Equipo A Tu Salud – Con información de Clínica de Mayo

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences revela que, contrario al aumento de la grasa abdominal, un incremento de los tejidos adiposos de las partes inferiores, como los muslos, podrían ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades metabólicas como diabetes y resistencia a la insulina.

En la investigación los científicos evaluaron a 28 voluntarios quienes durante ocho semanas se alimentaron a base de dulces, bebidas con alto contenido calórico y carbohidratos. Los participantes ganaron en promedio 2,5 kilogramos de grasa corporal en la parte superior del cuerpo y 1,5 kilogramos de grasa en la región inferior.

Los especialistas observaron que incluso antes de acumular grasa, los preadipocitos (células capaces de convertirse en células grasas) de la parte superior del cuerpo, ya mostraron un aumento en los mensajes de ARN, lo que motiva a la síntesis de grasas.

“Los mecanismos celulares son diferentes”, explica Michael Jensen, endocrinólogo de Mayo Clinic y autor principal del estudio. “La acumulación de grasa abdominal ocurre mayormente debido al aumento de tamaño de cada célula, mientras que la acumulación de grasa en la parte femoral o inferior del cuerpo se debe a mayor cantidad de células grasas. Por lo tanto, el mecanismo es diferente, pero también lo es sus efectos”.

En el estudio participaron 15 hombres y 13 mujeres, a quienes se les midió la grasa corporal y el tamaño de las células grasas antes y después de las ocho semanas de alimentación alta en calorías.

Los científicos señalan que los resultados cuestionan el concepto de que la cantidad de células grasas del cuerpo permanece estable en los adultos. Sin embargo, sustentan la idea de que la mayor capacidad de producir células grasas en la parte inferior del cuerpo crea algún tipo de protección para la porción superior y hasta ayudaría a evitar enfermedades metabólicas que pueden derivar en diabetes y otras complicaciones.
Mantener una dieta balanceada, donde se incluyan al menos cinco raciones diarias de vegetales y frutas, así como realizar alguna actividad física frecuentemente, son hábitos saludables que colaboran en la disminución de la grasa abdominal.

Comenta y se parte de nuestra comunidad