Las personas que mantienen relaciones sentimentales tormentosas tienen más probabilidades de padecer una enfermedad cardiovascular. Así lo concluyó un grupo de científicos británicos en octubre de 2007, que estudió aproximadamente 9000 individuos y cuyas conclusiones fueron publicadas en Archives of Internal Medicine.

Del grupo,  589 personas sufrieron algún trastorno en su corazón durante el análisis. Los científicos hallaron que aquellos individuos que presentaban problemas en sus relaciones afectivas, tenían  34% más de posibilidades de desarrollar una enfermedad coronaria que el resto de sus compañeros.

De igual forma, aseguraron que los conflictos constantes, los gritos e insultos en las relaciones amorosas, aumentan los riesgos de sufrir de alguna enfermedad cardiovascular.

Para los especialistas, las emociones juegan un papel importante en el desarrollo o aparición de casi todas las enfermedades. La razón obedece a que estas relaciones tóxicas suelen activar emociones fuertes como la preocupación o la ansiedad que, a su vez, generan alteraciones en el organismo.

Estas alteraciones si no son corregidas, pueden desmejorar la salud de los individuos.