Redacción ATS Web/Nota de Prensa Blue Marketing

Eliminar la grasa localizada en el cuerpo no es tarea fácil, sobre todo en esas zonas en las que se hace imposible reducir centímetros con dietas o rutinas de ejercicio.

A diario, muchas mujeres delgadas se sienten inconformes con sus figuras por no poder eliminar esas indeseables adiposidades que aparecen en el abdomen, en la parte interna de los muslos, la papada y los brazos.

Actualmente, son numerosos los tratamientos y las cirugías que existen para corregir estas imperfecciones. Sin embargo, muy rara vez se obtienen los resultados deseados, ya que estas adiposidades localizadas se encuentran en zonas de difícil acceso para procedimientos como la liposucción o lipoescultura convencional. Además, el largo postoperatorio, el miedo a la anestesia y al quirófano, hacen que muchas mujeres le tengan temor a este tipo de intervenciones.

Los avances en la cirugía estética hacen posible que hoy en día se pueda contar con una técnica mínimamente invasiva como el lipoláser. Este tratamiento permite eliminar el tejido graso localizado, utilizando un haz de láser capaz de destruir grasa. Se diferencia de la liposucción clásica en que no se extrae la grasa, si no que se descompone, para luego ser eliminada por vías naturales.

“Con este procedimiento se puede remodelar la silueta, reducir la celulitis y atenuar la flacidez. El procedimiento tiene una duración aproximada de 1 a 2 horas y es ambulatorio, por lo que la persona puede reincorporarse a sus actividades normales en 24 horas. Adicionalmente, sólo requiere anestesia local, y no implica lesiones traumáticas, puntos de sutura o grandes cicatrices”, explica la doctora Alejandra Navas, cirujano plástico del Centro Estético Láser Los Naranjos.

Al ser un tratamiento poco agresivo, los cuidados posteriores a la técnica son bien sencillos. Se recomienda realizar masajes en las zonas tratadas una vez a la semana durante un mes, con el propósito de ayudar a la eliminación de grasa destruida y activar la microcirculación. También, en algunos casos, se aconseja utilizar una faja durante una o dos semanas, para obtener mejores resultados.

Comenta y se parte de nuestra comunidad