Equipo A Tu Salud Web – Con información de agencias

La comodidad de la cercanía parece influir en la elección de los adolescentes a la hora de comer. Un estudio del Centro de Investigación sobre Políticas de Salud de la Universidad de California (Estados Unidos) revela que los jóvenes que viven o estudian cerca de tiendas de comida rápida, tienen más posibilidades de comer en estos establecimientos, en vez de preferir alimentos más saludables.

Según los resultados develados en el trabajo científico, tres cuartas partes de los adolescentes evaluados vivían o iban a la escuela en localidades donde disponían de tiendas de comida rápida.

Los adolescentes de vecindarios con una alta concentración de tiendas de este tipo de comida, resultaron 18% más propensos a consumirla al menos dos veces por semana, así como 17% más propensos a tomar bebidas gaseosas todos los días, en comparación con los adolescentes de vecindarios con menos establecimientos de la llamada comida chatarra.

Investigaciones anteriores han relacionado el consumo de comida rápida y refrescos con una alta ingesta calórica, que puede contribuir a la aparición de enfermedades metabólicas como la diabetes y al aumento del peso corporal.

"Uno es lo que come, pero uno también es donde vive", comentó Susan Babey, coautora del estudio, en un comunicado de prensa del Centro para Investigación sobre Políticas de Salud de la UCLA, donde se especifica que los datos encontrados en la investigación deben ser considerados premilinares, debido a que aún no han sido sometidos al escrutinio requerido para ser publicado en una revista científica.

Tras los hallazgos, el equipo médico sugiere a los padres educar a sus hijos desde temprana edad, sobre los beneficios de mantener una dieta equilibrada y sana, pues esta es la mejor manera de contribuir en que tomen una decisión acertada a la hora de comer.

Comenta y se parte de nuestra comunidad