Equipo A Tu Salud Web – Con informacion de Medline Plus

Un tipo de flavonoides conocido como antocianina puede servir de protector frente al mal de Parkinson, gracias a su efecto antioxidante. Un reciente estudio realizado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (EEUU), revela que esta sustancia puede ser encontrada en mayor proporción en las frutas y las verduras de color rojo o púrpura, tales como las bayas y las manzanas.

La investigación señala que estos flavonoides podrían proteger tanto a hombres como a mujeres de este trastorno neuronal, que afecta a la parte del cerebro encargada de los movimientos corporales.

"Aunque aún es demasiado pronto para aseverar que comer bayas puede reducir el riesgo de Parkinson, varios estudios anteriores han informado sobre los beneficios de estas frutas en la reducción del riesgo de hipertensión", apuntó Xiang Gao, autor del trabajo y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

Para el estudio, el equipo de Gao recopiló datos sobre más de 49. 000 hombres que formaron parte del estudio de seguimiento a profesionales de salud y más de 80. 000 mujeres del estudio de salud de las enfermeras.

Los participantes llenaron cuestionarios detallados sobre sus dietas. Con esa información, los investigadores calcularon la cantidad de flavonoides que consumían. Además, también estudiaron el consumo de té, bayas, manzanas, vino tinto, naranjas y jugo de naranja.

Durante los 22 años de seguimiento, 805 personas desarrollaron la enfermedad de Parkinson. Entre los hombres, aquellos que consumían más flavonoides eran 40% menos propensos a desarrollar la enfermedad neurodegenerativa, en relación a los hombres que consumieron la menor cantidad de flavonoides.

Entre las mujeres no hubo ninguna relación entre el consumo total de flavonoides y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, apuntó Gao.

Sin embargo, el subconjunto de flavonoides conocido como antocianinas, que se encuentran en las bayas, se asoció a un menor riesgo de la enfermedad Parkinson tanto en las mujeres como en los hombres.

"Muchos de los mecanismos de la enfermedad de Parkinson se reducen a la forma que las células nerviosas manejan el estrés oxidativo", explicó el autor principal, quien además afirma que muchas de las puertas que se han abierto en la investigación del Parkinson tienen que ver con cómo lograr que las células sigan funcionando a cabalidad a pesar del estrés oxidativo.

El mal de Parkinson afecta a las células nerviosas encargadas de la coordinación de los movimientos del cuerpo. Temblor y rigidez en las manos, las extremidades inferiores, la mandíbula, así como la lentitud y problemas de coordinación motora son algunos de los síntomas de esta enfermedad.

Comenta y se parte de nuestra comunidad