Equipo A Tu Salud Web – Con información de Medlineplus

El hallazgo de un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos), revela que agregar los vegetales de manera “oculta” en las entradas a las comidas, puede ayudar a reducir la cantidad de calorías sin sacrificar la textura o el sabor de los alimentos.

El uso de "vegetales encubiertos" tuvo doble beneficio en la población del estudio que incluyó a 20 hombres y 21 mujeres, quienes duplicaron el consumo de fibra y vitaminas sin saberlo.

La comida que se empleó para el estudio fue: pan de zanahoria para desayunar, fideos con queso para almorzar y arroz con pollo a la cacerola para cenar. A los participantes se les sirvió la cantidad que deseaban consumir, junto con pan, yogur de frutilla, brócoli y arvejas, según el plato. También recibieron snacks para comer en casa durante la tarde.

Sin que los comensales lo supieran, los cocineros les agregaban a los platos vegetales cocidos al vapor, puré de coliflor, calabaza o zanahorias, según la entrada.

El resultado eran preparaciones que, aunque tenían el mismo aspecto y sabor que la versión original, poseían del 15% al 25% de su peso en puré de vegetales. Algunos participantes recibieron la versión original de las entradas sin verduras ocultas.

Según el equipo de la investigación, el consumo de calorías del grupo alimentado con la comida alterada se redujo unas 360 calorías por día cuando las entradas incluían 25% de puré de vegetales.

Con 360 calorías menos por día, se puede adelgazar medio kilo de grasa corporal en 10 días, tal como se detalló en el informe científico.

El hábito de incluir vegetales a las comidas diarias debe ser combinado con el consumo racional de proteínas, carbohidratos y grasas de calidad para obtener mejores beneficios. Además, debe abandonarse al sedentarismo y procurarse al menos una caminata diaria de 30 minutos.

Comenta y se parte de nuestra comunidad