Miércoles 18 enero 2017
Tags Posts tagged with "probióticos"

probióticos

0 36

Por. Dr. John K. DiBaise, Gastroenterología y Hepatología de Mayo Clinic en Scottsdale, Arizona.

Cortesía de Mayo Clinic

La conclusión definitiva sobre si los alimentos fermentados son provechosos para la salud aún está pendiente. Aunque en los últimos años hayan alcanzado protagonismo, los alegatos sobre los posibles beneficios para la salud de lácteos y vegetales fermentados, siguen en estudio.

El tracto digestivo está lleno de bacterias provechosas. De igual manera, las bacterias vivas y activas hacen posible la fermentación de los alimentos y es allí, en esas bacterias conocidas como probióticos, donde pueden estar los posibles beneficios para la salud de los alimentos fermentados.

Pese a que suene esperanzador, los datos son más sugerentes que realmente comprobados. Existen algunas pruebas que respaldan el consumo de ciertos probióticos para determinados trastornos intestinales y se continúa investigando para entender cómo pueden influir los probióticos sobre otras áreas de la salud, tales como la obesidad y la regulación del sistema inmunitario.

Lea también: Tratamiento con probióticos ¿Cuándo? ¿Para quién?

En general, se cree que para obtener los beneficios de los probióticos se necesita una dosis diaria de aproximadamente 10 mil millones de unidades formadoras de colonias (CFU, por sus siglas en inglés); sin embargo, los alimentos fermentados se desperdigan dentro una amplia gama en lo referente a la dosis y al tipo de bacterias provechosas. Algunos alimentos fermentados contienen probióticos suplementarios para así lograr una dosis elevada constante, mientras que otros pueden contener solo niveles moderados y bajos de cultivos vivos o incluso ninguno en absoluto.

Los alimentos fermentados pueden formar parte de una alimentación sana y brindar ventajas para la salud que otros alimentos son incapaces de ofrecer, pero es complicado decir qué exactamente se obtiene de un alimento fermentado en cuanto al tipo de bacteria o la dosis. Por lo tanto, es difícil saber qué esperar en cuanto a las ventajas de los probióticos y tampoco hay que olvidar que un producto fermentado con cultivos activos y vivos también puede contener niveles elevados de grasas saturadas, sal y azúcar añadida.

Adaptado de Mayo Clinic Health Letter

0 420

Equipo de Redacción A Tu Salud

Las frutas y verduras deben estar presentes en nuestra dieta diaria, por lo tanto, el kiwi como parte de este grupo de alimentos ya demuestra su ingesta. A continuación dejamos otras cuatro desconocidas razones para consumir kiwi de forma frecuente.

Es beneficioso para el sistema cardiovascular al disminuir la agregación plaquetaria que podría causar aterosclerosis y asimismo, porque puede reducir en hasta un 15% los triglicéridos según se ha comprobado en un estudio en que durante 28 días, adultos sanos consumieron 2 a 3 kiwis.

Fortifica las defensas y previene el daño oxidativo que logran generar los radicales libres del oxígeno a causa del estrés, según se ha comprobado en una investigación en que se consumía un kiwi a diario por parte de adultos sanos.

Favorece a dormir mejor, sobre todo, en personas con trastornos del sueño, pues como se ha visto en un estudio ejecutado con adultos, ingerir dos kiwis una hora antes de dormir optimiza el inicio, la duración y la calidad del sueño en personas con dificultades al momento de dormir.

Ayuda a regular la salud intestinal al favorecer la flora bacteriana y disminuir la adhesión a las células del intestino de bacterias nocivas para el organismo, inclusive, en mayor medida que algunos probióticos comerciales, como se ha probado en esta investigación.

Como se puede ver, al mismo tiempo de ofrecernos fibra, vitamina C y un agradable sabor dulce, el kiwi tiene otros beneficios para brindar, por ello, queda confirmado que hay muchas y valiosas razones para ingerir esta fruta de forma habitual, como parte de una dieta sana y equilibrada.

Fuente: Vitonica

También puedes consultar: 

Higos fuente energía natural. Dulces, pero adecuados para tus huesos

Cuida la alimentación de tu familia en vacaciones

0 857

Equipo de Redacción A Tu Salud

No todos los yogures congelados son creados igual, por lo que un helado podría ser más benéfico.

Seguramente en un caluroso día de verano no hay nada más gratificante que acudir a algo bien helado para refrescarte, pero ¿será mejor comprar un helado o un yogur congelado?

