Mariel Cabrujas M.

Es la segunda vez que Sebastián Morales acude al médico para descartar el dengue. La prueba se ha convertido en rutina cada vez que siente por más de tres días dolor de cabeza, debilidad muscular y fiebre.
Por los momentos se salvó de ser uno de los casos que se suman en el territorio nacional, sin embargo ante la aparición de cualquiera de los síntomas característicos no duda en visitar al médico y evita a toda costa ingerir aspirinas y antibióticos.

La infección del dengue, trasmitida por el zancudo hembra del Aedes aegypti, se convirtió en un problema de salud pública desde que en 1979 se produjo la primera epidemia en territorio nacional. Para 2009 se contaron con 60 mil casos de la enfermedad, mientras que en la semana 29 de
2010 (del 18 de julio al 24 de julio) se reportaron 65. 405 casos, según el Boletín Epidemiológico Semanal del Ministerio del Poder Popular para la Salud (Mpps).

El trasmisor de la enfermedad, oriundo de la zona tropical del planeta, tiene la particularidad de reducir el zumbido cuando va a picar a su víctima para evitar ser descubierto. Tal como muchos mosquitos, el Aedes prefiere el horario del amanecer (5:30 am a 8:30 am) y del atardecer (5:00 pm a 7:00 pm) para alimentarse de la sangre de seres vivos.

Existen cuatro cepas del dengue que circulan en el país. Al ser infectado con uno de los serotipos, el organismo se hace inmune de por vida a él, pero crea resistencia a las otras cepas. Es este mecanismo el que posibilita la aparición del dengue hemorrágico cuando hay una infección previa, según explica Ferdinando Liprandi, microbiólogo del Ivic.

Evitar complicaciones

El dengue clásico puede durar entre 5 y 10 días en el organismo. La fiebre, el dolor generalizado, la inapetencia, la aparición de erupciones y el decaimiento incapacitante son sus síntomas. Infectarse más de una vez y tomar fármacos con ácido acetilsalicílico, son factores de riesgo para la evolución de la enfermedad a dengue hemorrágico, cuyas manifestaciones son fiebre alta, hemorragias, dificultad en la circulación y disminución de las plaquetas (menos de 100.000).

Impedir ser picado por el zancudo “patas blancas”, acudir al médico ante los primeros síntomas y prevenir las complicaciones posteriores como la deshidratación, son las mejores opciones para reducir el riesgo de muerte y tratar la enfermedad adecuadamente. Controlar los síntomas sin el uso de antiinflamatorios, mantener reposo y tomar abundante líquido son recomendaciones para que la infección ceda a los 10 días sin dejar rastro de su presencia.

Comenta y se parte de nuestra comunidad