Domingo 25 Junio 2017
Tags Posts tagged with "parto"

parto

Por. Carolina Vázquez Hernández

Cortesía

Las mamis que hemos dado lactancia materna exclusiva hemos vivido de manera crítica las “pico-crisis de crecimiento” de nuestros bebés.  Han sido días donde la duda nos ha embargado y no nos sentimos capaces de satisfacer todas las necesidades de nuestr@ hij@, han sido días de alta demanda donde bañarse o atender cualquiera de nuestras necesidades básicas ha resultado ser una labor titánica, si es que llegamos hacerlo.  Han sido días donde recurrimos a todos nuestros recursos: amigas, madres, consejeras de lactancias, médicas… buscando una respuesta que nos de paz en esa transición. Quizás, quienes vemos esto a lo lejos suspiramos diciendo, “uf, menos mal que ya salí de eso”, sin embargo hoy quiero decirles que los “picos de crecimiento “ no son sólo biológicos y de alimentación física, nuestros hij@s pasan por “picos de crecimiento emocional, psicológicos y espirituales”.

Mucho de lo que llamamos “crisis”, “rebeldía”, “adolescencia”, “conflictos”, etc… no son más que “picos de crecimiento pisco-emocionales-espirituales”.  Son períodos en donde nuestr@s hij@s nos demandan nuevas habilidades para cultivar, quizás, una nueva relación con ell@s desde su nueva realidad o sus necesidades vigentes.

Mucho de lo que afecta la calidad de relación madre-padre-hij@ es quedarnos en verles como “nuestro eterno bebé”, nuestr@ “dulce y tiern@ niñ@“ sin querer sentir el dolor del parto constante de parirlos a su madurez e independencia en cada período evolutivo.  Es el deseo de , como madres-padres, congelar una manera de amarles, sin ver que eso también se transforma.

Lea también: Amamantar en cualquier momento y lugar

Cuando ell@s comienzan a diferenciarse de nosotros como madres-padres, cuando ya no desean, ni les gustan nuestras propuestas, desde las más sencillas como su ropa, hasta las más importantes, como pueden ser normas y/o hábitos, comienzan a vivirse las frustraciones de que ell@s no son como lo esperábamos, no comprendemos el por qué nos tenemos que plantar en una “lucha” para que “hagan caso” y desde allí, quizás desde los 2 años, comenzamos aprender,  o no, a como manejar sus “picos de crecimiento psicoemocionales-espirituales” y que durarán de manera marcada hasta los 21 años (y en está sociedad infantilizadora puede ser hasta los 28).

En mi afán de despatologizar al ser humano e integrar todas su dimensiones del ser, me gusta llamar a estos períodos “Hitos de madurez”.  Son periodos, vivencias necesarias para que ell@s se transformen en seres humanos interdependientes, verdaderamente autónomos a nivel emocional-espiritual, con autorregulación y responsabilidad de sus emociones y con uso pleno de su libre albedrío. Donde nazcan a su propia autoridad interior y a un poder creador-transformador sin necesitar el autoritarismo regulador de la sociedad.

Hacer una tabla de clasificación de cuáles son esos hitos por período cronológico, como lo hacen en la psicología evolutiva y el desarrollo psicomotor u otra habilidad, siento que etiqueta y restringe lo único que es cada ser.  Mucho han hablado de los ciclos de siete años (en específico para la mujeres), los de 12 años (más para los hombres) y cada cultura tiene su propia visión de ello.  Yo lo que pido es que se desarrolle una capacidad perceptiva de los padres-madres para ver a sus hij@s desde esa comprensión y no desde la patología de la “crsisis” (vista y abordada como negativa), desde “él o ella tiene un problema y hay que llevarlo al psicólogo”, desde el miedo o la angustia de que “algo esta mal”.  Sin duda alguna, son períodos desafiantes, donde (como en la lactancia materna) nos desorientamos, sentimos que no satisfacemos sus necesidades, donde dudamos de lo que hemos hecho.  Pues también nos toca crecer con ell@s y mirar hacia adentro.

