Redacción ATS Web/Farmaceúticas Sinergium

La Colitis Ulcerosa -CU- es una enfermedad inflamatoria intestinal que afecta la mucosa del intestino grueso o colon de forma difusa y continua, y no afecta a otros tramos del aparato gastrointestinal. En Venezuela está aumentando su frecuencia, por lo que es necesario aprender a reconocerla para así poder controlarla.

La doctora Beatriz Pernalete, médico gastroenterólogo del Hospital Militar de Caracas, Dr. Carlos Arvelo, y el Centro Gastroexpress, comenta que la Colitis Ulcerativa es un buen ejemplo de una enfermedad multifactorial: “Una persona con predisposición genética, expuesta a una infección intestinal puede desarrollar la enfermedad. Se ha considerado que la causa es una alteración de la respuesta de defensa ante la flora bacteriana que reside en el colon y a otros antígenos que hay allí en el intestino. El sistema inmunológico pierde la capacidad de diferenciar lo propio de lo extraño y comienza a lesionar los tejidos propios, causando la enfermedad”, comentó la especialista.

De acuerdo con la zona afectada, se puede hablar de Proctitis (cuando la enfermedad afecta al recto. Representa el 30-40% del global de colitis ulcerosas) proctosigmoiditis: (la inflamación que afecta hasta unos 25-30 centímetros del margen anal –recto y sigma-) colitis izquierda o colitis distal (afecta al recto, al sigma y al colon descendente hasta el ángulo esplénico) olitis extensa: (cuando la inflamación rebasa el ángulo esplénico, extendiéndose desde el recto al ángulo hepático incluyendo colon transverso) y pancolitis o colitis total, que es la colitis que afecta a la totalidad del colon. Junto con la colitis extensa, representa el 9-17% de las colitis ulcerosas.

La manifestación o características que presentan los pacientes con Colitis Ulcerosa es la de episodios de diarrea con repetición, con o sin moco, sangre y cólico abdominal, que muchas veces son interpretados como amibiasis que no se curó o que repitió) “Es frecuente la sensación de pujos y urgencia por evacuar, con escasa salida de heces. Muchas veces, la enfermedad se asocia a manifestaciones extra intestinales, como fiebre, dolores articulares, lesiones en la piel tipo úlceras o nódulos, inflamación de los ojos, tromboembolismo y alteraciones hepato-biliares”, aseguró Pernalete.

El diagnóstico de la colitis ulcera lo hace el gastroenterólogo a través de la colonoscopia, donde se observarán ulceraciones en la mucosa -siempre con lesión del recto y estando la enfermedad limitada sólo al colon-. De éstas úlceras se toman las biopsias. Se deberá realizar una gastroscopia para hacer el diagnóstico diferencial con otras enfermedades que se pueden presentar con un cuadro clínico similar.

La incidencia general en todo el mundo de la colitis ulcerosa es de 5 a 18 pacientes por 100.000 habitantes cada año. Esta enfermedad tiende a presentarse en dos grupos, entre 15 y 30 años, disminuyendo la aparición de casos después de esta edad y reaparecen nuevos casos alrededor de los 60 años.

Riesgo aumentado

Se ha determinado que después de ocho a diez años del diagnóstico con Colitis Ulcerosa, aumenta el riesgo de cáncer de colon, por lo cual en ese momento se recomienda iniciar la pesquisa anual. Es más alto el riesgo de malignidad en pacientes que tienen todo el colon lesionado o una enfermedad como la Colitis Ulcerativa, que ha sido mal controlada.

“Es variable el riesgo entre los diferentes países. Se ha estimado que la prevalencia de cáncer colon rectal es del 3.7% entre los pacientes con colitis ulcerosa. Las razones de estas variaciones no están claras, pero pueden estar involucradas la combinación de factores genéticos dieta, uso de medicamentos y estrategias de pesquisa”, explicó la gastroenteróloga.

Entre los datos importantes que se han reconocido en los últimos años es el papel protector del tratamiento con los aminosalicilatos -sulfasalazina, 5 ASA- mesalazina de liberación prolongada-, que es el tratamiento de elección en la Colitits Ulcerosa leve y moderada. Algunos estudios reportan números tan sorprendentes como hasta del 49% de disminución del riesgo de displasia y cáncer colorectal, con uso regular del medicamento.

Para finalizar, la especialista consultada ratificó la importancia de aprender a reconocer la enfermedad. “La persona que sufre de episodios de diarrea frecuentes debe acudir a consulta especializada con un gastroenterólogo, que es el médico que está entrenado para realizar los estudios pertinentes (gastroscopia, colonoscopia, enteroscopia) para llegar al diagnóstico de enfermedad inflamatoria intestinal, ya sea Colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, o de otras patologías que tienen tratamiento específico”, finalizó.

Para mayor información puedes visitar en Facebook: Enfermedad Inflamatoria Intestinal Al Día, seguir a través del Twitter @eiialdía o visitar el Blog: http://eiialdia.blogspot.com/.

Comenta y se parte de nuestra comunidad