ATS Web (ScienceDaily- UCV)

Según un estudio estadounidense, dirigido por el académico de la Fundación Robert Wood Johnson, Mark L. Hatzenbuehler, los jóvenes con orientación sexual lesbiana, gay o bisexual (LGB) reportan una mayor probabilidad de intentos de suicidio que sus pares heterosexuales.

La investigación, hecha a partir de datos proporcionados por casi 32 mil estudiantes del estado de Oregon a la encuesta voluntaria Oregon Healthy Teens (OHT) – que se aplica a escala estatal con la idea de identificar fortalezas y problemas de los adolescentes en sus escuelas-, reveló que los jóvenes LGB reunieron 5 veces más probabilidades de intentos de suicidio (21,5%), durante los 12 meses previos a la encuesta, que otros jóvenes heterosexuales (4,2%).

Las informaciones proporcionadas entre los años 2006 y 2008, por jóvenes con edades comprendidas entre los 15 y 24 años, permitieron el establecimiento de 5 medidas basadas en el entorno social de los jóvenes LGB del condado, de acuerdo con la proporción de escuelas con normativas de prohibición de acoso, escuelas con presencia de alianzas de homosexuales y heterosexuales, escuelas con políticas de lucha contra la discriminación por orientación sexual, presencia de parejas con el mismo tipo de orientación sexual y registro de personas de posición política demócrata (que influye en la apertura respecto temas sexuales), para examinar la posible contribución de estos entornos a la probabilidad de un suicidio.

Conservando la preocupación de brindar ayuda y garantía de condiciones que contribuyan con la salud y éxito de los estudiantes, la investigación también encontró que los jóvenes LGB que viven en un ambiente social más tolerante con su orientación, son 20% menos propensos a impulsos suicidas, que los que viven en un ambiente de menor apoyo.

El ambiente de apoyo también se asoció con una tasa de 9% menor de intento de suicidio entre los estudiantes heterosexuales.

Mientras estudios previos han documentado que los factores de riesgo para intentos de suicidio entre los jóvenes LGB, incluyen la depresión, consumo excesivo de alcohol, maltrato entre iguales y el abuso físico de un adulto, la Organización mundial de la Salud (OMS) ha manifestado preocupación porque el suicidio se ha convertido en un grave problema de salud pública.

De acuerdo con este organismo, el suicidio es una de las 3 principales causas de mortalidad en el mundo, en personas de 15 a 34 años de edad, donde por cada muerte atribuible a esa causa se producen entre 10 y 20 intentos fallidos.

Venezuela no escapa a esta realidad. Según cifras presentadas en el proyecto de la Red de Ayuda al Suicida de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela, solamente en el Hospital Periférico de Coche, en la ciudad de Caracas, se recibieron 832 casos de suicidas en edad adolescente durante el año 2004.

Precisamente en la necesidad de generar mecanismos de prevención y atención al suicidio en adolescentes, surgen los resultados de este estudio estadounidense que confirma y sugiere lo que directrices de la OMS y la OPS, ya proponen como intervenciones basadas en el principio de conexión social donde, entre otras medidas, se contempla el fomento de la prevención escolar.

Es así como las conclusiones finales de esta investigación, sugieren el apoyo a iniciativas de protección de comunidades que puedan ser víctimas de algún tipo de discriminación, y la implementación de políticas de lucha contra cualquier clase de acoso.
 

Comenta y se parte de nuestra comunidad