Los “Hitos de Madurez”  de nuestr@s hij@s nos invitan a explorarnos como seres humanos, a preguntarnos qué nos esta moviendo nuestr@ hij@, que nos puede estar mostrando de nuestros propios procesos psicológicos incompletos o inmaduros.  Qué herramientas nos esta pidiendo que usemos como modelaje para su madurez: ¿la paciencia?, ¿La confianza?, ¿el verdadero respeto?, ¿el silencio?…  Ahora son desafíos directamente proporcionales a su tamaño, edad y capacidad de comprensión.  Te invito a ver a tu hij@ y que te preguntes ¿cuáles son los desafíos que me está planteando hoy para acompañarle en su madurez pisco-emocional, espiritual?  Como siempre, no hay recetas, no hay fórmulas mágicas, no podemos “saltar” a la siguiente fase porque ésta es muy difícil. Es necesario comprender que es un proceso que requiere tiempo y espacio, que es necesaria la “manada familiar” para darnos contención a nosotros como padres-madres. Es tiempo de sentir, ser humildes y honest@s con nosotr@s mism@s y con ell@s.  Es, quizás, también tiempo de mostrarle nuestra humanidad a ell@s y decirles que “no sé resolverlo todo, ahora nos toca junt@s aprender hacerlo”, “nos corresponde crear una nueva relación junt@s”.

Necesitamos sentir el dolor de la muerte “del niño que era” nuestro hijo y darle la bienvenida al cada vez más maduro  joven o adulto que nace.  Nuestr@s bebés quedarán en las fotos, en nuestros corazones y siempre nos arrebataran una sonrisa.  Ahora aprendemos a maravillarnos con los niñ@s, jóvenes y adultos, en constante transformación, que nos acompañan  en la intensa vivencia de ser familia: madres-padres, en el eterno espiral de la madurez.

Carolina Vázquez Hernández. Psicóloga. Psicología de la Mujer. Psicología Perinatal. Maestría en estudios de la mujer. Doula. Preparadora pre- post natal.  Fundadora-Directora de Aquamater Maternidad Consciente

0 277

Por: Kenelma García

Elegir entre una cesárea o un parto vaginal es uno de los detalles que se deben cuidar durante el embarazo. Y aunque una cirugía de este tipo no se realiza por simple capricho, es importante saber cuándo conviene realizarla.
A continuación, el ginecobstetra Rafael Terán explica las condiciones que indican que la mejor opción es practicar una cesárea.
Causas maternas

Alteraciones psicológicas o condiciones especiales de salud como problemas cardíacos.

También cuando la madre sea muy joven (13 años de edad) y su cuerpo aún no ha madurado lo suficiente.

Cesáreas anteriores
Las cesáreas anteriores también son un factor importante a tomar en cuenta, ya que los próximos embarazos de una paciente a quien se le haya practicado una cesárea, deberán nacer por esta misma vía para evitar una ruptura uterina durante un parto vaginal.

cesarea-1Lea además: La cesárea antes del trabajo de parto altera la respuesta inmunológica del bebé

Causas fetales
Cuando el tamaño y el peso del bebé es superior al canal de la pelvis de la madre.
Otro caso es cuando se diagnostica sufrimiento fetal, es decir problemas a nivel del     corazón de bebé.
También la presentación del bebé va a condicionar la toma de esta decisión. Si su presentación es cefálica (la cabeza hacia abajo) podrá nacer por vía vaginal, pero si está podálico (sentado), oblicuo o perpendicular al vientre materno habrá que practicar la cesárea.
Hay casos donde se podría hacer el parto vaginal aún cuando el niño esté podálico, pero si la condición lo permite; es mejor no arriesgarse y practicar la cesárea para  evitar complicaciones.
Causas placentarias

Existen dos casos comunes que son la placenta previa, que es cuando la placenta está ubicada más abajo de su posición normal (la placenta obstaculiza el paso por donde debería nacer el bebé), o el desprendimiento prematuro de la placenta que es cuando esta se despega antes de que el niño nazca. En casos de desprendimiento severo hay mucho dolor y sangrado.

