Equipo A Tu Salud Web- Con información de agencias

Un estudio reciente publicado en la edición actual en línea de la revista PLoS Medicine, encontró relación entre los hábitos alimenticios y el aumento del riesgo de padecer del corazón, al contar con el gen 9p21, que predispone a estos problemas de salud.

Los investigadores de las universidades canadienses McMaster y McGill, examinaron la dieta de más de 27.000 personas divididos en los siguientes grupos étnico: árabes, europeos, chinos, latinoamericanos y surasiáticos.

Los hallazgos mostraron que el riesgo de ataque cardiaco en las personas con la variante genética que comían una dieta saludable compuesta principalmente de verduras crudas, frutas y bayas, era similar al de las personas que no cuentan con el factor genético de alto riesgo.

"Nuestros resultados respaldan la recomendación de salud pública de comer más de cinco porciones de frutas o verduras como forma de fomentar una buena salud", afirma la investigadora Sonia Anand, del Instituto de Investigación sobre la Salud Poblacional.

Ron Do, líder de la investigación quien labora en el Centro de Investigación sobre Genética Humana del Hospital General de Massachusetts, asegura que todavía se necesitan estudios futuros, que permitan develar el mecanismo metabólico a través del cual actúa el gen 9p21.

Dieta para el corazón

La alimentación balanceada, donde se incluya a la mayor cantidad de grupos de alimentos, es una receta fundamental para fortalecer al órgani vital. Los vegetales y frutas deben ser consumidos diariamente, si se quiere favorecer al corazón.

Para contar con las fibras, las vitaminas y los nutrientes que aportan estos alimentos y conservar la variedad,  hay que invitar a la mesa a todos los vegetales y frutas como sea posible, pues no necesariamente tiene que comerse una manzana o una hoja de lechuga todos los días. Aprovechar las épocas de cosecha de cada vegetal y fruta, permite variarlos y conseguirlos a mejor precio en el mercado.

Mantener restricciones frente a los alimentos ricos en grasa y carbohidratos simples, es una medida que se traducirá en bienestar para el corazón. 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad