Nota de prensa Comstat Rowland – Equipo A Tu Salud Web

La exposición a factores alergénicos y cambios climáticos puede afectar la salud de las personas, especialmente cuando se es propenso a sufrir enfermedades respiratorias como el asma. El diagnóstico temprano y acertado es vital para mejorar el flujo de aire en el organismo y evitar la recurrencia de exacerbaciones.

Jenny Garmendia, coordinadora del Programa de Alergia del Instituto de Inmunología de la Universidad Central de Venezuela, explica que el asma se produce cuando los bronquios se contraen y se reduce la luz o diámetro de los mismos, impidiendo un flujo de aire adecuado a los pulmones.

En algunos casos, la enfermedad puede complicarse debido a la presencia de infecciones virales, sustancias causantes de alergias como partículas de polvo, aditivos en las comidas, humo del cigarrillo y el pelo de algunas mascotas.

La inmunóloga Garmendia afirma que entre 70 y 80% de los pacientes comienzan a sufrir de asma en edad pediátrica y además son sensibles a diversas alergias.

Los síntomas asociados con el asma y las alergias en las vías respiratorias son similares por lo que en oportunidades tienden a confundirse. Estos son: dificultad para respirar, hundimiento en los espacios intercostales, respiración sibilante -hacer sonidos como pitos-, tos seca o con expectoración, dolor en el pecho y falta de aliento.

La especialista acota que las personas asmáticas tienen ciertas limitaciones para realizar actividades físicas muy exigentes, ya que pueden desatar crisis si no tienen los cuidados necesarios. El diagnóstico oportuno es vital para aumentar rápida y significativamente el paso de aire a los pulmones, cuando el paciente tiene una episodio asmático.

“El tratamiento adecuado ayuda a reducir las consultas médicas de emergencia, hospitalizaciones y complicaciones causadas por el asma de difícil control”, resalta la galena. Además, recomienda evitar la exposición a sustancias tóxicas, mantener a las mascotas fuera de los dormitorios, usar forros antiácaros en almohadas y colchones, así como lavar con frecuencia el vestuario y las sábanas.

Comenta y se parte de nuestra comunidad