Igualmente hay que tomar en cuenta el caso de pacientes con problemas de fertilidad que tienen edad avanzada y que anteriormente han sufrido pérdidas gestacionales a repetición, ellas prefieren la cesárea para evitar cualquier complicación durante el trabajo de parto.
Sin embargo, como cualquier cirugía, la cesárea también conlleva riesgos, el especialista explica que pudiese ocurrir que en el momento de la incisión se puede lesionar alguna víscera de la vejiga o del intestino, o que se rompa algún vaso, lo que ocasionaría sangrado. También durante la apertura del útero se podría lesionar la cabeza del bebé. Pero como estas cirugías, en su mayoría, son planificadas, se toman las debidas precauciones para evitar riesgos.
Finalmente, acota Terán, en ocasiones, tanto jóvenes como adultas, prefieren la cesárea, a pesar de no presentar ninguno de los casos anteriores. En situaciones así es importante respetar su decisión; sin embargo, el médico debe ofrecerle toda la información y conocimientos para que esta decisión sea tomada con fundamento.
Fuente: Rafael Terán. Ginecobstetra. Twitter: @docteran
 

0 736

Equipo de Redacción A Tu Salud

El suelo pélvico es un conjunto de músculos ubicado entre el pubis y el coxis de la mujer, con forma de hamaca, que cierra la cavidad abdominal por su parte inferior y sujeta la vejiga, la vagina y el recto. Durante nuestra vida sexual y fértil, esta zona cobra una vital importancia.

El suelo pélvico cumple dos funciones muy importantes:

Cierra la vejiga, el útero y el recto, impidiendo la salida de la orina o heces al exterior.

Sujeta los órganos de la vejiga, útero y recto. Conjuntamente, ayuda a conservarlos en la posición correcta y contribuye en el equilibrio pélvico.

Además,  es el encargado de conservar en buena forma los órganos de la vejiga, útero y recto.

pelvis

Lea también: Ejercitar el suelo pélvico mejora las relaciones sexuales

Trastornos más frecuentes

La alteración más frecuente del suelo pélvico es su debilitamiento: se acentúa su forma de hamaca, incrementa su concavidad y deja de efectuar sus funciones de sujeción de los órganos y cierre de los conductos. Su debilitamiento puede provocar:

Incontinencia

El trastorno más habitual es la incontinencia de orina y de gases. Esta se origina cuando se eleva la presión intrabdominal, es decir, cuando estornudamos, saltamos o andamos rápido.

Prolapsos

Más graves son los prolapsos: la salida de los órganos pélvicos (útero, vejiga, recto) por la vagina o por el recto.

Lea más: Evita los prolapsos genitales

Disfunción sexual

Otro problema significativo que logra producirse por el debilitamiento del suelo pélvico son las disfunciones sexuales. Se revela con una disminución en la calidad de las relaciones y dolor durante el coito.

pelvis con rosa roja

Situaciones en las que sufre el suelo pélvico

Las principales situaciones de la vida de las mujeres en las que este suelo padece modificaciones y deja de desempeñar correctamente su misión son:

El embarazo: Durante el embarazo, se incrementa el peso del útero y se dan numerosos cambios hormonales, esto induce un fuerte debilitamiento en la musculatura del suelo pélvico.

El parto: Principal causa de debilitamiento, al dilatarse en el momento del parto, causa distensiones y alteraciones musculares.

La menopausia: La disminución de las hormonas durante el climaterio origina una pérdida de fuerza muscular pélvica.

Atrofia por desuso: La musculatura perineal se atrofia por no ejercitarla, es ineludible movilizar la musculatura todos los días.

Cirugía: Intervenciones previas en la zona del suelo pelviano contribuyen con su debilitamiento.

El envejecimiento: Estimula un descenso del tono y de la masa muscular del suelo pélvico.

Lea también: ¿Tamaño de la vagina se reduce por falta de sexo?

¿Cómo fortalecer el suelo pélvico?

Si sigues estas recomendaciones lograrás fortalecer tu suelo pélvico y evadir cualquiera de los trastornos que hemos mencionado, desde la incontinencia hasta los prolapsos:

Ejercicios de kegel: Se basan en la contracción de los músculos del suelo pélvico. Para identificarlos, cuando orines trata de cortar el chorro espontáneamente. Esa es la acción que debes ejecutar durante estos ejercicios.

Yoga y pilates: Determinados ejercicios de yoga y pilates, como hacer el puente sujetando un balón entre las piernas, ayudan a fortalecer la musculatura pélvica.

