Vacunarse es curarse en salud
La vacunación previene enfermedades

La inmunización o vacunación es la práctica más usada y efectiva para el control de enfermedades infecciosas en los seres humanos a nivel mundial.

Al nacer el organismo adquiere una protección rápida que se logra durante el embarazo y se refuerza a través de la lactancia materna, pero poco tiempo después, es necesario empezar a ser vacunados para poder resistir al ataque de cualquier bacteria o virus que antes causaban grandes epidemias, muertes y secuelas.

La protección de una vacuna puede durar toda la vida gracias a una sola aplicación, pero otras requieren de refuerzos para lograr una completa inmunización en la persona. Estos antígenos son sustancias que al ser administradas en el cuerpo, actúan sensibilizando el organismo en tal forma, que éste moviliza las defensas rápidamente para que la sangre y el sistema linfático, empiecen a producir los anticuerpos necesarios para quedar inmune a la enfermedad.

Conoce el esquema de vacunación
Vacunarse es vital para prevenir enfermedades

La doctora Elena Sotillo, directora farmacéutica de Locatel explica que los niños son los pacientes que mejor controlados están a la hora de vacunarse, pero cuando el pediatra ha culminado con la jornada de inmunización infantil, el adolescente que luego se convertirá en adulto, suele carecer de un estricto seguimiento para la aplicación de sus vacunas. Hoy en día, el esquema de vacunación empleado en niños, jóvenes y adultos es universal, esto quiere decir que la mayoría de los países se han comprometido a establecer campañas permanentes de prevención, lo que representa una seguridad en caso de tener que viajar o cambiarse de sitio de residencia.

Las principales enfermedades inmunoprevenibles son el sarampión, la difteria, la tos ferina, el tétanos, la poliomielitis o parálisis infantil, la rubéola, la meningitis, las paperas, la hepatitis A y B, la varicela, el neumococo, la influenza, entre otras. Aunque algunos de estos antígenos forman parte del cuadro básico de vacunación, todas están disponibles en los organismos sanitarios a nivel nacional, para aplicarse en amenaza de alguna epidemia, o como en el caso de la rabia, cuando se presenta la emergencia por una mordida de perro.

Generalmente, estas vacunas se suministran intramuscularmente por medio de inyecciones y existen algunas que al ser aplicadas pueden llegar a producir molestias o reacciones como: enrojecimiento leve y dolor en el lugar de la inyección, fiebre o dolores musculares. Sin embargo, es mayor el beneficio al prevenir enfermedades que pueden causar la muerte, incapacidades o daños severos en algunos órganos del cuerpo.

Sotillo recomienda “que la vacuna antitetánica debe administrarse a los adultos dedicados a actividades de riesgo como: deportes extremos, manejo de objetos punzocortantes o a personas que trabajan con hierro, basuras y desechos”.

En nuestros días, las inmunizaciones en uso se preparan con gérmenes vivos y atenuados y otras tienes gérmenes muertos. En los últimos años, la tecnología del ADN recombinante ha permitido una nueva generación de vacunas. Éstas están comenzando a desarrollarse a partir de la ingeniería genética y su descubrimiento consiste en la decodificación de los genomas de bacterias y virus, lo cual ha abierto una enorme esperanza y un formidable capítulo en la medicina científica.

“La tendencia actual y los esfuerzos de los investigadores apuntan a la vacuna ideal, aquella que contenga la mayor cantidad de inmunizantes posibles, en una sola aplicación” expresó la Directora Farmacéutica de la red de farmacias Locatel.

Se debe tomar conciencia de que no sólo se debe cumplir con los programas de inmunización infantil, sino también con los adultos, más aún si el programa de vacunación durante su crecimiento fue deficiente o no fue concluido. Consulte a su médico y recuerde llevar un registro de las inyecciones que se ha aplicado, para garantizar que el proceso se cumpla eficazmente.

Fuente: Nota de prensa Agencia Brandcom

Comenta y se parte de nuestra comunidad