De acuerdo con un estudio impulsado por la profesora asistente de psicología en el campus de la Ohio State University en Newark, Estados Unidos, Amy Brunell, la calidad de las relaciones románticas está muy determinada por la capacidad que tengan las personas de ser fieles a sí mismas, entendiendo esto como la capacidad de verse con claridad y objetividad, actuando de manera coherente con sus creencias, interactuando con honestidad y sinceridad con los demás.

El estudio, publicado en las ediciones impresas y web de la Revista de la Personalidad y las diferencias individuales, se desarrolló a través de una serie de cuestionarios aplicados a 62 parejas de estudiantes universitarios heterosexuales, que se ocuparon de responderlos en tres secciones separadas llevadas a cabo con alrededor de dos semanas de diferencia.

En la primera serie de cuestionarios se midió una característica que los psicólogos llamaron “autenticidad de disposición”, asociada a la conciencia de los participantes con respecto a lo que verdaderamente son, para bien o para mal.

En la segunda serie, los participantes respondieron preguntas que examinaron diversos aspectos del funcionamiento de su relación, incluyendo la disposición a hablar de sus emociones con su pareja, y el mantenimiento de secretos.

Y para la tercera fase se profundizó en torno a las medidas de satisfacción y bienestar personal en las relaciones.

De forma general, el estudio encontró que los hombres y las mujeres que reportaron ser más fieles a sí mismos también se comportan de una manera más íntima y menos destructiva con su pareja, propiciando una relación más positiva con un mayor grado de bienestar personal.

Sin embargo, el estudio reveló una diferencia de género interesante en la forma en que la honestidad de hombres y mujeres afecta a sus parejas. Los hombres que eran más fieles a sí mismos tenían parejas que mostraban comportamientos de relación más sanos. Sin embargo, no hubo una relación significativa entre las mujeres fieles a sí mismas y el comportamientos de los hombres de su relación.

De acuerdo con el análisis de la autora del estudio, este hallazgo puede ser el resultado de la relación de los roles de género en nuestra sociedad.»Normalmente, en las citas y las relaciones de pareja, las mujeres tienden a estar más a cargo de abrir esos espacios de intimidad en la relación, por tanto, cuando los hombres muestran disposición a tener una relación abierta y honesta, hacen ese “trabajo” de las mujeres más fácil – simplificando la regulación de esa intimidad», explicó Brunell.

Por otra parte, esa tendencia a que los hombres tengan un papel menos importante en el desarrollo de la intimidad de la relación, hizo que no se vieran tan afectados si sus parejas eran fieles a sí mismas o no.

El estudio también confirmó los hallazgos de otros estudios que demuestran que cuando los hombres o las mujeres actúan de manera constructiva y saludable en una relación, aumenta la satisfacción de los involucrados en ella.

Como punto final, pudo concluirse que ser fiel a sí mismo no significa aceptar todos los defectos propios, sin tratar de hacer cambios positivos en la vida. Pues concientizar las limitaciones propias es la forma más fácil de identificar los aspectos donde se puede mejorar, generando en esa acción responsable, la recompensa de una mejor relación romántica.

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad