Si quiere nutrir su cutis prepare una mascarilla de linaza, semilla rica en fibras y ácidos grasos que ayudan a regenerar celularmente la piel y el cabello.

Ponga a cocinar media taza de agua, y cuando comience a hervir, añádale dos cucharadas de semillas de linaza.

Cocine a fuego lento hasta que el agua se reduzca a la mitad y quede una pasta espesa y viscosa. Deje enfriar la mezcla y colóquela sobre el rostro y el cuello de quince a veinte minutos.

Retire con agua fresca. Úsela dos o tres veces a la semana y notará sus beneficios, sobre todo en el caso de pieles muy secas.

Comenta y se parte de nuestra comunidad