Equipo A Tu Salud Web – Con información de agencias

Pasar al menos ocho horas al día sentado frente a un computador, suele ser la norma en muchos de los puestos de trabajo hoy en día. El sedentarismo que propone esta rutina laboral, está acompañada en algunos casos de malos hábitos alimenticios.

Sortear el estrés, el exceso de obligaciones o la ansiedad con golosinas y aperitivos altos en calorías y grasas, puede traer consecuencias en la salud a corto y largo plazo. Mantener el peso ideal, a pesar de estas condiciones, es un reto fácil de lograr si se hacen pequeños cambios y se adoptan hábitos nutricionales saludables, sin asumirlos como obligación.

– Tomar recesos cortos cada 45 minutos es una medida, para mantener alejado al sedentarismo durante la jornada laboral. Caminar dentro de las instalaciones y subir las escaleras en vez de tomar el ascensor colaboran con la causa.

– Evitar en lo posible saltarse los horarios de las comidas. Dejar de comer o aumentar la cantidad de comida por el estrés laboral, atentan en contra de la salud.

– Llevar la comida de la casa garantiza platos más saludables, pues se tiene la posibilidad de escoger los alimentos en su forma más natural y prepararlos de una manera saludable, evitando las frituras.

– Cotufas bajas en grasas, galletas integrales, yogur descremado, gelatina (sin azúcar) o una fruta, pueden ser opciones para la hora de la merienda, que saciarán el hambre sin aumentar de peso. Los dulces y chucherías son ofertas muy tentadoras, pero con una alta recompensa en calorías que se traducirán en kilos de más y en un riesgo más alto para desarrollar ciertas enfermedades.

– Las variedades de café (mocachinos, capuchinos con crema, frappés) proponen unas deliciosas bebidas pero con un alto costo calórico, por lo que deben ser escogidas ocasionalmente.

– Después de almorzar se pueden tomar los minutos restantes para caminar por los alrededores y así realizar más actividad física.

Comenta y se parte de nuestra comunidad