Nota de Prensa Blue Marketing Solutions/Redacción ATS WEB

Nada hacemos las mujeres manteniendo nuestro cuerpo en forma, y el cutis lozano e impecable, si al mostrar las manos estas delatan nuestra verdadera edad, al verse cansadas, con arrugas y manchas del sol o del tiempo.

Por esta razón, es fundamental no dejar de lado el cuidado de las manos ya que, al igual que el rostro, es una de las zonas que está más expuesta cuando nos relacionamos con los demás.

Actualmente, el rejuvenecimiento de las manos es uno de los tratamientos en Medicina Estética que está teniendo un verdadero auge por la gran importancia que tiene no sólo mostrar un rostro joven, si no también unas manos con aspecto saludable, y en concordancia con el resto del cuerpo.

A partir de los 40 años, se produce un deterioro paulatino del aspecto de las manos, especialmente del dorso. Pueden aparecer signos de envejecimiento como manchas, piel quebradiza, aumento de la red venosa y deshidratación.

Hoy en día existen diferentes tipos de tratamientos para mejorar la piel de nuestras manos, que deben ser aplicados por especialistas que garanticen un adecuado control de los riesgos beneficios. Entre estas opciones se encuentra la revitalización con complejos vitamínicos, con aminoácidos y minerales para producir un efecto revitalizador.

Otra técnica frecuentemente utilizada es también la tecnología de Láser IPL o Luz Pulsada Intensa, que se basa en el principio de foto-termólisis selectiva (emisión de pulsos de luz totalmente inocuos) Por medio de un sistema de filtros, se selecciona la luz más adecuada para eliminar los lentigos solares u otras pigmentaciones. Este tratamiento trabaja superficialmente en los tejidos dérmicos, y tiene una acción poco agresiva. Se recomienda exponerse al tratamiento de 4 a 6 sesiones con un mes de diferencia entre una y otra.

El peeling para la eliminación de manchas es otra alternativa que puede ser empleada, y dependerá de una evaluación adecuada de las características de la piel para escoger el compuesto químico que se utiizará y permitirá la mejora del aspecto manchado.

Hay que recordar, sin embargo, que la forma en que cuidamos nuestra piel, determinará la magnitud de los cambios que sufre con el envejecimiento. De ahí la importancia de adoptar hábitos saludables que ayuden a mantener la piel de las manos en óptimas condiciones desde tempranas edades.

Es importante hidratarlas a diario con una crema adecuada para su tipo de piel, exfoliarlas al menos una semana para remover las células muertas, usar guantes al momento de manipular sustancias de limpieza o realizar trabajos de jardinería, protegerlas adecuadamente del sol como se hace con el resto de la piel del cuerpo y realizar, al menos una vez al día y durante cinco minutos, movimientos circulares para la adecuada circulación de la sangre en la zona.  
 

Comenta y se parte de nuestra comunidad