Juguetes eróticos: como las bolas chinas, o los conos y las pesas vaginales. Conjuntamente de fortalecer tu suelo pélvico, mejorarás tu vida sexual. Eso sí, si tienes incontinencia o has sufrido prolapsos, es mejor que antes lo consultes con tu médico.

Comida sana: llevar una dieta balanceada igualmente ayuda a fortalecer el suelo pélvico.

Cuidar nuestra postura: Caminar erguidas favorecerá al fortalecimiento de los órganos pélvicos.

Fuente: Imujer

0 226

Por. Dra. Vanessa Torbenson, Ginecología y Obstetricia de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota. 

Las episiotomías solían ser parte habitual del trabajo de parto y del parto mismo, pero ya no es así en la mayoría de centros médicos. Sin embargo, hay situaciones en las que la episiotomía sirve para acelerar la recuperación y garantizar la salud del bebé.

Si usted está decidida a que no se le haga la episiotomía, infórmeselo al médico. Mantener ahora una conversación al respecto hará más fácil tomar la decisión en caso de que durante el trabajo de parto surgiese una de las situaciones que suele ameritar una episiotomía.

La episiotomía consiste en hacer un corte en el perineo — tejido entre el canal vaginal y el ano — durante el parto.

Anteriormente, a casi todas las mujeres que daban a luz con parto vaginal se les hacía una episiotomía. La razón era intentar prevenir más desgarres vaginales extensos durante el parto, pero ahora, las investigaciones muestran que las episiotomías habitualmente hechas en partos sin complicaciones en realidad pueden aumentar el riesgo de sufrir un desgarre grande. Por ello, la tendencia actual es aplicarla solamente en situaciones específicas, en las que existe alta posibilidad de que se produzca una laceración grave.

La episiotomía puede ser necesaria cuando el bebé parece estar en sufrimiento. Por ejemplo, en los casos en que la frecuencia cardíaca fetal está descendiendo, pero el parto no es inminente, la episiotomía puede servir para acelerar el parto y proteger la salud del bebé. Cuando se requiere la aplicación de fórceps o una extracción con ventosa, la episiotomía es a veces es necesaria para prevenir un desgarre grave. Además, se la puede considerar cuando el bebé es grande o no está en colocado en la posición normal para el parto. Por otro lado, algunas mujeres optan por la episiotomía cuando están exhaustas de pujar después de una labor de parto larga, pues la incisión puede acortar el tiempo del parto.
En un esfuerzo por reducir el riesgo de complicaciones, la técnica que muchos médicos ahora emplean para la episiotomía es diferente a la tradicionalmente usada que consistía en un corte medial o en la línea media.
Ese tipo de corte se extendía en línea vertical desde el canal vaginal hasta el ano. Un método alterno que se ha vuelto más común es la episiotomía mediolateral derecha (RML, por sus siglas en inglés), que se hace en línea oblicua desde el canal vaginal.
Normalmente, la episiotomía mediolateral derecha es preferible porque reduce la posibilidad de que el parto afecte la zona debido a un desgarre grande. Ese tipo de desgarre se conoce como laceración de tercer o cuarto grado que, después del parto, puede conducir a incontinencia fecal y otros problemas similares.
Antes de decidir si desea o no una episiotomía, consulte con el médico. Pregúntele en qué situaciones normalmente las hace y cuáles serían los riesgos y las ventajas de rehusarse a la episiotomía en toda circunstancia. Si el médico sabe que usted tiene fuerte preferencia por no someterse a la episiotomía, puede tomar medidas para intentar reducir la necesidad de hacerla. Además, usted debe saber que en caso de que la madre se rehúse a la episiotomía y la salud del bebé esté en peligro, la alternativa puede ser un parto por cesárea.

Equipo de Redacción A Tu Salud

Luego del parto habrá 40 días en los que no podrás tener sexo porque tendrás que recuperarte del trabajo de traer a tu hijo al mundo, pero cuando pase todo ese tiempo, es probable que notes que el sexo ha cambiado un poco. Es compromiso de ambos miembros de la pareja luchar para que las relaciones íntimas en la pareja no se vean lesionadas y que la pasión siga siendo un punto significativo de la relación.

