La mezcla de estos productos básicos de cocina al menos una vez por semana, favorecerán una piel suave y tersa

Ingredientes:
100 gramos de azúcar blanco
100 gramos de sal fina
Una taza de leche fría

Preparación:
En un recipiente, mezcla el azúcar blanco, la sal fina y la leche hasta que obtengas una pasta homogénea. Coloque pequeñas cantidades de esta crema exfoliante en la palma de la mano y aplícala sobre todo el cuerpo, realizando un suave masaje. Aclárela con abundante agua fría. Notará pronto el cambio en su piel.

Comenta y se parte de nuestra comunidad