de participantes para dicho estudio. Y durante el periodo de seguimiento promedio en todos estos trabajos, establecido en 29,6 años, se registraron hasta 11.702 episodios cardio y cerebrovasculares.

Los resultados mostraron la dificultad para conciliar el sueño se asoció a un riesgo hasta un 27% mayor de padecer un infarto o un ictus. Un incremento del riesgo que, por su parte, se estableció en un 18% en el caso del sueño no reparador y en el 11% en el de la dificultad para mantenerse dormido. Por el contrario, el despertarse muy temprano por las mañanas no conllevó ningún riesgo sobre la salud cardiovascular.

Los mecanismos subyacentes para esta asociación no son completamente conocidos. Sin embargo, estudios previos han mostrado que el insomnio puede alterar el metabolismo y la actividad endocrina, con lo que provoca un aumento de la activación simpática, eleva la presión sanguínea e incremento los niveles de citoquinas inflamatorias y proinflamatorias. Y es bien conocido que estas situaciones son factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular y accidentes cerebrovasculares” afirmó Qiao He

Mayor riesgo femenino

Al parecer este efecto negativo del insomnio es un riesgo mayor para la población femenina así lo refirió He, “dadas las limitaciones de nuestro análisis y a la ausencia de significación estadística entre sexos, no podemos concluir que el insomnio sea más peligroso para las mujeres. Aun así, sabemos que las mujeres son más proclives a padecer insomnio por las diferencias en los genes, las hormonas sexuales, el estrés y la respuesta a este estrés. Así, quizás sería prudente prestar una mayor atención a la higiene del sueño en las mujeres”.

“Los trastornos del sueño son frecuentes en la población general y la salud del sueño debería estar incluida en la evaluación del riesgo clínico. Se requiere una adecuada educación sanitaria para incrementar la concienciación sobre los síntomas del insomnio y sus riesgos potenciales y, así, alentar a las personas con problemas de sueño a buscar ayuda para solucionarlos”, finalizó la directora de la investigación.

Lea tambien: ¿Por qué aumentaron los infartos en mujeres?

Con información de abc

Equipo de redacción A Tu Salud

infusión para dormir

El sueño nocturno regenera el cuerpo y refresca la mente, pero a casi todos le ha sucedido en algún momento un trastorno del sueño que les impide dormir bien y descansar.

La ansiedad que genera la falta de sueño puede agravar la situación, por eso podemos recurrir a elementos naturales puede ser todo lo que necesite para comenzar a dormir profundamente de nuevo.

Medicinas herbarias

Tome una taza de infusión de semillas de apio antes de irse a la cama. Agregue dos cucharaditas de semillas molidas a una taza de agua caliente y deje reposar.

También pueden funcionar el té de lechuga o los más tradicionales de manzanilla y tilo.

Esencias florales

Elija la esencia que más se acerque a su estado emocional. Añada dos gotas de cada una de las esencias elegidas a un vaso de cristal con 3/4 partes de agua mineral y el resto con coñac. Deje macerar y masajee suavemente su cuerpo antes de dormir.

flores-a-tu-salud-

Lea además: Remedios naturales para disminuir los efectos de la resaca

Control del estrés

Las clases de relajación, meditación, visualización o yoga pueden ayudar a conciliar el sueño y hacer que sea reparador.

Ejercicios

Hacer ejercicios regularmente reduce la ansiedad, mejora la circulación, y quema la adrenalina y otras hormonas estimulantes que produce cuando se siente estresado.

ejercicios-a-tu-salud-
Foto: Alejandro Córdoba

Lea también:  Remedios naturales para la circulación sanguínea (+video)

¿Cuándo consultar al médico?
  • Los trastornos del sueño duran más de una o dos semanas.
  • Durante el día no puede desenvolverse apropiadamente.
  • Teme que el cansancio esté afectando sus relaciones familiares y laborales.
  • Sospecha que una enfermedad, como la depresión o ansiedad aguda.
  • Tiene sudoración nocturna, fiebre, escalofríos, dolor abdominal y dolor de cuello.

Fuente: Cómo Curar Molestias Cotidianas

0 264

El no poder dormir puede resultar agotador y frustrante para una persona, además de restarle energía al afectado porque no tiene un descanso reparador, problema éste que sostenido en el tiempo, puede generar otros trastornos de salud como depresión, dolor crónico, susceptibilidad a enfermar, presión arterial alta, desordenes metabólicos y más riesgo de sufrir accidentes.

Busque el origen de su insomnio

Por lo general, la incapacidad de conciliar o mantener el sueño es síntoma de alguna enfermedad o patología de fondo o subyacente que propicia un mal dormir, entre las cuales están el dolor crónico, tos, problemas cardíacos, dificultad para respirar, problemas digestivos, reflujo gastroesofágico, enfermedad tiroidea y trastornos del sueño como la apnea obstructiva del sueño o el síndrome de las piernas inquietas.

El alcohol y algunos medicamentos, como los antidepresivos, la cafeína, los descongestionantes, los fármacos contra el asma y los analgésicos, también pueden contribuir al insomnio.