Una encuesta realizada por Menchies, una cadena que fabrica yogures congelados, muestra que el 95% de los estadunidenses piensan que este  producto es mejor que los helados en su respectivo cono. La realidad es que no siempre es así.

Si bien un yogur congelado lograría ser para ti como tu helado favorito con muchos probióticos, la mayoría de los yogures no son creados de la misma manera que los tradicionales.

Motivado  a que el proceso de congelamiento suele matar a muchas bacterias beneficiosas para el organismo, que se hallarían en los yogures normales, muchos fabricantes añaden probióticos adicionales.

Según Alissa Rumsey, portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética, se debe de buscar el sello “Live and Active Cultures” cuando se indaga en el pasillo de los supermercados el mejor yogur congelado.

“Este sello, creado por la Asociación Nacional de Yogur, confirma que un producto tiene 100 millones de cultivos por gramo, lo cual, entre otros beneficios para la salud, puede ayudar a que personas con intolerancia a la lactosa digieran los productos lácteos. Las cadenas como Pinkberry y RedMango y las pintas empaquetadas de Haagen-Dazs y Cold Stone Creamery, todas llevan el sello”, expresa Alex Orlov de Life by DailyBurn.

A pesar de ello, los probióticos no hacen que el yogur congelado sea saludable, ya que suele tener más azúcar que un helado.

“Por cada porción de media taza, el yogur helado contiene aproximadamente 17 gramos de azúcar. Mientras tanto, el helado solo tiene más o menos 14 gramos de contenido dulce por el mismo tamaño de porción”, dice Orlov.

Según Rumsey, el helado, no obstante, tiene más grasa: aproximadamente siete gramos por porción en balance con los cuatro gramos del yogur congelado, según la USDA, algo que no es del todo malo. La grasa suele hacer que te sientas satisfecho más rápido y no suban tus niveles de azúcar.

El portavoz añade que muchas marcas de yogur helado igualmente agregan sustitutos de azúcar que pueden causar problemas digestivos como hinchazón o calambres.

Asimismo, el yogur congelado suele ser muy rico en calorías, por ejemplo, un pequeño vaso puede tener hasta 400 calorías, más de lo que se hallan en una hamburguesa de alguna cadena de comida rápida. El helado de vainilla, por ejemplo, suele tener unas 140 calorías.

Sin importar si te gusta el helado o el yogur helado, no hay elección incorrecta siempre que vigiles el tamaño de tus porciones, explica Orlov.

Fuente: cnnespanol

 También puedes consultar: 

Cinco bacterias que afectan tus alimentos y tú salud

Yogurt ayuda a prevenir la diabetes

0 498

Equipo de Redacción A Tu Salud

Cuando hablamos de una piel radiante, precisamente lo primero que viene a nuestra imaginación no es la alimentación, pero, ¿sabías que el tipo de alimentación que seguimos es una de las primeras cosas que influye en la piel?

La carencia de vitaminas, minerales y nutrientes, una alimentación baja en grasa, probióticos pueden tener un impacto nocivo en la piel.

Falta de vitaminas y otros nutrientes

Los niveles bajos de nutrientes liposolubles como vitaminas A, K, D y E y carotenoides se manifiestan en piel con resultado de mala alimentación o digestión. Por ejemplo, La vitamina A se encuentra en los huevos, el hígado, los aguacates, las batatas y la calabaza y la falta de esta vitamina favorece la aparición de acné.

La vitamina K se encuentra en las yemas de huevo, los lácteos, el yogur, los aceites de pescado y las verduras de hoja verde. Un nivel bajo de vitamina K ayuda la aparición de hematomas.

La vitamina E se localiza en las espinacas, las acelgas, los tomates secos, las semillas de girasol, el germen de trigo, los aguacates y las almendras. Esta vitamina es la responsable de dar a la piel un aspecto fresco e hidratado.

Los carotenoides son los pigmentos responsables del color rojo, amarillo y naranja de las frutas y verduras.

Existen más de un total de 600, no obstante el más popular es el betacaroteno, que se encuentra en los pimientos y las zanahorias.

Al elegir bien lo que consumes en tu alimentación diaria, podrás garantizar continuamente las dosis necesarias de estos nutrientes.

Consumo de grasas

Es común que el resultado de una alimentación baja en grasa, sea una piel seca. Por lo tanto, aun comiendo pescados graso, semillas y sus aceites, que son las principales fuentes de grasas saludables omega 3, es probable que también tengas la piel seca.

¿Cuál es la razón?