Tener un bebé es una de las cosas más especiales que te puede ocurrir, es un instante hermosísimo y muy conmovedor en tu vida. Además es un lapso de estar más cerca de tu pareja para que no perturbe a tu relación de otras maneras. Si bien tal vez tengas la suerte de que esto no te sucede, es un cambio muy frecuente en las parejas tras la llegada de un bebé.

couple-and-baby-in-bed-1483367

Lee: Recomendaciones para el sexo rápido

Hay menos sexo. Una manera del cambio es que hay menos sexo. El bebé les solicita mucha atención, tiempo y energías. Es probable que les tome algún tiempo localizar la armonía y el balance, pero es preciso hacerlo.

Estás muy cansada. Este puede ser la mayor dificultad en las relaciones sexuales: el agotamiento. Pero ten presente que esta temporada de no dormir por las noches va a pasar, lo mejor es dormir alguna siesta con tu bebé para recobrar las energías.

familiabebe01

Puedes sentirte cohibida con tu cuerpo. Puedes sentirte acomplejada luego de haber tenido al bebé por los cambios vividos en tu cuerpo. Pero es muy factible que a tu pareja no le importe eso en nada, ya que acabas de traer a su bebé al mundo y no ha nada más importante que eso.

 Puedes tener problemas de lubricación. Ocasionalmente la sequedad vaginal igualmente puede ser una dificultad, y puede suceder por los cambios hormonales que tu cuerpo está percibiendo para que todo vuelva a estar balanceado. Puedes utilizar un lubricante para corregir el problema, y ten presente que es algo temporal.

También puedes consultar: ¿Cómo hablar de sexo con los hijos?

Fuente: madreshoy

0 825

Equipo de Redacción A Tu Salud

El perfil de las células inmunológicas circulantes se modifica entre los bebés que nacen por parto natural y aquellos nacidos por cesárea antes del trabajo de parto, según informa un equipo de expertos de Dinamarca.

Para los investigadores,  esto ayuda en el segundo caso el riesgo de desarrollar enfermedades asociadas. El doctor Hans Bisgaard dice que “La cesárea antes del trabajo de parto está relacionada con un cambio distintivo y asociado con la edad gestacional de las células inmunológicas circulantes en los recién nacidos, lo que sugiere que el trabajo de parto natural reforzaría la maduración inmunológica del bebé”.

Según publica en Journal of Allergy and Clinical Immunology el equipo de Bisgaard, de la Universidad de Copenhague, el ambiente uterino perinatal programa el sistema inmunológico e interviene en la ocurrencia futura de las enfermedades inmunológicas,

La cesárea, de acuerdo con los autores, interferiría en la maduración natural del sistema inmunológico. Los especialistas estudiaron exhaustivamente el perfil de 23 subgrupos de células inmunológicas innatas y adecuadas de 91 bebés a término: 14 habían nacido por cesárea antes del trabajo de parto, seis habían nacido por cesárea durante el trabajo de parto y los 71 restantes habían nacido por vía vaginal. Siete subgrupos celulares tenían diferencias significativas entre los neonatos que habían nacido por cesárea versus parto natural.

El equipo no hallo diferencias en las frecuencias de las diferentes células inmunológicas entre los niños que habían nacido por cesárea durante el trabajo de parto o por vía vaginal.

“Estudios previos habían demostrado que existen diferencias en los patrones de colonización microbiana entre los neonatos después de una cesárea versus un parto natural”, señala el equipo. Eso revelaría la relación entre la cesárea y el riesgo de desarrollar enfermedades mediadas por el sistema inmune.

 El grupo destaca la importancia de “la ausencia de la programación inmunológica uterina asociada con el trabajo de parto en los bebés que nacen por cesárea antes de esa etapa del parto”.

El doctor Roberto Romero, jefe de investigación perinatal del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, consideró que “la idea de que el perfil inmunológico fetal (innato y adaptado) cambia con la edad gestacional y la cesárea previa al trabajo de parto sugiere que hay factores de la maduración fetal en las últimas semanas de gestación que, junto con la exposición a la microbiota del canal de parto, influirían en el aumento del riesgo de desarrollar asma y otras enfermedades como la diabetes tipo 1 en los bebés que nacen por cesárea sin trabajo de parto”.