Por ello, es importante que usted primero se someta a una evaluación médica minuciosa.

el-poco-sueño-de-los-adolescentes-a-tu-salud

Lea además:  Yoga para combatir el insomnio (video)

Ahora bien, algo que dejan de lado los especialistas como causa de un mal dormir, son las angustias y las preocupaciones. Aquí el tema es más complejo de manejar, porque en todo caso deberíamos valernos de muchas herramientas anti estrés para paliar sus efectos: ejercicios, técnicas de relajación, hábitos saludables para dormir, bajar de peso, etc., etc.: pero llegados a este punto son pocos los que buscan ayuda terapéutica y son impacientes, razón por la cual se automedican y abusan de los somníferos con tendencia a usar  a medida que transcurre el tiempo cada vez más, medicamentos y más potentes, con peores resultados adversos.

¿Qué pasa si abusamos de somníferos?

Cuando piense en tomar una pastilla para dormir, es fundamental que junto a su médico evalúen las ventajas y los riesgos. Dormir bien es realmente importante, pero tomar un fármaco como ayuda para hacerlo puede provocar efectos secundarios, tales como mareo o aturdimiento y el peor, riesgo de dependencia. Además, las pastillas para dormir suprimen la respiración, lo que puede empeorar cualquier problema respiratorio, como apnea del sueño, aparte de posiblemente aumentar el riesgo de contraer infecciones.

Las pastillas para dormir también pueden provocar problemas con el pensamiento y con el movimiento corporal. Una persona puede despertarse y continuar somnolienta o tener problemas con la memoria diurna, el rendimiento físico y hasta sufrir caídas o accidentes.

La opción de recurrir a pastillas para dormir es una decisión matizada que debe tomarse en estrecha cooperación con el médico.

Hoy más que nunca, en una Venezuela tan convulsionada, debemos buscar apoyo multidisciplinario es vital para “no morir de mengua”, pero por sobre todo, debemos cuidarnos nosotros mismos de la mejor manera que podamos, pues será la única forma de sobrevivir a esta vorágine.

Lea la columna original en Caraota Digital 

Equipo de Redacción A Tu Salud

Numerosas veces nos pasa que vamos almacenando tensiones de diferente tipo y no nos damos cuenta. Se hace evidente y lo notamos en seguida por presentar: fatiga, dolor de cabeza, irritabilidad, etc. Las señales son indiscutibles y nos dicen que el día está siendo fuerte para nosotros. Otras personas, en cambio, están habituadas a esas sensaciones de sobrecarga o tienen tan emplazada la propensión a seguir haciendo más y más que no se dan cuenta de lo que están viviendo.

No logran saber cómo poner un límite y, si bien parecen que están contentos o, inclusive tranquilos, lo cierto es que están colocando sobre sus hombros más tensión de la que pueden cargar. Viven en la inercia de querer llegar a todo.

Y de pronto un día normal, con la misma carga de siempre o sin ninguna tarea por delante, notamos una sensación de molestia enorme con la que ya no podemos.

• Hemos dormido mal, estamos despistados.
• Notamos tensión en el pecho -aún no nos hemos dado cuenta de que esa tensión es ansiedad.
• Conforme van pasando las horas y esa sensación de inquietud no nos abandona
• Y luego notamos que nos vienen unas tremendas ganas de llorar.

Hay días que nos encontramos más sensibles o días en que nuestra mente no puede dar para más de lo que podemos. Desearíamos evaporarnos a nuestro rincón secreto, esfumarse bajo la cama o simplemente salir corriendo. Eso podemos llamarlo estrés, ya que posiblemente se trate de eso. Igualmente podemos tomárnoslo con naturalidad, porque los días “tontos” constituyen una porción natural de la gente normal y, a no ser que se alarguen más de la cuenta, no hace falta preocuparse.

El llanto, cuando es emocional, continuamente es un mecanismo de nuestro cuerpo para liberar tensión. Por tal razón, sentimos ganas de llorar cuando estamos muy agobiados y llegamos a nuestro tope. Conviene que esa tensión, de un modo u otro, emerja del cuerpo para no intoxicarnos y el llanto es una forma tan buena como cualquier otra para lograrlo.

Cuando necesites desahogarte de algún modo porque la vida en este momento te está rebosando pero no puedes hacerlo ahora, toma nota y resérvate un lugar en tu “agenda de cosas sobre ti misma que necesariamente tienes que atender”. Posiblemente halles el momento. Si no, experimenta a hacer deporte o dar un paseo. El movimiento te servirá para liberar tensión y te ventilará por dentro y por fuera. De vez en cuando es necesario que nos dé el aire e incluso el viento.

Igualmente si tienes que descansar anótalo también. La sobrecarga, por definición, revela que te has pasado. Una ducha reparadora, una comida que te guste y, sobre todo, un buen sueño van a aliviarte más de lo que te imaginas. Recuerda lo benéfico que puede ser simplemente un rato de reposo en silencio.

Finalmente, debes darte cuenta si la sobrecarga te pasa a menudo o si es un hecho puntual. Recuerda lo que se dijo en principio: muchas veces vamos tan deprisa que no notamos que estamos forzando hasta que es demasiado tarde. Cesa el ritmo, el día es muy largo, seguro que la mayoría de asuntos que tienes que atender pueden esperar cinco o diez minutos más.

En la vida hay que ser rápidos y eficientes y no hay nada de malo en ello. Pero hay muchas maneras de lograrlo y lo más importante siempre va a ser que cuides de ti mismo.

Fuente: nosotras

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO

jQuery(".widget_aas_widget").css("padding","10px");