ATS Web (Con información de SD)

Un estudio realizado por investigadores del Instituto Stein de Investigación del Envejecimiento en la Universidad de California, Estados Unidos, reveló que el envejecimiento exitoso de las mujeres mayores y la calidad positiva de sus indicadores de vida se correlacionan con la satisfacción sexual.

El informe, publicado en la edición de agosto del Diario de la Sociedad Americana de Geriatría, también demostró que las mujeres que tienen percepción de estar envejeciendo exitosamente, evidencian cierta estabilidad entre su calidad de vida y su satisfacción sexual, incluso de cara al declive de su salud física, en periodos de edad contemplados entre los 60 y 89 años.

El estudio examinó a 1.235 mujeres de San Diego, inscritas en el site de un programa de investigación denominado: Iniciativa de Salud de la Mujer, financiado desde 1993 por los Institutos Nacionales de Salud, dedicado a hurgar en las causas de muerte, discapacidad y factores asociados a la calidad de vida de más de 160.000 mujeres posmenopáusicas saludables.

Como los investigadores esperaban, la actividad sexual y su funcionamiento, en aspectos como el deseo, la excitación y la capacidad de llegar al orgasmo, se asociaron negativamente con la edad, al igual que la salud física y mental. Sin embargo, en contraste con la actividad sexual y su funcionamiento, la satisfacción con la vida sexual en general no fue significativamente diferente entre los tres grupos de edad estudiados, clasificados de 60 a 69, 70 a 79, y 80 a 89 años. Aproximadamente 67%, 60% y 61% de las mujeres en esos tres grupos de edad, respectivamente, informaron que estaban "moderadamente" o "muy satisfechas" con su vida sexual.

"Contrario a nuestra hipótesis anterior, la satisfacción sexual no se asoció significativamente con la edad", opinó Wesley K. Thompson, PhD, profesor asistente de psiquiatría en el Instituto Stein para la Investigación del Envejecimiento en la Universidad de California, y co-autor de la investigación junto al estudiante de medicina del mismo campus, Lindsey Charo, BA.

En tal sentido, aunque los niveles de actividad sexual y funcionamiento variaron significativamente, dependiendo de la edad de la mujer, su percepción de calidad de vida, envejecimiento exitoso y la satisfacción sexual se mantuvieron positivas.

La actividad sexual fue significativamente menor en las cohortes de edad más avanzada. De las mujeres que estaban casadas o en una relación íntima, 70% de las que tenían edades comprendidas entre los 60 a 69 años, 57% de las que contaban con entre 70 y 79 años, y 31% de mujeres de entre 80 a 89 años, informaron haber tenido algún tipo de actividad sexual en los últimos seis meses.

Asimismo, las mujeres que estaban casadas o que viven involucrados en una relación íntima registraron mayores tasas de actividad sexual que las que no estaban en una relación, quienes mostraron una actividad sexual todavía menor en cada cohorte de edad.

Los resultados de este estudio confirman investigaciones anteriores publicadas por el Instituto Stein, donde se sugiere que los cambios de la salud autoevaluada cambian poco con la edad, incluso cuando los indicadores objetivos de salud asociados con la edad muestran disminución.

De acuerdo con Thompson, lo que este estudio revela es que muchos adultos mayores conservan su capacidad de disfrutar del sexo en la vejez, especialmente los que mantienen un mayor nivel de salud física y mental a medida que envejecen: “Sean cuales sean sus niveles de actividad erótica, la satisfacción lograda en ese sentido está estrechamente relacionada con su calidad de vida percibida”.

Por eso, más allá de que aún no se determine la causa y efecto del estudio, sus resultados sugieren que mantener un alto nivel de satisfacción sexual de manera positiva puede reforzar otros aspectos psicológicos del envejecimiento exitoso.