La lipasa es una proteína o enzima digestiva que libera el páncreas y ayuda al cuerpo a absorber y digerir la grasa y la escasez de esta lipasa en nuestro organismo también provoca sequedad en la piel.

Si posees niveles bajos de lipasa, puedes consultar con tu médico de cabecera para tomar una cápsula de enzimas digestivas, lo que facilitará el proceso de digestión y mejorará el estado de tu piel.
Niveles bajos de bacterias probióticas

Las bacterias probióticas, tienen un papel muy importante en la salud digestiva. Se hallan en los yogures y productos fermentados.

Los probióticos, ejercen varias funciones en nuestro organismo: ayudan a la combinación de vitamina K, magnesio, calcio, zinc y otras vitaminas B y combaten bacterias y levaduras no deseadas, entre otras.

Los problemas de piel de piel relacionados a esta insuficiencia de bacterias son: inflamación, cicatrización lenta de heridas, propensión a las quemaduras solares y la rosácea.

Incorporar alimentos que contienen bacterias probióticas en tu dieta puede ayudar a mejorar el estado de tu piel.

Asi que si tienes algunos de estos problemas d epiel, ya sabes qué alimentos incluir en tudieta diaria y poco a poco verás los resultados

Fuente: voceshuffingtonpost

0 197

Por. Equipo de redacción A tu Salud

Solemos escuchar los beneficios de los pro-bióticos y de los prebióticos, pero en realidad la mayoría de las personas desconocen la diferencia de cada uno de estos componentes y sus beneficios, confundiéndolos como si fuesen una misma sustancia.

No mucha gente sabe que un alimento prebiótico sirve para potenciar a otro pro-biótico, por lo cual se complementan.

Los probióticos “son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en las cantidades adecuadas, pueden aportar beneficios para la salud de quien los consume. Se trata de bacterias o levaduras que están presentes en alimentos, medicamentos o suplementos dietéticos”, de acuerdo a la definición que aporta la Organización Mundial de Gastroenterología. Los probióticos que se utilizan con más frecuencia, son aquellos que se emplean para conservar, por medio de la fermentación, alimentos como el yogurt o la leche.

Por su parte, los prebióticos  son compuestos que el organismo no puede digerir, pero que tienen un efecto fisiológico en el intestino al estimular el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas (bifidobacterias y lactobacilos). Son un tipo de hidratos de carbono presente en algunos alimentos que, aunque nuestro sistema digestivo no puede ingerir, se fermentan en el tracto gastrointestinal y se utilizan como “alimento” por determinadas bacterias intestinales beneficiosas. Los prebióticos aparecen naturalmente en algunos alimentos o también pueden ser añadidos por el fabricante para brindarle más beneficios a su producto alimenticio.

Fuente: www.webconsultas.com

También puedes consultar:

Prebióticos contra la depresión

Tendencias alimenticias 2015

Yogurt ayuda a prevenir la diabetes

0 137

Por. Equipo de redacción A tu Salud

En una investigación recientemente realizada por Phiplip Burnet, de la Universidad de Oxford (Inglaterra), se reveló que los suplementos alimenticios mejor conocidos como pro-bióticos, que benefician a las buenas bacterias del intestino, no solo ayudan a la salud física, sino que también pueden alterar la manera en la que las personas reciben información emocional,  provocando ansiedad.

Durante el estudio participaron 45 adultos, entre los 18 y 45 años de edad, a quienes se les suministró un prebiótico o un placebo en un período de 3 semanas. Una vez finalizada la prueba, los participantes fueron evaluados para establecer la forma en la que procesaban la información emocional por medio de palabras positivas o negativas.

Los resultados revelaron que aquellas personas que consumieron los prebióticos le prestaron más atención a los comentarios positivos que a los negativos, a diferencia de los que tomaron los placebos cuya acción fue contradictoria a la anterior.

Asimismo, los científicos determinaron que los niveles de la hormona cortisol en la saliva de los participantes que ingirieron los prebióticos, era menor a la del otro grupo lo que indica que un bajo nivel de dicha hormona previene la ansiedad, el estrés y la depresión.

Por tal razón, este grupo de investigadores realizará más estudios para determinar si los probióticos (cepas de bacterias buenas) o prebióticos (hidratos de carbono que sirven de alimento para las bacterias) podrían ser utilizados para tratar la ansiedad y la depresión.

Fuente: www.muyinteresante.com.mx

También puedes consultar:

 3 alimentos que causan depresión

Grasas malas pueden causar depresión 

4 alimentos que ponen de buen humor