Equipo A Tu Salud Web – Con información de agencias

El trabajo de investigación llevado a cabo por un equipo de científicos suizos, develó que el consumo- incluso bajo y moderado- de bebidas endulzadas con fructosa o azúcar simple, produce cambios adversos en los procesos en los que se metabolizan la glucosa y los lípidos.

Además, el efecto se siente también en un aumento del riesgo de inflamación, pues el estudio demostró que ante la ingesta de estas bebidas endulzadas, se elevan los niveles de la proteína C, uno de los marcadores de inflamación.

El equipo, dirigido por el doctor Kaspar Berneis, del Hospital Universitario de Zurich, evaluó los efectos de cinco bebidas dulces (con niveles medios y altos de fructosa, glucosa y sucrosa) sobre la salud de 29 voluntarios con edades comprendidas entre 20 y 50 años, según publicó la revista American Journal of Clinical Nutrition.

La glucosa en ayunas aumentó de 4% a 9% durante la experimentación, mientras que las proporciones cintura-cadera también se elevaron significativamente con el consumo de fructosa.

El porcentaje de grasa corporal fue significativamente más alto en la intervención rica en fructosa, en comparación con la de glucosa. Sin embargo, el aumento en la circunferencia de la cintura fue bastante mayor con la administración de las bebidas con sucrosa, que en las sustancias ricas en glucosa.

Los resultados de la investigación sugieren que la fructosa tendría un efecto más negativo que la glucosa sobre el organismo. "Estas diferencias se deben en parte a que, aunque calóricamente el consumo de los dos elementos es idéntico, el metabolismo de la fructosa varía considerablemente con respecto al del azúcar", agregaron los científicos suizos.

Comenta y se parte de nuestra comunidad