Mariel Cabrujas M.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que la epidemia del tabaquismo cobra la vida de casi seis millones de personas al año. De esta cifra, 600.000 fallecidos no fueron fumadores, pero estuvieron expuestos al humo del cigarrillo.

Decidir no formar parte de estas estadísticas, necesita de la fuerza de voluntad individual, de la adopción de hábitos que contribuyan con la salud y de la ayuda de profesionales, que sepan cómo guiar las sensaciones que pueden presentarse cuando se abandona el tabaco.

“El médico, en cualquier consulta, debe preguntar si el paciente fuma. En caso de que la respuesta sea afirmativa, es importante que le aconseje dejar el cigarrillo para disminuir su riesgo de sufrir diversas enfermedades”, aseguró Eduardo Morales, cardiólogo participante en las conferencias “Respira un nuevo aire”, organizadas por Pfizer.

Conocer cómo se afecta la salud y el estado de bienestar al fumar, es uno de los primeros pasos para preparar el camino a una vida libre del hábito. Según la OMS, un estudio realizado en China en el año 2009, reveló que sólo 37% de los fumadores tenían consciencia del daño cardiaco que se producía al fumar, mientras que 17% estaba al tanto de que aumentaban su posibilidad de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

La investigación evidenció que la mayoría de quienes conocían el deterioro que provoca fumar, manifestaban querer dejarlo. Por ello, la OMS recomienda aprovechar el asesoramiento médico, para ayudar a quienes deseen deshabituarse.

Enemigo de la salud desde el primer contacto

El tabaquismo es considerado una enfermedad adictiva, sistémica, crónica y progresiva, que está asociada a seis de las ocho principales causas de muerte en el mundo, entre las que se destacan el infarto al corazón, el ACV, las infecciones respiratorias, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), el cáncer y la tuberculosis.

Según una investigación realizada por la Fundación Antitabáquica de Venezuela (1984 – 2006), uno de cada cuatro venezolanos fuma. Los datos arrojaron que de esta cifra, 37,4% corresponden a representantes del sexo masculino, mientras que 23,8% de los fumadores son mujeres.

Morales advirtió que el hábito aumenta el triple de las posibilidades de presentar un infarto agudo en el corazón, aún cuando sólo se consuman uno o dos cigarros al día.

El tabaquismo hace vulnerable al organismo frente al ataque de infecciones respiratorias y algunos virus que deseen anidar dentro de él. La piel se torna opaca y sin brillo, así como también afecta la salud bucal, pues causa debilidad en el hueso dental e incrementa la cantidad de bacterias en la boca, lo que genera caries.

“La encía se torna grisácea, los dientes se manchan y las encías comienzan a movilizarse”, señaló la odontóloga Xiomara Giménez, ponente en el evento efectuado a propósito de la celebración del Día Mundial sin Tabaco, el 31 de mayo.

De igual manera, el cigarrillo puede ser responsable de alteraciones en la vista y de la aparición de la osteoporosis.

Cualquier momento es el indicado

No existe una edad o etapa específica para dejar de fumar. La convicción de hacerlo es el motor para impulsar el cambio y regalarle salud al organismo, desde el mismo momento en que se abandona el hábito.
Al dejar de fumar, inmediatamente mejora el sentido del gusto y del olfato, alterados por el cigarrillo. A los 15 días de dejarlo, la tos recurrente comienza a desaparecer, a la par que mejora la capacidad respiratoria y física de la persona.

Después del primer mes, la piel recupera brillo y tersura, a la vez que se disfrutan los olores agradables y los platos de comida. Con dos meses sin fumar, se reduce el riesgo de sufrir infecciones respiratorias, mientras que, a partir de los seis meses, se comienza a disminuir la posibilidad de padecer eventos cardiovasculares y procesos tumorales.

Además, al abandonar el tabaco, se evita poner en riesgo a quienes no tienen la costumbre de fumar. La corriente de humo secundaria (la que recibe quien no tiene el hábito) contiene hasta tres veces más nicotina y alquitrán que la corriente primaria. Estar expuesto al humo durante una hora corresponde a fumar alrededor de dos o tres cigarrillos.

Ambiente 100% libre de humo

El 31 de mayo de todos los años se celebra el Día Mundial del Tabaco, con la finalidad de frenar el consumo de tabaco, e informar acerca del desmejoro de la salud y la calidad de vida que produce el hábito.

Para 2011, el ente mundial de la salud eligió el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco como tema a resaltar, reflexionando en la necesidad de fomentar los espacios 100% libres de humo en todos los países.

“Las pruebas son muy claras: No existe ningún nivel de exposición al humo de tabaco ajeno que no entrañe riesgo”, declaró Margaret Chan, directora general de la OMS, cuando instó a los países a sumarse a la iniciativa de adoptar medidas que prohíban el consumo de cigarrillos en sitios públicos.

El Ministerio del Poder Popular para la Salud de Venezuela (Mpps) emitió el pasado mes de febrero, la resolución número 14 de Ambientes Libres de Humo de Tabaco.

La medida, anunciada en Gaceta Oficial número 39.623, entrará en vigencia a partir de este 31 de marzo y propone no fumar en lugares públicos, en los puestos de trabajo ni en los diversos medios de transporte públicos.

Comenta y se parte de nuestra comunidad