Fuente: noticias.yahoo

Equipo de Redacción A Tu Salud

Las interrogantes del sexo durante el embarazo son muy frecuentes, especialmente en parejas primerizas. Por el temor de hacerle daño al bebé.

Especialistas del University of Maryland Medical Center, indican que el bebé está bien protegido por el líquido amniótico y los fuertes músculos del útero. Asimismo hay un tapón de moco espeso que sella el cuello de este último y ayuda a proteger contra la infección, por lo que los riesgos son muy bajos.
Lo que debes saber

En algunos casos por ese miedo de dañar al feto el sexo suele desaparecer de la vida de la pareja durante el embarazo, por tal razón Flavia Dos Santos, sexóloga clínica certificada autora de “Sexo sin misterio” y otros especialistas, aclaran algunas de las preguntas más relevantes:

1. ¿Embarazo aumenta el libido femenino?

Puede ocurrir en ocasiones, aunque los cambios hormonales y los síntomas propios del embarazo, a veces hacen del sexo algo incómodo. Sin embargo, quienes logran mantener relaciones son capaces incluso de tener orgasmos múltiples.

“Las mujeres que mejor logran mantener una buena sexualidad durante el embarazo son aquellas que no tienen conflictos ni culpa por sentir placer en esos meses”, explica la especialista.

2. ¿Hasta qué etapa del embarazo se puede tener sexo?

Dos Santos indica que la actividad sexual debe suspenderse en el momento en el que el cuello uterino empieza a dilatarse, esto es como 48 horas antes del parto.

3. ¿Se pueden tener orgasmos?

Sí, especialmente en el primer y segundo trimestre. Según información publicada por el National Women’s Health Resource Center, muestra que las mujeres tienden a no presentar tantos orgasmos durante el tercer trimestre y que sus clítoris no son tan sensibles.

4. ¿Tener sexo puede adelantar el parto?

El National Women’s Health Resource Center revela que no hay evidencia que la actividad sexual al final del parto incremente el riesgo de nacimiento prematuro entre las 29 y 36 semanas de gestación. Por el contrario, se relaciona con un menor riesgo de nacimiento prematuro.

5. Después del parto, ¿cuánto tiempo hay que esperar para tener sexo de nuevo?

La sexóloga exhorta a esperar los 40 días, tiempo favorable para que el útero sane y el cuerpo femenino sea receptivo al placer asociado con el sexo. Añadió que la recuperación psicológica también debe considerarse.

Aunque estas preguntas aclaren tus dudas, siempre lo más recomendable es acudir con tu especialista y explicarle tu situación específica, así conocerás de tus riesgos y de problemas con el desarrollo de bebé.

Si tu doctor da la luz verde y decides tener sexo durante el embarazo, tendrás la seguridad que tanto tú, como tu bebé estarán seguros. ¡Disfruta de tu placer!

Fuente: Sexualidad.salud180

0 647

Por. Equipo de redacción A tu Salud

doula
Foto referencial

Las operaciones cesáreas sólo deben ser practicadas cuando son “médicamente necesarias”, según recomendó la Organización Mundial de la Salud (OMS), que deplora “la epidemia de cesáreas” que afecta a casi todo el mundo.

“En muchos países en desarrollo y desarrollados hay realmente una epidemia de cesáreas, aún en los casos en los que no son médicamente necesarias”, indicó la doctora Marleen Temmerman, directora del departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas de la OMS.

En muchos casos, esta “epidemia” se explica principalmente por un deseo de los médicos de simplificarse la vida: las cesáreas pueden programarse, recordó la doctora, al publicarse las nuevas recomendaciones de la OMS.

Pero “las cesáreas sólo deberían ser practicadas cuando son médicamente necesarias”, afirma el organismo de la ONU en el documento.

Es la primera vez que la Organización recomienda claramente que el recurso a la cesárea debe limitarse a las razones médicas, explicó el doctor Ahmet Metin Gulmezoglu, otro experto de la OMS.

Fuente: www.biobiochile.cl

También puedes consultar:

 

MARÍA LAURA GARCÍA

LO MÁS VISTO

jQuery(".widget_aas_widget").css("padding","10px");